Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.772 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.685 Miembros | 19.563 Autores | 99.863 Relatos 
Fecha: 06-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Aprendiendo a Amar Cap. 98

Tami22
Accesos: 2.545
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 38 min. ]
 -   + 
-Hola Bichito – sonreí – Espero que salgas tan hermoso con tu mamá – bese la pancita – Y en lo posible te quiero pedir que seas varón porque si no voy a tener que andar peleándome con los babosos que estén atrás tuyo – voltee al escuchar la risa de Sami – Creí que dormías Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Buenas a todos, aca les dejo el capitulo 98 y tambien quiero comentarles que la continuacion la estare subiendo en Wattpad... Dejo el link y mi usuario para que lo encuentren... Saludos a todos!!

https://www.wattpad.com/user/TamiDenise22

Usuario: TamiDenise22

Capítulo 98

>>Sami<<

Los latidos de mi corazón se aceleraron, no podía decir ni una sola palabra de tanta emoción, una sonrisa se dibujó en mis labios y cuando mi cuerpo quiso obedecer lo que mi mente le decía, la abrace fuertemente y bese sus labios

-      ¿Estás hablando en serio? – asintió moviendo la cabeza – Me estás haciendo muy feliz

-      Eso es lo único que me interesa mi amor – acaricio mi mejilla

-      Te amo demasiado – la bese nuevamente – Juntas vamos a ser muy buenas madres

-      Vamos a aprender juntas – puso su mano en mi abdomen – No esperaba que llegara un bebe en este momento pero si estamos unidas vamos a estar bien

-      Estoy segura que si – la abrace dejando mi cabeza en su pecho

-      También quiero hacerte la misma pregunta que me hiciste hace un tiempo – la mire a los ojos - ¿Queres ser mi novia?

-      Si mi amor, claro que quiero ser tu novia – llene de besos todo su rostro – No te das una idea de lo mucho que te amo

-      Lo veo en tus ojos mi vida – acomodo mi cabello detrás de mi oreja - ¿Qué te parece si vamos a casa para pasar la noche juntas?

-      Me encanta la idea – me puse de pie – ¿Podes guardar ropa en esa mochila? – señale la que estaba en la silla al lado de mi escritorio – Mientras me cambio

-      ¿No se van a enojar tus padres de que te vistas estando yo en tu cuarto? – sonreí – Amo esa sonrisa

Me puse un vestidito ya que los pantalones me apretaban demasiado, un suéter y unos zapatitos bajos, mi reciente novia puso ropa en la mochila que le había indicado y cuando estuvimos listas salimos de mi cuarto, bajamos la escalera y nos encontramos con mi madre

-      ¿Dónde crees que vas a esta hora Samanta? – pregunto seriamente

-      Voy a la casa de Tami – tome la mano de mi chica – Te mando un mensaje cuando llego

-      Nada de eso – se paró frente a la puerta – Estuviste todo el dia sintiéndote mal, tenes que hacer reposo

-      Nelly, solo son nauseas por el embarazo – apreté fuerte la mano de Tami al ver la cara de sorpresa de mi madre

-      ¿Qué dijiste? – clavo sus ojos en mí - ¿Estas embarazada?

-      Si mamá – supe que esto iba a ser difícil, suspire y continúe hablando – Me entere hace dos días

-      ¿Es de Juanjo? – asentí – Con más razón tenes que regresar con él – vino hacia mí - ¿Ya lo sabe?

-      Sí, me acompaño a hacerme el análisis de sangre – voltee a ver a Tami – Va a asumir su rol de padre y nosotras el de madre

-      No digas estupideces Samanta – levanto la voz – No podes seguir manteniendo una relacion con ella – señalo a la chica parada al lado mío – Con este bebe en camino debes retomar lo de la boda y darle una familia a mi nieto

-      Va a tener una hermosa familia con dos mamas y un papá – mi padre me veía sonriendo y sin decir una sola palabra – No voy a casarme con Juanjo, está feliz iniciando una relacion y yo estoy en una relacion con Tami

-      Voy a ir a hablar con ese muchacho – fue en busca de su bolso que estaba sobre el sillón pero mi padre tomo su mano - ¿Qué haces José?

-      No vas a ir a ningún lado – arremetió contra mi madre – Nuestra hija va a ser feliz con la persona que ella escogió, estoy cansado de escuchar tus reclamos

-      La persona que escogió es una mujer y encima lastimo demasiado a tu hija – Tami se quedó callada, sabía que si decía algo esto se haría aún más grande – No voy a permitir que Samanta arruine su vida

-      Basta Nélida – grito mi papá – Me tenes harto, quiero el divorcio

No podía creer hasta donde estábamos llegando, quise hablar pero mi padre levanto su mano pidiéndome que haga silencio

-      Voy a sacar mis cosas y pronto vas a tener noticias de mi abogado – subió la escalera

Las tres nos quedamos en silencio, mi madre se dejó caer en el sillón y Tami me miraba con asombro, no sabía qué hacer, tenía miedo de decir algo y empeorar la situación pero a la vez no quería quedarme callada. Decidí no hacer nada y me quede parada mirando a mi mamá que tenía la mirada perdida y reaccione cuando bajo mi papa con una valija

-      ¿Viniste en auto Tami? – mi novia negó – Entonces vamos que las llevo

-      No te podes ir José – mi madre se puso de pie – Tenemos que hablar mejor las cosas

-      No tenemos nada que hablar – mi padre resoplo – Desde hace más de diez años que te empeñas en no dejar ser feliz a nuestra hija y yo me canse de que no cambies tu actitud – abrace a mi chica, me sentía culpable de que esto estuviera sucediendo y no podía hacer nada al respecto – Hablamos muchas veces, te pedí que entendieras o por lo menos respetes la decisión de Sami y nunca pudiste hacerlo – bajo la mirada – No puedo seguir al lado tuyo

-      Yo quiero lo mejor para mi hija – José la interrumpió

-      No, vos queres que tu hija haga lo que a vos te hace feliz – agarro la maleta – Vamos chicas

Salimos los tres, sin decir una sola palabra nos subimos al auto de mi padre y manejo hasta la casa de mi novia en un tenso e incómodo silencio. Al llegar voltee a verlo, había analizado bien las palabras que diría así que no quise dejar que la situación continúe de esta manera

-      ¿Estás seguro de lo que estás haciendo papá? – no respondió - ¿Qué va a pasar con la empresa?

-      Tu madre tiene parte de las acciones así que si quiere seguir trabajando o no es decisión de ella pero va a seguir percibiendo su parte de las ganancias – cerro los ojos – Hoy voy a irme a un Hotel hasta que pueda amueblar una de las casas y mudarme

-      Tendrías que pensar mejor las cosas – negó – No pueden separarse por esto

-      Hija, no estoy para rendirte explicaciones pero desde el dia que te mando a Rosario vengo hablando sobre esto y ella nunca quiso entenderlo ni respetarlo – rasco su cabeza de manera nerviosa – Le importa más el que dirán que ver a su hija hacer su vida con la persona que ama – se dio vuelta y miro a Tami – Quiero pedirte que dejes que mi hija se quede unos días con vos hasta que me establezca en una de las casas

-      No se preocupe José, se puede quedar todo el tiempo que necesite y usted también – él sonrió – En serio, si quiere puede quedarse esta noche

-      No, sé que seguramente deban hablar mucho sobre esto – puso la mano en mi creciente pancita – Me da mucho gusto que me des un nieto y que estén afrontando esta situación juntas como debe ser – retiro la mano, tomo la de Tami y la llevo a donde estaba un instante atrás la suya – Van ser una hermosa familia

-      Gracias papá – lo abrace y no pude evitar llorar – Cualquier cosa que necesites llamame

-      Voy a estar bien mi cielo – beso mi frente y luego miro a mi chica – Cuidala mucho

-      Lo voy a hacer –se bajó del auto

-      Mañana te hablo para ver cómo estas – asentí – Descansa hija

-      Igualmente papá – junto a Tami camine hacia la entrada de la casa – No debiste decir nada

-      ¿De que estas hablando? – pregunto abriendo la puerta

-      Mis padres no sabían nada y vos lo soltaste sin pensarlo – iba a hablar pero no la deje – Eso llevo a que mis padres se separen

-      ¿Estás hablando en serio? – cerro la puerta con fuerza – No puedo creer que me culpes – fue hacia la cocina pero antes de entrar regreso a mí – Esto paso porque no dijiste la verdad a tiempo

Se fue dejándome sola, me senté en la sala y me puse a pensar en lo que había ocurrido en la casa de mis papas, jamás creí que mi relacion con Tami fuera un detonante en una impensada separación entre ellos y eso me pone muy mal. Me puse de pie, mi novia continuaba en la cocina así que me fui al cuarto, me puse mi ropa de dormir y me acosté tratando de calmar mi mente pero la discusión entre mis padres no me dejaba descansar. Di muchas vueltas en la cama pero no había caso, no podía dormir y mucho menos estando mal con Tami cuando ella no tiene la culpa de lo que sucede en mi familia. Me levante, salí del cuarto y al llegar a la sala me encontré con mi chica jugando videojuegos, me senté a su lado, ella rápidamente pauso el juego y volteo a verme

-      ¿No podes dormir? – negué - ¿Queres hablar?

-      Perdoname – baje la mirada – Vos no tenes nada que ver en la decisión de mi padre – la abrace – Es mi culpa, debí comentarles lo que estaba sucediendo tanto a ellos como a vos

-      Lo nuestro ya está solucionado mi amor – acaricio mi mejilla – Si tu papá tomo la decisión de distanciarse de tu mamá es porque ya no era sano – asentí – Tal vez alejándose ambos piensan y analizan la situación, en un tiempo quizás hablen y retomen la relacion

-      ¿Crees que eso suceda? – se encogió de hombros – Mi madre es muy difícil

-      Demasiado pero tal vez esto la haga abrir los ojos – beso con dulzura mis labios – No te culpes mi vida, son problemas entre ellos y vos no sos responsable

-      ¿Me perdonas? – puso su mano en el mentón haciéndose la que pensaba – ¿Qué te parece si vamos a la cama y nos mimamos un ratito hasta quedarnos dormidas?

-      Es una grandiosa idea – tomo mi mano

Me ayudo a ponerme de pie, fuimos al cuarto donde entre besos y caricias pactamos nuestra reconciliación y nos quedamos dormidas.

>>Tami<<

Cuando sonó la alarma no me quería levantar de la cama, me sentía muy a gusto abrazada a mi novia, voltee a verla, aún seguía dormida por lo que me quede mirando su precioso rostros, no hay dudas de que por esta mujer daría lo que sea, la amo como a nada en este mundo y aunque no sea algo que deseaba quiero ser parte de la vida de este bebe. Quite con suavidad la sabana, levante su playera y puse mi mano en su abdomen

-      Hola Bichito – sonreí – Espero que salgas tan hermoso con tu mamá – bese la pancita – Y en lo posible te quiero pedir que seas varón porque si no voy a tener que andar peleándome con los babosos que estén atrás tuyo – voltee al escuchar la risa de Sami – Creí que dormías

-      Me despertaste al levantar la remera – beso mi mejilla - ¿Bichito? – asentí – Me gusta – bese sus labios sin dejar de acariciar su abdomen - ¿Así que queres que se parezca a mí?

-      Si, le ruego a Dios que no se parezca a Juanjo – se rio y me abrazo – Te amo Sami

-      Te amo mi vida – miro el celular - ¿Vamos a bañarnos?

Fuimos juntas al baño donde de manera muy cariñosa nos bañamos, luego nos vestimos y después de un rico desayuno nos fuimos a la empresa. Al pie de la escalera nos despedimos con un afectuoso beso y subí. Una vez en la recepción de la planta alta salude a las recepcionistas y Luz vino detrás mío

-      Hoy tenes un dia demasiado ocupado – abrí la puerta, ambas entramos y ella la cerro – Sofía quiere reunirse con vos cuando tengas un momento disponible

-      ¿A qué hora son las reuniones? – pregunte sentándome

-      A las 11 am, 1 pm, 3.30 pm y 5 pm – resople – También necesito si me podes regalar unos minutos para hablar

-      Hablemos ahora – se sentó frente a mí - ¿Qué paso?

-      Me anote en la universidad – sonreí – Empiezo en un mes y voy a cursar en las mañanas

-      Está muy bien – abrí la laptop y teclee mi contraseña – ¿A qué hora estarías llegando a la empresa?

-      Al mediodía – asentí leyendo uno de los correos – Tati me dijo que iba a buscar una nueva recepcionista – aparte la mirada de mi computadora – Es mi último mes

-      ¿Qué? – me miraba con tristeza – No, nada de eso – me puse de pie – No vamos a contratar una nueva recepcionista – bajo la cabeza y yo hice que la levante – Voy a hablar con Tati y vamos a solucionar esto – la tome de la mano e hice que se ponga de pie – No te preocupes

Se quedó en silencio mirándome, le regale una sonrisa y ella hizo lo mismo, beso mi mejilla y luego me abrazo, sentí su fuerte respiración en mi cuello y luego se apartó de mí, me miraba de una manera distinta, se acercó al escritorio, tomo su agenda y antes de que salga de mi oficina recordé que mi mejor amiga quería hablar conmigo

-      Luz – se dio vuelta y clavo sus ojos en los míos – Decile a Sofí que venga ahora

-      Sí, claro – mordió su labio y en ese momento confirme lo que sospechaba – Me avisas si necesitas algo – fue hacia la puerta pero antes de salir se detuvo – Cualquier cosa que necesites

Cerro la puerta dejándome sin reaccionar por su actitud, no entendía a que se debía semejante cambio y no sabía cómo encarar la situación para aclararla. La puerta se abrió, vi a mi mejor amiga y nos abrazamos como si no nos viéramos desde hace mucho tiempo. Al separarnos nos sentamos en el silloncito y comenzó a hablar

-      ¿Cómo estás? – sonreí y supo mi respuesta - ¿Entonces es cierto?

-      ¿Qué cosa? – pregunte sin entender

-      ¿Vas a ser la otra mamá del bebe? – me miraba expectante

-      Si, ayer hable con Sami y quiero estar con ella y el bebe – me observaba con ternura - ¿Cómo lo sabes?

-      Sami hablo con Jenny – me reí – Me pone muy feliz que lo estés aceptando

-      Me cuesta mucho pero si estoy al lado de ella voy a aceptarlo más rápido – asintió – Me dijo Luz que querías hablar conmigo

-      Ayer estuve pensando antes de dormirme – deje que continúe hablando - ¿Seguís en contacto con ese amigo que hiciste en un bar? – la mire confundida – No me acuerdo su nombre pero tiene una sonrisa hermosa y es Psicólogo

-      ¿Fabrizio? – asintió sonriendo – Estas comprometida Sofía – ambas nos reímos – Si, a veces hablamos por WhatsApp ¿Por qué?

-      Creo que a partir de lo que te sucedió podemos ayudar a muchas personas – se levantó y comenzó a caminar por mi oficina – Podemos poner un centro de apoyo para personas que haya pasado por algo similar a lo que vos pasaste

-      ¿No crees que es muy complicado? – negó - ¿Dónde lo pondríamos?

-      Podemos comprar este edificio – contesto rápidamente – Estuve buscando en internet, podemos conseguir un apoyo del gobierno y de distintas empresas las cuales no se van a negar si de esa manera se favorecen por no pagar impuestos

-      ¿Qué haríamos en ese centro? – cuestione

-      El edificio lo podemos modificar haciendo cuartos para darle refugio a personas que no reciban apoyo de sus familias o que sufran maltrato en el hogar y no tengan donde quedarse, podemos brindar terapia y ayudar a que salgan adelante como lo estás haciendo vos

-      Me gustaría que nos juntemos con Fabrizio y plantearle la idea – asintió – No es mala pero tenemos que organizarlo bien

-      Si, por supuesto – me puse de pie - ¿Estas bien?

-      Si, solo que paso algo raro con Luz hace un rato – nos paramos una frente a la otra – Me coqueteo descaradamente y no supe ni cómo reaccionar

-      Te lo dije desde hace mucho – sonrió – Habla con ella, aclarale que estas con Sami y van a ser mamas – al decirlo note su cara de ternura – Me dijo Lau que Tati la despidió porque va a empezar a estudiar

-      No creo que haya sido así – ambas fuimos hacia la puerta – Seguramente le dijo que necesitamos a alguien de horario completo

-      Yo le dije a Jenny que contratemos otra secretaria aparte de Laura porque en cuanto nos mudemos va a aumentar muchísimo el trabajo y ella sola no va a poder

-      Nosotras deberíamos hacer lo mismo y también ponerle una compañera a mamá Carmen – salimos hacia el pasillo – Voy a hablar con Tati

-      Yo me voy a poner a trabajar – beso mi mejilla – Adiós mamita – nos reímos –Te veo después

Golpee la puerta de la oficina de mi ex novia, al abrir me dijo que estaba esperando un cliente pero que en cuanto se desocupaba me avisaba para que hablemos. Regrese a mi despacho, me senté frente a mi computadora y me puse a revisar varios contratos. Faltando veinte minutos para mi primera reunión golpearon la puerta, di autorización de que ingresara quien fuera y sonreí al ver a mi novia

-      Hola mi amor – cerro mi laptop - ¿Qué pasa? – aparto todo lo que estaba en el escritorio y algunos papeles se cayeron - ¿Estas enojada?

-      No – desabrocho su camisa – Estoy muy caliente – vino hacia mí – Desnúdame y haceme el amor

No tarde en obedecer, quite su ropa entre besos, la senté en mi escritorio, me arrodille frente a ella y lentamente recorrí su sexo con mi lengua. Pude ver como agarraba con fuerza el escritorio, mordía su labio inferior para callar sus gemidos y de vez en cuando liberaba ligeros suspiros. No tarde en ponerme de pie y atrapar sus labios con los míos, mi lengua jugaba con la de ella y cuando menos lo pensó metí dos dedos dentro suyo. Entraban y salían con demasiada facilidad gracias a sus fluidos que mantenían lubricados mis dedos, me excitaba demasiado verla tan caliente y mi cuerpo me estaba pidiendo atención, saque mis dedos, la mire a los ojos y agarre su manos llevándolas a mi camisa

-      Te necesito mi amor – comente con deseo

Se bajó del escritorio, me quito la ropa y me llevo al sillón donde me sentó, separo mis piernas y su lengua le dio la atención que tanto pedía mi clítoris. Lleve mi mano a mi boca para evitar gemir y que no nos escuchen, estaba disfrutando muchísimo el placer que me brindaba pero alguien golpeo la puerta, Sami detuvo lo que hacía y puse mi dedo sobre mi boca pidiéndole que haga silencio

-      ¿Quién es? – pregunte a la vez que sentía nuevamente la lengua de mi novia sobre mi sexo

-      Tami, llego el cliente – solté un fuerte suspiro por la suave mordida que le dio Sami a mi clítoris - ¿Estas bien?

-      Cancela todas mis reuniones por favor – puse la mano en la cabeza de mi chica

-      Pero esta el cliente acá – exclamo - ¿Puedo pasar?

-      No, estoy con unos pendientes muy importantes – respondí tartamudeando gracias a las lamidas en mi sexo

No escuche más la voz de mi secretaria así que me concentre en lo que Sami me estaba haciendo, mi cadera se movía haciendo círculos a un ritmo desenfrenado, sabía que no iba a tardar en alcanzar el clímax y mi chica también lo supo por lo que me penetro con dos dedos haciéndome llegar al punto máximo. Mientras yo me recuperaba Sami comenzó a masturbarse, no quise dejarla solita así que cuando mi respiración se normalizo lleve mi mano a su sexo y realice la tarea que ella hacia un instante atrás, frote su clítoris y de vez en cuando llevaba mi dedo índice hacia su entradita y lo metía pero rápidamente lo sacaba haciendo que en pocos minutos explotara de placer

-      Tenía demasiadas ganas de sentirte – se acostó dejando su cabeza en mis piernas – Por suerte no me vio nadie entrar

-      ¿No estaban las chicas? – negó – Creo que lo mejor sería que nos vayamos a casa a pasar el resto del dia juntas

-      Y eso que la caliente era yo – se rio – Vestite y vamos

Ambas nos pusimos la ropa, le dije que saldría primero y que distraería a las recepcionistas para que ella saliera y nos veríamos en el estacionamiento. Una vez en la recepción le dije a las chicas que me acompañaran a la cocina a tomar un café, Laura me dijo que ella debía ir a ver unos pendientes con Jenny y Luz acepto pero de mala gana. Al entrar serví dos tazas de café, le entregue una y tomamos asiento

-      ¿Por qué estás tan seria? – di un largo trago

-      Tuve que escuchar la furia del cliente al que hiciste venir y no atendiste – miro hacia otro lado – Te comente desde que llegaste que tenías las reuniones

-      Me surgió algo de imprevisto – recordé el cuerpo de mi chica y no pude evitar sonreír

-      Te queda muy linda esa camisa – baje la mirada y note que tenía un botón de más desabotonado – Estaba pensando que quizás me podes ayudar cuando empiece a cursar

-      Voy a estar ocupada con el embarazo de Sami pero voy a tratar de hacerme de algunos ratitos para ver en que puedo ayudarte – se puso de pie y lavo la taza – Me voy a ir, mañana nos vemos

-      ¿Cómo que te vas? – me miro seria - ¿Qué hay con las otras reuniones?

-      Te dije que las canceles – bese su mejilla – Hasta mañana

Regrese a mi oficina, agarre mis cosas y baje al estacionamiento donde me esperaba mi chica para irnos a mi casa y seguir disfrutando nuestros cuerpos.

>>Juanjo<<

Mi vida estaba cambiando drásticamente, Tati es una parte importante en mi cambio junto al bebe que está esperando Sami y que esta hermosa morena acepte mi paternidad y quiera seguir a mi lado me daba mucha felicidad.

Sami me comento que Tami había aceptado asumir el rol de la otra madre del bebe, tengo claro que ellas van a ser las personas más presentes en la vida cotidiana de mi hijo y me da mucha tranquilidad porque se la clase de personas que son.

Esta tarde había invitado a Tati al cine así que estaba esperándola en el estacionamiento de la empresa. Cuando la vi llegar una sonrisa se dibujó en mi rostro y al estar frente a mí la abrace

-      ¿Te dije que sos hermosa? – beso mis labios – La película empieza en una hora, ya saque las entradas así que solo falta que compremos las palomitas

-      ¿Vamos en tu auto? – asentí

Tome su mano, caminamos hacia mi coche y una vez que llegamos me lleve la sorpresa de que me estaba esperando la madre de mi ex novia

-      ¿Qué haces con esta? – señalo a la morena – Deberías estar con Samanta, está esperando un hijo tuyo

-      Hola Nelly – mire a Tati que observaba molesta la situación – Primero le voy a pedir respeto hacia la persona que me acompaña, es quien yo escogí y a usted no le hizo nada – me interrumpió

-      A mí no pero por ella y Tamara mi hija casi se muere – arremetió muy enojada

-      Si Tati y Sami tuvieron problemas en el pasado es cosa de ellas y tengo entendido que hablaron y solucionaron las cosas así que no tiene por qué agredirla – di un paso hacia mi ex suegra – Sami está embarazada y lo tengo muy presente pero ella esta con la persona que ama y yo estoy iniciando un relacion con Tatiana

-      Tienen que darle una familia a mi nieto – exclamo

-      La va a tener, va a tener a su padre y a su madre que le van a dar todo para que sea feliz pero estamos con las personas que queremos y nos hacen felices – acerque la morena a mí – Con todo el respeto que le tengo le voy a pedir que no se entrometa y no vuelva a presentarse para este tipo de conversaciones y exigencias absurdas – di varios pasos hacia mi auto pero regrese – Solo una cosa más – levante mi dedo índice – Si usted quiere que su nieto no tenga ningún problema hable con su hija y quítele la culpa de su separación con José, ella no tiene nada que ver y le está afectando mucho

Ahora si me di vuelta, le abrí la puerta a mi chica la cual se subió y luego rodee el coche para subirme

-      No sabía que se separaron los papas de Sami – asentí mientras encendía el auto - ¿Esta bien ella?

-      Se siente responsable – negó con la cabeza – Sé que va a estar bien – ambos sonreímos - ¿Estas bien?

-      Fue bastante incomodo – acaricie su mejilla – Gracias por hacerme respetar

-      Te lo mereces – beso mis labios - ¿Vamos?

Afirmo con su cabeza y maneje en dirección al cine. Ya estando en el centro comercial recorrimos varias tiendas de ropa, me encantaba ver como disfrutaba estos pequeños momentos juntos y eso hace que cada minuto que paso a su lado el sentimiento crezca mucho más. Cuando se hizo la hora de la película compramos las palomitas acompañadas de Coca-Cola y nos divertimos durante dos horas.

Al salir fuimos a cenar a un bonito restaurant mientras conversábamos de nuestra etapa de estudio universitario, pude conocerla un poco más y me gusta mucho que sea tan independiente, es una persona muy tenaz que siempre va por lo que quiere y eso la llevo a conseguir muchísimas cosas en la vida.

Cerca de medianoche la lleve a su casa, ambos nos bajamos y antes de que entre la abrace pegando su cuerpo al mío

-      Cada dia me siento más a gusto al lado tuyo – respire profundamente para llenarme de su aroma – Me encanta pasar tiempo juntos, un simple paseo, una cena o una conversación me hacen sentir bien

-      A mí me pasa lo mismo Juan – acaricio mi mejilla – Deberías dejarte crecer la barba, te queda muy sexy – sonreí - ¿Quién iba a pensar que terminaríamos juntos?

-      Ni yo me lo esperaba – bese con dulzura sus labios – No te voy a mentir, cuando estaba con Sami y pensaba que vos eras su ex novia me caías un poquito mal – abrió su boca haciéndose la dolida – Pero sos una grandiosa mujer y muy hermosa

-      Después de estar con Tami pense que no iba a volver a poder estar con un hombre – suspiro – Me acerque a Agustina, me hacía bien estar con ella pero me lastimo mucho que desconfiara de mi – note tristeza en su tono de voz – Me pegue mucho a vos buscando sanar pero hiciste mucho más que eso, logre perderle el miedo a los hombres y siento que al lado tuyo tengo la protección que nadie, ninguna pareja, pudo darme

-      No voy a permitir que nada malo te pase – puse mis manos en sus mejillas – Te quiero Tati

-      Te quiero Juan – me abrazo con fuerza – Quedate conmigo esta noche, no quiero estar sola

-      Ya no vas a estar más sola – bese su frente – Guardo el auto y vamos a la cama

No tarde más de cinco minutos en meter mi auto en la cochera, fuimos a su cuarto, ella se puso una remera holgada y yo solo deje puesto mi bóxer, nos acostamos y entre besos nos quedamos dormidos.

>>Sofí<<

Después de hablar con Tami me quede más tranquila, era muy buena la idea del centro para víctimas de maltrato ya que puede ayudarnos a superar lo que sucedió. Toda la tarde estuve trabajando en varias cotizaciones hasta que faltando pocos minutos para irme a la universidad entro mi secretaria

-      No me digas que tengo una reunión – sonrió y negó – Menos mal – resople - ¿Qué pasa?

-      Necesito hablar con vos -  frote mis cansados ojos – Pero recién veo que falta poquito para que te vayas así que hablamos mañana temprano

-      ¿Me tengo que preocupar? – negó – Mañana no tengo clases así que podemos ir a tomar unas cervezas para conversar tranquilas

-      ¿No vas a tener problemas con Jenny? – pregunto nerviosa

-      No te preocupes por ella – me puse de pie - ¿Mañana tengo reuniones?

-      Dos en la mañana – ambas salimos

-      ¿Hay manera de que las pases para el lunes? – me detuve en la recepción

-      Sí, yo los llamo en un rato y les digo que vas a estar en junta todo el dia – sonreí y bese su mejilla – Nos vemos mañana

Me fui a la universidad, me dieron la guía del examen final de las materias, van a ser días muy estresantes pero por suerte después tengo dos meses de vacaciones. Como uno de los profesores no vino me fui con las chicas a la cafetería que está a una cuadra de la universidad y me ayudo a distraerme de tantas cosas que están agobiándome.

Al salir fui directo a casa, Jenny había preparado una milanesas con ensalada pero no tenía ganas de cenar, les desee un buen provecho, subí la escalera y antes de entrar a mi cuarto vi que los nenes habían dejado juguetes por todos lados, con fastidio los acomode y cuando entre al cuarto vi que en la cama de Mariana había muchos papeles, resople y al momento de guardarlos en el cajón encontré una bolsita con marihuana y una pipa, en ese preciso momento comenzó a hervirme la sangre, los agarre y baje la escalera hecha una furia

-      ¿Qué mierda es esto Mariana? – cuestione levantando la voz

Mi hermana me miraba nerviosa, Jenny observaba la situación sin decir nada y mis hermanos más chicos se veían asustados

-      ¿Quiero que me expliques por qué tenes esta porquería en mi casa? – volví a gritar

-      Amor, tranquila – mi prometida me hablo en voz baja – Deja que me lleve a tus hermanos arriba para que hables con ella

No respondí, Jenny cargo a Franco, tomo la mano de Santi y una vez que desaparecieron de mi vista volví a hablar

-      Deposite toda mi confianza en vos, te abrí las puertas de mi casa y me estoy esforzando en darte una buena vida para que salgas con estas cosas – bajo la mirada - ¿Desde cuándo consumís eso?

-      No es mío – susurro

-      Si no es tuyo ¿De quién es? – deje ambas cosas en la mesa - ¿Por qué lo tenes acá?

-      Cuando me fui de la casa de mi mamá la vi tirada en el sillón, estaba súper drogada y me dio mucha lastima – comenzó a llorar – Fui a su cuarto y busque donde siempre guarda la marihuana y solo tenía esa bolsita – volteo hacia las cosas que había dejado en la mesa – Sabia que me ibas a ayudar a salir adelante pero ella iba a seguir en la misma vida, no me quería ir sabiendo que volvería a drogarse en cuanto se despertara así que lo guarde en mi bolso y ayer limpiando lo encontré, como no sabía dónde meterlo lo escondí en el cajón mientras pensaba donde tirarlo

-      Me tendrías que haber dicho – asintió sin mirarme – Perdón por cómo te trate

-      Lo hiciste con justa razón – clavo sus ojos verdes en los míos – Pero quiero que sepas que valoro mucho lo que estás haciendo por nosotros y no haría nada que lo eche a perder

-      Solo quiero que confíes en mi – tome su mano – No me veas como tu tutora solamente, soy tu hermana y podes hablar conmigo de lo que sea

-      Gracias Sofí y disculpame por el mal momento que te hice pasar – me abrazo – Te quiero muchísimo

-      Yo también te quiero – bese su frente – Hablando de que podes contarme lo que sea – entrecerré los ojos - ¿Qué onda con Fernando? – se sonrojo - ¿Pasa algo entre ustedes?

-      Varias veces me invito a tomar un helado o a pasar un rato en el parque – sonreí – Es muy lindo pero sé que va a querer más y me da miedo

-      Podes aclarárselo, decile que te gusta pero que no queres que te presione – note un brillo en sus ojos – Cuando te sientas preparada vas a avanzar pero tenes que ser responsable y cuidarte

-      No quiero pensar en eso – se rio de manera nerviosa – Vas a ser la primera en enterarte el día que pase

-      Vamos a recoger la mesa así vamos a dormir – asintió

Entre las dos acomodamos la cocina, lavamos los platos y luego subimos hacia nuestros cuartos. Al entrar al mío me puse mi pijama y mi novia salió del baño envuelta en una toalla

-      ¿Todo bien con tu hermana? – asentí – Por lo visto no queres hablar

-      Estoy muy cansada – me acosté

No dijo más nada, se quitó la toalla y no puede evitar observar como se ponía crema en el cuerpo y luego saco del cajón una tanguita roja, moría de ganas de lanzarme sobre ella pero había algo dentro mío que me lo impedía

-      ¿Mañana vas a tener clases al final? – se dio vuelta y me miro – Sofí, te estoy hablando

-      Eh… Si… No, no voy a tener clases – respondí tartamudeando

-      Qué bueno porque hoy deje el auto en el taller para que le hagan el servicio – comenzó a cepillar su cabello – Podemos ir y volver juntas

-      Sí, no hay problema – lleve mi mano a mi entrepierna – Me encanta como te queda esa tanguita

Dejo el cepillo sobre el tocador, vino hacia mí con una gran sonrisa en su labios pero antes de que me bese la detuve

-      Estoy muy cansada – de forma automática se puso seria – Buenas noches mi amor

No sé porque no quise acceder a tener relaciones, desde el secuestro de Tami que no tenemos intimidad y no porque no quiera si no que no puedo mentalizarme en eso. Me di vuelta dándole la espalda, apague la lámpara y cerré los ojos tratando de no pensar en nada más.

A la mañana siguiente mientras Jenny preparaba nuestro desayuno lleve a Santi y Franco a la escuela ya que habían desayunado más temprano. Una vez de regreso y después de desayunar subimos a la camioneta Mariana, mi prometida y yo para irnos a la empresa. El dia estuvo bastante tranquilo gracias a que había cancelado las reuniones y solo me enfoque en las cotizaciones que debía realizar.

Al mediodía almorcé con Tami, le pedí el teléfono de Fabrizio y me comento como iban las cosas con Sami y sus padres. Estando en la oficina continúe con mi trabajo y antes de irme le envié un WhatsApp al amigo de Tami

Sofí~

~~~ Hola Fabrizio, soy Sofía, la mejor amiga de Tami ¿Te acordas de mí?

Deje el celular en el escritorio, guarde mis cosas en el bolso y antes de salir sonó mi celular

Fabrizio~

~~~ Hola, como no acordarme de vos, sos la rubia hermosa con la que estaba el dia que la conocí ¿Cómo estás?

Sonreí ante su coqueteo y le respondí

Sofí~

~~~ Que buena memoria… Todo bien, solo que me gustaría juntarme para conversar sobre algo con vos

Fui hacia la recepción a buscar a Laura y antes de que bajemos la escalera me llego la respuesta del Psicólogo

Fabrizio~

~~~ Cuando quieras, solo avisame con tiempo para saber cómo agendar a mis pacientes

Sofí~

~~~ La semana que viene te aviso cuando y en donde… Besos

Guarde mi teléfono y bajamos conversando sobre los clientes a los que vería el lunes. No tardamos en llegar a un bar no muy lejano de la empresa, pedimos dos Coronas y fui a lo que me tenía intrigada

-      ¿De qué me querías hablar? – la camarera dejo un recipiente con maníes salados – Gracias – me regalo una sonrisa y se retiró – Desde ayer me tenes ansiosa

-      En sobre Luz y Tami – la mire extrañada – El sábado fui a bailar con Luz y me conto que está enamorada de Tami

-      ¿Enamorada? – asintió – Sabia que algo había pero no me imagine que a tal punto

-      Me dijo que comparten mucho tiempo juntas, que Tami es muy buena onda y que al principio estaba confundida pero que ahora lo tiene claro – dejaron nuestras botellas y ella dio un largo trago – Luz le comento a Tati que va a empezar a estudiar el mes que viene y la despidió

-      No, ayer cuando Tami me comento estuve mensajeándome con Tati y me explico que lo que ella le dijo es que van a necesitar a alguien mas no que la van a despedir – suspiro – Tati no sabe nada de esto y si lo supiera no es de esas que despiden a su empleada por enamorarse de su ex novia

-      Lo sé pero hile las cosas y llegue a esa estúpida conclusión – llevo un puñado de maníes a su boca – Cada vez se le nota más a Luz el sentimiento que tiene por Tami y como su amiga no quiero que la despidan

-      No voy a hablar con ella porque va a ser muy obvio que vos hablaste conmigo pero se quién puede ayudarla con esto – me observo esperando que le diga quién era – Te vas a quedar con la intriga – sonrió – No sabes cómo necesitaba salir a despejarme un rato

-      Se te nota en la cara el estrés – me mire en el reflejo de mi celular y era cierto, me veía bastante mal – Estas acaparando muchas cosas al mismo tiempo y eso te está afectando

-      Puede ser pero no puedo delegar muchas de las cosas que me hago cargo – tape mi cara con mis manos – Te juro que a veces tengo ganas de subirme a un avión e irme lejos por una semana, olvidarme de todo y relajarme

-      Creo que te estas escapando de algo de lo que no estás muy segura – mire hacia un costado - ¿Me equivoco?

-      ¿Cómo vas con Gabriel? – cambie el tema rotundamente - ¿Todavía no se decide?

-      Ayer salimos pero no lo veo muy convencido de estar conmigo y a mí ya se me están quitando las ganas de estar con él

Continuamos hablando durante un rato más hasta que le llego un mensaje de su mamá que necesitaba que la ayudara con unos asuntos así que nos despedimos, me subí a la camioneta y maneje hacia casa. Unas cuadras antes de llegar vi que iban caminando Jenny y Malik, el semáforo en rojo me ayudo a poder observarlos durante varios segundos, él no dejaba de mirarla con una sonrisa en su labios, ella iba hablando y a pesar de no estar lejos de ellos no pude escuchar sobre que conversaban. Al cambiar a verde acelere para llegar pronto a casa, me sentía muy molesta y las cosas no quedarían de esta manera. Al entrar me encontré con Mariana que estaba haciendo la tarea

-      Hola hermana – beso mi mejilla - ¿Necesitas que te ayude en algo?

-      No, termina tus deberes así cenamos – asintió - ¿Los nenes?

-      Se bañaron y se quedaron jugando en el cuarto de Santi – me senté en el sillón – No me falta mucho

-      No te preocupes, cuando termines preparamos algo para cenar – me miro sonriendo

La puerta de la casa se abrió, Jenny entro sonriente y nos saludó a las únicas dos que estábamos, se sentó a un lado de mi hermana y fui hacia ella

-      ¿Por qué llegaste a esta hora? – me senté en la silla frente a la suya

-      Me quede un rato más en la empresa – note la incómoda mirada de Mariana

-      ¿Con quienes te quedaste? – me cruce de brazos

-      Solo se quedaron Malik y Manuel – respondió con mucha tranquilidad

-      Te vi muy sonriente caminando con Malik – mi hermana cerro su cuaderno

-      ¿Qué es lo que me queres decir Sofía? – se puso de pie – No le des vueltas y decilo

-      ¿Por qué estabas con él? – también me levante de la silla

-      Porque me ibas a traer a casa y al parecer se te olvido – ya no se veía tan tranquila – Decime ¿Dónde estabas vos?

-      Eso a vos no te interesa – me acerque a ella – Explícame hasta donde llegaste con Malik cuando tuvieron una relacion

-      Escucha lo que estás diciendo, yo no tuve una relacion con él – contesto nerviosa - ¿Dónde estabas que te olvidaste de que nos íbamos a venir juntas?

-      No te voy a decir – la adolescente se puso de pie - ¿Te acostaste con él?

-      Chicas, cálmense – Mariana levanto la voz – Están los nenes arriba

-      No tiene caso hablar Sofía – subió la escalera

Escuche que cerro fuertemente la puerta de nuestro cuarto, me deje caer en la silla y al darme cuenta de que mi hermana me iba a hablar me levante y fui a la cocina a preparar la cena.

Esa noche dormí en la cama de Franco el cual durmió con Santi, Mariana estuvo tratando de sacarme conversación sobre cualquier tema pero no tenía ganas de hablar y antes de poder decírselo ella se dio cuenta y decidió dormirse.

Pasaron varios días, casi no había vuelto a hablar con Jenny, solo nos dábamos los buenos días y las buenas noches estando en casa y en el trabajo solo si era necesario hablar sobre algún cliente.

Una noche al llegar me senté a cenar con mi hermana ya que los nenes estaban durmiendo, me conto sobre la escuela y algunos clientes que había enviado a la empresa pero no le prestaba mucha atención

-      Jenny me pidió que cuide un rato a los nenes ya que iba a regresar tarde – comento

-      Está bien – conteste jugando con la comida de mi plato – ¿Podes encargarte de acomodar la cocina? – asintió – Estoy muy cansada y me quiero ir a dormir

Me puse de pie, bese su mejilla y subí a mi cuarto donde me puse mi pijama, me acosté y no tarde en quedarme dormida.

A la mañana siguiente note que Jenny no estaba en la cama, eso me puso de muy mal humor ya que no me gusta que ni siquiera me despierte. Me di una ducha, desayune junto a mis hermanos y después de dejarlos en la escuela fui a la empresa con Mariana. Al llegar subí y entre a la oficina de mi prometida, no estaba y eso me pareció muy raro ya que había venido más temprano, me senté y espere pacientemente a que llegue para que aclaremos las cosas porque ya se estaban saliendo de control.

>>Jenny<<

Ya no soporto la situación en casa, me siento agobiada por cómo están las cosas con Sofía ya que ni siquiera podamos hablar sin terminar peleando. Después de la discusión sobre Malik casi no hablamos, el fin de semana se fue a la casa de su abuela para evitar tener dialogo conmigo y yo aproveche para visitar a mis padres y a Sami.

El lunes tuve varias reuniones con clientes y antes de salir estuve viendo unos pendientes con Tati

-      No te veo bien – me encogí de hombros - ¿Queres venir a casa a conversar mientras tomamos unas cervezas y comemos unos snack?

-      Voy a aceptar tu invitación pero no porque me hayas convencido con las papas fritas y la cerveza – sonrió – Necesito hablar y creo que sos la persona indicada con la que puedo desahogarme

-      Entonces anda a buscar tus cosas y vámonos – fuimos hacia la recepción – Voy a bajar a despedirme de Juan, te veo en mi casa

Fui a mi oficina, agarre mi bolso, le envié un mensaje a Mariana avisándole que cuidara a los nenes, baje al estacionamiento y maneje hasta la casa de la morena. Una vez sentadas en su sala con unas cervezas bien frías comencé a sacar lo que sentía

-      Ya no sé qué pasa con Sofía, no podemos hablar y cuando lo hacemos terminamos discutiendo – lleve el pico de la botella a mis labios y di un largo trago – Hace tres meses que no hacemos el amor, no quiere hablar sobre la boda y siempre tiene una excusa para no pasar tiempo conmigo

-      ¿Sera por lo de los hermanos? – llevo una cuadrito de jamón a su boca

-      Tal vez sea eso, tal vez sea por lo de su papá o la universidad pero ¿Dónde quedo yo? – resople - ¿Dónde queda nuestro compromiso?

-      Creo que deberías hablar con ella, ponerte firme, exigirle que te escuche y te dé una clara explicación de lo que le pasa – tomo mi mano – Te mereces saber qué es lo que ocurre y porque ese maltrato – hizo silencio unos segundo – No, destrato hacia vos

-      Te juro que estoy cansada – recosté mi cabeza en el respaldo del sillón – Pense en irme unos días, a lo mejor necesita tiempo para aclarar su cabeza

-      Es tu casa también – asentí – No, irte no es una opción – voltee a verla – Tienen que hablar

-      La semana pasada hizo el intento de buscarme sexualmente y cuando me acerque a ella me deseo las buenas noches y se dio vuelta – sentí un nudo en mi garganta – Quiere estar conmigo pero es como si una vocecita en su cabeza le dijera que no la haga

-      Tengo dos teorías – la mire atenta – Una es que está agotada física y mentalmente por todo lo que está pasando, no es un justificante pero puede que ella reaccione de esta manera ante tanto agobio – levanto su dedo índice y medio – Y la segunda teoría es que no esté lista para el casamiento y no se anime a decírtelo

-      Yo me inclino más por la segunda – una lagrima rodo por mi mejilla – Pero como decís, es mejor hablar y que me aclare las cosas

El resto de la tarde-noche hablamos sobre distintos temas mientras iban vaciándose varias botellas de cervezas. Pasadas las 11 pm me puse de pie y le comente que me iba a mi casa pero me dijo que era mejor que me quedara porque había bebido demasiado para manejar y que ella tiene un cuarto disponible así que acepte su oferta, me entrego ropa cómoda para dormir y después de desearme las buenas noches fui al cuarto de invitados para descansar después de un largo y cansador dia.

Al despertarme desayune junto a la morena, como me dolía mucho la cabeza le pedí una aspirina y luego me fui a mi casa. Por la hora era obvio que no había nadie, me di una ducha, me vestí y cuando estuve lista fui a la empresa. Cuando entre a mi oficina me encontré con Sofía que me miraba seria

-      ¿Por qué no me despertaste antes de venir para acá? – la mire sin entender – Te fuiste sin ni siquiera saludarme

-      Sofí, no dormí en casa – no podía creer que ni siquiera había notado mi ausencia – Ya ni de eso te das cuenta

-      ¿Dónde estuviste? – se cruzó de brazos

-      Eso no importa Sofía – fui hacia ella – Lo que importa es lo que está pasando entre nosotras – tome su mano y baje la mirada para ver el anillo de compromiso – Esto al parecer ya no tiene validez – lo deslice suavemente por su dedo hasta quitarlo – Creo que no podemos llevarlo puesto si no es lo que realmente deseas en este momento…


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Tami22

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Tami22
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)