Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.236 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.170 Miembros | 17.652 Autores | 86.453 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » IVONNE Y LA PRIMERA VEZ QUE COGE CON SU PAPÁ
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 11-Oct-11 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Ivonne y la Primera vez que coge con su Papá

Lobo Negro
Accesos: 133.043
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 37 min. ]
 -   + 
Ivonne nos cuenta como fue que su padre le pido coger con ella y ella encanta acepta darle placer a su padre Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

LOBO NEGRO

IVONNE Y LA 1ª VEZ QUE FÓRNICO CON SU PADRE

De Lobo Negro, Saludos a todos lo lectores de Todo Relatos

Dejemos que Ivonne no los cuente:

Hola a todos los lectores de este estupendo sitio, para aquellos que han seguido mi historia de sexo incestuoso con mi padre, ya sabrán que soy una chica sin inhibiciones, me encanta el sexo y en los últimos tres años casi cuatro de relación con mi padre, han sido simplemente formidables.

Para quienes no me conocen me presento, mi Nombre es Ivonne, tengo actualmente 29 años, soy casada, tengo dos hijas de 9 y 8 años y un lindo bebé de meses de nacido.

Me case a los 19 años, mido 1.74 m, piel clara, pelo castaño claro, medidas 97,63,96 en la actualidad, pero antes de casarme mis medidas eran 92, 59, 92, como ven subí un poco de peso, pero ahora soy más ardiente y jacarandosa.

A los 15 años empecé a trabajar de Edecán para diferentes tipos de eventos, dada mi altura, además de un rostro lindo, el desarrollo de mi cuerpo y bien arreglada daba la apariencia de ser mayor de edad, el trabajo era muy propicio para conocer a todo tipo de personas y un gran  porcentaje de ellos, solo quieren tener sexo con las edecanes, nunca me prostituí, aunque si me di el lujo de coger con cuanto hombre me gustaba, de esa forma conocí a mi esposo (Daniel).

A los 11 años me vino la regla, a los 12 años me acostumbre a las molestias de la menstruación, pero a esa edad, inicie a experimentar la excitación de mi joven cuerpo, el cual, se empezó a desarrollar rápidamente, me estire hasta mi altura actual, mis piernas se volvieron largas y bien formadas, mis senos crecieron grandes y redondos, a los hombres se les iba la mirada hacia ellos, mi cadera se ensancho, mi culito con las nalgas bien paraditas se convirtieron en una tentación y yo me convertí en una niña caliente y lujuriosa, pero quien si supo aprovechar bien de mi furor de chica golosa, fue mi primo Enrique, que me enseño a gozar del sexo, a disfrutar a la hora de coger.

Desde los 13 años con un buen cuerpo desarrollado y que seguiría desarrollándose, me inicie con mi primo en el maravilloso mundo de la sexualidad, mi desvirgue lo contaré en otra ocasión, desde que tuve por primera vez una verga dentro de mí, quede fascinada y a la fecha me encanta el sexo, pero ahora sobre todo, del sexo incestuoso con mi padre, con él, he experimentado cosas muy ricas, me encanta que coger con mi padre.

Jugando con los amigos y amigas comencé a sentir lo rico qué es, que te toquen en tus partes más erógenas, en pleno juego me abrazaban y según ellos sin querer me tocaban mis bubis, pasaban sus manos por mi cintura y caderas, deseando de seguro queriendo tocar mi culito respingón. Si el juego era de correr a atraparnos y de tirarnos sobre el césped, ya sabía yo que en varias ocasiones sería atrapa y revolcada por el suelo con ellos encima de mí, yo solo abría las piernas para que ellos quedaran bien acomodados entre mis piernas y comenzarán a restregar sus paquetes sobre mi vientre, a mi eso me encantaba, también cuando quedaba bocabajo, yo paraba mi colita para sentir como sus paquetes se ponían tiesos y se revolvían en movimientos pélvicos sobre mis nalguitas, yo en verdad disfrutaba de sentirlos agasajarse conmigo, pero lo que más me gusta es abrirme de piernas con ellos encima de mi, así que lo mío es abrir las piernas.

Sabía que muy pronto alguien me cogería, el primero fue mi primo, pero un noviazgo con él era ya un fracaso dentro de mi familia, pues nunca permitirían nuestra relación, así que, ya iniciada en el arte de coger, continúe, mi pasión y lujuria la dirigí a desvirgar a mis amiguitos del rumbo de mi casa y de la escuela, seguí con los de la prepa, y aunque mis padres se opusieron a que trabajará, de lo cual no les hice caso, continúe con mis andanzas, también cogí con mucha gente involucrada en mi trabajo de edecán, hasta que me case, dicen que, el matrimonio es la tumba de la pasión, hay algo de verdad en eso, ya que la pasión de Daniel por coger decayó, por lo menos ya no me coge como lo hacía antes, así que me dio por ponerle el cuerno a Daniel, sobretodo desvirgando jovencitos  o con uno que otro hombre de mi edad o maduro.

En una ocasión, al dirigirme a mi escuela, en el trasporte público los hombres me miraban con deseo, una lujuria bárbara denotaban sus miradas, eso me excito al máximo, al grado que yo misma movía mi cuerpo con sensualidad, al ritmo del vaivén del transporte, fue tanta mi excitación que decidí desviarme y no llegar a la escuela.

En vez de eso, me dirigí al transporte colectivo metro, que a esa hora de la mañana, va súper lleno, que ya no cabe una alma más, me recogía un poco más mi faldita a mi cintura, de tal forma que la deje un poco más larga que una mini falda, pero fue lo suficientemente atractiva para los hombres, que al caminar cachondamente provocaba los piropos más perversos y morbosos, sobre mi cuerpo de niña golosa, me subí al vagón más lleno de hombres, el vagón repleto, pero solo tuve que acercarme a la puerta para ascender al vagón y en el tumulto de la gente me empujaron al interior, quede en medio de un mar  de “caballeros”, logre mi propósito, sentir sobre mi cuerpo decenas de manos acariciándome completamente, esas manos que me agarraban de la cintura, tocaban mi cadera, oprimían mis piernas, mi vientre, no falto el osado que me tocaba mis bubis, mi excitación crecía, cuando agarraron mis nalguitas me puse muy intensa, y cuando las manos  atrevidas llegaron a mi conejito, las cuales hicieron a un lado mi panty y esos dedos osados lograron penetrarme, me derretí en un sabroso orgasmo, el recorrido de 6 estaciones (10 a 12 min) fue estupendo, al grado que me atreví a repetirlo pero ahora en sentido contrario del viaje, logrando un segundo orgasmo. Ese día sentirme manoseada fue estupendo.

Simplemente soy muy caliente y golosa.  

Así llegó, hasta el día en que por primera vez tuve sexo con mi padre, les contaré la forma en que me metió su rica verga hasta dentro,.. ¡¡¡uuummm que rico!!!

A la edad de 26 años estaba en un motel cogiendo de lo más rico con mi primo y, en una tregua que nos dimos, prendí el televisor para ver un rato de pornografía, la cual me encanta ver, la película que enganche se trataba de incesto, pero lo que supe después, que era un clásico de este genero, la mamá que era cogida por el hijo, yo estaba fascinada y caliente, Enrique en cuanto se dio cuenta de mi cachondez se dio a la tarea de acariciar mi pussy e introducir sus dedos, yo estaba caliente pero no deje que me cogiera, sino hasta que termino la película.

Solo fue cuestión que me metiera su rica, para que yo me derritiera en un mar de jugos orgásmicos, fue fabuloso,… así papi, así cómeme,… que rica verga,… métemelo hasta dentro, métemelo,.. sí papi, sí papi, asíiii…. Cuando todo termino…

-Enrique: ¡¡¡Ivonne, que caliente te pusiste!!!, ¿fue por la película o porque imaginaste otra cosa?

-Ivonne: Sí, fue por las dos, la película me prendió a mil por hora e imaginaba que mi papá me estaba cogiendo.

-Enrique: ¿Te cogerías a mi tío Ivonne?

-Ivonne: ¿a cuál de todos?

-Enrique: ¿a tú papá, no te hagas la desentendida? Anda dime Ivonne ¿a poco no te gustaría que tú papá te fornicara? Ivonne contéstame. Si tú dices que si, yo te ayudo a que me tío te coja.

-Ivonne: pues con lo que he visto, ni dudarlo, si mi papá se me insinuará o me lo pidiera directamente,  de inmediato dejaría que me cogiera, es más, hasta yo misma lo voy a incitar y a provocar su deseo lujurioso por quererme coger. Enrique, en verdad quieres que mi papá me coga.

-Enrique: Si Ivonne, me encantaría saber que andas cogiendo con tu padre, como la buena zorra que eres.

Después de haber saciado mi apetito sexual, comentamos sobre el tema del “Incesto” y sobre las películas, de la serie Taboo de Kirby Stevens y la serie de Taboo al estilo americano; me dijo que había algunas filmaciones del mismo genero y, por cierto muy buenas, donde las hijas cogen con sus padres, y que en la 2 de Taboo la hija seduce al papá para que se la coja y en la cuatro, la hija tiene el deseo por el papá, pero entonces él es el que se acerca a ella cuando duerme, la acaricia, ella despierta, que sin molestarse por su presencia y lo osado de sus caricias, ella permite que su papá se lo coja, y entre los dos disfrutar de una excelente fornicada, y en la otra serie, en donde, una más sobre una chica llamada Raven seduce a su padre y luego a su hermano; yo entusiasmada y caliente, le pedí a mi primo que me las consiguiera, dicho y hecho a los dos días, ya era poseedora de una colección de películas de incesto.

Con esta nuevas sensaciones en mi vida, hirviendo dentro de mi la pasión por el incesto, si se preguntan por mi primo, yo nunca lo consideré incesto, porque lo mío con mi primo Enrique fue con amor e ilusión de niña-mujer soñadora y enamorada,…  pero con mi papá sí, ahí sí sería el verdadero incesto y lo único que mi mente creaba, eran las imágenes de mi padre penetrándome, haciendo sentir toda clase de placeres prohibidos entre padre e hija, yo fantaseaba como seducir a mi papá me lo imaginaba a él penetrándome con su verga, gozando con el placer que él me da y el que yo le brindo a él.

Se dio la oportunidad de que mis hijas y yo saliéramos con mis padres a disfrutar de unas vacaciones, sin mi esposo ya que él tiene que trabajar, estuvimos un fin de semana en el hermoso puerto paradisiaco de Acapulco.

En este lugar me encargue de que mi padre viera y disfrutara de mi cuerpo, mi intención es provocar en él, el deseo lujurioso de poseerme, cuando estábamos con mi madre procuraba vestir recatadamente con shorts y blusas adecuadas a un lugar caluroso sin que llamaran la atención de los hombres.

 Pero en cuanto mi madre, se llevaba a mis hijas a comer u otro lugar a distraerse, ya que es una abuela muy cariñosa y consentidora con mi hijas, yo aprovechaba para vestir de lo más provocativa frente a mi padre, usando camisetas sin sostén, micro bikinis delgados y transparentes, para que mi padre disfrutara del panorama de ver mis grandes senos con mis pezones erectos, denotando lo cachonda que soy, con el solo deseo de exhibirme para él y su goce.

Al regresar del viaje, buscaba cualquier pretexto para estar cerca de mi papá, sobretodo los fines de semana en los que iba con mis hijas y mi esposo de visita en su casa, siempre procuré vestir con ropa sexy y muy sensual, para que mi padre me disfrutará, con mi exhibición, mostrándole la figura voluptuosa de mi cuerpo, uso vestidos cortos y escotados, sin medias que cubran mis piernas, y zapatillas altas, al medir 1.74m, mis piernas son largas, con muslos y pantorrillas bien formadas y bastante frondosas, cuando visto así, no falta que al ir a centros comerciales u otro lugar donde haya gente, uno que otro hombre, más bien diría varios, voltean a verme, yo solo siento su mirada llena de morbosidad y deseo, y claro no falta el gandul que me dice,… ¡¡¡mamacita que ricas piernas!!!, ¡¡¡y tu sabroso culo me lo como!!!,… yo no hago caso y continuo caminando, pero muy dentro de mí me excita sentirme deseada y pensar que si tuvieran oportunidad me cogerían con muchas ganas y dejarían mi cuerpo lleno de semen por todas partes, lo zorra no se me quita.

Estando en la casa de mi padre, siempre busco la manera de estarlo abrazando para que sienta la firmeza de mis senos, ya sea sobre sus brazos, su espalda o en su  pecho, mi padre es un hombre de 1.82 m de altura, todavía conserva un excelente cuerpo, brazos fuertes, un pecho formidable, espalda grande y musculosa, sus piernas como dos robles y no es porque sea mi padre, pero todavía conserva unas pompis súper bien puestas, cuando él corresponde a mis mimos y me abraza sobre su pecho y me aprieta con sus fuertes brazos, yo simplemente me pongo bien cachonda y dentro de mi, mi excitación me exalta, restriego mi pecho en él, estoy segura que siente mi cuerpo y el calor que de él emana, se que mi padre me desea, pero no da ninguna muestra de ello y yo caliente por él.

Mi padre se siente en su sillón reclinable (reposet), lo fija para leer un libro, yo me siento frente a él, finjo leer una revista, pero cuando es posible cruzo y descruzo constantemente mis piernas, con la sola intensión de mi papá pueda observar mi entrepierna solo cubierta por una lencería de encaje blanco, para que él pueda observar mi coñito cubierto con una vellosidad negra, para que contraste con mis panty blancas, señalándole el camino a seguir al tesoro que le tengo reservado para su placer.

Mi madre tiende a salir al centro comercial con las niñas y mi esposo, quien es el que las cuida, a realizar las compras de la semana, situación que aprovecho para quedarme con mi papá y seguirlo provocando, lo invito a la cocina para preparar una ensalada y el postre, es ahí cuando más lo abrazo y le restriego mi cuerpo, él poco a poco va tomando confianza y me abraza por la espalda rodea mi cintura y me dice al oído…, que linda luces bebé…, yo sujeto sus manos y en un impulso coloco mi nuca en su pecho giro mi cabeza y le doy un beso en su mejilla, mientras realizó esta maniobra junto mi culo a su paquete y suavemente lo giro para masajear su envergadura ya bien tiesa, siento con sus manos se colocan por debajo de mi tetas, yo esperando que él se atreva a subirlas y que tome mis bubis entre sus manos para que las  disfrute al masajear lo que ya hace un tiempo es suyo, pero aún no lo toma.

Se que me desea, él ya no puede disimular , sus reacciones ante mi insistencia va dando resultados, en una ocasión llegue vestida zapatillas de tacón alto con una micro falda de mezclilla y una blusa entallada, no use brassier alguno, usaba unos protectores de cubre pezones, aproveche una oportunidad que mi mamá salió a comprar al mercado la comida y me quite los protectores, solo para que mi papá viera mis pezones erguidos por mi calentura pasional, yo le dije que desea un closet más amplio, igual al que tiene en su recamara, él de inmediato me invito a que lo revisáramos y viera bien como lo quería en mi cuarto.

Acepte encantada y me encamine a subir por las escaleras, mi padre se atrasó un poco dando tiempo a que subiera, sabía lo que quería, quería ver mi culo, y yo estaba dispuesta a complacerlo, caminando lo más sensual posible empecé mi ascenso, quería lucir al máximo mi culo para el placer de mi papá, mi lencería de encaje era pequeña y justa, papá observaría con agrado mis nalgas listas para que las tome cuando quiera, hice una pausa como si algo me molestara al caminar, me inclina un poco y le ofrecí por completo el panorama de mi culo a menos de 50 cm de su cara.., mi papá solo exclamo, oohhh…bebé, ¿qué te pasa?..., nada papi, solo una piedrecilla entre mi pie y la zapatilla.

Mi padre solicito se acerco a mi, quedando dos o tres escalones por debajo detrás de mí, me toma por la cintura, yo me inclino lo suficiente para el goce visual de mi padre, y finjo quitar la molesta piedrecilla de mi zapatilla, listo el señuelo había funcionado, mi culo casi choca con la cara de mi papá, así le mostraba a su alcance lo que yo le quería dar, para que disfrutará y me hiciera gozar de la rica verga incestuosa de mi padre.

Apenas percibí el ruido que hizo mi padre con su garganta, como si  se estuviera atragantando con su saliva, sorprendido por el espectáculo de mi culo frente a su rostro,… huuggglu, que linda eres bebé,… gracias papi, tú también eres muy lindo, seguimos subiendo, iba feliz por saber que voy ganando la batalla de la prudencia y el respeto de mi padre hacia mí contra mi deseo y lujuria la perversa incestuosa que siento por mi padre, entramos a su recamará, por un instante paso por mi mente, que había llegado la hora de entregarme a él. Mis emociones se pusieron al máximo, al entrar a su recamara, casi, casi de forma natural, como si  fuera ya una costumbre en mí, sentí la necesidad de quitarme la ropa y recostarme sobre la cama, abrir las piernas, para coger de lo más rico con mi amante en turno.

No fue así, solo fue mi imaginación, pero sabía que pronto se haría realidad, el que yo estuviera desnuda, sobre su cama o en la mía, abriendo mis piernas para recibir la verga de mi padre en mi interior.

Mi padre abrió las puertas de su closet y me pidió que me acercará para ver los entrepaños que tiene, sus gavetas y el porta trajes, cuando me acerque para fingir ver el interior, lo hice de tal forma que mis tetas rozaran sus brazos y quedar frente a él, con mis bubis perfectamente pegadas a su tórax, entonces exclamé,… huuuuy papá,… toco y acaricio su pecho y sus brazos, le digo,… pero si aún eres hombre muy fuerte, mira que brazos y que fuerte pecho, de seguro mamá disfruta mucha la intimidad contigo. Me contestó,… hay Ivonne que cosas dices,… le contesto, Oh papi solo fue curiosidad e imaginación, me dice,… mejor deja de decir cosas y mira el closet.

Yo me giro en el pequeño espacio con la sola intención de ofrecerle a mi padre mi cuerpo, él en ningún momento se movió, ni se retiro, detalle que yo aproveche para restregar mi culo en su paquete,… y le digo, humm que lindo closet papá, es grande y se ve que lo ocupas muy bien. 

Mi padre guarda silencio, pues al parecer ya no sabe que decir, oh simplemente esta asombrado con lo atrevida que soy, y por el placer que siente al tener el culo de su bella hija pagado a su verga.

Tal vez, al no resistir la tentación y no querer verse comprometido, se sale del closet.

En ese momento le pregunto de forma directa,…

- ¿Papá tu le has sido infiel a mi mamá?, me dice…

- No, nunca hija,…

Me empiezo a reír, jajajaja.

- Le digo, no te creo papá, los hombres por naturaleza son infieles papá, te lo digo por experiencia.

- Hija, ¿qué estas diciendo?,… entonces tu has tenido que ver con hombres casados…

- Huuuy, papá, ya me eche de cabeza yo sola, perdón papá, por favor no le digas a nadie sobre todo a mi mamá, no lo entendería.

- Porque me pides que calle.

- Porque me gustaría seguir contándote, pero necesito que me prometas no decir nada a nadie, y que tú y yo seamos confidentes y nos contemos todas nuestras travesuras papá, ¿qué te parece?, mi padre lo piensa, yo insistí, dime papá, ¿estas de acuerdo?

- Este bien te lo prometo, ¡¡¡lo juro!!!, pero dime, ¿por qué lo haces?

- Bueno, desde que entre a trabajar como edecán, a los 15 años, para todo tipo de eventos, y al tener un buen cuerpo, me vi asediada por todo tipo de hombres, jóvenes, maduros, ancianos, divorciados, etc.

Mamá y tú no estaban de acuerdo  en que yo trabajará, ya sea porque no iba acabar de estudiar la preparatoria o porque me podría perder en un mundo de promiscuidad, en el que las chicas son muy buenas para lucir el cuerpo y menar la cola.

En parte si tuvieron razón y no; si acabe de estudiar la prepa, y si viví algunas broncas muy duras, pero otras muy, pero muy divertidas y cachondas; me acostaba con todo aquel que me gustaba, principalmente casados y jóvenes, pues son fácil de controlar y terminar con ellos, fue cuando, ahí conocí a Daniel nos enamoramos, termine la escuela y nos casamos.

Con Daniel todo fue muy cachondo, divertido y ardiente, pero desde que tuve a Sharon (mi segunda hija), su fuego y pasión se extinguió, yo me quedaba con muchas ganas de coger rico y sabroso, pero él ya no tiene esa pasión, se volvió muy frío para coger conmigo, por ello, le he puesto el cuerno a mi marido, con uno que otro jovencito y algún casado que me dejan bien cogida y satisfecha, por eso te digo papá que hablo con la voz de la experiencia.

- O sea, que desde tú punto de vista yo soy un insatisfecho y que debo ponerle el cuerno a tu madre.

- Pues claro papá, inténtalo y veras que lo vas a disfrutar demasiado, solo debes ser muy precavido y discreto,… ahh y saber cuidarte.

-  y con quién debo hacerlo, según tú.

-  Pues con alguna chica linda y ardiente, que este muy ganosa, nunca falta alguien, en ocasiones, hasta están muy cerca de ti.

- Alguien,… ¿así como tu Ivonne?

- Hay papá, ahora tu eres el atrevido y el que dice cosas locas,… ¿te atreverías a cogerte a tu bella hija?,… ¿en verdad te gustaría cogerme?

- Hay Ivonne que preguntas me haces, estas loca.

- Pues es algo en lo que no había pensado, hoy me siento muy intensa y ganosa, pero no lo sé, quien sabe si me atrevería a tenerte entre mis piernas papá, pero prefiero que tú seas el que lo decida, y que tú me digas que me quieres coger.

- Ivonne, no sé que decirte.

- No digas nada papá, piénsalo y después me dices si me quieres coger;

Ahora mejor regresamos tú a la sala y yo a la cocina, pues ya no tarda en llegar mi mamá con mis hijas y Daniel.

Volvimos a la planta baja de la casa, mi papá y yo continuamos como si nada hubiera pasado, pero la semilla ya estaba sembrada, solo era tiempo para que germinara, estoy segura, mi padre se quedo pensado e imaginando en como me cogería y lo ardiente que soy en la cama.

Ya casi para despedirnos de la casa de mis padres, le digo a mi papá,…

- Papi mañana por la mañana podrás ir a mi casa, va ir Enrique a tomar medidas para diseñar un closet nuevo para mi recamara, me gustaría que estés presente para dar tú opinión y para evitar las habladurías de los vecinos, que a veces son muy mal intencionados.

- Claro hija, aunque tengo mucho trabajo, me puedo dar el lujo de llegar tarde, por algo soy el Jefe.

- Gracias papá, entonces te espero a las 9:00 AM.

Después de un rato nos despedimos, en mi mente y en mi imaginación, fantaseaba, con todo lo rico que cogeríamos mi padre y yo. Me veía disfrutando de la verga de mi padre dentro de mí, haciéndome gozar muy lindo de una sabrosa cogida incestuosa, mi primera cogida con mi padre.

Al día siguiente me apresure en todo, tuve limpio mi hogar desde muy temprano, lleve temprano a mis hijas a su escuela, ya en casa prepare mi recamara y mi closet con las películas incestuosas a la vista, ropa muy provocativa sobre la cama y mi arreglo personal de lo más sexy y cachondo posible, con un mini vestido entallado a mi cuerpo y con un buen escote, quería enseñar mi cuerpo lo más posible para encender el lívido de mi padre, provocando su deseo por cogerme.

El primero en llegar fue mi primo Enrique, él me pregunto que si estaba seguro de la que iba hacer.

- Enrique: Ivonne, ¿estas segura de que lo quieres hacer?

- Ivonne: Estoy algo nerviosa, pero sí, si quiero hacerlo, me siento muy intensa el día hoy, quiero sentir a mi padre muy dentro de mí.

- ¿Y cómo lograremos que el ceda?, lo más seguro es que no se atreva estando yo aquí

- Tú y o nos encargaremos de convencerlo, tu le contaras cosas calientes y excitantes, tienes tu celular con fotos sexy, entre las cuales tienes unas mías, muéstraselas y trata de que se interese en mí y se caliente, mientras tanto yo provocare su deseo paseándome con ropa cachonda y si es posible que me vea desnuda al cambiarme de atuendo.

- ¡¡¡Si como no!!! En cuanto te reconozca en las fotos, me va a mandar mucho a la chingada.

- No, cómo crees, previamente ya habrá visto mi closet con las películas a su alcance y mi lencería de chica fácil en mi cama, estoy segura que al reconocerme en las fotos te va a pedir que se las enseñes y tú vas a permitir que las vea a detalle y vas a estimular su deseo por mí, seguro no te manda a la chingada, vas a ver que es así, como yo te digo. 

- Esta bien, haremos lo que tu dices.

Al poco rato llegó mi papi, ya todo estaba listo, la trampa estaba puesta, solo faltaba que mi padre cayera en ella, y disfrutara de mí, como es mi deseo.

Al entrar mi padre nos saludo con mucha alegría, yo le dije que iba a la cocina y el me pidió que lo dejará entrar a mi recamara, para ver el closet; yo sonreí para mis adentros, mi padre me desea, hizo lo que yo quería, él entro a mi cuarto estuvo un buen rato, estoy seguro que vio las películas y mi lencería sobre la cama.

Al regresar a la sala le pregunto.

- ¿Viste el closet papá?

- Si bebé, ya lo vi…

- Bueno, y dime ¿qué te pareció?

- Es muy amplio, hay muchas cosas que podemos hacer, y que quede como a ti te guste.

Mi padre se dirige a la cocina.

- Voy a tomar un poco de agua   

Me llama…

- bebé, ¿puedes venir un momento?,… al llegar yo, me dice

- Hija vi lo que tienes en el closet, el tipo de película y su tema, además de la ropa sobre la cama.

- ¿Te gustó papá?

- Si bebé, pero aquí esta tu primo, imagínate si ve lo que yo vi.

- Papá, Enrique es de confianza, no va a decir nada.

- Me das a entender que tu y Enrique ya…

- Si papá, Enrique ha sido en muchas ocasiones mi amante.

- Ese cabrón ya me lo imaginaba, le voy a romper el hocico.

- Papá, no hagas nada contra él, quedamos en ser confidentes y no decir nada a nadie, ni reprocharnos nada de lo hayamos hecho.

- ¿De seguro fue él que te desvirgó, verdad?

- jajajaja Brujo, si papi él fue, además te digo que fue muy rico.

- ¿Qué edad tenías?

- Que curioso eres papito.

- Anda ¿dime?

- Esta bien, te digo, a tu linda bebé se la cogieron cuando solo tenía trece años, trece años cuando me convirtió en mujer y yo disfrute de mi primera verga.

- ¡¡¡Trece años!!!,… ¿Y te gustó?

- Claro papá, me encantó, desde ese momento he sido muy activa sexualmente, me gusta hacer el amor.

- ¡¡¡Dirás, que te encanta coger!!! Y dime Ivonne, ¿te han cogido muchos?

-Pues solo te puedo decir que e estado con varios hombres, los suficientes como para adquirir la experiencia necesaria para de saber complacer al hombre que me lleva a la cama.

-Entonces eres bien cogelona,

- Que cosas dices,… ¡¡¡Papi!!!, ¿me quieres coger?

-  Ivonne no me hagas decir y cometer una tontería, mejor vamos a la sala para que tu primo empiece a diseñar un nuevo closet.

Salimos de la cocina, yo primero, mi padre detrás de mí, aproveche para lucirme mi cuerpo ante él, con un caminar muy provocativo y sensual, esperando que disfrutara, ver el movimiento de mi cadera, deseosa de ser penetrada por su rica verga.

Le pedí a mi papá que le explicara sobre las dimensiones de mi closet y que empezarán por diseñar uno nuevo.

Mi recamara queda al final de un pasillo frente a la sala y para ir al baño o al cuarto de mis hijas hay que pasar por el pasillo para cambiar de habitación.

Enrique y mi padre se que dan en la sala, yo entro a mi cuarto (sin cerrar la puerta),  con la intensión de exhibirme desnuda ante ellos al cambiarme de ropa.

Enrique trata de empezar hacer lo que le dije, creo que para él fue muy difícil hablarle de mí a mi padre, pues no sabía como iba a reaccionar, aunque mi padre facilito todo; esto es lo que hablaron ese día, entre mi primo y mi padre.

- Roberto: Todo listo para empezar.

- Enrique: Si tío, cuando tu digas.

- Roberto: Entonces vamos a diseñar un bonito closet para mi hija; en eso vemos que Ivonne, se retira a su cuarto, la seguimos con la mirada Enrique y yo, observando el movimiento sensual de hembra caliente de mi hija Ivonne.

- Enrique: Es muy bella, ¿verdad tío?

- Roberto: Mira cabrón, quien mejor que tú para saber lo linda y hermosa que es mi hija.

- Enrique: Tío déjame explicarte.

- No hay nada que explicar, lo sé todo, entre tú y mi hija.

- Tío, no sé que decirte.

- Ya, mejor dime ¿cómo es mi hija en la intimidad? 

- Estas seguro tío de quererlo oír.

- Si dime, cuéntame ¿cómo es?…

- Es una mujer muy ardiente, es golosa en la cama, te exige mucho como hombre, te deja hasta que ella se siente satisfecha.

- Me gustaría verla, no más bien me gustaría tener una foto de ella.

- Si no te molestas, yo te podría mostrar unas fotos donde ella aparece, déjame te muestro, saco mi cel, ahí tengo algunas; toma mira las fotos a ver si la reconoces.

- Oh, que chicas tan buenas tienes en fotos,… ésta, ésta es Ivonne, ¿verdad?

- Si tío, es ella.

- Con esta tanga se ve bien buena, ¡¡¡que sabrosas nalgas!!!; no tendrás alguna donde ella este abierta de piernas enseñando su coño.

- Si tío, tengo algunas pero en mi casa, después te las enseño,… Oye tío, ¿a ti te gustaría cogerte a Ivonne, verdad?

- Si Enrique, no lo puedo negar, me encantaría poseerla, ¿tú crees que ella quiera?

- ¿Qué tú te la cogas tío?, yo creo que sí, solo es cuestión de que la trabajes, le metas la idea de coger contigo, y yo creo que si te da las nalgas, disfrutarías de una mujer muy ardiente.

- Dime, ¿cómo te las cogido?

- Pues hemos hecho de todo, se lo hago vaginal, anal, me hace felaciones y yo le como su gatito, hacemos fantasías como vestida de colegiala, de enfermera, de sirvienta, en lugares públicos con el peligro de ser sorprendidos, en fin de muchas maneras, te digo tío, que si tu te coges a tu hija, vas a quedar atrapado entre sus piernas, es maravillosa a la hora de coger, mira tío, mira voltea de manera discreta al cuarto de Ivonne.

-Enrique: Tío, te da morbo cogerte a tú hija…

-Se que esta mal, el solo pensar en cogerme a mi hija, me tiene muy excitado.

Ivonne:

Yo ya había iniciado con mi parte, me paseaba garbosa alrededor de mi cuarto, completamente desnuda, usa mis zapatillas de tacón alto, con ellas se resaltaban mis formas de mujer, mis senos muy erguidos, mi culito bien levantado, aparecía y desaparecía de su vista constantemente, me decidí a pararme frente a la puerta del cuarto y acariciaba mis tetas, y mi culo, dándoselos a desear.

Entonces con todo el atrevimiento del mundo, salí del cuarto, pase al baño y luego a la recamara de mis hijas a salir de la recamara de ellas, me detuve en el pasillo mirando de frente hacia ellos y digo,… hola papito lindo,… con mi dedo índice sobre mis labios le mando un beso de lo más sensual, me volteo y regreso a mi recamara moviendo mi trasero, como la hembra en celo que espera que llegue su macho a poseerla apara dejarla preñada, entonces escucho,… Ves tío, Ivonne quiere coger contigo.

Mientras tanto, yo hirviendo de excitación, comienzo a vestirme frente a la puerta a la vista de mi primo y mi padre, inicio por ponerme un mini corset, colocando con cachondería y suavidad mis tetas en su interior, seguida de la parte baja, mis bragas de encaje blanco, retiro una zapatilla, apoyo mi pie sobre la cama y colocó una media de seda blanca, repito la acción sobre mi otra pierna, al terminar tomo mi mini vestido blanco, sin tirantes, ni zipper, solo el pedazo pequeño de tela, al ponérmelo introduzco mis piernas para subirlo por mi cadera ajustarlo a mi pecho, hago un mohín de enojo y llamo a mi padre.

- Papá, papito puedes venir un momento a ayudarme.

- Enrique: Anda tío ve, yo soy un muerto y los muertos no hablan, ve que yo no diré nada.

Al entra mi padre le pregunto.

- Dime, ¿cómo luzco?

- Linda hija, muy hermosa mi bebé

- No papá, a mi no me gusta como me veo.

- Pero si luces endiabladameeeeente…

- ¿Cómo papá, dímelo?

 - Endiabladamente cachonda, mi linda bebé.

Abrazo a mi padre, junto mis senos a su pecho y le vuelvo a preguntar.

- Dime papá, ¿qué has decidido?, ¿me quieres coger?

- Si bebé, si te quiero coger, te quiero meter la verga.

- Entonces pídemelo papá, ¿pídemelo?

- Ivonne te quiero coger, te quiero meter la verga; Ivonne, ¿déjame cogerte?

- Si papá, yo también quiero que me cogas; lo tomo de la mano para llevarlo cerca de mi cama y le digo,..  ¡¡¡papito ven, méteme la verga!!!

Al decir esta palabras, yo ya había perdido toda cordura y mi padre también, solo nos atraía el deseo incestuoso de coger,  partir de ese instante todo fue una locura.

Parándome frente a mi padre, le digo.  

- Me ayudas; (señalando que me quite mi ropa).

Intento cerrar la puerta pero mi padre lo evita.

- Quiero intimidad, papá.

- Hija, mi linda bebé, a mi me gustaría que tu primo nos vea, que vea que yo también te puedo penetrar y no solo él.

Le concedo el gusto a mi papá y permito que me posea con la puerta abierta, para que Enrique vea como mi propio padre me coge, precisamente frente a él; La persona que me inicio en el arte de coger con pasión.

Mi padre me quita el mini vestido y mi corset, dejando las medias y el resto de mi lencería, disfruta mamando de mis tetas, comiéndose mis pezones, succiona con fuerza para introducir al máximo una de mis bubis en su boca, mientras con su otra mano masajea o más bien manosea mi otra teta, yo encantada con lo que él hace, acaricio su cabello, tomo su cabeza para que no se separe de mi teta, estimulándolo a que continúe comiéndome mi seno, con su otra mano inicia por tocarme el culo, lo oprime con fuerza, tanto tiempo deseándolo agarrar y ahora esta todo mi culo a su disposición, yo gustosa con su magreo, yo estaba tan excitada que también quería lo mío, empecé por acariciar su fuertes brazos, tocar su pecho, bajar mis manos por su fuerte abdomen, hasta llegar a su miembro viril, fuerte y duro, lo acaricia con devoción y lujuria, estaba listo para penetrarme y yo gustosa por recibirlo dentro de mi vagina, la que ya estaba hecha un mar de fluidos, calientes y jugosos para el hombre que los había provocado.

Aprovechaba para decirle cerca del oído,… así papito, que bien se siente, me gusta, me excita,… mmmmhh, queee ricooo, máaas papi, quiero máaasss,…  continúe estimulando su pene, hasta que tuve oportunidad de ser yo la que pudiera bajar a quitar su pantalón y descubrir lo que tanto deseaba, su verga incestuosa, la que quería dentro de mí.

Al bajar su pantalón y su bóxer al mismo tiempo, salta cual brioso caballo, de forma rápida y fuerte hacia mí, un estupendo pene, si el de mi primo Enrique era grande y grueso el de mi padre los superaba, lo medí después 24 cm de largo y tan grueso como un pepino grande, me quedo exactamente frente a mi boca y justo a mi medida, como a mí me gustan las vergas grandes, fuertes y venosas y sobretodo la de mi padre, creo que por el morbo de cogerme (a mi, su hija), su verga estaba más grande e impetuosa, prendida al máximo para descargar su contenido en el interior mi precioso coño.

Este cúmulo de sensaciones me tenían al borde del orgasmo, bese, lamí y engullí tan hermoso falo, le ayuda a quitarse por completo la ropa, entonces volví a lo mío, a seguir degustando mi rico manjar, el sabroso pene de mi padre, tener lo que tanto había incitado y provocado para llegar hasta este punto en mi vida, el coger con mi padre, estaba dispuesta a lograr que mi padre gozará al máximo con mi cuerpo y de mi pasión.

Por un rato más continúe mamando con agrado y gusto el miembro de mi padre, hasta que él me levantó entre sus brazos y me lleva a mi cama, depositándome en ella, yo me deslizó hacia el centro y con mucha coquetería y cachondez, me quito mis bragas y la lanzó a su rostro, mi padre la toma, se las lleva a su rostro y aspira su aroma, me dice,… me las llevó como trofeo,… le contesto, con mis dedos índice y le digo,… entonces, ven papi, ven por el premio que te has ganado.

Yo recogí mis piernas, apoyando la planta de mis zapatillas sobre la cama, abro al máximo mis piernas, diciendo,… ven papá, ven cógeme, cógeme como tu quieras pero cógeme.

Mi padre bufando como toro, esta listo para penetrarme, se acerca a mí, pero sorprendentemente no me mete su verga, se agacha y llevando su rostro a mi pussy, empieza a darme una maravillosa comida de concha, mete su lengua lo más profundo en mi interior, la mueve con maestría, en verdad sabe comerse una concha y la mía sobretodo, disfrutó mucho bebiendo de mis jugos vaginales, cada que bebe de mi interior, me arranca suspiros de un placer indescriptible, de tal manera que me lleva a la cúspide de la pasión y compenso a mi padre con un gran flujo de líquidos vaginales del orgasmo que me hizo tener, mi mente nublada por el gocé y el deseo de querer más, solo atino a decirle,… si papá, así papi, toma son tuyos, mi primer orgasmo incestuoso contigo, soy toda tuya.

Cuando mi padre acaba de beber de mis jugos, sube su mirada a mis ojos, con cariño y pasión, le digo,… que rico papá, me gusto, pero quiero más,… me contesta,… mi linda bebé que rica sabes, me imagino que has de coger bien rico Ivonne,… pues a las pruebas me remito papi, méteme tu rica verga, dura y caliente, para que sientas lo rico que es que me cogas, y te demuestre todo el placer que te voy a dar.

Mi padre toma mis piernas entre sus brazos, me las abre, acerca mi cadera a su cuerpo, se lo que va hacer yo simplemente me dejo llevar y acomodo mi vagina dejándola que toque la punta de su verga y como lo imaginaba, de repente sentía la gran estocada, el pene de mi padre me penetro abriéndome mi vagina de manera rápida, entrando hasta el fondo, aunque mi  vagina se encontraba lubrica por mi orgasmo anterior, aún no estaba del todo abierta o dilatada, así que su penetración violenta, me llenó de un gusto fabuloso.

Fue una sensación que antes no había experimentado, me sentía completamente llena con semejante verga dentro de mí, tal vez fue por el gran tamaño de su pene, pues nunca me habían metido uno así de grande, o tal vez fue la rica sensación del tabú, aquello que es prohibido, que es sagrado, que yo lo estaba profanando al dejarme coger por mi padre, o fueron las dos cosas al mismo tiempo su gran pene rico, sabroso dentro de mi y el placer del incesto con mi padre, que me hizo sentir deseo de ver como me coge mi padre, ver su vergota entrar y salir de mi cuerpo ardiente .

Colocando mis brazos como apoyo sobre la cama para levantarme, veo perfectamente como mi padre mete y saca su pene dentro de mi, volteando a verlo a sus ojos, continuo estimulándolo,… así papi, así más fuerte, que rico siento, me encanta, cógeme papi, cógeme, así… aaaahhhh, mmmmmhhh, aaggghh, que rico, máaaaasssss,síiiiiiii, papá sigue,…. Aaaaahhhh, oooohhhh que bien, máaaaaass,… mi padre me posee con rapidez y una violencia que me excita al máximo, me dice,… bebé que bien se siente, que rico coges,… papá que rico, dame máaass,… Ivonne que sabrosa y buen estas, que rico es cogeeerte,…

Mi papá esta listo para terminar, yo siento como esa rica verga, grande y fuerte me parte en dos, mi vagina esta caliente y bien lubricada a estas alturas, le verga de mi padre entra y sale con rapidez de mi vagina, como un guante fino que se adhiere finamente a su alrededor, aceptando su largueza y anchura dentro de mí, no cabía duda, mi vagina estaba hecha para el pene de mi padre, nuestro acoplamiento fue maravilloso,… bebé, que rico siento, voy a terminar,… si papá, hazlo dentro de mí, lléname con tu semen, al decir eso mi padre estalló muy dentro de mí, me lleno con su lechada y me arranco un segundo orgasmo del cual casi desfallecí pero me sentí en la gloria.

Derrumbándome sobre mi cama, respiraba con rapidez y violencia, bufando el placer que sentí,….  mmsssmmsssmmsssmmsss, aaaahh, así papáaaa que bien y que rico.

Estaba que estallaba de placer, esperando que mi padre me lo volviera hacer nuevamente, quería todo de él, mi culo, faltaba mi culo.

- Papá, ¿cómo estas?

- ,… bien, mi linda bebé,…

- tu linda bebé quiere más, quiero tenerte en mi culito, lléname por atrás papi,…

- Todo lo que tú quieras Ivonne.

Entonces me di cuenta, que en todo ese tiempo de nuestro mi primera fornicada con mi padre, tuvimos un observado, mi primo Enrique.

Yo nunca había fornicado abiertamente delante de alguien, así tan despreocupadamente, en algunas ocasiones escarceaba delante de la gente o me dejo que me metan mano, pero coger delante de alguien exhibiéndome y el espectador disfrutando nunca, esa fue la primera vez.

Enrique se notaba excitado nos veía con asombro y deseo, nos felicito,… Muy bien tío; Ivonne estuviste de maravillosa, fue grandioso y muy lindo verlos, que pasión para coger, en verdad que los envido, el placer que se dieron no cualquiera lo tiene,…  mi padre y yo no dijimos nada, simplemente, volteamos a vernos y nos besamos con mucha pasión.

Mi papá estaba desatado, en verdad, era como si tuviera mucho tiempo sin coger, en pocos segundos, su linda y poderosa verga estaba lista para entrar en mí y yo bien dispuesta a recibirlo, para darle el placer que buscaba.

Volvimos a iniciar con el rito de preparar nuestros cuerpos deseosos por cohabitar, yo fornicar como perra en celo, colocaba mi culo frente al macho para que entre en mí, vulgarmente me puse en 4 para su gocé.

Mi padre estimulo muy bien mi orto y yo deseosa ya por tenerlo dentro, me puse en cuatro para que mi padre me penetrara y partiera en dos mi culo, en vez de eso se sentó en la cama, me toma de la cintura para quedar yo de espalda a él, me pide que me siente en su verga y que sea yo misma la que meta su verga en mi hoyito, nuevamente pero ahora con mi culo, a pesar de haber sido bien estimulo, me costo trabajo meterme su pene, sentí algo de dolor, pero cuando lo tuve dentro, comencé a darme unos ricos sentones sobre su verga, mi orto ya se había abierto, entraba y salía muy bien de mi ano, me hizo sentir como su gran verga llenó mi recto y nuevamente el placer de sentir que mi ano y mi cuerpo estaban hechos para la verga de mi padre.

Mi padre me toma de la cintura ayudándome a subir y bajar sobre su verga dura como un mástil, mi propio padre me estaba empalando, como nadie lo había hecho, yo gozosa con su verga dentro de mi cuerpo, en momentos sus manos me masajeaban mis pechos y en otro, sus manos tocaban mis piernas para luego acariciar mi concha y meter sus dedos muy adentro, tocaba mi clítoris para estimular mi furor, yo simplemente me abrí bien de piernas para facilitar las caricias de mi padre y al mismo tiempo seguir bombeando su mástil, entrando y saliendo de mi, provocando mi mayor placer.

De repente mi padre me sujeta fuerte por la cintura y se recuesta sobre la cama, mi espalda queda sobre su pecho, tomándome de mis pechos los oprime entre sus manos y mientras hace esto, me dice, cuando mi padre queda perfectamente recostado y yo encima de él, me dice.

- Mi linda y bella bebé, me darías el placer de sentir algo que siempre he querido.

- Si papito qué es lo que quieres que haga.

- Quiero darte una doble penetración.

- Papá pero si solo tienes un pene, muy rico pero solo es uno, o acaso quieres que te preste uno de mis juguetitos para que lo metas en mi vagina.

- No Ivonne, lo que quiero es que Enrique se una a nuestro goce y te ensarte mientras te estoy cogiendo por el culo.

- No papá, eso no, nunca he hecho un trío; Daniel quería que lo hiciéramos al mismo tiempo con un amigo suyo, Enrique también me lo propuso, algunos amantes ocasionales también lo han querido y nunca e aceptado.

- Pero ahora si aceptaras verdad, quiero verte ensartada por dos vergas.

- Papá, pero si tu verga esta sabrosísima y me tienes bien ensartada, pareciera que me estas empalando, me  encaaantaaa.

- Anda bebé, deja que te metan otra verga ahora.

- Lo que tú quieres, pero sigue cogiéndome y si lo que quieres es que Enrique me coja junto contigo, háganlo y aaahhh dameee máaaaass, máaaas fuerteee…

- Si Ivonne, eso quiero es mi fantasía.

Mi padre me cogía el ano con fuerza y gran deleite para mí, y eso me obligo con mucho placer a decirle que sí, yo le cumpliría su fantasía.

- Si papito, si lo que tu quieres es que yo disfrute contigo de un DP HMH, hazlo llama a Enrique, para que junto con él, hagan un rico swandich conmigo.

Para todo esto yo disfrutaba de su verga en mi colita, completamente llena con su verga,… oooohhh, aaaggahhh, que ricoooooo, mmsssmmmsss, aaaahhh.

Enrique que siempre estuve viéndonos y atentos a nuestros exaltamientos morboso de nuestra platica coital, se desnudo con rapidez se acerco a mí, y levantando mis piernas dirigió su falo a mi entrada vaginal rebosante de jugos, dada mi enorme excitación al fornicar con mi padre.

Cuando me la dejo ir hasta el fondo, se presento en mí un nuevo orgasmo tan delirante como los anteriores, aaaaahhhhh, uuuuuhhh aaggggahhhh, síiiiiii,… máaaassss

Ellos no cesaron en seguir cogiendo con frenesí, entraban y salían de mi cuerpo, de una manera tan sincronizada, que pronto estuve lista para un nuevo orgasmo, el cual lo disfrute intensamente a pleno grito de mis emociones más morbosas,… siiiiii, que ricas vergas, máaaaass cójanme más fuerte, aaaaaaggggghhh, uummmhhh, síiiiii, aaaggghh, estuve a punto otro nuevo orgasmo.

Enrique me saco su verga y subiéndose a la cama se situó a la altura de mi rostro, se masturba frenéticamente hasta eyacular todo su semen en mi cara y parte de mis senos, su leche caliente sobre mi piel , fue como un chispazo de electricidad y mi orgasmo llegó,… aaaaaahhhhh, síiiiii, asíiiii, aaaaahhhhh que feliz me han hecho.

Mi padre me tome fuertemente de la cintura me carga y me coloca en posición de cuatro, yo como dócil perrita, asumo perfectamente mi nueva posición y le ofrezco generosamente mi culo a mi padre.

Abro bien mis piernas y apoyo firmemente mis rodillas sobre la cama, se que mi padre me va embestir con fuerza, me toma de la cintura con una mano y con la otra dirige su sabrosura de verga a mi entrada anal, siento la cabeza de su pene en mi hoyito, y paso como lo pensé, con una fuerte embestida mi padre me penetra el orto, siento como si me hubieran metido un tronco caliente por mi ano.

Pero me encanta, mi padre al tenerme perfectamente ensartada, comienza con una fuerza demencial a entrar y salir de mi cuerpo caliente, su mete y saca violento, me llevan a las nubes del placer, y otro  orgasmo me arranca del interior de mi ser,… aaaahhhh, síiiiii papá, síiiii, asíiii hazlo, dame máaaaassss, es tal su fuerza que mi cuerpo vibra en cada embestida suya, tengo que sucumbir ante tanta fuerza, termino con mi rostro y mi torso sobre la cama, pero mantengo en lo más alto posible mi colita levantada para que mi padre disfrute de mi cola y de mis nalgas, no hay duda estoy hecha para él, soy una zorra.

Mi padre continua con fuerza cogiéndome, hasta que de plano termina venciéndome, dejándome completamente recostada sobre la cama con mi papá encima de mí, cogiéndome, yo disfruto de su violencia y sabrosura de su penetración, él se encuentra fascinado y como buen macho disfruta de cogerse a su hembra, pero sobretodo disfruta el saber que se esta cogiendo a su hija.

Bufando sobre mí, muy cerca de mi oído derecho, me dice,… ¡¡¡que rico te estoy cogiendo Ivonne, que sabrosa y buena estas!!!,… hija que buena estas, que rico te cogo,… le contestó,… ¡¡¡papi me gusta como me coges!!!, asíiiii dame máaaas, que rica verga me estoy comiendo, métemelo, métemelo hasta adentro, síii papi asíiiii, oooohhhh, mmmsssmmsssss, mmmsssmmmssss, aaaahhh,… Mi padre termina por entregarme toda su carga dentro de mi recto, siento su semen hirviendo en mis adentros, mi cuerpo se revienta en otro y suculento orgasmo.

Después de unos segundos, me repuse de la excelente fornicada que me dieron mi padre y mi primo, estuvimos descansado, claro yo en medio de ellos, platicamos sobre lo rico y sabroso del placer prohibido, de mi incesto con mi papá, hicimos un pacto de compartirnos en todo sin reproches de ningún tipo y hacerlo siempre en común acuerdo, yo sería su amante y me iban a cuidar en todo momento sin comprometer mi matrimonio, ni celos de ningún tipo, el silencio y el secreto de nuestra relación era la prioridad, de que así se mantuviera, para poder seguir cogiendo yo con ellos.

Eran como las diez cuarenta y cinco de la mañana, todavía por hora y media seguimos cogiendo entre los tres, con todas sus variantes de HMH, yo mama con gusto sus vergas al mismo tiempo, me cogieron hasta que se dieron gusto, por todos lados, mi padre quedo maravillado conmigo y mi furor uterino.

- Mi linda bebé, eres fantástica, endiabladamente cogedora y ardiente. 

- Pero si tu no te quedas atrás, eres perverso, caliente y bien morboso, mira que estarte cogiendo a tu hija, es de depravados sexuales.

- Pero mira al burro hablar de orejas.

- Y que rica verga mi comí, tienes una herramienta estupenda papá, ya sabes que cuando me quieras coger, puedes venir a mi casa, abrirme de piernas, meterme tu cosota, que yo muy gustosa te daré el placer que buscas.

Fue así que me convertí en la amante de mi padre, satisfaciendo cada uno de sus caprichos y fantasías, con él, tuve mi primera orgía, me incito para inducir a otras chicas igual de calientes que yo a que tuvieran relaciones incestuosas, tuve sexo con él frente a un público sin que tuviera ningún pudor, y delante de ellos dejo en claro nuestra relación incestuosa de padre  hija; en una ocasión me llevó a un lugar a tener sexo frente a sus empleados después de esa ocasión, exactamente a los nueve meses nació mi hijo Danielito, casi al cumplir los 29 años, por lo cual estoy segura que ese hijo es de mi padre, así que es mi hijo hermano, y Danielito es su hijo nieto.

En otra ocasión les contaré cómo y dónde fue que me preño, estoy segura de ese momento en que me deje embarazar por él, además de nuestra última y gran diversión mi primera zoofilia dirigida por mi padre.

No cabe duda soy una perfecta zorra, hasta muy pronto.

Hasta luego amigos de Todo - Relatos, como siempre comentarios y críticas, esperando que sean constructivas, les dejo un email.

erum_ele@hotmail.com


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Lobo Negro
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)