Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.772 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.685 Miembros | 19.563 Autores | 99.863 Relatos 
Fecha: 06-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Amame I

virginia
Accesos: 1.951
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
Una nueva historia que me tiene enganchada. espero que les guste Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Amame I

 
CAPITULO I
 
María buenos días ¿cómo estás? oye en un rato viene la sra. Virginia Van Der Bill, por favor cuando llegue la haces pasar directo a mi oficina. - Le indiqué a mi secretaria, una joven de unos veintitantos, morena, cabello negro, delgada, en verdad es que no era una belleza extraordinaria pero la chica me caía de maravillas, aunque, estoy consciente que no es mi amiga, hemos conversado muchos temas con ella que no podría hablar con mis supuestas mejores amigas, y además, sé que ella nunca revelaría algo que yo le dijera, ella viera o escuchara en mi oficina.
Antes de continuar me debo presentar, me llamo Julia Larrizabal, soy presidenta de industrias JLV, la empresa se dedica principalmente a mejorar y desarrollar fórmulas químicas para productos de limpieza del hogar, productos de limpieza especializado para hospitales y productos de higiene personal, por lo cual mi empresa en lo particular genera millones de millones de dólares en ganancia a las otras empresa con sus fórmulas, por lo cual mis empleados y yo debemos estar con pie firme con lo que decimos y hacemos respecto a nuestro trabajo. Tengo la fama de ser una mujer fría, controladora, que no siente, pero no es así. Mi posición no me permite estar de risas y darle toda mi confianza a cualquiera, porque ya en el pasado bastante gente se me ha acercado para ganarse mi confianza y tomar algo de mí, algún secreto de mi compañía, dinero,siempre algo se llevan, pero lo cierto es que no son sinceros…
Hola Juls ¿cómo estás?- Preguntó una voz con un acento extranjero bastante marcado, se fue acercando a la ventana donde me encontraba hasta rodear mis hombros con sus brazos y darme un sonoro beso en la mejilla.
Bien Vi, ¿Y tú? - respondí girándome para besarla en los labios, cuando vi sus ojos color marrón más oscuro, tenía una mirada felina, salvaje como un tigre cuando va a cazar, mis piel se erizó, me imaginaba el motivo por el cual pasaba por la oficina.
Algo cansada, la oficina está hecha un desastre todos están alterados y me están alterando a mí, ¿estás muy ocupada?.- su voz ronca en mi oído me hizo estremecer… “nada que no pueda esperar”. Contesté dejándome llevar por sus besos en mi cuello. Me condujo hasta mi silla y se puso sobre mí besándome. Observé su atuendo, una falda ejecutiva color blanco, con una camisa cuello holgado de seda, de color vinotinto y sobre ella, un blazer de color blanco igual, tenía un collar de perlas y aretes a juego, (cuando  tenía reuniones con los inversionista se vestía muy clásico pero era un traje que le daba un poder que hacía que mi sangre bajará al centro de mis piernas con solo verla), comenzó a besar mis labios suavemente, sentí su cuerpo pegarse más al mío, “tienes una sola regla que seguir; no puedes tocar”. Dijo sonriendo pícaramente, “... no tocar...” respondí jadeante. Ella asintió con la cabeza mientras se paraba y busca en su bolso dos pañuelos de seda color vinotinto, sentí mi cuerpo contraerse de excitación, me ató las manos a los posa-manos de la silla de cuello negro, se alejó nuevamente y sonriendo triunfal empezó a bailar lentamente, mientras iba quitándose el blazer, la camisa y la falda, para cuando terminó el baile, yo ya estaba luchando con el amarre de mis manos; me veía reflejada en su mirada furiosa, salvaje y, por un segundo tuve miedo de donde estábamos y lo que haría.
Se acercó nuevamente ahora solo con un sexy conjunto de ropa interior de encaje blanco y sus tacones blanco de tacón delgado, en verdad no sé como camina en ellos, pero la imagen de su caminar felino me hizo enfocarme en que, ahora literalmente, era la presa de ella. Se sentó en mis piernas nuevamente, besando mis labios con más pasión, mordiendo mi labio inferior hasta que gemí con dolor y placer, se alejó y con cuidado se quitó el sujetador de encaje blanco dejándome a pocos centímetros de mi boca sus senos, con los pezones erguidos  exigiendo atención; los acercó a mi boca y cuando sintió el contacto de mis labios en su piel, se retiró, “recuerda no tocar”. Dijo con la voz ronca. “...Te va a encantar lo que tengo pensado para ti” completó parándose y comenzó a desabrochar  mi camisa negra hasta que dejó mi pecho libre, bajó mi sujetador dejando mis senos al aire - observé como una sonrisa se dibujó en su rostro cuando notó mis pezones duros- “te estoy volviendo loca, lo sé” afirmó arrodillándose para literalmente comerse mis senos. Sentí como la humedad iba creciendo entre mis piernas, sentir sus dientesalando mis pezones hasta casi volverse doloroso para luego besarlos y acariciarlos con su lengua, me tenía cardíaca.
Eres una pervertidilla de lo más deliciosa.- Dijo con la voz roca y deseosa.Bajó sus manos a mis pantalones y sin mucho protocolo los sacó hasta mis tobillos, abrió mis piernas sonriendo al notar la evidente evidencia de mi excitación y acercó sus dedos a mis labios brillantes y húmedos. Los pasó de arriba abajo recorriendo toda mi intimidad, jugó con sus dedos en mi clítoris para luego con mirada felina, acercarse con su boca yacompañar a sus dedos. Cuando sentí su lengua rozar mi clítoris, casi tuve un orgasmo, pero ella se alejó y divertida volvió acercarse con su lengua más ávida y más segura. Tomó todo mi coño y sentí su lengua entrar en mí una y otra vez, mis caderas se comenzaron a mover con vida propia buscando más contacto. Ella sintiendo mi necesidad, introdujo dos dedos dentro de mí llenándome por completo, y con su lengua aún en mi clítoris, levantó su mirada brillosa, divertida, excitada - ella sabía que yo estaba a punto - y mi orgasmo llegó en ese momento sintiendo su mirada sobre mí. Besó mis labios compartiendo conmigo mi sabor  en su boca. Pensé que me desataría pero no lo hizo, se sentó en mi escritorio a escasos medio metro de distancia, apoyando sus pies en los posa- manos de mi silla; mis ojos casi se salieron de órbita cuando vi lo que ella estaba haciendo. Estaba tocándose para mí, me estaba torturando, me mostraba su sexo húmedo, hinchado, brilloso, deseoso y yo no podía tocarlo. Moví mis manos en busca de desatarme pero no lo logré - luego preguntaría que clase de nudo hizo - ella me vio con una mirada brillosa de placer y sonriendo me dijo “sólo disfrútalo” mientras con sus piernas me acercó a ella -yo por supuesto me empuje hacia ella apenas me di cuenta lo que quería- con una mano tomó mi cabeza y me acercó a su coño, me perdí entre los pliegues de su sexo, rodeando con mi lengua su clítoris. La penetré con mi lengua hasta que sentí como me pegaba aún más a ella, su cuerpo empezó a vibrar - lo sabía, lo sentía- “vamos nena regálamelo” le dije gimiendo también.
Me encanta tener estas reuniones contigo.- Su voz seguía siendo ronca pero ahora tenía ese cantadito que le quedaba en la voz luego de haber llegado al orgasmo, que me excitaba sin control. Mi cuerpo se llenaba de la imperiosa necesidad de llevarla a un nuevo orgasmo cada vez que escuchaba ese tono de voz. Pasado unos segundos donde yo descansé mi cabeza en su cadera porque no llegaba a su vientre, ella se paró y comenzó a desatarme, dándome besos suaves y dulces en los labios, se sentó en mis piernas nuevamente pegando nuestros cuerpos y mis manos ahora libres, se dirigieron a sus nalgas, acariciándolas. Me encantaban, eran duras, no tenía mucho pero me parecía el tamaño ideal. Los besos se volvieron más salvajes calentándonos de nuevo, quería… no, necesitaba hacerla mía de nuevo pero sabía que ya nos habíamos tomado mucho tiempo y tampoco quería dar de que hablar más de lo que ya hacían. No tanto por mí, sino por ella.
 
Vamos nena debemos vestirnos.- Dije acariciando su trasero sin terminar de separarme de ella.
 
María, por favor puedes traerme la carpeta de la empresa de los Stútaros.- Ordené por el intercomunicador luego de que Virginia se había ido, tardamos por lo menos cuarenta minutos más en recomponernuestras ropas, besos iban y besos venían. Las caricias solo servían para retrasar su salida, hasta que finalmente recibió una llamada y tuvo que irse, no supe de quien era, pero se puso seria y hasta perdió un poco de color cuando la recibió.
 
xxxx
 
A las seis salí a encontrarme con Juls, estaba agotada no sabía que clase matrimonio tenia Eva, ni porque se estaba divorciando pero estaba bastante preocupada por sus bienes y la entiendo, aunque me sorprendió que no vaya a ver disputa por la custodia de los niños; con eso aseguraría el esposo una buena cantidad de dinero mensual por manutención.
Hola Juls ¿cómo fue tu día? Pregunte saludándola con un beso en la mejilla. Me molestaba que se negará a salir del closet, pero respetaba que eso debía hacerlo ella a su propio ritmo. Yo no estaba asumida completamente, pero tampoco tenía a nadie que informarle, sé que mi hermana  no haría mucho alboroto con eso, y mi mamá, bueno tenia años que no sabía de ella, desde el divorcio que ella dejo de hablarme.
Bien Vi, todo tranquilo en la oficina, oye sabes que quiero irme de vacaciones a las isla del Caribe ¿podríamos ir las dos si quieres?- pregunto ella bastante insegura.
No puedo, tengo que cuidar de mi hermana.- Respondí algo triste.
¿Tienes una hermana? Nunca la mencionaste y tenemos casi un año saliendo.- Comento algo molesta.
Nunca salió el tema, además tampoco es que preguntas mucho por mi familia.- Respondí en el mismo tono. En ese momento supe que la cena resultaría un desastre, terminaríamos discutiendo y ella yéndose a estar con otras mujeres para quitarse el enojo.
Me quede un rato sentada en la silla tratando de entender como había llegado a este punto, nos llevamos bien pero de últimamente cada palabra podía significar un problema.
Si era cierto que no le había hablado de mi familia, pero tampoco ella había hablado mucho de la familia de ella. Llame al mesonero y le pedi la cuenta, saliendo del lugar algo alterada triste, en verdad la necesitaba porque entre todos los problemas que estaba teniendo en mi vida necesitaba su apoyo.  Conduje hasta su casa con la esperanza de encontrarla ahí.
Hola ramón voy al apartamento de la srita. Larrizabal. Salude al señor de seguridad del edificio de mi julia.
Me dejo pasar sin problemas, ya me conocía sonreí y conduje hasta el puesto segundario del apartamento de julia, deje con un poco de nerviosismo mi mercedes SL600 rojo, revise mi vestimenta y camine con toda la seguridad que podía sentir hasta el ascensor que en pocos minutos me llevaría al apartamento de lo que consideraba mi pareja.
 
CAPITULO III
 
No puedo creer que Virginia no me haya contado que tenga una hermana, como es posible? Es que acaso no significo nada para ella?- mi ira estaba en aumento y la bebida  no ayudaba mucho, me hacía sentir insegura y no era normal en mi, no soy de enfrascarme en relaciones solo busco un buen rato de sexo y compañía, no entiendo porque reaccione así cuando ella me conto de su hermana. Tal vez estoy exagerando, mañana la buscare y me disculparé con ella por mi forma de actuar, estoy siendo dramática al pedirle que me participe de su vida cuando yo ni cerca le he hablado de la mía. ¿tal vez de ahí venga mi miedo? Tengo miedo de que se involucre mucho en mi vida y termine lastimándome como todas lo han hecho. Estoy en mi segunda copa de vino cuando escucho el timbre, voy atender la puerta con bastante malestar mi humor no estaba para visitas.
Hola, me alegra encontrarte en casa pensé que no estarías aquí.- Comento Virginia con una sonrisa insegura en sus labios.
¿Cómo? – sonreí deteniendo mis palabras a medio camino, me sentía inmensamente feliz de que ella me haya buscado, aunque esto significaba un gran riesgo también.
Necesitaba hablar contigo, no me gusta pelear contigo, estoy clara en lo que quieres pero eso no indica que me guste estar disgustada contigo.- Sonrió ella acariciando mi mejilla con su mano derecha.
Yo.. yo lo siento por como actúe, no he preguntado nunca sobre tu vida privada y eso es parte de nuestro acuerdo debe ser así.- Sonreí quitándole importancia al asunto.
Ella entro al apartamento con una sonrisa coqueta – me encantaría compartir lo que pasa en mi vida privada Juls pero se que esas complicaciones no van contigo, no tengo problemas en eso.- Se acerco coquetamente a mí besándome con lentitud, acariciando mis labios dulcemente con los suyos, -mm divino el vino- sonrió alejándose nuevamente. – Sin embargo querida no me gusta que me dejen sola en una mesa de un restaurante, creo que te he de castigar para que aprendas a respetar a tus mayores- Sonrió con malicia mientras caminaba hasta la sala para sentarse, cruzando sus largas y finas piernas una sobre otra, sus tacones de color vino hacían un contraste excitante contra su piel blanca nívea. Trague grueso al ver como ella hábilmente se desprendía de su abrigo y lo colocaba en el sofá, tenia un aire salvaje y fuerte que me hizo temblar por dentro. -¿ que estas pensando? Logre preguntar con esfuerzo.
Por el momento querida enseñarte a comportarte porque tu comportamiento merece un castigo. Acercate- Dijo en tono seguro. Me acerque a ella y cuando estuve suficientemente cerca me beso nuevamente en los labios tomando el control con ese simple gesto de mí, nuevamente vibre internamente al notar el control que ejercía ella en mi y como yo gustosa se lo cedía. Lentamente paso sus manos por mi cuerpo libero con maestría mi cuerpo de toda mi ropa dejándome solamente con mi fina panty de encaje negro, sabía que podía oler, sentir mi creciente necesidad de ella. Beso mis labios con delicadeza para luego con un poco mas de fuerza morder mis labios. Un gemido escapo de mi boca sin controlarlo, sentí como ella sonrió antes de alejarse un poco de mí haciendo que quedara un poco reclinada en el espaldar del sofá ofreciéndole una espectacular vista de mis glúteos. Ella los acaricio sentía su mano delicada tomar mis glúteos firme entre sus dedos, sentí como su mano se alejo y cayo nuevamente sobre mi glúteo haciendo que el sonido de la nalgada retumbara en todo el apartamento; mis piernas temblaron de la descarga de placer que sentí al sentirla así, ella pego su cuerpo a mi trasero, tomo delicadamente mi cabello y me acerco a ella – haz sido una mujer muy mala y ahora tendré que disciplinarte- beso mis labios con necesidad con pasión precariamente contenida, mi sexo estaba anhelante de ella, me dolía de necesitarla y un escalofrío recorrió mi espalda a sentir como besaba toda mi espalda hasta llegar nuevamente a mis glúteos, con un toque suave me indico que volviera a mi postura anterior, abrí un poco mis piernas y apoye mis brazos y mi cara al respaldo del sofá, necesitaría sostenerme de algo sino caería.
Sentí como su respiración se acercaba peligrosamente a mi sexo, como sus manos acariciaban mis piernas – Eres una mal portada mira como te has puesto- gimió ella cerca de mi creciente humedad.
Gemi – he sido mala ama – pude con esfuerzo decir antes de sentir una segunda nalgada en mi glúteo derecho que hizo que momentáneamente mis piernas perdieran la fuerza. Ella acerco sus labios a mis muslos muy cerca de mi sexo, me beso suave haciendo un camino por todo el borde de mi punto mas necesitado, siento que se para y pegándose nuevamente a mi, besa mi cuelo y susurrándome al oído dice – eres mía Julia – gimo nuevamente pegando mi cuerpo al de ella, sintiendo un calor incontrolable que crece en mi interior, sus palabras me llenaron, aunque no quería reconocerlo era de ella. Volvió a colocarme en la posición en la que estaba y ella se alejo un poco de mí, busco algo en su bolso y regreso a mi, beso nuevamente mis labios, ahora era mucho más delicada, dulce tierna, pero sumamente posesiva, tapo mis ojos y escuche como ella se iba desnudando.
Volvió nuevamente a pegar su cuerpo al mío gemi al sentir su piel caliente contra la mia, como sus manos recorrían ahora mi cuerpo sin ningún tipo de impedimento, me giro y sus labios tomaron mi pezón derecho, chupándolo y masajeándolo con su lengua, lo mordió dando un leve tiron de él en el punto exacto en el que el dolor es placer, sentí como mi cuerpo se contrajo y como una ráfaga de placer recorrió mi cuerpo hasta estallar en mi sexo, - jaja eres una pervertida, te gusta que te haga eso- susurro a mi oído no era un secreto ni la primera vez que lo hacía solo que esta vez tenia el total control, me hizo sentar en sus piernas y fue cuando supe porque había tapado mis ojos, pude sentir el objeto plástico algo grueso erecto entre sus piernas. Muy a mi reticencia pasada hizo que me mojara aun más, ella lo noto y besando nuevamente mis labios mientras masajeaba mis glúteos introduciendo un dedo gentilmente en mi trasero susurro- serás mia completamente esta noche- solo pude gemi y escuetamente responder  “solo tuya beba” ella volvió a besarme y sentí como colocaba el pene de plástico en posición con cuidado fue bajándome, sin dejar de acariciar mis cuerpo, sentía mi pezón derecho siendo nuevamente torturado por su hábil boca mientras su dedo masajeaba hábilmente mi ano. Yo estaba desesperada porque me tomara por sentirla enteramente dentro de mi, aunque sorprendentemente era la primera vez que tenia un juguete de esos dentro mi, y ella lo sabía por eso su delicadeza.
Si te duele paro mi Julia.- gimió cuando sintió que mis músculos se tensaron. ¡No, no te detengas! – gimi bajando con fuerza hasta sentir como entro completamente en mí, me quede quita unos segundos hasta que ella comenzó a moverse debajo de mi, sorprendentemente su dejo también estaba dentro mi y las sensaciones me estaban sobre pasando, sentía mi cuerpo contraerse, sus manos apoyadas en mis caderas imponiendo un ritmo lento pero profundo, ella me quito la venda de mis ojos y pude ver sus ojos brillantes por la pasión y algo más que no supe descifrar. Me beso lento con pasión, se detuvo unos segundos para acostarme delicadamente en el sofá y ponerse sobre mí, susurro en mi oído – Eres mía Juls, aunque te niegues a reconocerlo lo eres, y yo soy tuya- gimio moviendo fuertemente su cadera para  entrar nuevamente en mi, gemí a volver a sentir como entraba estaba vez mucho más fuerte, una y otra vez mi cuerpo se tensaba, sin poder controlarlo ella me llevo a un orgasmo como nunca lo había sentido gimiendo inconexamente “ soy tuya” ella salió lentamente de mi con cuidado, beso mis labios. “lo eres como yo lo soy de ti”
Escuche a lo lejos sus palabras y mi corazón latió de regocijo aunque sabía que ahora debíamos hablar de muchas cosas. 

Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© virginia

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de virginia
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)