Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.096 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.629 Miembros | 17.596 Autores | 86.156 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » FETICHISMO » A CABALLITO DE DOS LINDOS PIES FEMENINOS
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 25-Jul-06 « Anterior | Siguiente » en Fetichismo

A caballito de dos lindos pies femeninos

fabian
Accesos: 7.212
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 3 min. ]
 -   + 
Miriam y Susy, mis dos amigas lesbis me hicieron recordar como empecé a gustar de los pies de las chicas. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Hace unos años, estaba una tarde con Miriam y Susy en la casa de ellas charlando y planeando una ida al cine. Como de costumbre ellas en sillones y yo sentadito en el suelo, cerca de sus piecitos mirando y deseando con avidez esas bellezas en forma de pie de mujer. Las dos con las piernitas cruzadas, Miriam descalza, las uñas hermosas de rosa nacarado, los piecitos tostados y balancéandose en el aire como invitándome a subirme arriba de él a caballito y gozar de su delicioso contacto entre mis piernas.

Susy, con ojotitas mínimas de color rosa, sus pequeños y movedizos piececitos jugando con la sandalita tan deliciosa y linda como su contenido, con la uñas pintadas de rojo furioso. Subía y bajaba ese piecito con un ritmo enloquecedor, arriba, abajo, arriba, abajo, otra invitación a jugar al caballito en su lindo piecito incitante. Miriam me dijo mirándome que siempre estaba desesperado de ganas por pies en esas posiciones.

Le dije que se acordara lo que le había contado de los jueguitos a caballito de los pies de mi tía Olga, de la nana Baión, y de tantas otras mujeres que me había hecho ico-ico sobre sus pies, inocentemente o a sabiendas, cuando era niño y preadolescente. Los juegos de montar pies en las piletas en el verano. Y ellas dos deliciosas y con sus apetecibles pies balancéandose en el aire que me incitaban permanentemente.

Y mis fantasías y sueños recurrentes con mujeres gigantes de cuatro metros de altura haciéndome jugar al caballito montado en sus hermosos pies descalzos.

Muchas veces les había hecho cuidados intensivos a los pies de mis amigas, limpieza con cremas exfoliantes, pintada de uñitas y miles de besitos y legüetazos, y fenomenales masturbadas con sus pies a mi alcance. Así que sabían y mucho de mi gusto por los pies femeninos bonitos.

La cosa estaba poniéndose de una temperatura que me incomodaba, así que les pregunté si me hacían caballito en los pies, para que vieran como era la técnica bien práctica.

Se miraron, se rieron, y me dijeron, bueno loquito, vení. Comencé con besos apasionados en ambos pares de piecitos y luego ambas se sentaron en un sillón de tres cuerpos, cruzando los pies y juntándolos para que yo me montara a caballito de ambas a la vez. Una al lado de la otra, Miriam cruzó la pierna derecha y Susy la izquierda, y ambos piecitos quedaron lado a lado, tocándose, yo me saqué los shorts y desnudo me monté a caballito de esos deliciosos piecitos. Sentí una descarga deliciosa de placer donde cada dedito me tocó la piel de la entrepierna. Además, Miriam levantó los deditos hacia arriba, como dándole cuna a mis testículos, acompañado por el piececito movedizo de Susy que se movía de lado a lado y su empeine que me rozaba la base del pene.

Y mientras ellas movían de arriba a abajo sus pies descalzos al unísono, rozándome enloquecedoramente la entrepierna y los testículos, yo me masturbaba con los ojos cerrados, sin perderme nada de las sensaciones que me daban esos dos pies cálidos entre mis piernas, y con la mente fija en la belleza de las sensaciones que sólo un pie de mujer puede dar, sentí que nacía un placer inmenso desde el lugar donde los piecitos me tocaban la piel y comencé a acabar en una forma muy pero muy conocida, como si realmente las chicas tuvieran la fuerza como para hacerme subir y bajar en el aire, tan hermosamente como lo hacían mi pícara tía Olga y la inocente Baión sobre sus incomparables pies.

Fue una acabada singular y muy satisfactoria, y la primera de otras a caballito de los pies de Miriam y Susy, que recibieron muchísimos besitos de agradecimiento de mi parte en sus deliciosos pies por hacerme sentir esas sensaciones tan lindas de mi adolescencia.

Esta experiencia va dedicada a un amigo que empezó con el juego del caballito en un pie femenino, como yo. Y si hay otros, escriban. TODOS, alguna vez, jugamos montados sobre el pie de una mujer.



© fabian

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de fabian
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)