Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.588 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.893 Miembros | 17.495 Autores | 85.415 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » NO CONSENTIDO » VIOLADA EN MI PROPIA CASA
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 03-Feb-08 « Anterior | Siguiente » en No Consentido

Violada en mi propia casa

xmur1
Accesos: 241.485
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 19 min. ]
 -   + 
Una joven es violada por un villero de enfrente de su casa... (fotos) Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

"Violada en mi propia casa"

A mis 31 años había conseguido un buen trabajo. Estaba soltera y aun vivía con mi madre, aunque era como vivir sola, ya que ella viajaba mucho disfrutando de su tiempo de jubilada.

La casa era de 2 pisos en una calle bien transitada de la ciudad, mi habitación quedaba en el segundo piso y daba a la calle, pero casi nunca abría las ventanas, porque enfrente hay una vieja estación de trenes abandonados, donde se había asentado una villa marginal, era pleno verano, con un calor insoportable y yo con las ventanas cerradas.

Ya llevaba mucho tiempo de trabajo así que tenia una rutina diaria. Me levantaba temprano, desayunaba, sacaba el auto del garaje con mucho cuidado por la inseguridad y de ahí al trabajo.

Una noche, con calor insoportable, tan insoportable que no podía dormir, decidí abrir las ventanas, y me quede dormida después, a la mañana cuando desperté, vi que la ventaba estaba abierta de par en par, pudiéndose ver claramente la vía de la estación de enfrente y los vagones. Decidí cerrar rápidamente ante que se aclarara mas el día, me fui a bañar y luego estrene traje nuevo para el trabajo, siempre me gustaba estrenar ropa, y que se me marcara a mi muy buen cuerpo que siempre tuve sin tener que conservarlo, mi altura de unos 1.75, cabello ondulado rubio, ojos marrones, mis pechos son medianos casi grandes, una fina cintura que era mi encanto y unas caderas que terminaban en mi grande, formada y muy parada cola.

Como siempre vestía con altos tacos, mi figura se elevaba mas aun y lo sabia por los comentarios generalmente o la expresión de los hombres cuando me veían.

Llego el día lunes y yo sabia que venia una chica a limpiar la casa, era una chica humilde de la villa de enfrente que me había pedido por favor trabajar, era una chica de 18 años, sola flaquita, pero que estaba embarazada ya.

Teníamos ya una conversación fluida, yo conocía muchas cosas de ella y ella de mi, ese día después de tomar unos refrescos, le pregunte sobre quien era el padre de ese futuro niño, pero ella se quedo callada y no respondió, yo me puse media incomoda pero volví a preguntárselo, en ese momento una lagrima callo por su mejilla y me dijo entre llantos, de un tipo de la villa apodado el oso, que es un maldito que no hace mas que embarazar a las chicas como yo.

Yo me quede sorprendida, y seguí preguntándole, entonces me dijo que el sujeto era un tipo de unos 48 años, gordo y grandote que mandaba dentro de la villa y que lograba que todos hicieran lo que el quería o los mataba o mandaba a matar.

Sentí que me hervía la sangre por dentro, al ver la cara de la niña mientras me describía a ese cerdo, la consolé un rato y le cambie de tema para animarla, diciéndole que contaba conmigo para lo que ella quisiera, eso la dejo un poco mas contenta.

Cuando se marcho de casa, al salir, justo me señalo a enfrente y me dijo, ahí vive el maldito en esa casetilla arriba de las vías. Yo mire y vi que una especie de luz dentro y me imagine al sujeto que me había descrito la chica.

Recuerdo que era miércoles, hacia un calor imposible de describir, esa noche tuve que abrir las ventanas de mi pieza, y me acosté solo con una musculosa y una tanguita blanca, mientras que intentaba consolidar el sueño, pensé en ese sujeto tan asqueroso, pervertido y peligroso, que me había contado la chica y de solo pensarlo se me erizaba la piel.

Al otro día cuando desperté, me di cuenta que ya había bastante claridad y se veía muy bien desde la calle, así que rápidamente me levante para cerrar las ventanas, cuando lo hacia mire para enfrente y vi al sujeto sentado en la puerta de su casilla, me quede quieta por un segundo, y sentí desde lejos su mirada, aunque no estaba segura ya que la distancia es bastante, reaccione y cerré las ventanas y baje a desayunar.

Luego de ir al trabajo, deje estacionado el auto en la puerta de casa, como siempre, hacia mucho calor, mi uniforme se pegaba a mi figura, y no lo soportaba más.

Cuando el sol comenzó a bajar un poco, decidí ir a hacer unas compras, salí y cuando me subí al auto, encontré un papel chiquito en el parabrisa, lo tomé pensando que era alguna propaganda, y cuando lo mire leí: "Rubia, sos preciosa, me tenes loco, me encanta verte con tu uniforme pero prefiero verte con las tanguitas con las que dormís"

Me senté temblando, sentí un miedo por mi cuerpo imposible de describir, rápidamente arranque el auto y decidí ir a hacer las compras, aunque todo el tiempo las palabras de la carta daban vuelta por mi cabeza.

Cuando llegue a mi casa a eso de las 22 horas, con el calor que hacia, me mantuve completamente vestida y cerré todas las ventanas y persianas de la casa, me acosté pero no dormí, tenia mucho calor y miedo.

Al otro día, con una cara de no haber dormido, me fui a trabajar muy molesta, volví a mi casa y me volví a acostar, con todo cerrado, cuando desperté pensé que no podía estar prisionera en mi propia casa, que iría a la policía a por lo menos poner una denuncia preventiva, baje y cuando me subí al auto, había otro papel, lo abrí y decía –Rubia, que te parecen 25 cm, te gustarían? Yo temblé en el momento, y decidí con más razón ir a la comisaría, luego de mostrarle con mucha vergüenza al policía las cartas, me miro desvistiéndome con la mirada y me dijo que no había amenazas y que no podían custodiar por un enamorado mío. Yo note su tono de ironía y burla y me volví a mi casa totalmente enojada.

Alrededor de las 22y30 horas, miraba televisión, cuando sonó el teléfono.

Contesté y.... nada. Me fui a dormir encerrada y así fueron pasando los días, no volví a recibir ningún mensaje, cuando llego el lunes estuve hablando con la chica de la limpieza contándole lo que había pasado y que sentía miedo, le dije que yo presentía o sospechaba del sujeto que ella me contó, el oso como le decían, entonces ella me dijo

-Realmente no creo señorita, tal vez usted se haya alterado con lo que yo le conté, no sé.

Esa noche hacían mas de 30 grados de calor, enojada y cansada de tener que estar encerrada, decidí abrir las ventanas y dormir como la gente.

Como a las 3 de la mañana no se bien que hora era, escuche un ruido cerca de la puerta de la terraza, intente escuchar mas y levemente escuche algunos susurros, en ese momento me levante como estaba, con una tanga rosada y una remerita, y fui hacia la puerta de la terraza, escuchaba ruidos muy bajos y voces, pero no sabia de donde, con el corazón a mil pulsaciones me asome por un pequeño postigo que da hacia el vecino y ahí vi de donde venia el sonido, subido a la pared del vecino estaba un sujeto calvo, grandote, tal como había descrito la chica al famoso oso, y abajo en la casa otro sujeto mas de pelo largo subiendo un televisor y cosas, obviamente estaban desvalijando la casa del vecino, rápidamente me fui hacia mi habitación, tome el teléfono y llame a la policía.

Como siempre la policía tardo en llegar y pudieron por lo menos impedir que se llevaran todo, al escuchar las sirenas ambos tiraron las cosas y corrieron hacia la villa, donde se perdieron completamente.

Yo me volví a acostar nerviosa por la situación, no habrá pasado media hora cuando suena el teléfono, como pude atendí y dije

–Hola… Paso un ratito y nadie hablaba y cuando estaba por cortar me dijeron

–Hola Nati… - Quien habla? Dije rápidamente, entonces después de un rato en silencio me dijeron

-¡¡Que rica tanga rosadita con la que te acostaste hoy, se te mete bien en el culo, así como yo te la quiero meter, toda bien adentro!!

Cuando pude reaccionar, me cortaron, sentí que me miraban y rápidamente corrí a cerrar las ventanas, sentía que el corazón se me salía del pecho.

Traté de calmarme y pensar. Pensé en llamar a la policía, pero que decirles? No iban a poder ayudarme, fue una especie de amenaza por teléfono, pero no llegaba a ser amenaza. No sabía quién era, pero si sabía mi teléfono y como me llamaba.

En lo que resto de la noche no dormí, con el calor que hacia traspiré muchísimo y seguía muy nerviosa atenta a cada ruido.

Al otro día luego de una jornada terrible de trabajo, volví a mi casa muy cansada, llegue como a las 9 de la noche dispuesta a calentar comida, y dormir, a penas entre a mi casa, sonó el teléfono, rápido fui a atender y cuando conteste me dijeron -¡¿¿¡Nati, con tanto calor y vos con uniforme todavía??!! Por qué no te quedas de nuevo con la tanguita rosada de anoche y esa remerita ajustada, que tanto me calientan? Estuve por cortar, cuando le grite intentando enfrentarlo -¡¡Ya te denuncié a la policía!! Entonces se hizo un silencio del otro lado y una fuerte respiración, y contesto -¡¡¿¿Ahhh fuiste vos la que nos denuncio??!! ¡¡PERRA, te juro que te voy a reventar ese culazo y todo tu cuerpo va a ser mío, vas a pedirme por favor que te suelte!! Y luego corto. Me asuste mucho porque se había irritado y gritado por teléfono, casi temblaban mis piernas, cerré toda la casa y me quede en ropa interior pero en el comedor, mirando la televisión muerta de miedo.

Mientras miraba la televisión, no paraba mi cabeza de pensar en que hacer, si denunciarlo a la policía o no, y que decirles si lo hacia, cuando de repente sonó el teléfono nuevamente, no lo quería atender, pero seguía sonando y sonando, hasta que me arme de valor y lo levante con voz segura y dije –Hola! No contesto nadie pero sentí una respiración del otro lado del tubo, entonces grité -¡¿Quién sos, aparte de un enfermo?! - Soy… tu peor pesadilla, el que te va a hacer gozar y doler mucho, ya algo debes saber de mí. Yo con un brote de ira le dije -¡¡Escúchame basura no voy a parar hasta meterte preso, deja de molestarme, te voy a destruir!! En ese momento se quedo callado y me dijo entre jadeos, que supuse se estaba tocando, -¡¡Yo te voy a destruir, pero cogiendote toda la noche ese hermoso culazo, nos vemos muy pronto… intenta dormir, dulces sueños….!! Y me cortó, yo me senté en el sofá y sentía miedo, así que fui a mi habitación, ya acostada no podía conciliar el sueño, sentía temor, estaba aterrorizada, esperando lo peor, no dormí en casi toda la noche, había cerrado todas las ventanas, a la puerta le di doble llave, hasta la puerta de mi pieza cerré con llave. Esa noche no pude pegar un ojo en toda la noche, estuve muy sugestionada.

Al día siguiente me fui al trabajo, no fue un día bueno, con lo poco que había dormido, y llegue a mi casa muy cansada, solo me senté a cenar y me subí a acostar, me desvestí, quedando solo con una tanguita blanca y una remera, con el calor que hacia no pude abrir la ventana por las dudas y me dormí.

No se en que momento, pero estaba entre dormida supongo cuando sentí que no podía moverme, entonces de repente abrí los ojos como pude, y me encontré parado delante de mi cama al sujeto llamado el Oso, mi corazón comenzó a latir fuerte, quise levantarme y descubrí que mis muñecas estaban atadas a las punteras de la cama, comencé a gritar de desesperación, entonces el se acerco y me pego una bofetada dejándome callada, luego comenzó a reírse a carcajadas, y me dijo

-¡¡Mejor que estés callada, tu buena empleada me dio las llaves y tengo todo controlado, así que relájate por tu bien perra!!

Yo trague saliva, y lloraba desconsoladamente, entonces el siguió diciéndome

-¡¡Te acordás que nos denunciaste maldita zorra, eso te va a costar muy caro perra!!

Yo estaba muerta de miedo y solo alcance a balbucear

-Perdón, llevate todo lo quieras, pero no me hagas nada por favor.

El entre risas me dijo

-¡¡No zorrita me la tenes que pagar, ya te la tenia sentenciada por que estas muy buena y eso no te lo puedo perdonar!!

Luego comenzó a acercarse a mi, yo me moría de miedo y comencé a gritar, entonces el amago a pegarme nuevamente dejándome callada y me dijo

–¡¡Vos dirás si quieres por las buenas o por las malas!!

Yo me quede callada, llorando a más no poder, entonces el maldito comenzó a sacarme mi tanga a tirones con mucha violencia, cuando termino de arrancarme mi tanga, se quedo mirándome con su cara de baboso enfermo y me dijo

-¡¡Ahora yegua mal parida vas a conocer el dolor, te la pasas mostrando tus tetas y tu culo, te los voy a destrozar puta te lo aseguro!!

Y comenzó a quitarse sus pantalones sucios rápidamente, solo se quedo con un slip mugriento todo manchado seguramente con semen, sus piernas eran muy peludas, y realmente se le marcaba un bulto muy grande, que aunque no quisiera me quede mirando.

Luego lo mire a la cara, parecía un demente, me miraba con cara de asco, desprecio y lujuria a la vez, parecía un loco y me hacia temblar de miedo lo que iba a hacerme, seguramente me violaría reiteradas veces, solo un milagro me podía salvar.

Poco a poco se empezó a acercar, y cuando estaba enfrente mío, se bajo su slip mugriento y dejo al descubierto un miembro todo venoso, largo y muy gordo, rápidamente percibí su olor, era a mugre pura, el al ver mi cara hizo una mueca de satisfacción al tenerme ahí totalmente indefensa.

Yo cerré los ojos y de repente se escucho mucho ruido y la puerta de mi casa crujió, rápidamente se escucharon corridas, abrí los ojos y ante mis ojos aparecieron tres policías apuntando con sus armas al oso y le gritaron

–¡¡Arriba las manos, estas arrestado!!

Luego le dijeron lo típico, yo entre el estado de confusión y miedo q sentía intentaba cubrirme, mientras lloraba desconsoladamente, un policía se me acerco y me pregunto

-¡¿Esta bien señorita!? ¿¡Le hizo algo esta basura!?

-¡¡Gracias a Dios que llegaron, este tipo me quería violar!! Dije entre lágrimas

Lo mire y vi su mirada de odio y bronca, me miraba con asco, mientras que los policías lo esposaban y maltrataban.

El policía me dijo

–¡¡Vamos a necesitar que nos acompañe a declarar, si quiere puede quedarse su ayudante, que fue la que nos dijo que este tipo estaba aquí!!

Voltee a ver a Raquel (mi empleada) y ella estaba en la puerta de mi cuarto sollozando escondida casi, cuando la vi comprendí todo, después ella misma me conto que el sujeto ese la había obligado a darle la llave de mi casa porque le había comentado que tenia una cuenta pendiente conmigo, pero el también le dijo cuando seria la noche que vendría, entonces ella aviso a la policía.

Luego de que me tomaran declaración en la comisaria, el fiscal me dijo que la carátula del hecho quedaría como tentativa de violación y que seria investigada, quedaría detenido por tener antecedentes y esperaría su juicio entre las rejas.

Después de ese hecho traumático yo estaba mas tranquila, pude volver a dormir con ventanas abiertas y me sentía mejor en todo sentido.

Habrán pasado dos semanas, cuando un día encuentro en mi casa a María llorando desconsoladamente, y cuando me ve me dice

–¡¡Señorita Natalia por favor ayúdeme!

Yo me sorprendo de su estado y le pregunto

–¿Que pasa Raquel porque estas así?!

Ella entre muchos llantos y un poco agitada me dice

–¡¡Me tiene que ayudar señorita, tenemos que sacar al oso de la cárcel!!

Yo me enfurecí y le conteste

–¡¿Pero que te pasa?! ¿Te volviste loca?

Ahí ella estallo más en llantos y me contesto temblando

–¡¡No señorita lo que pasa es que en la villa dicen que me van a matar!! ¡¡Todos me acusan de haberlo mandado preso!! ¡¡Y que me van a matar!!

Yo temblé de miedo al escuchar sus palabras y ella continuo

-¡¡Son muy justicieros en la villa luego de rodearme el otro día todos me dijeron que si no lo sacaba en una semana, me iban a quemar la casa y a mi me iban a matar!! ¡¡Por eso me tiene que ayudar, se lo suplico!!

Yo entre casi en pánico y le conteste

-¿Pero que queres que haga?

-¡¡Si ud retira los cargos contra el, lo van a dejar libre!!

Yo me negué de todas las formas pero ella lloraba desesperada, entonces le pregunte

-¿¡Pero, si retiro los cargos y lo dejan libres, el tipo ese no querrá mas venganza!?

Su cara cambio totalmente ante la posibilidad y me dijo

-¡¡No se señorita yo ya hable con todos y ellos también impedirán que el se acerque a usted!!

-¡¡ Pero por favor solo usted puede ayudarme, solo le pido eso, yo voy a seguir trabajando para usted y de ahí le pago lo que crea conveniente que me cobre este favor, pero pro favor vaya a sacarlo de la comisaria, si no lo hace por mi, hágalo por mi criatura que viene en camino…!!!

 

Ahí fue donde yo ya no pude resistir y le dije

–Dejame que lo piense mañana te contesto.

Esa noche fue horrible, a parte de calurosa, pasaban miles de cosas por mi cabeza, miedo a una venganza, lo asustada que tenia esa chica me conmovía, pero no sabia que hacer.

Al otro día temprano llego mi empleada, y tenia un golpe en el ojo, a penas le abrí, ella entro llorando y me dijo que la habían golpeado por el mismo tema, temblaba y no podía terminar de contarme por su miedo, eso colmo el vaso y le dije

-¡No te preocupes mas, yo voy a ir a retirar los cargos hoy y no te cobrare nada, pero por favor haz que se aleje de mi, nada mas!

-¡¡Si señorita yo misma ya hable con los demás en el barrio para que le impidan si quiera decirle algo a usted!! Y luego volvió a florecer su bonita sonrisa.

Luego de desayunar fui a la comisaria y retire la denuncia, nadie entendía nada y algunos policías movían la cabeza de lado a lado, el comisario me dijo en tono serio –¡Esta cometiendo un gran error señorita, esperemos que no se arrepienta!

Yo lo mire y le dije -¡Quizá algún día lo comprendan!

Di media vuelta y salí de la comisaria, con alivio y un poco de miedo a la vez, luego me fui a trabajar y todo el día estuve pensando en lo que había hecho…

Cuando llegue a mi casa, tenia bastante miedo, mire para todos lados, pero todo estaba tranquilo, entre a mi casa y poco a poco intentaba tranquilizarme, luego de comer. Me fui a dormir, y con el miedo que sentía que cada ruido de la calle me sobresaltaba, casi no pegue un ojo en toda la noche, el calor era insoportable, pero yo tenía todo cerrado.

Al cabo de un mes, todo estaba tranquilo, poco a poco perdí el miedo a dormir con la ventana abierta y no me molestaron mas, mi empleada estaba por dar a luz, así que venia de vez en cuando, pero estaba todo perfecto, en mi trabajo cada vez las cosas iban mejor.

Recuerdo que ese sábado, la empresa organizo una cena muy de elite para todos los de la oficina, obviamente todos íbamos a intentar ir de la mejor manera posible, así que luego de pasar la tarde relajada, empecé a seleccionar ropa, hasta que me decidí por un vestido blanco, medio escotado y provocador, pero era lo que mejor combinaba para la ocasión, como la salida era tarde, como a las 9 de la noche me metí a bañar.

Luego subí a mi habitación para vestirme, tenia que combinar todo, y como el vestido era medio livianito, me puse una tanga blanca diminuta, unas sandalias blancas y el vestido, me mire al espejo y vi como ese vestido se me pegaba al cuerpo completamente, mi cola resaltaba mucho y me puse a pensar que si era conveniente ir tan provocativa… cuando de repente, sonó el teléfono de mi cuarto.

Seguramente era alguna de mis compañeras de trabajo pensé, cuando levante el tubo solo escuche rápidamente que me dijeron

-¡¡Te queda hermoso ese vestidito, se te mete bien en el culo, así te la voy a meter yo!!

Yo en ese momento me volví loca, me estaba viendo, seguramente era ese negro de mierda, así que volé a cerrar la ventana y la persiana de mi cuarto, y volví a agarrar el teléfono para llamar a la policía pero no tenía tono, busqué algo por las dudas para defenderme y no había nada contundente.

Rápidamente baje a para asegurarme encontrar algo y cerrar toda la casa, cuando termine de bajar las escaleras lo mas rápido que pude, a pesar de tener mis sandalias de alto tacón, me quede helada al ver al sujeto llamado oso, parado en el medio de mi living, con un celular en la mano y riéndose.

Atónita, pálida y temblando le dije

-¡¡La policía sabe todo, vienen para acá, así que mejor andate!!

El reía cada vez más, vilmente y me dijo

-¡¡Los de la policía deben ser videntes, porque vos no pudiste llamarlos!!

Luego con un movimiento rapidísimo se acercó y me puso su gorda mano sobre mi boca, justo cuando estaba por gritar, se puso detrás mío y puso un cuchillo en mi cuello diciéndome

-¡¿Vas a ser todo lo que te diga entendiste!? ¡¡No vayas a gritar porque me vas a conocer enojado!!

Yo trague saliva y llorando afirme, sentía la hoja fría de su cuchillo en mi cuello y no tenia opción que aceptar sus sucias peticiones.

Sentía su panza en mi espalda, y su ingle queriendo apoyarme, de pronto me destapo la boca, y con esa mano, bajo y agarro mi culo fuertemente y lo apretó… luego subió recorriendo mi cintura y fue hacia delante y masajeo mis pechos, yo lloraba y sentía su respiración cada vez mas agitada, ese gordo mugriento estaba ya gimiendo de excitación.

Luego de magrearme un rato seguido me dijo al oído -¡¡Estás muy buena de verdad. Tenés unas tetas divinas y un culo espectacular. Te voy a perforar toda muñeca!!

Yo temblé y comencé a suplicarle, entre llantos, pero el me hizo callar de un tirón de pelos, sentía tanto terror, que estaba casi inmovilizada, de pronto, teniéndome agarrada fuerte del pelo me dijo

-¡¡Vamos para arriba pendeja, que quiero cogerte en tu propia cama!!

Empezamos a subir las escaleras, y el sujeto venia detrás mío, manoseando mi culo, estaba como obsesionado con el, lo apretaba fuerte. Cuando llegamos a mi cuarto, el sujeto me empujo con violencia a mi cama y me dijo

-¡¡Mas vale que te quedes callada y tranquila, si no queres que te corte toda!!

Yo lo miraba y temblaba, el sujeto entonces se empezó a sacar su mugrienta camisa, luego bajó sus pantalones, el slip y apareció su gordo miembro, medio erecto, daba miedo mirarlo y yo lloraba sin compasión.

De pronto el se acerco, me agarro de mi muñeca y me jalo, casi tirándome al piso, ahí me dijo

-¡¡Vamos putita, de rodillas!!

Yo casi había quedado así, entonces el maldito quedando parado delante mío, su miembro quedo justo delante de mi cara, era impresionante y el olor era insoportable.

El sin decir nada, me agarro del pelo y me tuvo quieta mirando para adelante, luego riéndose, tomó ese bruto aparato con una mano, y me empezó a pegar con él en la cara, me lo pasaba por la nariz, los labios y los ojos, ahí los mojaba con mis lágrimas seguramente disfrutando de humillarme así.

Después que me tuvo como 15 minutos con esa exhibición de poder, me levanto del pelo de un tirón y saco mis tetas del vestido y comenzó a chuparlas como un desesperado, me mordía los pezones, los tiraba con su boca para arriba, me las apretaba con sus manos, me las escupía y succionaba su saliva de ahí, me pellizcaba los pezones.

No se cuanto tiempo estuvo así, pero fue bastante, entonces poco a poco sus manos recorrían cada centímetro de mi, me apretaba mas que nada mi culo, mientras saboreaba mis tetas, después me acariciaba la concha por arriba del vestido, realmente el tipo estaba completamente caliente y de pronto me volvió a empujar a mi cama, solo que esta vez se vino encima mío.

Al caer mi vestido se levanto, y el no perdió el tiempo y lo saco con una gran velocidad, quedando yo solo con mi diminuta tanga, rápidamente el me manoseaba por todos lados, con una desesperación increíble, estaba muy acelerado, entonces rompió la tanga de los costados, la sacó y me miró con ojos de estar disfrutándolo, y la tiro al piso.

Ya desnuda, el sujeto me dijo

-¡¡Que buena estas, te voy a destrozar putita!!

Yo estaba con los ojos cerrados, y lloraba sin compasión, hasta que llegó lo peor.

Se untó con sus líquidos su miembro y la puso en la entrada de mi concha, luego se subió arriba mío y me dijo mirándome a la cara con cara de odio

-¡¡Ahora yegua, no voy a tener piedad con vos, todos estos meses te la has pasado mostrándome tu cuerpazo, me denunciaste y te reís de mí, ahora te voy a destrozar puta!!

Estaba desencajado, totalmente loco, de pronto dio un grito y metió su miembro casi por completo en mi, yo vi dar vueltas todo a mi alrededor, sentí como si me estaba desgarrando todo, lloraba y lloraba y me contorsionaba toda, era terrible, punzante, mortal, grite muy fuerte

-¡¡AAAAggggggyyy!!

Pero el sin perder el tiempo, me tapo la boca y siguió con su bombeo infernal contra mi, miraba y me decía

-¡¿Y ahora yegua?! ¡¡Por fin te la enterré hasta los huevos putita!!

Era imposible aguantar el movimiento del tipo, me daba y me daba sin compasión. Entraba y salía con empujones violentísimos, tomaba envión y la enterraba salvajemente.

No se cuanto tiempo estuvo así, para mi paso una eternidad rompiéndome en serio, hasta que de pronto, el maldito me escupió la cara, me tiro del pelo y el hijo de puta acabó dentro mío y quedó tumbado sobre mí.

Luego la saco, toda llena de su semen inmundo, yo no daba mas, mi mundo se venia abajo mirando eso, pero el como si nada, se puso al lado mío, como adormecido, entonces abrazándome con sus brazos peludos me dijo al oído

-¡¡Te la comiste toda nena seguro tu culito también se lo va comer!!

Yo casi no lo escuchaba, estaba destruida, no se si me quede dormida, pero con los ojos entreabiertos vi que ya se estaba tocando su gordo miembro y pensaba en darme vuelta, yo no tenia fuerzas para nada y como que pestañee por un rato largo.

Cuando desperté, estaba boca abajo, y con dos almohadas bajo la pelvis para tener el culo bien para arriba.

No pude reaccionar mucho, pero sentí sus dedos llenos de saliva en mi ano, vaya uno a saber desde hace cuanto estaba haciendo eso, cuando notó que me había despertado me dijo riendo

-¡¡Mirá como lo tengo a tu culo parado, listo para que yo te lo rompa, y lo voy a partir al medio!!

Yo en un mar de lágrimas pedí piedad

-¡¡Noooo, por favor por lo que mas quieras, dejame, por favor!!

Gire mi cabeza, y vi que se ponía crema o algo por el estilo en su miembro, y luego paso un poco por mi ano, puso su cabeza en la entrada y empezó a presionar sin piedad, mi culo no pudo resistir mucho y poco a poco empezó a entrar, haciéndome gritar desesperadamente, golpear el colchón y casi quedarme sin oxigeno. Cuando recupere el aliento grite desconsoladamente

-¡¡Nooooo, ahhhhhhhhhhhhgggggggggggyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!! ¡¡Hijo de puta sacala!!

Sentía que el mundo estallaba a mi alrededor, era brutal, bestial, indescriptible el dolor, no imaginable, sentía que mi culo explotaba, y por dentro reventaba.

La presión seguía cada vez mas y yo sentía esa bestia perforarme hasta los intestinos. Movía la cabeza para los costados desesperada, no se como no me desmaye, porque el me daba con violencia, la sacaba casi toda y empujaba hasta el fondo con fuerza.

No se cuanto tiempo fue lo que duro ese martirio pero fue tétrico, durísimo y fatal para mi, cuando sentía que el mugriento acababa en un mar de leche en mi interior.

Luego de eso, callo agitado a un costado mío y me dijo

-¡¡Que placer, ahora voy a descansar un poco y después voy a volver a llenarte el culo puta!!

Yo estaba destruida, no me podía mover, lloraba desconsolada, al sentir un hueco enorme en parte trasera y mi cuerpo que se destruida por dentro, no podía moverme ni un poco por mas que lo intente, mientras el hijo de puta me miraba y disfrutaba de mi cara de dolor.

Pasaron como 10 minutos y el mugriento sujeto comenzo a retomar su respiración normal, entonces cumpliendo con su palabra, el sujeto se levanto y se puso detrás mío, se recostó sobre mi espalda y quedando su sucia boca cerca de mío oído, primero lo chupo y luego me dijo

-¡¡No sabes cuanto tiempo espere para tenerte así!!

Luego metió como pudo una de sus manos a mis tetas y con la otra empezó a meter nuevamente su miembro en mi ano, y empujo sin piedad, haciéndome gritar desesperadamente

-¡¡AAAAHHHHGGGGGYYYY!!¡¡AAAAHHHHGGGGGYYYY!!

Yo sufría, pero el se motivaba mas con mi dolor y empezó un movimiento rápido contra mi culo, sin parar, mis llantos no paraban de salir y ganas de evacuar, dolor, mucho dolor, pero el cada vez bombeaba con mas fuerza, no se cuanto tiempo duro, pero parecía no tener fin su bombeo inmundo, cuando de pronto comencé lentamente a moverme como queriendo seguir su ritmo, no se fue un movimiento instintivo o si me estaba empezando a gustar.

Pero no paso mucho tiempo de eso, ya que el sujeto se acostó sobre mi espalda, todo transpirado y dio los últimos bombeos, llenándome nuevamente mi culo de su inmunda leche, mientras gemía de total placer.

En ese momento cerré mis ojos y no recuerdo nada más, hasta la tarde del día siguiente, cuando desperté con mucho sol y no sabía que había pasado, pero rápidamente el dolor me hizo comprobar que esa pesadilla había sido cierta y vaya saber que otras cosas más me habría hecho ese maldito mientras dormía.

Espero sus Comentarios ya que muchas veces inspiran o dan consejos a seguir.

Y valoraciones para ver si les gusto o no a la mayoria que lea este relato.

Al mismo tiempo los invito a leer mis otros relatos.-

Saludos XMUR1

p.d: Para Lu que desaparecio, dejandome sin musa



© xmur1

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (19)
\"Ver  Perfil y más Relatos de xmur1
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)