Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 11.816 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.607 Miembros | 17.715 Autores | 86.908 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » VOYERISMO » MANERAS DE ENTREGAR A TU MUJER A UNOS DESCONOCIDOS
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 27-Sep-09 « Anterior | Siguiente » en Voyerismo

Maneras de entregar a tu mujer a unos desconocidos

lorso
Accesos: 31.221
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 14 min. ]
 -   + 
La excusa de una deuda pendiente me sirve para entregar a mi mujer a dos chicos. Jugarán y se follarán a mi mujer en mi presencia. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Lo primero de todo es dar las gracias a los que comentasteis mi primer relato.

Me llamo Edu, soy de un pueblo de Barcelona, tengo 35 años y llevo 5 años casado con Mari. Si algo marca mi vida es el deseo y la fantasía de ser alguna vez cornudo. Mari es una mujer de 34 años, mide 1,60, para que os hagáis una idea tiene mucho parecido físico con la actriz Llum Barrera, anchita de caderas, buen culo, cuando digo buen culo me refiero a que es un culo potente sin llegar a ser un culo gordo, puedes apretar a tu gusto. Ese culo no se concebiría si no fuese acompañado de unas tetas grandes, usa una 95, pechos de igual medida con aureolas pequeñitas al igual que sus pezones. Tiene una cara que tal vez no agrade a todo el mundo, pelo cortito, con sus gafitas y su expresión de funcionaria de cualquier organismo público. La clásica mujer con la que solo se te pasaría por la cabeza tener sexo sucio, te encantaría forzarla y correrte en sus gafitas cuando la tienes al otro lado del mostrador haciéndote esperar.

La historia comenzó una tarde de playa, ya en la playa me di cuenta que tenía el mp3 en el coche, así que decidí salir de la playa para ir a buscarlo. Frente al coche en un portal estaban sentados dos chavales jóvenes. Me disponía abrir el coche cuando un marroquí intentó robarme, rápidamente los chavales salieron huyendo. Como no tenía dinero, tenía la cartera en la playa, la idea del marroquí era pegarme y robarme el coche. Cosa que hubiese pasado si no se presentan los dos chavales con chico bastante alto y fuerte de raza gitana. El marroquí no quiso saber nada de la historia y se fue corriendo. Le di las gracias al chico y me dijo que no las valía y se fue por donde había venido. Los chavales volvieron a sentarse en el portal y me acerque para darles las gracias, me dijeron que nada, que no soportaban al tipo que me había intentado robar. Como agradecimiento les dije que si me acompañaban a la playa que allí tenia la cartera que les daría 50 euros por las molestias, que por favor me dejaran darles las gracias así. Aceptaron a la primera y fue así como conocí a Luis y a su primo Jorge.

Luis era alto, muy delgado, rubio, tenía los dientes hechos polvo. Su primo Jorge era más joven que Luis, tenía una panza prominente y moreno de piel. Estaba claro que no eran chicos que fuesen al instituto, ni tan siquiera que tuviesen un trabajo.

Bajamos a la calita y mi mujer se extraño al verme llegar con los dos chicos. Si vamos a esa calita de complicado acceso es para que mi mujer pueda hacer topless, se siente más cómoda cuando sabe que no habrá nadie que la pueda reconocer. Llegamos a su lado y le explique lo sucedido, mi mujer se levanto y le dio dos besos a cada uno y les dio las gracias. Los chicos no creo que oyesen nada de lo que decíamos, estaban centrados en contemplar las peras de mi mujer. Les di los 50 euros y mi número de móvil por si algún día necesitaban cualquier cosa, que estaba en deuda con ellos.

A los cinco días supe de ellos, me llamaron al móvil para preguntarme si me sobraba un móvil, que el suyo lo habían perdido y que llamaban desde el móvil de un amigo, me preguntaron donde vivía y se lo dije. Dos horas más tarde se presentaron en casa, preguntaron por mi mujer y les dije que estaba trabajando. Les invité a tomar algo y bueno, Luis empezó a contarme su situación, que eran pobres, que vivían con su tío, que como eran gitanos siempre estaban marginados. Estaba claro que estaba sobredimensionándolo todo, a penas me creía un cuarto de lo que decía. Yo les seguí el juego, le ofrecí usar una habitación si algún día estaban mal, etc. Todas buenas maneras. Yo no era tonto y sabia que si estaban aquí era por mi mujer, preguntaban cómo me llevaba con ella y demás. Les calé enseguida, pero la oportunidad que se me presentaba para ser cornudo era única.

A la pregunta de que les gustaría tener, la respuesta fue que una novia. Que todavía eran vírgenes y que se sentían avergonzados por ello y que como eran feos seguramente se quedarían así. Les dije que todavía eran muy jóvenes para pensar en eso y que para eso estaban las putas. Me dijo que las putas tenían todas enfermedades y que nunca lo harían con una puta. Les dije que no conocía a ninguna chica o mujer para presentar.

Saque mi lado más teatrero y hacía que sentía y me indignaba de todo lo que decía, como si fuesen mis hijos vamos, les dije que lo único que tenia era mi mujer, pero que bueno, que era ya mayor. Luis empezó a decir que mi mujer no era mayor y que tenía que estar contento de haber conseguido a esa hembra. Paramos ahí, les invité a comer y contestaron que sí.

Yo para facilitar las cosas les recordaba que estaba en deuda con ellos, que pidiesen lo que necesitasen. Hasta que por fin Luis se decidió a soltarlo, me dijo que bueno que había una cosa pero que como no me iba a gustar prefería no contármela (el chaval para su edad tenía una labia increíble) se hacia el remolón, yo insistía. Al final lo soltó, dijo que mi mujer les parecía muy guapa y que sería un sueño empezar con ella, pero que claro eso era imposible, que no me enfadase, que era un piropo. Yo le dije que me había dejado de piedra, que no me lo esperaba, que era un poco fuerte lo que pedía. Luis que debía tener más kilómetros que la caravana de Pocholo, me dijo que él no pedía nada, pero al ver que ni me había alterado ni enfadado seguía pinchando siempre sacando el tema de su raza, me lo llegó a poner de tal manera que si me negaba quedaría como un racista.

Les dije que claro, que lo que importaba aquí era mi mujer, que ella no se prestaría a eso pese a que estuviésemos en deuda con ellos. Al oír eso el cabrón ya sabía que tenía mi “si” y me dijo que bueno, que si ella no quería pues nada, que les caíamos de puta madre y que se olvidarían porque eran unos caballeros. Me dijo que claro, que tenía que camelar a mi mujer y que no me podía enfadar. Le pedí que por favor esto tenía que quedar entre los tres, que me lo jurase y que después si lo conseguían se irían para siempre y la deuda estaría saldada. El me dio la mano y me dijo que por su puesto, que ante todo estaba la palabra de uno, Jorge que no abría la boca para nada también me estrecho la mano.

Me di cuenta que ya no jugaba con ellos, al revés ellos jugaban conmigo.

Mi mujer llego de trabajar y claro se sorprendió al ver los chavales, aunque parecía contenta. Le dije que se quedaban a comer y que después le regalaría un móvil de los que ya no usaba, ella dijo que genial.

Estuvieron durante toda la comida tirándole piropos a su comida, prácticamente a todo, ella se sentía muy contenta. Después de comer, recogieron ellos los platos y mi mujer dijo que se iba a costar un rato, que estaba cansada. Yo creía que se irían pero vinieron al salón conmigo. Fue entonces cuando Luis se quitó la careta y empezó a darme órdenes, sabía que yo era muy dócil y se aprovechó a lo grande.

Luis “Como no tenemos todo el tiempo del mundo necesito que nos ayudes”

Yo “Dime”

Luis “Cuando Mari este por casa, tendría que ir sin ropa interior, así facilitaría las cosas. Además que es verano y hace calor”

Yo “Será complicado”

Luis “Se que lo conseguirás, habla con ella, convéncela”

La cosa estaba para darle a la paliza a los dos, pero fui sumiso a todo. Por la noche ella me contó que bueno, que eran agradables y educados pero que estuvieron encima de ella todo el rato y que era algo agobiante. Yo le dije que lo más seguro es que se hubiesen enamorados de ella, ella se rió. Le dije que no se de que sorprendía, que era muy guapa y que claro los chavales al verla en topless en la playa habrían enloquecido. También le conté su situación, de cómo vivían, etc. todo agrandándolo para que ella sintiese lástima. En cierto modo lo conseguí ya que no paraba de decir que pobrecillos

Le dije, que vistiese alegre por casa, que les alegrase la existencia, que en el fondo eran dos pobres chicos que a saber donde iban acabar, que a mí no me importaba y que seguramente tus tetas eran las primeras que han visto en su vida. Me costó bastante a que accediese, le dije que si en algún momento se sentía agobiada que me llamase, que no la iba a dejar sola.

Al día siguiente te presentaron los dos en casa, aún no había llegado mi mujer de trabajar. Me preguntaron si había hablado con Mari del tema y les dije que no, que era complicado encontrar el momento.

Luis “Porque no vamos a su habitación y le preparamos la ropa para ponerse cuando venga”

Yo “Hombre, normalmente la elige ella, es cosa suya”

Luis “Bueno le dices que te gustaría verla así, que es sexy, que la ropa de vieja esa que usa no le va”

Fuimos a la habitación, y el tipo como estuviese en su casa. Se quejaba de lo poco sexy que era esa ropa y eligió una falda ancha, bastante cortita y una blusa rollo hippie. Miró en el cajón de la ropa interior y también se quejó de los pocos tangas que tenia, eligió uno negro y dijo que mejor sin sostenes.

Yo “Dudo mucho que se vaya a poner esto”

Luis “Pues tío, imponte, que para eso eres el hombre de la casa”

Ya todas las buenas maneras habían desaparecido. Cuando llegó mi mujer fuimos los dos a la habitación y le dije que tal si se ponía eso. Me llamó de loco para arriba, le pedí por favor que me sentía mal con esos críos, que al menos tuviesen algo de alegría en sus vidas. Le dije también que cuando le diesen las vacaciones nos iríamos a Praga. Siempre había soñado con ir allí y bueno, le recordé que ya le habían visto las tetas y al final accedió a ponerse eso.

Me fui a la cocina y la deje a solas con la ropa. Los chavales estaban conmigo en la cocina poniendo la mesa. Yo si queréis que os diga la verdad estaba bastante cachondo, en el fondo siempre había suspirado por eso, no me gustaban ciertas maneras, pero en el fondo lo disfrutaba.

Y llegó ella, era un escandalazo. La blusa rollo hippie era tan suave que le resaltaba el color sonrosado de sus aureolas, la faldita terminaba prácticamente un poquito más abajo de su culo. Los chicos enseguida la piropearon con buenas maneras.

A mi mujer se la notaba incomoda, me acerque a ella y le di las gracias. Durante todo el tiempo la estuvieron contemplando, era fácil ver que estaban envarillados  todo el rato, que cojones, lo estaba hasta yo. La tenias en frente y eras incapaz de mirarle a la cara, los ojos se te iban directo a las transparencias de su blusa, se levantaba y a poco que se agachara le podías ver el culazo, como llevaba tanga daba la sensación que no llevaba nada puesto. La situación era de un morbo brutal. Cuando se fueron fui a ver como estaba mi mujer, sorprendentemente ni me chilló ni me amenazo con nada, le dije “ves como no es para tanto” puso una mueca y no dijo nada más.

Al día siguiente volvieron a la misma hora, me preguntaron si había hablado del tema con Mari y les dije que no, que era complicado y que no había encontrado el momento.

Luis “Tío, no podemos estar viniendo todos los días a tu casa”

Yo “Pero no te das cuenta que lo que pides no es nada fácil?”

Luis “Claro que lo es, lo que pasa es que tienes que ponerle más huevos”

Yo “Pues perdona, no creo que sea tan fácil como eso”

Seguían igual de impertinentes, pero la cabecita maquiavélica de Luis me dejaba sorprendido. Cotilleando por casa encontró el juego “Twister” que tenía más años que la casa.

Luis “Hoy jugaremos a esto, que mola”

Luis “Vamos a ver que se puede poner hoy”

Yo estaba impresionado de a que velocidad le iba la cabecita. Fuimos otra vez a la habitación, escogió un culot de ciclista con una camiseta de tirantes, sin sujetador, claro. Si hubiese elegido la falda de ayer, seguramente mi mujer se hubiese negado a jugar a eso.

Llegó mi mujer y se cambio, iba más discreta que el día anterior. Esperamos que se despertase de la pequeña siesta y le dijimos lo de jugar, al principio no quería claro, pero con la insistencia accedió.

Jugamos sobre media hora larga, durante ese tiempo, disfrutaron de las tetas de mi mujer cuando se agachaba, pero además a lo bestia, había comentos que parecían que tenían la cabeza dentro de la camiseta de mi mujer. Pero sobre todo se rozaron como quisieron. Veías a mi mujer agachada con el culo en pompa dentro de ese culot que parecía que iba a estallar y veías al cabrón del gordito con la cebolleta arrimada, luego veías al otro cabrón en la misma postura y simulando caerse encima.

Por la noche le hablaba a mi mujer que eso no tenia porque molestarla, que no había maldad, que eran muy inocentes. Supongo que la ingenuidad de mi mujer tendría algún límite, habría notado las cebolletas de los dos pegándose a su culo y que cada día les mostraba sus tetas. Pero aún así no dijo nada.

A la mañana siguiente ya estaban de vuelta.

Luis “Esta claro que a Mari le gustamos, si tu no le dices nada y ella se pone los modelitos y nos deja encularla… dentro de nada ya la tendremos camelada”

Yo “No lo tengo yo muy claro, la veo muy baja de moral, algo le pasa”

Luis “Lo que le pasa es que quiere polla, pero contigo delante se raja. Hoy podríamos ir a la playita un rato, molaría”

Preparé una ensalada en un taper para cuando llegase Mari. Le comenté lo de ir a la playa y puso muy buena cara. La verdad es que no hacia día de playa, estaba algo nublado, apenas había cuatro gatos. Después de comer, Mari se hecho un ratito. Luis no perdió el tiempo y agarró la crema solar y dijo que si se la podía poner, Mari no le hizo especial gracia.

Luis “Te quito el sostén, sabemos que haces topless, te vimos un día”

Y zas, fuera sostén, sin dar tiempo a que nadie respondiera. Le roció la espalda de crema y se la extendió, prácticamente duro un minuto, lo que le interesaba es darle la cremita por el otro lado. Le dijo que ya estaba y que se diese la vuelta, volvió a rociar de crema y con su mano empezó a extenderla, con toda la confianza del mundo, le sobaba las tetas una y otra vez, una y otra vez. Se puso las botas. Mari ya debió pensar que era muy excesivo y dijo que así estaba bien y se apartó.

Íbamos a estar poco porque el tiempo no acompañaba así que Mari se fue a dar un baño, y Jorge y Luis la siguieron, yo me quedé guardando las toallas. Estaban los tres bastante juntos en el agua, no se podía saber que hablaban. Luis y Jorge se pusieron a jugar entre ellos y de vez en cuando iban los en plan juego a intentar ahogar a mi mujer. En una de esas algo paso ya que los dos parecían estar escapando de mi mujer. Enseguida me di cuenta que le habían quitado la parte de abajo del bikini, al ser de lazo les debió ser fácil. Mi mujer les perseguía y Luis se paró y con el bikini en la mano, la alzo para que mi mujer fuese a cogerlo, mi mujer se estiró a coger el bikini y entonces Jorge se tiró contra ella, quedando ella en medio, le hicieron un sándwich estando ella en pelotas. Mi mujer salió del agua con muy malas pulgas y dijo que nos íbamos. No dijo absolutamente nada.

Al día siguiente estaban eufóricos los dos hablaban conmigo como si fuese su colega en vez del marido de Mari.

Luis “Edu, viste ayer cuando le hicimos un bocadillo a Mari?”

Yo “Algo vi, si”

Jorge “Cuando fue a coger el bikini, le agarré las dos cachazas por detrás y la empuje contra Luis que estaba con la polla fuera, casi la dejo clavada en su polla, jajaja”

Luis “jajaja, la polla no entró pero la mano de Jorge entró hasta el ombligo, jajaja”

No daba crédito a lo que decían. Luis dijo que hoy se podía poner una camiseta sin nada abajo, que molaría volver a jugar al “Twister”

Al llegar mi mujer y ver el panorama explotó.

Mari “Cuánto tiempo va a durar esto, cariño?”

Yo “A que te refieres?”

Mari “Edu, soy tonta pero no tanto. Que me vean las tetas en una playa es razonable, que luego tenga que vestirme así para que me vean el culo y las tetas ya es un poco descarado, pero si al día siguiente me planten sus pollas, que me soben a la que pueden, ya es demasiado. Pero lo que no es de recibo que ayer me metiesen mano por todos los sitios y lo vieses y no actuases. Les permites todo”

Yo “Creía que te divertías, que lo pasábamos bien”

Mari “Y ahora tengo que ponerme esto, no? Que toca hoy, que me vean el coño?”

Yo “No sé que decirte Mari”

Mari “Dime que si me follan acabará todo esto y volveremos a ser nosotros”

Yo “Te lo juro, lo siento mucho”

Mari “No tengo hambre, voy a descansar. Después, tú te vienes aquí, te sientas bien sentadito y ves lo que has conseguido, les dices que pasen de uno en uno y les daré lo que quieren, pero tú no te vas a salir de rositas, lo vas a mirar todo y se te va a quedar el recuerdo para siempre”

Estaba realmente en estado de shock, en mi vida había visto así a mi mujer, si lo iba a pasar mal ella quería que yo lo viese y lo pasara también mal. En realidad estaba poniendo mi fantasía en una bandeja de plata.

Le dije a Luis que si recordaba el trato, me dijo que sí, que era un caballero. Le dije que mi mujer aceptaba, con la condición de que estuviese yo presente y que fuese de uno en uno. Que después de hoy se acababa todo. Luis no se lo creía, dijo que sí, que claro, que por supuesto.

Empezaron a decir que podían o no podían hacerle a mi mujer, que cuanto tiempo podrían estar, etc. Yo evidentemente no podía entrar al dormitorio a negociar con mi mujer. Le dije que tenía una oportunidad de estar con mi mujer, que no la desaprovechase, que no había repeticiones.

Comimos y los mande a que se duchasen y esperamos pacientemente. No paraban de decir que si se corrían muy rápido eso no valía, etc. Yo les dije que mi mujer mandaba. Oímos la ducha de mi habitación, era señal que mi mujer se había despertado. Al poco me llamo.

Estaba recién duchada, no habló nada, me indicó donde tenía que sentarme y llame a Luis.

Luis entró en la habitación, estaba algo nervioso. Mi mujer se levantó y lo acostó en la cama. Le quito la ropa y lo dejo desnudo. Tenía una polla bastante normalita tirando a pequeña, delgadita. Estaba envarillado como era normal. Mi mujer apartó los pelos de su polla y empezó a chupársela de manera suave, absorbía primero la zona del capullo con suavidad para luego abrir la boca y tragársela toda, mantenía la polla en su boca unos segundos en los que apretaba, para luego soltar y coger aire y volver a la zona del capullo. Luis estaba en otra dimensión, tal era la intensidad de la mamada que a la tercera vez y cuando mi mujer la tenía toda dentro se corrió. Mi mujer abrió la boca y empezó a salirle leche por todas partes. A saber la cantidad de leche que se habría tragado. Luis pidió disculpas, mi mujer hizo un gesto para tranquilizarlo y se fue al baño a limpiarse. Mi mujer le preguntó que postura quería hacer, él le dijo que ella encima y luego el perrito. Como tardaba en volver a empalmarse después de la corrida improvisaron un 69. Él le lamía mientras ella con sus manos intentaba que se volviese a poner dura. Síntoma de que Luis no era virgen era que le estaba comiendo bien el coño, mi mujer cerraba los ojos y movía los dedos de los pies, señal de que lo hacía de fábula. Cuando se le puso dura mi mujer  le puso un condón y se subió a cabalgar. Luis le agarraba las tetas con las dos manos y se dedicaba hacerle chupetones. No es una de las posturas favoritas de mi mujer, ya que le cuesta moverse, por su cuerpo o por lo que sea. Aguantaron poquito en esa postura. Se puso a cuatro patas y Luis hacia pausas para no volver a correrse, se puso tras ella y empezó a darle. Es una de mis posturas favoritas, ves las tetas bailar al ritmo de tus clavadas, te agarras al buen culo de mi mujer, tiene tanto para agarrar, te mojas el dedito y se lo metes por el culo, es una postura completísima. Luis le daba con ganas, se oía el ruido de los huevos al rebotar en el coño de mi mujer. Al poco aceleró, síntoma que ya se venía. Se corrió dentro de ella con el condón puesto. Al acabar se dirigió a mi mujer y el dijo que no la olvidaría en la vida.

Antes de que entrase Jorge, Mari aprovechó para volver a darse una ducha rápida.

Hizo, exactamente lo mismo que hizo con Luis, lo acostó y le desnudó. Jorge sí que estaba muy bien equipado, le mediría unos 20cms con un grosor considerable. Jorge se descubrió como un chico duro, tenía la polla y la fuerza para someter a quien quisiera, además las suficientes pelis porno encima para saber hacer cosas. Mi mujer no podía tragársela toda, era demasiado gorda y larga para metérsela toda en la boca, así que se centraba en el capullo, hacia como si fuese una serpiente. Jorge no aguanto mucho en esa postura, necesitaba hacer algo y pidió un 69 y mi mujer se puso encima de él, casi parecía un balancín con la pendiente de su barriga. No era tan profesional como Luis, el se dedicaba más bien a meter toda la bocaza en el coño de mi mujer y sacar la lengua, casi corría peligro de asfixia. Los gestos de mi mujer no eran los mismos, se notaba que le hacía daño. Jorge no se corrió, mi mujer le pregunto que postura quería y dijo que el encima. Se colocó Jorge encima, a pesar de que el cuerpo de mi mujer es anchito, parecía desaparecer entre el cuerpo de Jorge. Sabía que con esa pinta de burro y con esa tranca, Mari lo iba a pasar mal. No acertaba a meterla, parecía un mal torero, lo que hacía que mi mujer hiciese gestos de dolor. Cuando la dio metido mi mujer levantó las cejas y abrió la boca, debió ser una estocada buena. Con Luis apenas había gemido, pero con este parecía que la estaban matando, jamás volví a oír esos sonidos que hizo Mari. Jorge se movía como un animal, agarraba con fuerza  las tetas de mi mujer y se impulsaba para meter y sacar. No me jodas, que no se va a correr, pensaba, como siguiese así la iba a matar. Jorge no se corría, después de diez minutos de machacar a mi mujer la saco y dijo que no podía, que si se la chupaba un poco se correría. Se movió hasta la boca de mi mujer y empezó a follarle la boca despacito, como esa animal hubiese enloquecido mi mujer se hubiese quedado sin dientes, al rato se cansó. El cabrón no quería acabar, aun andaba con el palo tieso, pero al ver a mi mujer allí tumbada, respirando como si fuese a dar a luz, toda sudada y con la cara desencajada le debió calentar más así que le dio la vuelta y le alzó el culo para hacer la postura del perrito. Jorge sólo tenía una velocidad y esa velocidad era la quinta. Las carnes de mi mujer se movían en todas las direcciones posibles, el ruido de sus huevos rebotando en mi mujer se oían en stereo. Mari gemía cada vez más suerte, seguramente el vecino de arriba y el de abajo la estarían oyendo. Le cogía de las tetas y la alzaba sin parar de taladrar, de repente dio dos envestidas fuertes y paro. Gracias a dios debimos pensar mi mujer y yo. No dijo nada, saco la polla con el condón lleno de leche y se fue al baño.

Tardamos en recuperar nuestra rutina habitual, es normal, algo así marca a cualquiera. Luis y Jorge desaparecieron, al final cumplieron su palabra.

Esto ha sido un relato de ficción, espero que os haya entretenido,  un saludo.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© lorso

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (8)
\"Ver  Perfil y más Relatos de lorso
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)