Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.060 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.634 Miembros | 19.674 Autores | 100.780 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » LÉSBICOS » LA HISTORIA DE LA CANTANTE, UNA DAMA Y SU POETA 24
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 28-Sep-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

La historia de la cantante, una dama y su poeta 24

Rc Adrii Torres
Accesos: 2.305
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 22 min. ]
 -   + 
- Como subir??? Diablos... nada!!! NADA!!! Comencé a impulsarme pero estaba demasiado profundo... no podia salir... Eso solo significaba problemas. Quise gritar y solo entro agua por mi boca. -ALEXANDRA AUN ELLA NO SABE NADAR! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Capitulo 24

-       -Sus palabras me sacaron de mis pensamientos y me llevaron a verla, y sentirme digna de ella- Lo suficiente como para perderme en la inmensidad del océano. Vino? -le ofrecí mientras me reincorporaba y la veía de frente... Estas tan hermosa Estef, pensé sonriendo...

-       - Si por favor.... - Recibí la copa de vino y me di perfectamente de su mirada examinadora. Sus ojos pasaron exactamente por los lugares de mi cuerpo donde la ropa se ceñía mas. - Sabes.... hacia rato que no me quedaba viendo la puesta de sol. - Dije llevando la mirada hacia el horizonte.

-       -Salud por ello... Por un excelente salto, por un gran atardecer, por una magnifica compañía -sonrei- Vos también sos agradable...Pero nada como estar conmigo. -Mi ego me acompañaba a cada momento.- Sabes? Vuestros ojos brillan cuando el sol les da de frente con su luz natural. Eso me gusta. -VOS ME GUSTAS grito mi mente siendo opacada por el sorbo que le di a la copa de vino.

-       - Salud... - Respondí un tanto sonrojada por sus palabras, de nuevo su ego me hizo reír - Si Medina... nada como estar contigo y tu ego, que son el equipo perfecto. - Ambas nos reímos en un momento mágico bajo la luz ya tenue. - Pero que mas puedo hacer...? - Añadí - Asi eres tu.... - Me encantas Medina... tu y tu ego, tu y tus locuras. ESTEFANIA, NO PIENSES MAS.

-       Espero no tengas compromiso nocturno porque estamos a la deriva... Sereis mía toda la noche -replique con un tanto de malicia, levante la copa y tras el cristal observe su rostro, me sentí un poco débil pero mantuve fuerte- Estamos solas a la deriva del gran lago. Con una luna llena y un sol que solo deja una poca de su huella, la mujer mas bella esta ante mi mirar te quiero besar pido permiso para poderme acercar -flui en un verso inspirado de sus labios

-       - No.... - Era tan difícil ser consciente de las cosas cuando ella se acercaba con esa mirada decidida. - No tengo ningún compromiso. - Desde luego que no lo habia, como iba a haberlo? - Desde cuando pides permiso para besarme Medina? - Sonreí sintiéndola cada vez mas cerca a mi, pero esta vez tomé la iniciativa y la bese con muchísimos deseos.

-       -Desde que quiero conoceros -respondí quedándome sin aliento- Un poco mas de vino? -ella asintió levantando su copa- Venid -Le extendí mi mano como siempre y camine despacio guiando nuevamente sus pasos hasta la parte superior del barco, la cual estaba arreglada con el ambiente perfecto para dos desconocidas que se querían conocer- Un gusto me llaman Alexandra Medina, y os quiero conocer me pareces atractiva y quiero vivir en vuestro ser- le dije despacio abriéndole un espacio en la silla.

-       Comencé a sentir mariposas en el estómago y con ellas la preocupación de que esta intensa aventura ya estuviera dejando de ser un asunto de adrenalina y se volviera un asunto de endorfinas. Dejándome guiar, desde luego atontada por sus atenciones, tomé asiento tras su ofrecimiento. - Me quieres conocer? - Algo hizo latir mi corazon mas rápido. ME QUIERE CONOCER! - Veamos... una pequeña historia de mi vida estaría bien? -

-       Que os parece una historia de vuestra vida, la noche es joven y el barco es mio, asi que tenemos el tiempo ilimitado para que la noche sea testigo de vuestras palabras y el delirio que se forma en mi al pensar en vos y en quien sos. Os quiero conocer. -la mire entregándole mi seriedad y dulzura desde ese asiento me cruce de piernas y llame su atención induciéndola a verme de abajo a abajo su mirada no subió- Estef soy toda oídos. -dije de forma juguetona sacándola de sus pensamientos en mi desnudez.

-       - QUE VERGÜENZA, ME VIO OBSERVÁNDOLA....!! No Estefania, mas aplomo por favor. Aclaré la garganta para disimular que me habia puesto como tomate. - Bien... Soy la hija del medio de una familia de clase media en Bogotá... - Ella me observaba atentamente. - Mi padre estuvo bien conmigo hasta que tuve el valor para contarle mi orientación. - En ese momento sentí cierta agonía pero continué. -

-       Me parecía realmente tierno verla alli tomando valor para hablarme de su vida solo por habérselo pedido. Me sorprendí tanto pero guarde silencio con una expresión neutra concentrada en cada una de sus palabras, pronto hizo una pausa y tome un sorbo de vino, mi mirada jamas la dejo sola y mi confianza se la transmitía a través de mi contacto mano a mano.

-        Desde pequeña siempre quise ser medico... - Ella sonrio levemente. - Y puse mucha energía para estudiar todo lo que se relacionaba con biología y ciencias. Finalmente ingrese a la Universidad… y allí conocí a un chico del que me enamore. - Suspiré un tanto. Aquellos no eran recuerdos amables. - Como resultado de ese amor, unos meses después de terminar la carrera tuve un bebe… - Sonreí con los ojos humedecidos. Alexandra apretó suavemente mi mano. - Mi bebita era preciosa, lo mas lindo que pudieras ver, sabes? Pero el creador tenia otro camino para ella…. - Tuve que hacer una pausa para limpiar mis ojos. - Nació con una enfermedad de los pulmones y murió, ello marco mi vida… - Hice otra pausa para respirar y continué. - De ese amor, no volví a saber nada, a el lo destrozo la muerte de nuestra hija, y yo me marché a Madrid a estudiar Neumología. -

-       Desgraciado hijo de su puta madre! -pensé mentalmente mientras me levantaba acercándome a Estefania aprisionándola en mis brazos regalándole calor humano. -No es necesario continueis. -le dije con un tono de voz suave y calmado

-       Me sentí cobijada por su abrazo reconfortante. - Esta bien… Aun me afecta un poco, pero estoy bien. - Le sonreí acariciándole la mejilla en un impulso. Tras el abrazo, continué. - Luego de esos estudios viajé a Tailandia y comencé a ejercer como quería hacerlo. - Sonreí luego de los recuerdos tristes. - Fue maravillosa mi experiencia allí… pase dos años increíbles, ayudando a la gente, disfrutando de mi carrera. - Mi emoción debió verse al hablar de ello. - Estando en Tailandia, me entere de la labor de Médicos sin Fronteras en la frontera, valga la redundancia. - Sonreí un poco. - Luego viaje a Ojeda…. y conocí a una periodista….- Ella sonrió. - La persona mas increíble que yo haya visto… Que tiene un ego casi tan alto como ella, pero amable… bondadosa… No creas que no supe que pagaste las exequias del Señor Segovia. -

-       -Joder! Mujer me vas a enamorar si seguis hablando asi de esa periodista... Diagonal poeta y compositora... -Su emoción y felicidad se notaban al hablar, era tan esporádica que me agradaba aun mas me regocijaba al escucharla- Ostias tía! -dije recostando la cabeza sobre la mesa- Por favor, odie como hablo George! Ellos necesitan la ayuda, y si podría ayudarles con el efectivo vale, asi seria. El dinero es lo de menos, el amor y el cariño es lo primordial, cuantas personas podrían morir por conductas como la de George

-       - Es un error el de muchos profesionales, poner un barrera entre su labor y sus sentimientos. - Repliqué. - Para mi es imposible, amo a las personas, intento ver lo mejor en ellas. - Recordando la actitud de George hice una pausa. - El es un buen medico, de seguro tiene algún motivo para optar como lo hizo en ese momento. - Sonreí recordando la escena del abrazo del chico con Alexandra. - Ademas... ahí vi que tenias unas lindas hebritas de sensibilidad... Ese chico te abrazo con muchísimo agradecimiento.

-       Hey, hey, hey... La fuerte del equipo soy yo, recordad que soy un ser detestable... No lo olvideis -sonrei al recordar como era nuestro trato solo unos días antes...- El pequeño merece lo mejor, una mala jugada del destino no puede arrebatarle su felicidad. Y aunque me hayais visto débil debeis siempre decir que nunca he llorado frente a vos.

-       - Nunca te di las gracias, pero la verdad me sentí muy impotente al no poder ayudar a esa familia mas alla de las palabrejas frías de George. - Recordando la manera en que nos tratábamos hice un leve puchero. - En verdad que al comienzo me pareciste un poco fría, no se... - Suspiré. - Pero ya no tengo esa idea acerca de ti. -

-       -La familia, esta mejor, mañana os llevare al pueblito para que veais las cosas. Hice un poco de magia y ya todo volvió a tomar su rumbo original. -sonrei recordando los camiones de abastecimiento que llegarían a Ojeda.- Y ahora que piensas de mi? -pregunte con un tono de voz pícaro e insinuante.

-        Me quede un poco sorprendida por aquello de la magia, sin embargo, se me ocurrió que era cualquier otra de sus descabelladas ideas. - Ahora que pienso de ti? - Repetí la pregunta de modo juguetón. - Que aparte de estar loca, te gustan las cosas lindas, te dejas llevar por los impulsos.... eres intrépida... veo que a veces eres muy dura, pero tienes por ahí tus fugas de sensibilidad, y cuando eso pasa... eres tan linda... -

-       Solo cuando eso ocurre? -Le pregunte fingiendo molestia- soy linda en cada momento y cada instante. Las cosas de la vida nos obligan a ocultarnos tras una sonrisa sin rostro. Recordad algo siempre, las personas que mas fuertes se muestran son las que mas débiles viven -senti cierto descuido en mi al decirle ese pequeño secreto de mi vida pero quise confiar en ella como lo estaba haciendo- Me agrada lo que pensas ahora de mi. Me parece un muy buen avance luego de haber deseado que me muriera -recordé eso soltando una pequeña carcajada. Haciéndola sonrojar - Que quieres Medina…aun no te has muerto? -Dije juguetona al repetir su oración de aquella noche.

-       Sonreí un tanto apenada. - Es que sabes muy bien como hacer que la gente se enoje! - argumenté para defenderme. - Desde luego no quiero que te pase nada.... y si, ha sido todo un descubrimiento esta parte tuya tan loca. - Dije señalando el puente. - No quiero saber cual sera tu próxima locura. - Claro que quería saberla.

-       Vos sabes como sacar a la gente o en especial a mi de donde no debo salir... -Sonrei y me recoste del espaldar de la silla cruzando lentamente mis piernas, observando tambien el puente- La adrenalina es la pequeña brujula que le dicta a mi ser cuando hacer locuras... Oh no la quereis saber? Esta bien, vos te lo perdereis, seguid metida en vuestra incitante monotonia.

-       - Esta bien para ti, pero a mi me cuesta un poco. - Dije recordando con algo de resquemor el salto al vacio. - Pero cuando me animo a algo, realmente lo hago... - Dije mirando el puente con decision. - La proxima vez que haga Bongie Jumping no tendre miedo... - Sonrei.

-       -Le mire decidida y quise retarla- Que os parece paracaidas? Os va bien? O es mucho cielo para vos?

-       - Me mordí el labio con cierta ansiedad. - El cielo? Tambien practicas paracaidismo? Eres una cajita de sorpresas!! - Pero no iba a dejarme apabullar, no en ese momento cuando ya ella me habia encontrado el lado debil. - Cuando?

-       -Preguntadme que no practico, los deportes extremos se volvieron mi escape a la sucia rutina. -Mi ego me mantenia y mi descaro le sonreia- Dad la fecha que os hare el lugar.

-       - Me rasqué la cabeza contrariada por mi gran bocota. AHORA IBA A SALTAR EN PARACAIDAS. NOO!! - Pero no se saltar... - Dije recordando el baile de Tango, saltando desde el cielo no iba a tener tan buena suerte. - Tu vas a saltar conmigo?

-       -Queres que salte con vos? -pregunte con ese tono insinuante-

-       - Pues.... si.... - Sabia que si ya me habia metido en esto, la unica manera iba a ser en avion y saltando con ella. - Como siempre... siempre tienes que enseñarme primero. -

-       -Saltar en paracaidas es como el tango, no se aprende, se siente, se disfruta se experimenta el saltar a 13mil pies de altura pensando si el paracaidas se abrira o no en el momento correcto. o si chocaras contra el suelo y sufriras un fuerte golpe, nada es seguro, cualquier cosa puede salir mal luego de que se surque el cielo.

-       - Me cruce de brazos. - No estas ayudando Alexandra... Se supone que deberias describir algun tipo de sensacion bonita, pero solo se te ocurre hablar de fuertes golpe, el piso... pffff-

-       Bueno, digamos que estamos saltando y nos encontramos con un aguila calva, yo le pido su autografo! Quizas hasta me tome una foto con el... Y vos? -rei ante la ironia y cosas ilogicas-

-       - Hay no... - Realmente me saco la risa con sus tonterias. - De donde inventas cada cosa Medina?

-       Dejad de ser tan cuadrada! Sera divertido, aparte quien os manda a querer tener un poco de orgullo? -Desvie la mirada a una estrella y luego la devolví a ella- Quizas al avion tocar las nubes comience la turbulencia, el avion podria tener complicaciones, las cosas se pueden tornar peor. -Su cara era todo un poema- Solo imaginaros estais apunto de saltar y la puerta del avion no se abre, y este esta pasando una gran turbulencia. -Reí ante el terror que le creaba- ya, ya, no pasara nada de eso, quizas pasen cosas peores, pero no eso. -sonreí- Nos encontraremos al aguila calva y le pediremos su autografo. -Bese su mano intentando calmar su miedo, mostrandole la mas sincera y pura proteccion que habitaba en mi- Nada os pasara mientras esteis a mi lado.

-       - Alexandra... has dicho tantos mas disparates en este minuto que los que me has dicho desde que nos conocimos...- Me senti complacida por la manera delicada en que beso mi mano. Esta persona que estaba frente a mi agitaba las mariposas en mi estomago cada vez mas. UN SEGUNDO! Justo en ese momento las alarmas en mi se encendieron. Estaba enamorandome de esta mujer? - Gracias por este dia tan lindo... ha sido de todo un poco... no me divertia tanto hace mucho...

-       -Conmigo encontraras una aventura, una sonrisa y una copa de vino para levantarla y decir salud -ambas imitamos el gesto chocando nuestras copas ella derramando un poco de vino sobre mi pierna- Oh rayos, esta como mojado el tinto -sonrei al observarla intentanto secar el liquido en mi piel- Hey cuidado donde tocas

-       - Me sonroje como tomate. - Fue sin querer... es decir...!! Aishhh.... No era por tocarte la pierna!! - De inmediato retiré mi mano y trate de disimular. - Haces ver todo como si yo tuviera segunda intencion!!! Y no es asi...! - Dije fingiendo seriedad. - Y no soy cuadrada! -

-       -Solte una carcajada tomando su mano con la servilleta- Asi -de una manera dulce la ayude a limpiar los rastros de tinto- vez? ya no hay segunda intencion, aunque se que me queres -Al igual que yo a vos pense- Reaccionas tarde, si no fueses cuadrada no siguierais protocolo en todo lo que haces...

-       - Protocolo? - Pregunté extrañada. En mi mente lo sabia, estaba adaptada a las normas, a los esquemas, a la metodologia.  Sonrei levantantome de la silla. - Puedo demostrarte que a veces... nada mas a veces si se me puede dar por romper una que otra reglita. - Le dije de modo jugueton. - Verdad o reto...? - Pregunte de modo travieso.

-       -Senti cierto miedo en mi... pero ese desaparecio cuando ella se levanto. quise restarle importancia y hacerme la interesante los retos no me gustaban con ellos caminaba clase y aparte- Por supuesto que reto -dije observando mis uñas-

-       Sonrei con ese tipo de ansiedad que me daba estar metiendome en terreno desconocido. TEN CUIDADO ESTEFANIA! Mire la mesa y tuve una idea - Veamos... - Tomé una de las servilletas en la mesita al lado del vino y acerque a ella. - O mejor, no veamos. - Con suavidad vendé sus ojos y me incline hacia ella muy cerca a su oido. - Dime la verdad, ves algo? - Ella nego con la cabeza. - Bien. - Le di un beso en la mejilla muy cerca al oido y luego me reincorpore para tomar un chocolate. Pase el chocolate por su nariz. - Huele... esto es lo que tienes que buscar... tu sabras donde... - Luego impregne un poco mi cuello y algo mas de mi piel para dejar el chocolate en mi boca. - Bien.... encuentra el chocolate perdido....

-       -A luz oscura -pense sientiendo como el chocolate impregnaba mis sentidos olfativos- Esto sera delicioso, dije colocandome de pie -Necesito tenerte cerca de mi, seria un trato justo -dije con vos suave ella hizo un pequeño ruido que me dejo detectarla y la tome por la mano, amante al chocolate su olor lo conocia y sin mirar ya lo sentia... Dandole una vuelta la recorri con mi olfato sin siquiera tocarla, hasta que el viento me llevo a su pelo.... El aroma de este me embriago y depositando mis labios en su cuello lamiendo lentamente el chocolate con la punta de mi lengua, sintiendo y saboreando cada parte de su cuello, no le negue nada al sentimiento y al deseo me sambulli en esa pequeña parte de piel la cual chupe sin condicion aprisionando sus caderas mas a mi la pude sentir arquearse un poco -sabes delicioso- de la misma manera le fui dando la vuelta y la tuve frente a mi, el chupeton que le habia dejado en el cuello no habia sido suficiente cree un rastro de saliba por sus cienes llegando a sus labios. un leve gemido se escapo de ella y yo disfrute junto con mi lengua al sentir en su boca el mismo manjar derretido pidiendo un chupito que nos mezclara a ambas, asi lo hice asi lo senti, asi la bese apretandola tan fuerte contra mi, creando el calor intenso entre las dos

-       - RETIRATE.... RETIRATE.... Si seguia ahi bajo ese embrujo suyo iba a terminar sin ropa y haciendo el amor alli mismo. PERO NO.... No asi... esto estaba dejando de ser una aventura para transformarse en algo mas serio dentro de mi corazon, comenzaba a sentir algo por esta mujer y no iba a vanalizarlo. Para cuando considere esto en medio del beso mas intenso que me habian dado en la vida, yo ya me aferraba a ella cediendo complemente a sus impulsos. Su lengua sabia a chocolate,el calor me embriagaba toda... como iba a salir de ello si yo misma no queria que terminara.... Pero no. El reto. SI!! ESO ERA... EL RETO. Esto... no le iba a gustar. Puse mis manos contra sus hombros y haciendo una pausa para respirar le di de nuevo un beso asegurandome de que quedara chocolate en su boca. - Has pasado el reto... - Vi su respiracion agitada, sabia que queria mas... pero no mas chocolate, mas de mi.... y no iba a darle mas.

-       JODER! ES UNA BROMA -Grito mi consiencia- Ok, soy experta con el chocolate.... y vos sos experta en... Bueno sos experta -dije sentandome en la silla tomandome de un trago la copa de vino, de pronto empece a retirarme la chamarra y los tacones su rostro se mostro extraño al verme descalza y con esa ropa insinuante -No me quedare con el calor en el cuerpo -fue lo ultimo que le pude decir antes de aventarme del barco al lago, apagando mi fuego, secando el calor que aumentaba mis deseos locos de hacerla mujer NUEVAMENTE MI MUJER! -Diablos, por poco pierdo mi fortaleza en tus labios- dije golpeando el agua y volviendo a sambullirme

-       - Tuve que reirme un momento de su reaccion, quiza me reia tambien de mi propio atrevimiento. Luego de ver que habia desaparecido al lanzarse al agua, me puse de pie y me asome. - Ya mejor del calor Alexandra? - Ella me miro desde el agua. - Ahora si... tu turno...!! - Le dije desde mi posicion.

-       -El agua esta rica... Si estoy mejor, es que Maracaibo sin duda alguna es un lugar muy caluroso aun de noche... -sonrei con agrado y un poco de malicia viendola desde abajo- Reto o Reto? -pregunte nadando de espalda para enfocar mejor su rostro ante la luz de la luna-

-       - Reto!! - Dije con un poco de duda. Desde luego habia acabado de jugar un poquito con sus impulsos. Ella se las arreglaria para hacerme pasar un rato intenso, de eso estaba segura

-       Sonrei esta vez con maldad completa- Os reto a... -Me volvi a sambullir dentro del agua y volvi a la superficie- A que os tireis desde vuestra posicion, sin ropas a estas calidas aguas....

-       - Me quede ahi unos segundos. - Sin ropa? - Durante otro segundo me pregunté que significaria sin ropa... Solo la exterior? Tambien la interior? - Ay no.... - Murmuré mirando si por ahi habia alguien. Comencé retirandome el calzado sin mucha certeza, luego me retiré el pantalon. Volvi a mirar que nadie estuviera por ahi y me quité la blusa. - Alexandra... como que calidas!!!!! Hace frio!!! - Desde luego que no... tenia cierto temor, se me bajaba hasta la presion, podia sentirlo en mi. - Alex.... este.... solo la ropa exterior, verdad?

-       Esta divina, os espero... -Mi malicia aumentaba y estaba punzante deseando recuperar su pocision dominante- A ver, Para sonar mas elegante.... -Dije conteniendo mi risa, le saldria caro lo que me terminaba de hacer- Con las ropas que dios os a traido al mundo debeis lanzaros al agua

-       - Para que hago preguntas tontas... - Dije para mi misma mientras llevaba la mano hacia el broche de mi sosten. - Hay Estefania, las cosas que haces... - Luego con ambas manos destrabe el sosten y me retire luego la pieza inferior. No pensé mucho, solo lo hice tal cual, y sin darme ninguna espera, me lance hacia el agua simulando alguna clase de clavado.... ....Lo ultimo que senti fué que entre al agua. Pero algo estaba mal... como subir??? Diablos... nada!!! NADA!!! Comencé a impulsarme pero estaba demasiado profundo... no podia salir... Eso solo significaba problemas. Quise gritar y solo entro agua por mi boca.

-       -ALEXANDRA AUN ELLA NO SABE NADAR!- Grito mi consiencia sacandome de mis pensamientos eroticos por su figura- Mierda... -Dije nadando hasta su pocision y sambulliendome para buscarla. Tuve que soportar mucho la respiracion Estefania luchaba con su oxigeno escaso, nade tanto hasta tomarla de la mano y subir con ella a la superficie- Vamos! Sujetaros de aqui! -Le dije pocisionandome al lado de la cadena del ancla- Estas bien?- senti mi corazon reprimirse al verla toser y buscar el oxigeno con pequeñas inhalaciones de aire.

-       - No se de donde el aire vino de repente y solo atiné a toser una gran cantidad de agua, me esforzaba literalmente para que el aire entrara a mis pulmones. Al otro segundo fui consciente de la presencia de Alex, que me sostenia. Me aferré fuertemente a ella. - Dios........ - Me dolia el pecho cuando comenzaba a respirar . - No me dejes.... por favor... - Un segundo!!! No era la frase... NO ERA LA FRASE!! NO!!! - No... no me sueltes.... casi me ahogo.... - Finalmente pude respirar mejor mientras ella seguia vigilandome atenta... - Si... ya.... - Tosi una ultima vez. - Ya estoy mejor... -

-       -Ni una ni la otra... Ni os dejo ni os suelto. Estareis bien mientras esteis conmigo, no sois la unica que poseis super poderes. -Sosteniendome del agua acaricie su rostro con mis manos- Ya estas mejor? -ella asintio- Vaya joder, el reto ha salido caro pero ha valido teneros aqui... Estais desnuda solo para mi -sonrei con picardia observandola atenta.

-       - Casi me tienes pero muerta... - Le respondi ante su gesto de ternura. NO OJOS, NO OJOS... CONTROLATE ESTEFANIA, NO LA MIRES ASI COMO IDIOTA. - Pero... no es novedad que me hayas tenido desnuda... o si? - Respondi rememorando el auto. - Creo que ya me has visto muy muy bien... - Sonrei juguetona. DEL CASTILLO... OJALA NO TE CUESTE MUCHO ESTE JUEGUITO.

-       Las buenas cosas merecen repeticion, y teneros de nuevo asi creedme que es todo un honor. -Esa no era yo, yo jamas hubiese dicho semejante estupidez! OK QUE ME ESTABA PASANDO!- Alguna vez os han hecho arder bajo el agua?- le pregunte tomando su mano liberandola de la cadena del ancla para que flotase conmigo y su desnudez-

-       - Ar...... der debajo del agua? - Parafrasee de nuevo insegura. - Es lo que yo estoy pensando...? - OK, hacer el amor es una cosa, y bueeeno, con ella... Era bastante intenso, pero ahi? Justo ahi? Casi acababa de ahogarme... esa era agua... no era un baño, o una cocina, era una infeliz laguna.... - Nunca.... - Murmuré insegura.

-       -Acaricie su mejilla rozando su cuello deslizando un mechon de su cabello tras su oreja- Es lo mas excitante que existe en la vida -le hable despacio tan despacio como si mis palabras se congelaran con cada latir de mi corazon, Apegue su cuerpo al mio y senti su calor- De pronto todo sube la marea baja y sientes.... Como cada cosa vuelve a un mundo que no existe... creado por tu placer mental. -en mis susurros besaba su cuello intercalando caricia beso... Hasta que la luz de la linterna me saco de mi brillante escena erotica vengativa- Señorita Medina. Volveremos... Oh -dijo el marinero dejando caer la linterna al ver la sombra de los pechos de Estef desnudos- Nicolas, te vas, te retiras. Ya no estas. -Dije en un tono de voz suave y calmado, luego que el marinero se fuera, busque el rostro de Estefania nuevamente- Estef! Hey...

-       - Ay nooo! - Aun cuando estaba al rojo vivo por esas caricias y ni siquiera habria aprendido a nadar bien, no se como me las arregle para ir tras de ella y ocultarme, sosteniendome de sus hombro al mismo tiempo y ocultandome en el agua hasta el menton. - No me digas que ese tipo acaba de ver mi cuerpito!! nooooo...-

-       -Quizas tus senitos tambien -le hable con ese mismo acento de niña- Vamos a salir de aqui, ya volveremos a tierra firme... Asi como como se encuentra algo 5 centimetros mas abajo de vuestra cadera -en ese momento desvie la mirada a su trasero el cual no era nada que la naturaleza le hubiera regalado

-       - Y tu donde se supone que vas!! - Le dije deteniendola. - No voy a salir desnuda como una loca a cubierta!!! - El reto que sigue es que salgas desnuda conmigo. - Que mas daba!! Habia perdido lo poco que quedaba de mi dignidad con ese marinero, pues, que ella tambien lo hiciera!!! -

-       -Ok -respondi sin pudor retirandome cada una de las pocas prendas que tenia. Cuando estuve desnuda mi espalda tatuada quedo a su frente. No se cual de los tatuajes la cautivo mas- Estef, vamos a cubierta. No se que quereis lograr, ha sido una verdadera perdida de tiempo pedirme que me quite la ropa.

-       - Mientras miraba sus tatuajes, vi las prendas flotar en el agua y por un momento tuve una idea. Sonrei enormemente... - No del todo! - Tome las prendas que ella dejo y me las puse. - Reto cumplido, ahora vamos!!! - Ella me miro con cierta incredulidad mientras yo nadaba hacia la escalera de subida. -

-       -Joder, me encanta como se dibujan vuestros pechos con la ropa mojada -le dije nadando hasta las escaleras del barco. Ambas subimos, yo llegue de primeras y la ayude a terminar de subir- Vamos arriba! -Asi piso ella cubierta y estuvo bien- Me ire a cambiar, deberiais hacer lo mismo. -Dirigiendome a la habitacion me encontre con el lote de marineros a cargo del barco. -Oh chicos ya podemos ir a tierra firme. -Estaba tal como Dios me habia traido al mundo sin pudor frente a unos 7 hombres, sonrei tomando un poco de vino directamente de la botella- Oh que magnifica noche -recogi mi cabello y me tome el tiempo suficiente para hacer pasarela en la cubierta fiesta... Los marineros me observaron deborando mi piel, senti su mirada, pero la que mas me penetro fue la de aquella mujer- Estefania- Susurre mentalmente sonriendo en medio de mi sinismo.

-       Eres... increible.... no me canso de decirlo... - Dije para mi misma casi boquiabierta del modo en que Alexandra desfilo delante de esos tipos. HOMBRES?? Me lleve la mano a la frente... de seguro estos me habian visto cuando me quite la ropa. PFFFFF.... Pero la pena solo duro unos segundos. Alexandra... Medina.... daba un espectaculo con su seguridad y desde luego con esa figura despampanante. Sentí esa increible sensacion de excitacion en mi cuerpo de recordar la sensacion de su piel en mis manos. CALMA!! YA!! Los marineros se fueron inmediatamente y Alexandra fue a buscar algo de ropa, mientras tanto, fui hacia la habitacion quitandome la ropa mojada. - Necesito algo de ropa yo tambien... -

-       -Luego de cambiarme -OTRA VEZ- Fui hasta la habitacion donde se encontraba Estefania- Toc- toc -Toque la puerta y nadie contesto... Me tome el atrevimiento de entrar, y caminar por la habitacion -Estef? Estefania? -No la encontre en la pequeña alcoba asi que me dirigi al baño y sin entrar pase... Encontrandome a una escena muy propia que mis ojos no esperaban ver- Jamas hubiera sabido eso de vos -sonrei con malicia al verla a ella gritar y bajar la mirada avergonzada

-       - De inmediato me tape con lo primero que encontré. - Hay no... no te cansas de fastidiarme... cierto? - Le dije con la cara roja. - Solamente me estoy vistiendo decentemente! Ademas tengo frio... - Hice un puchero que hasta a mi me sono infantil.

-       -Por favor que os vais a cubrir si ya os he visto toda... Solo vine a deciros que llegaremos en unos 5 minutos a tierra firme, asi que abrigaros porque hiremos a cenar algo rico! -Me dio risa su puchero, tome el atrevimiento de sentarme sobre la tapa del inodoro viendola fijamente desde una posicion bien insinuante.... -Os he dicho que los pucheros os hacen ver como una niña?

-       - Es pudor Alexandra!!! Asi ya me hayas visto...!! - No me acostumbraba a estar asi frente a ella. - No vas a dejar que me cambie con tranquilidad cierto? - bufé pensando que la unica alternativa alli seria concederle el que me viera, asi fuera durante unos segundos, con tal de evitar seguirme mostrando. Hay no... eso era una contradicción. - Con cierta rapidez y de un modo divertido, Alex no evito mirarme todo el tiempo. Sus miradas eran atrevidas, ella miraba donde se le daba la gana. - Esto esta bien? - Le dije mostrandole un vestido que habia logrado escoger en mi rapido cambio de ropas. -

-       -Yo os prefiero sin tanta tapiceria, si Dios os hubiese querido con Ropas con ropas hubieseis nacido.- Sonrei levantandome y acercandome a ella- Este vestido? Que os parece este? -Dije buscandole un color celeste/Turquesa con ese sutil toque pastel. Que tenia algunas oleadas en su cintura entallado de caida abombado dandole el toque genial a su figura- Este os quedaria  mucho mejor-

-       - Mire su eleccion y francamente me gusto mas que la mia propia. - Esta bien... - Ella volvió a su lugar como esperando a que yo le diera alguna clase de espectaculo ahi para cambiarme. Afortunadamente, ya me tapaba la ropa interior. ESPERA... ESTEFANIA... QUE....- Hummm tarararararan... - Empecé a tararear la tonadita sexy de streptease mientras intentaba hacer algun tipo de bailecito sexy. Por algun extraño motivo, tropecé y casi me caigo. Alexandra sono una carcajada. - Ya no hago nada... tu te burlas!! - Ella continuo riendose con esa carcajada contagiosa. No pude mas que reirme. - Ok... no mas... me visto. - Me puse el vestido precioso que ella habia elegido y me mire al espejo. - Wow... si que esta precioso....

RcAdriiTorres -FACEBOOK-

Que estes muy bien pequeñas lectoras! gracias por el apoyo. Por sus comentarios y sugerencias.!

El pensamiento no merma, que nada merme, el sentir se haga fuerte y sus fuerzas se vuelvan amor para transmitir seguridad a sus sueños! No dejen que nadie mas que ustedes les reprima sus sueños! Con cariño desde mi Venezuela! besos, bendiciones!


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Rc Adrii Torres

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Rc Adrii Torres
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)