Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.532 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.454.714 Miembros | 19.563 Autores | 99.889 Relatos 
Fecha: 10-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Flor de Sangre:El regalo de un dios

Lunatic Master
Accesos: 1.631
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
Dagbald, el Dios Caído atrae a Laura a su mundo, y la libera del control de Freya. La hace creer que la quiere como esclava, pero no puede estar mas equivocada. Dagbald deja que Laura use sus artes de sacerdotisa de la luna y el sexo para esclavizar a sus dos únicos subditos Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Se despertó en un mundo cubierto con una neblina roja. Ahí si poseía su verdadero aspecto,  dos cuernos demoníacos, su piel escamada, y cuatro alas de grandes dimensiones. El mundo estaba muerto, lo percibía, pero una fuerza mas poderosa que la de los dioses celestes la llamaba. Seguía sin llevar ropa, pero al menos ya tenía su verdadero aspecto, demoníaca y aterradora forma. 

-Este lugar ya lo he visitado antes. Es tu mundo, Dagbald. ¿Eres tu, verdad? No estás muerto-tras decir esas palabras, aparecieron unas escaleras que ascendían, pero no se podía ver su destino-No tengo otra opción-suspiró y se decidió a subir las escaleras

Aquella neblina roja la impedía ver que había mas allá de las escaleras, por lo que ella simplemente ascendía por las escaleras hasta que se encontrase con su destino. Estuvo subiendo las escaleras durante mas de media hora. Al llegar a su destino vio un castillo negro, cerrado con grandes portones. Se acercó a la puerta, esta se abrió sola. Un ser con una túnica roja estaba parado frente a la puerta, como si la estuviera esperando.

-¿A que esperas? Entra antes de que descubran que algo anda mal aquí-Laura entró y tras hacerlo los dos grandes portones se cerraron

-¿Que hago aquí?-preguntó Laura extrañada

-Él te ha traído hasta aquí. Quiere salvarte del dominio de Freya

-¿Como va a salvarme? Freya me ha hecho un daño irreparable y como vi en las visiones que ella me mostró, las esclavas acaban sucumbiendo ante nuevos amos. Ni siquiera Elipse puede salvarme-empezó a andar, y Laura se vió obligada a hacer lo mismo

-Dagbald fue en su tiempo el dios mas poderoso de toda Dekram-observó una gran estatua que era de ese dios- su poder no tiene parangón. Por eso en principio no se opusieron a sus planes de conquista, era imposible vencerlo. Sin embargo había alguien que de alguna forma si podía, la elfa de la que tienes visiones. Obtuvo conocimientos prohibidos no se sabe como, con los que podía derrotar a los dioses. Su plan en principio era acabar con Dagbald, y después destruir a los demás dioses, pero desapareció tras adentrarse en nuestro mundo  y vencer a nuestro líder, Dagbald.

-¿Y tengo esas visiones con ella para descubrir su paradero?

-Para descubrirlo todo, pensaban hacerte ver todo su pasado desde que fue una esclava  para no solo descubrir de donde había obtenido esos conocimientos sino también para hallar su paradero y torturarla hasta que se someta a los dioses y ejecutarla. Tu y ella sois los seres mas temidos por los dioses ahora que tu estás libre. Las dos compartís el mismo horrible pasado, y un deseo terrible de venganza , y una ira sin fin. Al menos ella, a ti te adormecieron los dioses, aunque eso se arreglará pronto-se detuvieron en una sala a oscuras, en el centro había un sello de sangre-Tu mano

-No se como vas a cortar mi piel con escamas pero vale. Haz lo que tengas que hacer-sacó una daga, y cortó limpiamente las escamas y la piel de la palma de su mano y unas cuantas gotas de sangre cayeron sobre el sello de sangre

El contacto de la sangre con el sello iluminó la sala. Vio a otra demonio como ella, pero el doble de grande que ella, no llevaba nada puesto, por lo que se podía ver el miembro de esa demonio. No necesitaba su armadura, su piel estaba escamada como ella. Al fondo vio a Dagbald sentado en su trono, llevaba una armadura que ocultaba su cuerpo por lo que no pudo verle, pero algo le decía que si era Dagbald. 

-Aquí está la puta de los dioses-dijo Dagbald levantándose de su trono

-¿Así tratas a los invitados?-dijo sonriendo ligeramente-Bueno, no importa. ¿Que quieres de mi?

-Te he visto combatir. Eras aterradora en batalla, tu fuego aplastaba cualquier ejercito que se te opusiera. Luchaste con Cain, con el enemigo universal, y con tu madre la actual reina de Olyviria. Todos veían en ti una valiosa mascota que desplegar en batalla, hermosa incluso ahora en tu demoníaca forma. Eres a quien siempre he deseado, una esclava leal que librara mis batallas por mi con un instinto destructivo y sin ninguna piedad.  Solo hay un problema, tu voluntad está mermada, si ahora ordenase a mi demonio follarte, tu no te opondrías. Es mas, lo harías encantada. 

-No se si te entiendo, tu amigo me dice que me quieres liberar de Freya. Luego me dices que siempre has querido una esclava leal. ¿Que quieres? ¿Quieres que libre tus batallas o quieres una puta que te folle hasta el fin del universo?

-Quiero una esclava que lidere mis ejércitos, pero no una para follar. Te quiero con tu ira y tus deseos de venganza. Lo que antes era una dimensión en la que se entrenaban poderosos lacayos ahora es un mundo muerto. Solo me queda Lanei, y mi querida Walkyria, y todo a causa de la codicia de esos malditos dioses

-Creía que el codicioso eras tu-dijo con sarcasmo 

-Dekram al principio de su creación tenía mas de diez dioses. Freya no era mas que la puta de todos los dioses, era una burla que solo servía para ser usada. Lo hacía encantada, se humillaba a placer. Los otros dos hermanos de Freya la humillaban igual, pero tonta no era. Conoces a uno de esos dioses, Cinaed el dios dragón de la tierra. Él te ha advertido varias veces que los dioses no son de fiar, te ha dicho que Freya es peor incluso  que el Maestro Negro. ¿Sabes porqué? Freya, y Aluviel asesinaron a la creadora, asesinaron a la Madre Creadora-Laura abrió sus ojos como platos, y negó con la cabeza-Tu ama mató a la diosa líder, a la que supuestamente servís por encima de los dioses celestes-dijo con odio y desprecio-Esos bastardos libraron una guerra contra el resto y liquidaron al resto de dioses. Yo me convertí en dios tiempo después de aquello, pero lo descubrí igualmente. Cuando vi la visión de su muerte, cambié, me cambió y me abrió los ojos. Entiendo que Freya quisiera hacer ver que era algo mas que una puta de los dioses, pero liquidar a los dioses y quedarse con sus poderes...

-Ahora todo tiene sentido, todas esas persecuciones, ese silencio, y esa voz en nuestra mente que nos impedía pensar en esas cosas-Dagbald puso sus manos en la cabeza de Laura

–Despertemos el monstruo

Sintió un intenso dolor de cabeza, parecía que le fuera a explotar la cabeza. Gritó de dolor, y furia, le aparecieron llamas sobre todo su cuerpo. Lanei sonrió, la demonio simplemente observó en silencio.

–Ha costado menos de lo que creía. ¿Como te sientes?–preguntó Dagbald

–Necesito matar y destruir, necesito que todo arda bajo mis llamas–Dagbald acarició con su guantelete el rostro ardiente de Laura.

–Así es como siempre me siento yo. Con una infinita sed de venganza contra Freya y sus hermanos

–¿Que necesitas que haga?–dijo con los ojos insuflados de ira

–Aunque te haya ayudado, sigues atrapada en las dimensiones divinas. No puedes volver a tu mundo. Freya sospechará, y tarde o temprano vendrá a reclamarte. Dile a Walkyria que te lleve a los niveles profundos del palacio, lo pasareis muy bien–Laura asintió y salió en busca de la demonio

–¿Donde está la demonio?–preguntó a Lanei

–En el segundo pasillo a la izquierda

Cuando la vio, se estaba masturbando ahí mismo. Laura observó el miembro de la demonio, de un tamaño digno de otra demonio como ella. Laura se agachó, y agarró el miembro de la demonio.  Empezó a masturbarlo con las dos manos, demasiado grande para hacerlo solo con una. Le dio algún lametón que otro, y siguió masturbando el miembro hasta que ella se corrió  en su cara. Walkyria la empujó al suelo, y la colocó a cuatro patas.

–Tu no eres la puta de Dagbald, eres mi puta. Desde que estoy aquí no he follado–metió su miembro de golpe en el culo lo que la hizo gritar incluso a ella

–¿En serio? Yo follo...siempre que Freya me lo ordena

–Walkyria–dijo Dagbald cruzado de brazos, ella sacó su miembro del interior de Laura–Id a las mazmorras para eso, no quiero que me ensuciéis nada, o las dos limpiareis el suelo con vuestras lenguas-la demonio gigante asintió con obediencia, Laura la miró

 –Entonces no soy la única esclava aquí–afirmó sonriendo Laura

–No, pero confía en mi. En ti no. Él necesita tu obediencia y que luches por él, y todavía no sabe si eres otra  puta traicionera o una buena esclava obediente. Y yo me encargaré que seas una buena esclava.

–Es graciosa mi situación. En el pasado devoré vivo a mi antiguo amo, si que es verdad que hizo barbaridades. Ahora paso de ser la puta de Freya a ser tu puta, por que es evidente que Dagbald no puede follar, ¿verdad?

–Vas a dejar de hablar cuando te meta mi miembro por tu boca-bajaron las escaleras hacia las mazmorras

–Mientras solo sea una puta no pasará nada, pero una vez que sueltas a la bestia no puedes volver a encadenarla-la empujó dentro de la celda

–De rodillas, y dame tus manos-ató sus manos a unas cadenas, y estiró las cadenas 

–Aún sigo teniendo pesadillas con ese monstruo, lo que nos hacía era horrible. Nunca podré olvidar aquello, como nunca podré perdonar a Freya. Estás deseando follarme pero que sepas que la única que podía darme ord...–la calló con su miembro 

Laura no se resistió, aunque lo hubiera hecho no le serviría de nada.  Esta vez la folló por la boca con violencia sin sufrir arcadas. Se dio cuenta de lo bien entrenada que estaba, pero no sabía que estaba forzando a una demonio poderosa con capacidades de control mental. Ahora que estaba libre del dominio de Freya, podía usar sus enseñanzas para su propio beneficio. Walkyria mientras mas la follaba mas la deseaba, y mas iba perdiendo su propia voluntad. Acercó la cintura de Laura a su miembro y la penetró por su sexo.

–Walkyria. Tu deseas mi cuerpo, deseas satisfacerme. Lo haces muy bien, pero ¿quien te ha dicho que puedes penetrar mi vagina?-Walkyria se detuvo, sin sacar el miembro de su sexo-La única que puede dejarme preñada es mi querida Eclipse. No tenías ni idea de que tipo de habilidades tengo como media luna, ¿verdad?

–No, ama–sacó su miembro, lo que provocó un gemido a Laura.  Soltó sus cadenas

–Las media luna no tenemos prejuicios sobre el sexo, pero si tenemos una regla es que quien fuerce a una de nosotras lo paga caro. Solo somos dueñas de Freya, aunque nunca me ha terminado de gustar el termino de propiedad, aunque sea a una diosa. Ahora tu has perdido tu voluntad, y te has convertido en mi esclava. Sácame de aquí, esclava–dijo con desprecio–Freya se va a enterar

-Lo que usted ordene

Laura se ha convertido en lo que siempre había odiado. Siempre condenó y despreció la esclavitud, se negó a utilizar su poder de servidora de Freya para esclavizar. Eso era antes de que las sacerdotisas y Freya la convirtieran en una ninfomana. Se dejó guiar por su nueva esclava, el miembro de su esclava estaba todavía erecto, sintió pena por ella. 

-Detente-agachó la cabeza y esperó a que le diera ordenes-Las únicas hermafroditas que conozco son las sacerdotisas eclipse. ¿Desciendes de sacerdotisas eclipse?-asintió, y Laura acarició su rostro y la besó-Debe ser un infierno para ti ir todo el día con esa excitación insatisfecha-miró su miembro erecto, el cual rozaba su sexo

–Dagbald me permite masturbarme, y Lanei de vez en cuando...

–Calla y follame

Laura y Walkyria tuvieron sexo allí mismo. Laura se dejó penetrar por su vagina. Sus gemidos se oyeron por todo el castillo. Se besaron con pasión, Walkyria puso sus manos en el culo de Laura. Así estuvieron durante un largo rato hasta que Walkyria se corrió dentro de ella. Laura sonrió.  

–¿Puedo llamarte Kyra? Walkyria me parece muy largo

–Kyra suena bien, ama–acarició la piel escamada de Laura, hasta llegar al sexo de su nueva dueña. Recogió con dos de sus dedos, parte de su semen. Kyra probó su semen

–¿A que está bueno?-dijo Lanei desde las escaleras de la mazmorra

–¿Sabias que era hija de una sacerdotisa eclipse? La zorra escondió a su hija de nosotros. Hasta que la secuestramos, y la volvimos  una esclava. Como tu con Freya. Aunque sea una demonio hermafrodita bastante grande su culo sigue siendo estrecho-Kyra agachó la cabeza, Laura miró con odio a Lanei-Y es obediente. ¿Pretendes salir de aquí? No puedes, ahora perteneces a Dagbald.

–La única que me puede dar ordenes es Freya. Y es ella a quien quiero darle una lección

–Hay algo que como Media Luna no puedes resistir–se quitó su túnica, y Laura se quedó paralizada al ver su miembro

–Lo siento–dijo Kyra al oído de Laura antes de meter su miembro en el culo de Laura sin lubricar, eso la hizo volver en si

Lanei sonreía mientras Kyra penetraba a Laura. Eso la ayudó a salir de su parálisis, se puso a cuatro patas para facilitarle el trabajo a Kyra. Gritaba de dolor y gemía, a pesar de su entrenamiento sexual, Laura no estaba acostumbrada al miembro tan grande de Kyra. Sus alas se agitaban violentamente. Mientras ellas tenían sexo, él se masturbaba. 

–Kyra...ahh, yo...ahh como sacerdotisaaa media luna, vinculo mi placer y mi voluntad a ti. Mi cuerpo solo responderá ante ti. Ahora te...–Kyra empezó a darle embestidas mas fuertes. Lanei dejó de sonreír,  estaban haciendo un juramento entre sacerdotisas. Solo se deberían a ellas, el sexo y la voluntad. Nadie podría darles ordenes, sino entre ellas mismas. 

–Como sacerdotisa eclipse, vinculo mi placer y mi voluntad a ti. Mi cuerpo solo responderá ante ti-cuando finalizó, sacó su miembro y se corrió por toda la espalda y las alas de Laura

También recibió en la cara, el semen de Lanei. Laura se sentó en el suelo durante un tiempo, y se abrió de piernas a Lanei. Se restregó todo el semen por su cara, la corrida que tenía en la espalda la limpió Kyra con su lengua

–Esto puede seguir siendo tuyo-Laura sonrió al mostrarle todo su sexo a Lanei–No te engañes, aún puedo ser vuestra. Solo tienes que tomarme y enseñarme tu poder

–No debería, eres una sacerdotisa media luna–su miembro se puso erecto al mirar los ojos de Laura

–Eso quiere decir que eres débil, tu poder debería enseñarme mi posición-se levantó y se acercó a Lanei, viendo que tendría que hacer algo mas que enseñar su cuerpo para seducir a Lanei–Me gusta ser una puta, quiero que mi único objetivo en esta vida sea dar placer–Laura miró fijamente a los ojos de Lanei mientra masturbaba su miembro–Aún teniendo escamas te excito, tengo hambre, y voy a comer sin pedir permiso

Laura se puso de rodillas y se puso a hacerle una mamada. Aún sabiendo lo que podía pasar si dejaba  a alguien como ella satisfacerlo, dejó que le hiciera esa mamada. Kyra observaba mientras se masturbaba con una mano, y con la otra se metía dedos por el culo.

–Kyra no mamaba tan bien como tu–dijo mientras gemía. Laura dejó de mamar por un momento, pero lo masturbaba para no parar al completo

–La próxima vez que quieras una mamada tendrás que ganártela–Laura siguió mamando hasta que se tomó todo su semen

–Si, ama–Lanei ha sido subyugado con éxito. 

–Sacadme los dos de este lugar–ordenó Laura–Lanei, mientras salimos adapta esa túnica tuya a mis cuatro alas,  y conviértela en algo mas de mi antiguo mundo, la Tierra. Me llevarás donde mora Freya

Lanei mientras usaba su magia para adaptar la túnica las guiaba por el palacio. En ningún momento se toparon con Dagbald, por lo que pudieron seguir tranquilas. Lanei no tardó mucho en adaptarle la túnica. Con su poder convirtió la túnica en una gabardina

–Me parece raro que Dagbald no nos  detenga–dijo Laura. Se puso la gabardina, pero sin atarse los botones, dejando así que se le pudiera ver su cuerpo desnudo

–El lo sabe, sabe que ibas a hacer esto. Te deja irte, pero sigue manteniendo la oferta de luchar por él

–Menudo cabronazo–dijo con una sonrisa–Sabía que os follaría para esclavizaros. Seguimos siéndole de utilidad aunque fuge, y no le haya durado un día como prisionera

–Somos un regalo, dos esclavos con dos finalidades–dijo Kyra–Yo para el placer

–Y yo para ayudarte a cumplir tus ambiciones–Laura los miró a los dos-Ahora que has hecho un juramento sagrado con Kyra yo nunca podría daros placer. Aún así estoy a vuestro servicio, para lo que deseis. Incluso si deseáis usarme para poderos dar una progenie poderosa. 

–Ya hablaremos quedarme embarazada mas tarde-se detuvo al encontrarse en mitad de la neblina roja. Lanei la retiró

–Este mundo, como todos los mundos divinos no tienen portal. Solo los dioses y alguien como yo puede salir y entrar de estos lugares.  En nuestro caso, tendré que abrirnos un portal y nos podremos ir. No tardaré mucho

–Kyra, tu pareces muy fuerte. Vas a servirme para algo mas que sexo–cuando se dispusieron a entretenerse sexualmente se abrió un portal 

-¿A que esperáis? Entremos-dicho eso desaparecieron del mundo de Dagbald


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Lunatic Master

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Lunatic Master
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)