Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.956 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.270 Miembros | 17.420 Autores | 84.964 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » NO CONSENTIDO » CRONICA DE UNA VIOLACIÓN EN UNA CARCEL DE... 2
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 17-Sep-09 « Anterior | Siguiente » en No Consentido

Cronica de una violación en una carcel de... 2

nemo
Accesos: 45.146
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 21 min. ]
 -   + 
Quebrada su reistencia solo le quedaba obedecer con las consecuencias que eso podia traerle cuando llegara su libertad. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Crónica de una violación en una cárcel de hombres

Ultima parte

-------------

Quince días internado, producto de la violación que había sufrido, fue lo que tuvo que estar Julián, así se llamaba ese hombre, en el hospital de aquella unidad penitenciaria, "distensión muscular" fue el parte medico para la familia y para el asiento en los libros de la guardia, nadie quería hablar sobre el echo, y a nadie le convenía decir la verdad sobre lo sucedido.

A pesar de sus ruegos nadie escucho su pedido para que lo cambiaran de pabellón y entonces en esa tarde-noche de ese viernes caluroso regreso a ese mismo lugar temeroso de lo que pudiera pasar cuando se enfrentara con sus atacantes.

Parado en la entrada sintió el clásico ruido que hacían los metales al golpearse entre si cuando el guardia cerro la puerta echando el cerrojo y poniendo candado, el pabellón tenia unos 40 metros de largo por unos 12 metros de ancho, la población era de 43 internos que ocupaban la casi totalidad de las 48 camas que estaban dispuestas en dos filas de 12 en cada una y separadas cada fila por un pasillo de unos 6 metros de ancho, eran del tipo marinero, una abajo y otra arriba todas de metal y con los pies empotrados en el piso, atrás de cada una un armario de dos puertas servia para que los internos guardaran sus cosas personales, al fondo, separado por tabiques, los baños, las duchas y las mesadas con calentadores para los internos que se hacían la comida con lo que les traían las familias.

Las paredes amarillentas y sucias estaban llenas de recortes de revistas con imágenes de mujeres que pegaban los reclusos, el olor al tabaco de los cigarrillos, el humo, la música puesta a un volumen que aturdía, internos caminando de una punta a otra y algunos tirados en sus camas con las miradas perdidas, distintos olores de distintas comidas, todo era parte de ese ambiente denso y lúgubre, difícil de soportar para cualquier persona pero al cual uno terminaba de adaptarse a falta de otra cosa.

Julián respiro profundo y avanzo hacia donde estaba su cama en medio de las miradas cómplices que se hacían los internos entre si sabiendo de lo sucedido en el consultorio de kinesiología, paso por delante de la cama de manguera, su violador, ese animal que lo había sodomizado hasta lastimarlo, siguió caminando mirando hacia el frente pero de reojo pudo observar una sonrisa en el rostro de aquel hombre que estaba acostado escuchando música, un par de camas mas adelante estaba la suya, todo estaba igual, no faltaba nada pero le habían sacado la de abajo y tuvo que conformarse con la de arriba, no quería hacer ningún planteo, subió sin protestar, se acostó sin desvestirse y se quedo mirando el techo hasta que se durmió.

Pasaron varios días durante los cuales no hablo con nadie, salvo lo estrictamente necesario, salía al patio para caminar un rato y en el pabellón se preparaba su comida con lo que le traía la familia, siempre estaba solo, sabia que en algún momento esa tranquilidad se podía terminar, las cosas podrían cambiar y hacerse difíciles, tenia que estar preparado para enfrentarla, ese momento llego un sábado por la noche, ese día hubo visita y era común que después de que estos se fueran todos se pusieran un poco mas eufóricos que de costumbre, la música sonaba a todo volumen, sobre todo cumbias, el humo de los cigarrillos parecía niebla a la luz de los reflectores externos que se colaban por la única ventana que abarcaba todo el ancho del recinto y que estaba a la altura casi del techo como para que nadie pudiera ver hacia afuera, las luces generales habían sido apagadas por la guardia y adentro solo se veía la luz mortecina de unos pocos veladores que algunos internos privilegiados lograban tener, mientras algunos caminaban en pareja hablando de sus causas con la justicia otros veían televisión en el único aparato que había en el pabellón, Julián, recostado en su cama, alcanzo a divisar la figura de un hombre que se acercaba, una figura inconfundible, era el manguera, su violador que se acerco hasta su cama con la intención de hablar con el;

"Creo que es hora de que hablemos, se que estas molesto conmigo por lo que paso pero yo quiero disculparme, estoy arrepentido, ya tenemos bastante con estar presos como para hacernos mas problemas, caminemos un rato juntos y así podemos ver como aclaramos las cosas".

"No manguera, no hace falta, no tengo ganas de hablar con nadie, dejemos todo como esta, no toquemos mas ese asunto".

Manguera haciendo gestos de arrepentimiento insistió tanto que termino de convencer a Julián, este sin querer estaba cayendo en la trampa que le estaban tendiendo, acepto y comenzaron a caminar por el pasillo del pabellón que separaba las camas, mientras caminaban de una punta hasta la otra lo hacían en silencio, no les salía ni una palabra a ninguno de los dos como si no tuvieran nada que decirse, Julián comenzó a notar ciertas sonrisas extrañas entre los internos que los miraban pasar y creyó que se debía a que no entendían como el podía caminar junto con su violador, el tampoco lo entendía, aunque después comprendería que esas sonrisas eran por que todos sabían lo que estaba por suceder esa noche en el pabellón, todos lo estaban esperando, manguera con un gesto bonachón apoyo un brazo sobre los hombros de el y lo invito a ver el nuevo equipo de audio que le habían traído, sorprendido por esa invitación Julián no sabia bien que hacer, no quería tener nada con ese hombre, ya bastante le había costado aceptar la caminata y todavía no sabia bien ni para que fue, pero tampoco quería que ese hombre creyera que el le tenia miedo y acepto ir a ver el aparato que este tenia al lado de su cama, al llegar manguera levanto la frazada que caía desde la cama de arriba y que cubría toda su cama a modo de carpa, la cama de arriba estaba vacía, manguera no permitía a nadie que la ocupara, ese tipo de carpa era algo común dentro del pabellón, bajo cada una de esas "carpas" se formaban las "ranchadas" así llamaban al lugar donde comían juntos varios internos, manguera lo invito a sentarse en la orilla para observar mejor las bondades y la calidad del sonido del equipo, a Julián ya no le estaba gustando como venían las cosas pero por un segundo pensó que sentándose allí delante de todos no correría ningún peligro y lo hizo, había cometido un error fatal.

Ni bien se sentó y se inclino para ver el aparato sintió como varios brazos lo sujetaban por detrás y lo arrastraban arriba de la cama, forcejeo con ellos pero no pudo evitar que le pasaran los brazos a trabes de las rejas del respaldo de la cama, del otro lado dos compinches de manguera le sujetaron las manos y se las ataron con la tela de una sabana enrollada agarrándolo por las muñecas, Julián quedo tendido boca abajo sobre la cama con los brazos extendidos e inmovilizados por las ataduras que no le permitían volverlos hacia atrás.

Grito con toda su voz insultando a todos y exigiendo que lo suelten, nadie le contesto, los compinches de manguera se retiraron y este subió a la cama bajando los costados de la frazada para dejar ese lugar oculto a la vista del resto de los internos tal como si fuera una carpa verdadera, en esa intimidad quedaron Julián, boca abajo y tendido a lo largo de la cama, y manguera, arrodillado a su lado susurrándole al oído;

"Quédate tranquila mi nenita que ya estamos solos, nadie nos ve, acá en esta cuevita vamos hacer lo que queremos, no sabes como pensé en voz todo este tiempo, no puedo olvidarme el polvo que te eche y como gritaste cuando te desvirgue, humm como te rompí el culito ese día, todas las noches soñaba con tu cuerpito, con tu colita, también soñaba que voz me pedías mas y mas y me decías, ¡así papito, así dámela toda!, esta noche vas a ser mía y yo voy a ser tuyo mi bebita, vamos hacer el amor como nos gusta a los dos".

"Por Dios manguera paremos con esto, otra vez no por favor, bastante daño ya me hiciste, déjame ir yo no voy a contar nada".

Todo era inútil, manguera no escuchaba, primero se desnudo totalmente y luego comenzó a bajarle el pantaloncito a Julián, este intentaba defenderse pero no podía, se lo bajo despacito como gozando cada movimiento, cuando se lo quito del todo comenzó a bajarle el slip y a medida que iban apareciendo las nalgas desnudas manguera hacia exclamaciones de satisfacción por lo que veía.

Julián no lo podía creer, de repente estaba inmovilizado en una cama que no era la suya tirado boca abajo totalmente desnudo y otra vez a disposición de aquella bestia que lo había violado sin piedad, las manos de ese hombre ya le recorrían todo su cuerpo, le manoseaban cada centímetro de piel y se quedaban detenidas sobre el montículo que formaban las carnes de sus nalgas acariciándolas y apretándolas, manguera deslizaba los dedos hacia el fondo del surco que las separaba y los pasaba por el agujero del ano, lo tocaba y metía la punta de uno de los dedos, lo dejaba un rato moviéndolo y luego lo sacaba y lo volvía a meter, se reía viendo como Julián movía el culo para tratar de sacase de adentro ese dedo y lo divertía las contracciones del músculo anal que no podía expulsar a ese visitante.

En una cama tan pequeña a cada movimiento los cuerpos desnudos se frotaban continuamente, manguera pasaba sus piernas sobre las de Julián dejando apoyado la bolsa con sus testículos sobre las nalgas de este, mientras tanto le acariciaba la espalda y lo besaba en el cuello, la verga de manguera se puso dura inmediatamente, con un movimiento rápido abrió las piernas de Julián que intentaba sin éxito oponerse a eso y se acomodo entre ellas, con las dos manos le abrió las nalgas dejando ante su vista esa entrada que el había roto, la poca luz que había mostraba el agujero del ano de Julián bastante abierto y ya sin los pliegues de piel que antes lo cubrían, ahora solo quedaba una piel suave pero totalmente lisa, manguera se lo toco acariciándolo suavemente y esta vez hundió un dedo en ese orificio hasta el fondo de una manera tan brusca que hizo estremecer de dolor a Julián, manguera movía el dedo adentro del culo palpando su interior, le gustaba estar en esa posición, podía hacer lo que quería en esos momentos con ese trasero, se sentía como su dueño, y ver como se retorcía Julián ante ese visitante que hurgaba en sus entrañas sin poder defenderse lo excitaba más todavía.

.

Julián volvía a sentir en la entrada de su ano algo que lamentablemente ya había conocido, la enorme cabeza de piel suave y tibia de aquella verga que lo había desvirgado y sodomizado en la mesa del kinesiólogo.

"No, no, no, otra vez no, por favor manguera no me la metas recién me estoy reponiendo de las lastimaduras que me dejaste".

"Calma mi nena, calma, si vieras como esta abierto tu culito te darías cuenta de que ya no te va a doler nunca mas, este agujero tiene el molde de mi verga, mi marca, mirándolo bien te digo que parece el agujerito de la conchita de una nenita, es hermoso"

Julián estaba inmóvil, no podía moverse para ningún lado, con los brazos atados y con todo el cuerpo de manguera apoyado sobre el comenzó a sentir como ese pedazo de carne dura que pertenecía al cuerpo de aquel maldito violador comenzaba nuevamente a entrar en su cuerpo, tenia las nalgas abiertas a mas no poder y la verga de manguera se enterraba en su culo sin piedad abriéndole el músculo del ano y empujándolo para adentro junto con la piel que lo cubría, resbalaba entre las paredes de su recto deslizándose hacia sus entrañas, su culo se iba hinchando de tanta carne que le estaban metiendo, 5, 10, 15 centímetros, 20, 23, 25 centímetros, todo el largo de esa lanza ya estaba metido en sus entrañas, ya se había incrustado nuevamente en el conducto de los intestinos por donde ahora se movía como si tuviera vida propia viajando cada vez más adentro y moviendo esa tripa de un lado para el otro.

Manguera serruchaba el culo de Julián sin piedad mientras que este mordía la almohada sucia y hedionda sobre la que tenía apoyada su cabeza para evitar que se escucharan sus gritos de dolor en el momento en el que la enorme verga parecía que lo estaba partiendo en dos.

De repente manguera se detuvo, con una mano le pego un tirón a la frazada que cubría toda la cama tirándola al piso, esa frazada ocultaba lo que pasaba allí abajo, ahora quedaba a la vista de todos los internos del pabellón lo que el estaba haciendo con Julián, este sorprendido alcanzo a dar vuelta la cabeza y se dio cuenta de la intención de manguera, todos sabrían sin dudas que manguera era quien se lo cogia y que por lo tanto lo había echo su mujer, no importaba que el estuviera ahí forzado por ese hombre lo que importaba era que ese hombre era el que lo estaba cogiendo, ya no podría evitar ese estigma sabiendo los códigos que allí se manejaban, manguera levanto los brazos en señal de triunfo y varios internos estallaron vociferando frases soeces, otros se reían y varios sacaron sus penes y se masturbaban aprovechando la escena de sexo que estaban presenciando, manguera lo tenia empalado, los dos cuerpos parecían unidos por esa enorme verga que estaba encajada adentro del cuerpo de Julián, manguera le serruchaba el culo lentamente como para que todos pudieran ver bien el espectáculo y saber quien era el dueño de esa "hembrita", agachándose acerco su boca al oído de Julián para susurrarle en el oído;

"Espero que te des cuenta que de ahora en adelante yo soy tu macho, entendiste, ¡tu macho!, y vas a tener que hacer todo lo que yo te diga, y tu serás una nenita, mi hembrita, que te quede claro, ahora si quieres que mis amigos vuelvan a colocar la frazada donde estaba tienes que decirme que soy yo para ti".

"Por Dios manguera, como voy a decir eso, esta bien, eres mi macho" la voz entrecortada de Julián sonó débil.

"Mas fuerte para que te escuchen todos"

.

"Mi macho", repitió Julián bien fuerte y entre sollozos

"Y tu que eres para mi, dilo bien fuerte si quieres que coloquen la frazada".

"Una nenita, tu hembrita", Julián ya estaba marcado para siempre en ese pabellón.

A Julián se le escapaban las lagrimas de la vergüenza que sentía, allí estaba el, un hombre casado con una buena mujer y con una hija hermosa siendo sodomizado por un hombre que ya anteriormente lo había violado, era la segunda vez que lo gozaba sexualmente, esa bestia no se detenía, le tenia metida la verga hasta el fondo del culo y se movía sobre el haciéndole sentir su respiración en la nuca, su aliento agrio le daban nauseas.

"Por favor manguera hace que coloquen la frazada me lo prometiste no me hagas pasar más vergüenza, te lo suplico".

"Te mentí mi bebita, le prometí a los muchachos que esta noche iban a tener un show especial y no les puedo fallar, entiende a tu maridito".

Julián cerró los ojos y hundió su cara en la almohada, ya no podía hacer nada.

Delante de todo el pabellón que miraba extasiado y después de serrucharle el culo durante varios minutos manguera comenzó a dar gemidos de placer, se prendió de las nalgas como garrapata, hundió la verga hasta el fondo del culo y dando un pequeño grito comenzó a vaciarse adentro del cuerpo de Julián que volvía a sentir como aquel reptil que se movía adentro suyo largaba chorros de semen, otra ves esa leche le llenaba los intestinos, otra vez aquel hombre se había vaciado adentro de su cuerpo y esta vez delante de todos los internos del pabellón que aullaban viendo esa escena

Otra vez el semen de manguera, leche tibia y gelatinosa, inundaba los intestinos de Julián impregnando sus paredes interiores de ese líquido viscoso.

El cuerpo de manguera descansaba sobre el de Julián mientras que de su verga casi inerte seguía brotando más y mas leche, la carne de ese tronco estaba como fundida con la carne del culo de aquel a quien se terminaban de coger.

"Que polvo que te eche mi amorcito, de ahora en adelante todo va a ser distinto, te habrás dado cuenta de que ya no te vas a poder negar a mis pedidos, a cambio yo voy hacer que tu vida en el pabellón sea más placentera, eso si, si te retobas te entrego a los buitres, mira que acá hay varios que con gusto se harían una fiestita con tu culito y te pegarían una cogida entre varios a la vez y eso si que no te va a gustar".

Después de ese episodio nada volvería a ser igual en la vida de Julián, tenia que aceptar esa situación por que no tenia solución, nunca lo cambiarían de pabellón y sino hacia lo que quería manguera su vida allí no valdría nada, tenia que someterse a el y sin quejarse, le faltaba poco para salir en libertad y quería salir entero al menos en lo físico, recién ese día terminarían las humillaciones.

Hacia todo lo que le pedían, le servia el desayuno en la cama, le hacia la comida, le limpiaba su lugar, le ordenaba el armario y hasta le hacia la cama, cuando salían al recreo Julián cargaba con todo lo que tenían que llevar al patio, mantas para sentarse en el suelo, libros para leer, botella con agua, mientras cocinaba para los dos era normal verlo llegar a manguera por detrás, lo apoyaba y le metía las manos adentro del pantalón y le manoseaba las nalgas mientras que le murmuraba al oído lo que le iba hacer a la noche, esa costumbre también la tenia en el patio, mas de una vez lo apretaba contra una pared y lo manoseaba delante de todos, hasta llego a echarle un polvo debajo de una frazada un día que salieron y hacia frió, ni los guardias dijeron algo ese día aun viendo indudablemente que manguera se lo estaba cogiendo, nadie se metía y todos respetaban esa situación, manguera era uno de los internos mas temidos y nadie quería problemas con el, para ducharse manguera elegía la noche, un rato antes de acostarse, exigía estar a solas con su "dama" en la parte de lo baños donde estaban las duchas, por supuesto nadie aparecía, a lo sumo alguno espiaba mientras se masturbaba, le encantaba enjabonarle la espalda a Julián, lo manoseaba por todos lados preparándose para la cama, aunque más de una vez se calentaba en demasía al acariciarle las nalgas y entonces ahí nomás, de parado, lo ponía con las manos contra la pared y aprovechando la lubricación del jabón le echaba un polvo.

A cambio de todo eso ya nadie lo molestaba y hasta había recuperado su cama de abajo y la de arriba se la dejaban libre, ahora era un protegido.

Una noche manguera quiso probar algo nuevo y por primera vez le pidió a Julián que se la chupara, sin preocuparse por los internos que estaban observando se paro desnudo al costado de la cama mientras que Julián, ya completamente entregado al papel de mujer de su violador, estaba sentado desnudo en la orilla de la cama, muy despacio manguera le paso la verga varias veces por los labios hasta que lentamente se lo fue metiendo en la boca, Julián sentía como su lengua rozaba la piel de ese tronco de carne que en una oportunidad le había roto el culo, ese tremendo aparato ahora estaba adentro de su boca, llegaba hasta el fondo casi ahogándolo y hasta podía sentir como latían esas venas hinchadas de sangre, cuando manguera sintió que se venia tomo la cabeza de Julián con las dos manos y se vació completamente adentro de su boca, al tener la cabeza aprisionada por esa manos Julián no pudo sacarse la verga de adentro y para no ahogarse tubo que comenzar a tragar el semen de aquel hombre, toda la leche de manguera, esa gelatina tibia y agridulce, pasaba por su garganta causándole nauseas, ya no le quedaba por probar mas nada, se estaba tomando la leche de su violador, a medida que la verga perdía su erección iba soltando mas leche a cada espasmo, cuando quedo fláccida Julián sintió asco de tener ese pedazo de carne en su boca, manguera la saco y le pidió que se la limpiara con la lengua, Julián, obediente, acerco nuevamente su boca y comenzó a pasar la lengua primero por el glande y luego por todo el tronco de ese pedazo de carne blanda y lo hizo hasta sacarle la ultima gota de semen.

Durante una tarde de sábado que había visita manguera se cruzo en el patio con la familia de Julián, este se puso nervioso pensando en lo que manguera podría decir temiendo que eso hiciera sospechar algo a su gente, mas teniendo en cuenta que ese día tenia que taparse la marca de los dientes de manguera que le habían quedado marcados de la noche anterior cuando en la cama manguera le dio varios chupones en el cuello, hasta ese momento su esposa no sospechaba nada, solo una vez cuando el casi no se podía sentar por el dolor que tenia en el culo después de una noche agitada en la cama de manguera ella le pregunto si no le estaba pasando algo y que si así fuera que se lo contara, le decía que afuera del penal había escuchado muchas historias sobre cosas que pasaban adentro, pero el pudo eludir esa sospecha con un buena excusa, manguera solo saludo y siguió su camino pero no sin antes echarle una mirada de arriba abajo a la pequeña hija de su compañero, Julián no lo sabia pero ya hacia un tiempo largo que manguera observaba a la niña cuando esta venia a visitar a su padre.

Paso un día después de esa visita y en la noche del domingo manguera estaba más excitado que de costumbre, busco a Julián y lo llevo a su cama para echarse un polvo, lo desnudo y luego le pidió que se pusiera una bombachita que le habían traído, Julián no entendía para que le hacia hacer eso si igualmente después se la sacaría para cogerlo, casi que no le entraba de pequeña que era, apenas le tapaba la verga y en la parte de atrás se le metía entre las nalgas, le apretaba tanto que quiso sacársela pero manguera insistió, le dijo que se lo quería coger con esa bombachita puesta;

"Ayer en la visita conocí tu hija, es bien linda y muy asexuada, humm que criaturita deliciosa, te imaginas lo hermoso que debe ser cogerse una muñequita como esa, anoche soñé con ella, soñaba que se la metía por adelante y la desvirgaba y que después le chupaba el botoncito del ano y terminaba metiéndosela por el culo y se lo rompía igual que al padre".

"Que estas diciendo, por favor mi hija es apenas una criatura, deja mi familia en paz no la metas en esto", Julián quedo alterado con lo que acababa de escuchar, no lo podía creer y no sabia a que venia ese comentario en ese momento.

"Una criatura si, pero hermosa, y no se si te ya te distes cuenta pero le están saliendo las tetitas, no sabes como se le notaban las puntitas en la remerita, y ese culito gordo y paradito no me digas que no esta para darle, ¿no te gustaría acostarte con tu nena, tocarle las nalguitas y metérsela despacito?, estoy seguro que te encantaría"

"Por Dios no digas esas cosas, estas totalmente loco, no quiero escuchar mas nada, conmigo hace lo que quieras pero te repito, deja mi familia en paz". Julián sabia que este hombre era un perverso pero llegar al extremo de hablar de cogerse a su hija y decirle a el si no le gustaría cogersela ya era demasiado, no sabia como encarar esa situación.

"Te voy a contar algo, ¿sabes de quien es la bombachita que tienes puesta?, de tu nenita Julián"

"Maldito animal que hiciste, como la conseguiste", Julián se había puesto como loco, se quiso quitar la bombacha pero manguera le puso una mano en el cuello apretándolo y con eso lo freno

"Tranquilo mi bebe, no le paso nada a tu hijita, le dije a las chicas de la requisa que cuando entrara tu hija y se desnudara para que la revisen le dejaran la bombachita en el despacho, que le dijeran que no podía pasar con esa prenda, que entrara solo con el pantaloncito y que después cuando se retiraran pasara a buscarla, por supuesto cuando fueron no la encontraron, se había perdido, me costo unos cuanto paquetes de cigarrillos peo las chicas no fallan cuando les pido algo, así que no te me retobes, no te vuelvas loco si sabes lo que te conviene, solo quería esta prenda como para tener algo de esa muñequita, humm, no sabes el olorcito a nenita que tiene, ahora que tenemos algo de ella tienes que estar contento, ¿no?, y ahora date vuelta y colócate en cuatro patas que te quiero echar un polvazo con esa bombachita puesta, voy hacer de cuenta que me estoy cogiendo tu nena".

Julián, resignado, se dio vuelta, se puso de rodillas y apoyo su cabeza en la almohada y abrió las piernas, manguera empezó a tocarle el culo a Julián, para poder meter la verga le corría la bombacha de su hija mientras la besaba y la olía.

Julián no podía ordenar las ideas en su cabeza, no entendía lo que le pasaba, esta vida que estaba llevando lo estaba trastornando, ese ya no era el, mientras sentía como iba entrando en su culo la verga de manguera debajo de la bombacha estaba teniendo una erección pensando en su hija y en como serian sus pechitos, como seria su culo y su pequeño pubis y su rajita, como seria acariciar esa piel aterciopelada, se veía a el mismo acostado con ella y penetrándola, y también imaginaba como se vería su nena cogiendo en una cama con ese animal que ahora lo tenia empalado a el, seguramente manguera le chuparía los pechitos y la manosearía por todos lados principalmente sus nalguitas carnosas y terminaría rompiéndole el culo como hizo con el y ensartándole su gigantesca verga en la rajita, le destrozaría el himen y la levantaría en el aire con la verga adentro, si hasta se imaginaba la carne de manguera metida adentro del cuerpo de su hija en el momento que la llenaba de leche dejándola embarazada, esos pensamientos lo estaban calentando tanto que estaba perdiendo el control, su "macho" se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y tomo la iniciativa.

"Vistes que te gustaría, si yo lo sabia, mira como te pusiste, nunca se te paro la verga y mira ahora como la tienes, imagínatela ahora acá cogiendo con los dos, le bajaríamos esa bombachita que ahora llevas puesta y le chuparíamos todo, el culito, la rajita, no sabes como me calienta pensar en esa preciosura, humm, te estoy haciendo el culo toco la bombachita y pienso que es el culito de tu nenita, si hasta cuando me apretas la verga con tu esfínter me parece que esos espasmos deben ser de el de ella que me lo quiere sentir más adentro".

Manguera le tocaba la verga a Julián y mientras le hablaba de cómo seria coger con su hija le estrujaba la bombacha, Julián se dio cuenta de que en cualquier momento iba a tener un orgasmo, iba a acabar teniendo la imagen de su hija en la mente, estaba pensando como se vería su querida hijita empalada por manguera en esa misma posición, de rodillas y en cuatro patas y entonces cerro los hojas apretando la cara sobre la almohada y se vino, acabo, largo toda la leche adentro de la prenda de su hija en el mismo momento que manguera se vaciaba adentro de el llenándolo nuevamente las entrañas con sus líquidos, Julián no quería ver lo que había pasado, estaba lleno de vergüenza, en esa noche calurosa su pequeña hija sin saberlo los había excitado a los dos, los dos hombres acabaron pensando en cogersela a ella.

Pasaron los días y manguera seguía disfrutando sexualmente de Julián, durante otra noche muy calurosa donde la temperatura en el pabellón y el ambiente eran asfixiante Julián se sorprendió cuando vio que manguera se metía en su cama echa carpa por estar tapada por una frazada, siempre tenia que ir a la cama de el cuando manguera quería echarle un polvo, no entendía que estaba pasando, manguera se desnudo, hizo lo mismo con Julián y se acostó al lado de el, luego comenzó a acariciarlo, le metió la mano entre las piernas y le acaricio los muslos, los testículos y también el pene, siguió con el culo y luego le agarro los pezones y jugo con ellos, se puso uno en su boca y se lo chupaba, eso comenzó a excitar a Julián que estaba duro, de repente vio como manguera se movía, le habría las piernas y se acomodaba de rodillas entre ellas, enseguida se las agarro con las dos manos las levanto y las inclino hacia atrás en dirección a la cabeza de Julián, en esa posición el ano de este quedaba bien a la vista, manguera acomodo la cabeza de la verga en ese agujero y comenzó a meterla mientras bajaba todo su cuerpo sobre el cuerpo de Julián, ensartado como estaba Julián vio como manguera se le venia encima y arrimaba su cara a la de el, nunca había visto el rostro de ese hombre mientras lo cogian siempre lo tenia atrás, sintió como manguera apoyaba sus labios sobre los suyos como para besarlo, no sabia que hacer y lo dejo hacer, los labios húmedos se pegaron y se frotaron entre si, la lengua de manguera se abrió paso y comenzó a entrar en la boca de Julian, este se relajo, ahora estaba más excitado, abrió la boca, recibió la lengua de manguera y la enredo con la de el bebiendo sus jugos, en ese momento sintió como su pene comenzaba a pararse, por primera vez ese hombre tocándolo le hacia tener una erección, no podía creer lo que estaba pasando, tenia la verga parada mientras que la verga de su violador se movía adentro de su culo, se dio cuenta de que en ese instante deseaba que manguera le metiera la verga hasta el fondo, que lo perforara, deseaba sentir adentro de su culo hasta los testículos de aquel hombre, lo quería todo adentro de el, mientras se besaban apasionadamente Julian acariciaba el cuerpo de manguera por todas partes, se aferraba a sus caderas trayéndolo hacia si para que la verga de ese hombre le entrara lo mas adentro posible;

"Te gusta mi amor".

"Si manguera me gusta, aceme lo que quieras, dámela toda, métemela hasta el estomago, así por favor, así movete y acémela sentir, vacíate adentro mío y lléname de leche quiero sentirla adentro, ahh , eres mío manguera cogeme así, así como siempre mi macho"

"Si mi nenita te la voy a meter hasta el fondo, te voy hacer gozar y vas acabar como nunca, ningún macho te va coger como yo, te voy a llenar la pancita de leche calentita, te la voy a dar toda".

Julian se movía en la cama y se retorcía de placer sintiendo como se lo cogian, ese hombre lo estaba haciendo feliz, no aguantaba mas, sin masturbarse y con la verga de manguera moviéndose en sus entrañas tuvo un orgasmo como jamás imagino tener, se vino y largo toda su leche que salpico a su hombre y caía sobre su pecho, manguera lo había echo acabar, aquel hombre que lo había violado, que le había destrozado el culo, ahora lo había excitado de tal forma que había perdido la noción de todo y se había entregado a el como si fuera una verdadera mujer, enseguida acabo manguera y gimiendo de placer descargo una ves mas todo su leche adentro del culo de Julian que ahora gozaba sintiendo esos líquidos adentro de el, allí empezaba otra historia.

La relación entre los dos ahora era mas estrecha, de mas confianza, aunque siempre el "hombre", el que mandaba era manguera, un día le confeso a Julian que estaban escasos de cigarrillos y de alimentos ya que tenia que repartir, además de algunos presos que le eran fieles servidores , también a los guardia para obtener beneficios, tenia una idea de cómo conseguir esas cosas que les estaban faltando, Julian tendría que "atender" sexualmente a algunos internos del pabellón que pagarían con "especies" esos favores, había varios de buena posición a los cuales las familias le traían de todo, entre esos mismos había varios que darían cualquier cosa por un rato de sexo ya que no tenían con quien sacarse las ganas y manguera estaba seguro que Julian los dejaría mas que satisfechos.

Manguera daba los turnos y no eran más de dos por semana, no quería hacer trabajar demasiado a su hembrita, cuestión de que después no estuviera cansado para acostarse con el, Julian comenzó a atenderlos de noche en su cama y la lista estaba siempre completa, los internos, previo pago, podían hacer con el lo que querían durante dos horas, por supuesto todos querían lo mismo, echarle un polvo por el culo, hasta tuvo que atender a un viejito italiano que tenia 72 años, don Gino, viejito y todo se le paraba la verga como cualquier jovencito, lo que a Julian no le gustaba de el era que antes de cogerlo le pedía que se la chupara, chupársela aun hombre de esa edad no era muy agradable pero había que hacerlo porque era uno de los que mas pagaba ya que manguera le decía que para atenderlo el tenia que pagar una tarifa especial porque no cualquiera se deja echar un polvo por un viejo, no cualquiera se deja llenar el culo de leche por un hombre de su edad por lo tanto pagaba casi el doble que los otros.

Paso el tiempo y ya quedaban pocos meses para que Julian saliera en libertad, en esos días comenzó a pensar como seria después de todo este tiempo en prisión la relación con su familia, sobre todo con su esposa, que pasaría cuando estuvieran en la cama con ella, ¿se daría cuenta del papel que tuvo que hacer en la cárcel?, ¿notaria algún indicio de eso?, ¿podría volver a funcionar como hombre después de haber echo de mujer durante tanto tiempo?, ¿sabría moverse en la cama como hombre, ó se movería como mujer?, ¿podría gozar metiéndole la verga a una mujer ó estaría deseando sentir como le meten algo por el culo?, ¿y con su hija, que pasaría si al tenerla cerca comenzaba a sentir deseos sexuales por ella?.

Y otra cosa, en poco tiempo más también estaría libre manguera, ¿deberás querrá ir a visitarlo cuando este afuera?, ¿y si de verdad para no contar nada le exige que le entregue la niña para desvirgarla?, ¿y si por ese silencio insiste en seguir cogiendolo a el como lo hace hasta ahora, como reaccionaria ante ese pedido?

Julian estaba con esos pensamientos cuando manguera le quito el slip y comenzó a acariciarle las nalgas y a besarle la espalda, en un abrir y cerrar de ojos su "marido" empezó a meterle la verga en el culo, eran las doce de la noche y le estaban por echar un polvazo, cuando salga en libertad ya vera que pasa, esa, esa será otra historia.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© nemo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (21)
\"Ver  Perfil y más Relatos de nemo
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)