Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.952 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.187 Miembros | 19.616 Autores | 100.399 Relatos 
Fecha: 02-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Aprendiendo a Amar Cap. 69

Tami22
Accesos: 4.845
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 21 min. ]
 -   + 
-Si supiera mi madre lo bien que me haces – bese su cabeza – Quiero que mañana te mudes conmigo – se volteo para ver mi reacción -¿Estas segura? – asintió y me beso – No sabes lo feliz que me hace escucharte pedirme eso Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Perdon por la demora, me estoy cambiando de casa... Una mudanza es muy estresante... Creo que subire un capitulo mas esta semana pero la siguiente vuelve todo a la normalidad....

Agreguenme a Facebook: https://www.facebook.com/tami.denise.56

Siganme en Twitter: https://twitter.com/AaAmarTR

Envienme correos: tami.denise.22@hotmail.com

Saludos ;)

Capítulo 69

 

>>Tati<<

Cuando encontré el análisis de sangre me enfurecí, me había mentido, me parecía raro su viaje y yo como tonta le había creído, salió de bañarse y después de pedirle una explicación y ella dármela, me calme, sus ojos me decían la verdad, sé que esta vez no me mentía. Sé que siempre estará el fantasma de Sami en nuestra relación pero estoy segura de quien soy y de lo que puedo darle a Tami, por eso no me preocupa. Nos estábamos dando un beso y sonó el timbre de mi casa, me fui a cambiar ya que aún seguía semidesnuda, fui a mi enorme closet y me puse ropa cómoda ya que en un rato más nos iríamos a dormir, Tami aún seguía en la puerta, me acerque y vi a mis padres, me quede paralizada al igual que mi novia

-      Tatiana, ya que esta chica no me responde ¿Podes decirme quien es y que hace a esta hora en tu casa? – mire a mi madre

-      Cuanto tiempo que no los veía – abrace a mi madre y luego a mi padre – Pasen

-      Ambos se sentaron y yo me fui con Tami hacia la cocina - ¿Sabías que vendrían tus papas? – negué – Ahora entiendo porque te regresaste a Argentina y no te quedaste con ellos en Estados Unidos

-      ¿Te trato muy mal? – busque vasos y saque un jugo de naranja que tenía en el refrigerador

-      No, solo me trato como si fuera mierda y me cuestiono porque estaba en casa de su hija – se cruzó de brazos molesta – Después de eso, un amor tu mamá

-      Es momento de que sepa que sos mi pareja y exigirle respeto – me acerque y bese sus labios – Vamos, hagamos enojar más a la bruja – nos reímos y regresamos a la sala, les serví jugo y mi madre no dejaba de mirarnos a ambas, luego miro el vaso con asco – No sabía que vendrían

-      Esta mal lavado este vaso – lo dejo con desprecio sobre la mesita – Queríamos sorprenderte pero nos llevamos la sorpresa nosotros de que tenías compañía

-      Si y acostúmbrense a mi compañía – los dos me miraron atentos – Ella es Tami, mi pareja hace siete meses – ambos abrieron la boca y mi madre me miro con desagrado – Tami, ellos son mis padres, Mercedes y Sebastián

-      Un gusto conocerlos – estiro su mano para que mi madre la agarre y ni intensiones tuvo de hacerlo así que la movió hasta mi padre y él la tomo – Tati me hablo mucho de ustedes

-      Qué raro, a nosotros jamás nos dijo nada de vos – mi mamá intervino y la mire enojada – No creo que sienta algo por vos

-      Mamá ¿Y si mejor te callas la boca? – estaba sorprendida por mi respuesta – Si no te voy a pedir que te vayas de mi casa

-      La única persona que esta de mas acá es ella – señalo a Tami – Vine a ver a mi hija y me encuentro con una chica que no es de tu clase y que según es tu pareja

-      ¿No es de mi clase? – se paró y me acerque a ella quedando frente a frente - ¿Por qué no es de mi clase?

-      Mirala – la observo de arriba abajo – No se parece en nada a las personas que estuvieron en tu vida, mucho menos a Ramiro

-      Basta – grite – Ramiro era un hijo de puta que hasta me violo – mi padre detuvo a mi madre – Tami es mi pareja y la amo porque tiene todo lo que necesito en mi vida

-      Amor, tranquilízate – mi novia me agarro de la mano – Mejor me voy a mi casa, cuando se vayan tus padres me avisas y nos vemos – la quise frenar pero ella me sonrió y fue hasta mi cuarto

-      Sos vos quien se debería ir – camine hacia mi cuarto – Amor, no te vayas

-      No te preocupes, tengo claro que no les voy a caer bien, por lo menos a mi adorada suegra – termino de ponerse su pantalón – Me llamas cuando puedas – ambas salimos hacia la sala – Buenas noches

-      Espera mi amor – le di un beso en los labios – Te pido disculpas por el comportamiento de mi madre – acaricio mi mejilla y luego la beso – Te amo

-      Te amo princesa – me beso y se fue

-      Qué asco Tatiana, ¿Cómo podes besar a una mujer? Y encima esa mujer no es de tu clase – apreté mis puños – No acepto este tipo de relación

-      ¿Sabes por donde me paso lo que aceptas o no? – mi padre me miro serio – Perdón papá pero a quien deberías mirar con esa cara es a tu esposa

-      Mercedes, creo que te estás pasando con nuestra hija – se miraron

-      Vos callate Sebastián – mi padre hizo silencio y se sentó en el sillón - ¿Dónde la conociste?

-      ¿Para qué queres saber eso? – me cruce de brazos

-      Quiero saber cómo ese tipo de chica esta en tu vida – resople – Habla Tatiana

-      Íbamos al mismo gimnasio, luego fue secretaria mía, nos asociamos con Agus y Pao para poner un restaurant y junto con otras amigas somos dueñas de una gran empresa – lo dije rápidamente y ella cambio un poco su expresión - ¿Algo más que quieras saber?

-      ¿Es dueña de un restaurant y una empresa? – asentí – ¿Con dinero propio o se lo prestaste? 

-      Con su dinero, es una exitosa abogada como yo o hasta más que yo – miro a mi padre y luego volvió a mirarme

-      Nosotros te hicimos ser una gran abogada – dijo con orgullo

-      Si, ustedes pagaron mi universidad, nada mas – respondí desafiándola

-      Como sos tan ingenua creí que te había robado ese dinero – acoto con soberbia

-      ¿Te acordas como fue que hiciste tus millones? – ella hizo silencio y frunció su boca – Estafaste a tu mejor amiga, muy leal de tu parte – mire al piso y luego volví a mirarla – Váyanse, no los quiero en mi casa hasta que te sepas comportar y veas que el mundo no gira alrededor tuyo

-      Vamos Sebastián, tu hija nos está echando – se pusieron de pie y fui a abrirles la puerta – Sé que vas a rogarnos porque regresemos a tu casa

-      Adiós, que pasen buena noche – le sonreí con sarcasmo

Vi que mi madre se regresaba a seguir peleando pero le cerré la puerta en la cara, cada vez que los veo consiguen esto hacer que me enoje y terminemos peleando. ¿Por qué tuvieron que venir? ¿Quién les había dicho donde vivía? Busque mi celular y le escribí a una de mis mejores amigas

Tati~

~~~Vinieron mis papas ¿Les diste la dirección de mi casa?

Agus~

~~~Si, creí que te alegraría verlos… ¿Paso algo?

Tati~

~~~Si, arruinar la paz que tenía… Antes de dar mi dirección por favor PREGUNTAME

Agus~

~~~Lo siento, no creí que te fastidiarían ¿Siguen ahí con vos?

Tati~

~~~No, después de maltratar a Tami los maltrate yo a ellos y los eche, mañana te cuento, besos

Deje mi celular sobre el sillón, lo escuche sonar pero no le preste atención, me vestí con ropa un poco más decente y subí a mi auto, lo puse en marcha y maneje hasta la casa de mi novia. Baje y toque el timbre, en seguida se abrió la puerta

-      Mañana te llamo Sofí – colgó el teléfono - ¿Qué paso amor?

-      Entre y ella cerró la puerta – Discutimos y los eche de mi casa – la abrace – Realmente perdón por lo que paso

-      No me pidas perdón mi amor, vos no hiciste nada malo – me beso - ¿Estas bien?

-      Me siento un poco triste, siempre que vienen terminamos igual – fui hasta la cocina y agarre una cerveza del refrigerador – Me duelen, son mis padres y dan asco

-      ¿Queres que trate de hablar con ellos? – la mire y sonreí

-      ¿No viste lo que es mi madre? – no respondió – El demonio es un santo al lado de ella

-      ¿Confías en mí? – asentí – Mañana hacelos venir a mi casa, yo hablo con ellos y vas a ver que los amanso, por algo soy abogada ¿No?

Deje la botella en la mesa, la mire fijamente, esa sonrisa quita todo mal humor que haya en mi cuerpo, me lance sobre ella y la bese, por el impulso quedo contra el refrigerador, aunque hacia un rato habíamos hecho el amor quería tenerla de nuevo, quite su remera y agradecí que no tuviera sostén puesto, lamí sus pechos para finalmente meter su pezón derecho en mi boca, se lo mucho que le gusta esto así que lo hice con más intensidad, me separo y nos miramos a los ojos

-      Te amo Tatiana – me dio vuelta dejándome contra el refrigerador

-      Antes de que pueda hacer algo más la hice mirarme – Te amo mi amor

Quito mi remera y rápidamente mi sostén, acaricio mis pechos y bajo hacia mi abdomen, sus caricias eran suaves, no apartaba la vista de mis ojos, con delicadeza desabrocho el botón de mi pantalón de jean y lo fue bajando junto con mi ropa interior, me hizo levantar un pie y luego el otro para sacarlo, beso desde mis pies hasta mis muslos, me hizo separar las piernas

-      ¿Te dije alguna vez que me encantan tus piernas? – mire hacia abajo y negué – Desde el dia que te conocí pense que tenías unas piernas hermosas – volvió a besarlas – Muchas veces, cuando era tu secretaria, me hacías ir a tu oficina – hablaba acariciándome – No podía apartar la mirada de acá – beso mi pierna derecha y luego la izquierda – Sos demasiado hermosa Tatiana, soy una mujer afortunada de tenerte conmigo

La hice ponerse de pie, ya no quería hacerle el amor, quería besarla y estar abrazada a ella y eso hice, ambas estábamos en silencio disfrutando de un tierno abrazo. Al separarnos ambas sonreímos y la tome de la mano, fuimos a su cuarto, busque en su closet dos remeras para que nos pongamos, le puse la que elegí para ella y luego me puse la mía, se acostó y yo a su lado, nos cobije

-      ¿Dije algo mal mi amor? – me miraba seria

-      No, todo lo contrario, dijiste algo muy hermoso y lo único que quiero ahora es besarte y estar abrazada a vos hasta dormirme – sonrió y beso mi frente – Estar con vos me hace más valiente

-      ¿Por qué decís eso? – me observo sin entender

-      Porque me das mucha fuerza, desde que te conocí mi vida cambio completamente – me acomode en la cama quedando de costado – Jamás había enfrentado a mi madre como hoy, discutimos muchas veces pero cuando ella levantaba la voz me callaba – acaricio con dulzura mi mejilla – Pero hoy no fue así, le conteste igual o peor que ella, no iba a permitir que hablara mal de vos

-      Mi amor, no hace falta que pelees con ella por mí – la interrumpí dándole un beso – Si, mejor bésame

Después de varios mimos y besos nuestros ojos no resistieron más y nos dormimos.

>>Sami<<

Sé que podría haber hablado con Jenny sobre lo de mi atraso, pero no quise, necesitaba hacerlo con Tami, sentía que el apoyo que necesitaba en ese momento solo ella me lo podía dar, vi cómo se incomodó con la noticia y por un instante pensé en que había cometido un error, al final se decidió en ayudarme y nos fuimos a su casa en la hora de comida, por más que me insistió con la prueba no accedí por el temor de que diera positivo, regresamos a la empresa y quedamos de vernos nuevamente en su casa al salir, le mentimos a nuestras parejas como si se tratara de una infidelidad pero no quería que nadie supiera, me insistió una última vez de que haga la prueba y acepté, cuando salió a buscar el test de embarazo sentí un nudo en el estómago, no quería que regresara Tami pero a la vez quería que esta duda terminara, escuché que había vuelto, me senté en la cama y esperé a que entrara al cuarto, me lo entrego y entré al baño, tuve pánico al hacer la prueba, jamás había pasado por esto ni siquiera con Cristian, busqué en mi mente la noche que estuve con Juanjo sin protección y lo bien que la pasamos, me hice una nota mental de jamás volverlo hacer sin protección.

Tami unos minutos después fue a ver el resultado, salió del baño y al ver su cara, mi mente se quedó en blanco, una tristeza me invadió por completo, no quería creerlo, la acompañé muy eufórica a la farmacia por otras pruebas y cuando todas dieron negativo olvidé por completo todo miedo y fui feliz hasta que Tami abrió la boca, tenía razón pero necesitaba sacar todo el estrés que había acumulado.

A media noche ella regresó y tampoco podía dormir, sé que Tami y yo ya no tenemos nada que nos una en una relación más que de amistad, por mucho que nos amemos no somos las personas indicadas para la vida de la otra, no quise que siguiera hablando cuando quedé en su pecho acomodada pero no niego que sentí mariposas revoloteando en mi estómago y si el pretexto era que no podíamos dormir, quería usarlo al menos para estar así a su lado, tal vez ella no lo notó pero respiré lo más que pude su esencia natural, cerré los ojos y por primera vez después de muchas noches dormí tranquila.

A la mañana siguiente no sentí cuando se levantó, me encantó que me llevara el desayuno a la cama, jamás voy a olvidar este momento, es tan sexy verla en pijama por la mañana, todo mi deseo traté de ocultarlo y enfocarme en no incomodarla. Fuimos a un laboratorio lejano por el miedo que alguien me viera haciéndome estudios ya que siempre me los hago con el médico familiar que desde pequeña tengo. Pasamos una mañana muy divertida, se me había olvidado el por qué estábamos en la recepción del consultorio médico, le mostré el programa que uso para diseñar casas y entre risas y cambios de muebles nos dieron el resultado del examen de sangre, cuando fue negativo noté en su rostro felicidad, le dije que iría con mi ginecólogo para que me explicara el por qué había dado positivo en esa prueba. Tami me hace mucho bien y si debo tenerla de esta manera en mi vida, que así sea.

Fuimos a su casa a buscar mi auto, nos despedimos y le agradecí nuevamente, me fui a mi casa y cuando abrí la puerta estaban todos en la mesa terminando de desayunar

-      Buen día – salude en general y luego me acerqué para saludarlos de beso – Me da mucho gusto verlos – besé a mi novio que se levantó dándome un abrazo que me hizo levantar del piso

-      Hola querida ayer te extrañamos, trajimos fotos de Pepe cuando era un pibe – Cata me dio un abrazo muy tierno y mi suegro me dejó la silla que estaba de lado de su esposa

-      Denise estaba por irse a visitar a su amiga Raquel – el papá de mi novio me dio una palmadita en mi espalda, me senté y me volvió a hablar - ¿Ya desayunaste hija? – negué, él me preparó una taza de café con leche y me acercó unas galletas dulces

-      Cuñis – Denise salió del cuarto y tenía su perfume en mano – Por poco y no te veo

-      ¿Ya te vas? – asintió

-      Hoy es el único día que puedo ver a mi amiga de la infancia y aunque sea por un rato nos vamos a poner al tanto de nuestras vidas – me guiñó el ojo – Para pasar la tardecita junto a ustedes en lo que mi papá habla de construcciones con Juanjo – hizo cara de fastidio y nos reímos

-      Está bien pero volves temprano – le di un beso, tomó su bolso y metió el perfume, se despidió de todos y se fue

-      Eso que dice Denise será en un rato más, le dije a Cata que fuéramos a visitar a mi hermana que no vive lejos de acá – mire a Juanjo, no sabía que tenía una tía cerca, él solo me miraba serio – Venimos para merendar con ustedes y luego ya nos vamos de vuelta para Tierra del Fuego

-      Vamos querido – Cata beso a Juanjo y luego a mí – Los vemos más tarde

-      Cerraron la puerta y me acerque a mi novio - ¿Por qué tan serio guapo? – el apoyo su cabeza sobre su mano y me observo en silencio - ¿Paso algo?

-      Esta mañana llamo tu mamá - sentí como mi sangre se helo – Que hace mucho no te ven y querían saber cómo estabas

-      Puedo explicarte lo que paso – asintió sin hacer ningún gesto – Estuve con Tami, tenía un problema y la ayude a resolverlo

-      ¿Ella está bien? – afirme - ¿Por qué me mentiste? No había necesidad mi amor

-      Es que me pidió discreción, que nadie se enterara – tomo mi mano sobre la mesa – Perdón, no va a volver a pasar mi amor

-      Lo entiendo, son cosas de chicas – sonrió – Pero no me asustes más, no sabía dónde estabas y tenías el teléfono apagado

-      Se me descargo la batería – otra mentira y cada vez me sentía peor – Perdón por preocuparte – le di un beso en los labios – Me voy a dar una ducha

-      Si amor – le di otro beso y fui hacia el baño

Me desnude y me quede parada frente al espejo mirándome, me sentía demasiado mal por mentirle, se me olvido llamar a mis padres y si no fuera porque Juanjo es un amor de persona hubiéramos tenido una discusión, me sorprende lo comprensivo y tolerante que es, verlo tan tranquilo, preguntándome que había pasado sin alterar sus nervios me hizo pensar lo importante que es en mi vida, tarde o temprano le diré la verdad pero aun no es el momento. Entre a la ducha, abrí la regadera y la tibia agua termino de relajarme, el dia de ayer fue muy estresante. Cuando salí me envolví en mi toalla, fui a nuestro cuarto y mientras secaba mi cuerpo recordé el aroma de Tami, pense en llamarla pero no quería agobiarla y causarle algún problema con Tatiana.

Ya en la tarde vinieron mis suegros y Denise, llegaron con pocos minutos de diferencia, merendamos unos ricos mates que cebó Cata, pasamos un rato muy agradable y planeamos viajar a Tierra del Fuego para año nuevo para compartir unas fiestas juntos.

Cuando ya tenían todo preparado los acompañamos al aeropuerto, Cata y Denise lloraban al despedirse de Juanjo y pude ver que su papá pasó su mano por sus ojos evitando que lo veamos llorar. Me abrazaron al despedirse y prometimos mantener comunicación telefónica. A pesar de que compartimos poco tiempo juntos, fue divertido y espero poder verlos nuevamente pronto.

Al regresar a casa preparamos juntos la cena, vimos una película y luego nos fuimos a la cama para amarnos, Juanjo se rio un rato al ver mi insistencia de que usara protección pero supe borrarle esa risa con un poco de sensualidad.

>>Tami<<

Nos despertamos y vimos que era bastante tarde, fui a preparar el desayuno mientras Tati llamaba a su madre para decirle que viniera a mi casa en la tarde. Después de un rico café mi novia me ayudo a limpiar la casa, quería darles una buena impresión, cosa que no les di cuando me conocieron y quería borrar esa imagen negativa de mi persona.

Limpie hasta el mínimo adorno, puse un florero sobre la mesa y note la risa de Tati al verme medir que este justo en el centro. Preparamos un almuerzo liviano y luego nos fuimos a correr un rato. Al regresar nos dimos una ducha, como Tati tiene algo de ropa en mi casa se vistió y ambas fuimos a esperar que llegaran mis suegros.

Llegaron puntuales, abrí la puerta y la mala cara de Mercedes era notable, los salude con mi mejor sonrisa y al entrar comenzaron a mirar mi casa, internamente sonreí al ver cuando paso su dedo índice por uno de los muebles, claramente no había nada de polvo, luego se sentó en el sillón grande y mi suegro a su lado, yo me senté en el sillón doble, creí que Tati se sentaría a mi lado pero lo hizo en el sillón individual

-      ¿Cómo pasaron la noche? – busque romper el hielo pero esa mujer era un glaciar difícil de derretir

-      ¿Esta es tu casa? – asentí - ¿Es propia o alquilada?

-      Me la dio un amigo – frunció su boca y levanto sus cejas – Me da mucho gusto conocerlos – Sebastián sonrió pero la disimulo al mirar a su esposa

-      Bueno, ¿Para qué me hicieron venir? – Mercedes pregunto de mal modo

-      Sé que principalmente a usted no le gusta que su hija tenga una relación con una mujer – la mujer miro a Tati y ella me miraba a mí – Sé que con lo que le voy a decir me voy a ganar su odio pero usted no es quien para decirle con quien debe salir, ella me ama y yo a ella, eso es más que suficiente – abrió su boca sorprendida de lo que escuchaba – Nos acompañamos a cada momento, ya sea bueno o malo, nos cuidamos y nos vamos a ir a vivir juntas, le guste o no

-      No puedo creer lo irrespetuosa que es esta chica – volvió a mirar a Tatiana que se estaba riendo - ¿De qué te reis?

-      De que jamás nadie te dijo las cosas en la cara como lo hizo ella – se levantó y vino a mi lado – La amo mamá y si no estás de acuerdo con nuestra relación no habrá otra opción que distanciarnos

-      Me arrepiento de haber desperdiciado mi dinero para viajar desde Estados Unidos – se levantó y clavo sus ojos en su marido – Nos vamos

-      Si Mercedes – la señora se adelantó y él nos miró – Me da mucho gusto que sean felices – abrazo a su hija y luego estrecho la mano conmigo – Cuidala mucho a mi pequeña

-      Lo hare Sebastián – ambos sonreímos y se fue – Perdón, pero no aguante más el maltrato de esa mujer

-      No te disculpes mi amor, sabía que iba a ser una pérdida de tiempo que hablaras con ella pero se lo testaruda que sos y sabía que no te quedarías sin hacer nada – me dio un beso – Ella debe entender que estoy enamorada del amor que me das, no me importa cuál sea tu genero

-      Gracias a Dios sos mi novia – exclame y la bese – Quiero que vayamos a pasar el resto de la tarde a un parque

-      Me gusta mucho esa idea – busco en su bolso las llaves de su auto

-      No mi amor, quiero estar agarrada de tu mano y disfrutar una linda caminata – sonrió y vino rápido a besarme

-      Ves, eso es lo que me enamora de vos – me abrazo – Vamos mi vida

La tarde fue muy romántica, no dejamos de besarnos y mimarnos cada vez que nos deteníamos. Ya en la noche regresamos a mi casa, agarre ropa y nos fuimos a la suya. Después de una liviana y rica cena nos fuimos a la cama

-      Amor ¿Me haces masajes? – se quitó su remera de dormir quedando solo con su tanga color roja y se acostó boca abajo – Me duele mucho la espalda

-      Me senté arriba de su cola y puse mis manos sobre su espalda – Estas súper contracturada mi amor

-      Así me pone mi mamá – bese su espalda y ella se puso tensa – Tranquila fiera salvaje, solo fue un beso, no te estoy provocando – recorrí con mi dedo índice su columna hasta llegar al borde de su ropa interior – Pero puedo sacarte el estrés de otra manera más efectiva

-      Haceme lo que quieras para sacarme el estrés – su voz fue más sexy de lo que me esperaba, no tarde en levantarme y sacarme la ropa – Si, esto es mejor que los masajes – se dio vuelta, se quitó su tanga y abrió las piernas – Ya sabes que hacer mi amor

Sonreí y deje mi cara frente a su preciosa vagina, lamí sus labios y luego metí su clítoris en mi boca, ella soltó un gemido y agarro con sus manos la sabana, succione varias veces y luego me enfoque en acariciarlo suavemente con mi lengua, ella se retorcía de placer en la cama, me separe y busque el dildo en mi buró, al mostrárselo ella sonrió

-      Metemelo Tami – sentí mi sexo mojarse completamente al escucharla

No la hice esperar, lo pase por su vagina para lubricarlo con sus fluidos y lentamente lo fui metiendo. Una vez todo adentro ella no dejaba de gemir con desenfreno, me pedía que lo hiciera más rápido, lo hice y no tardo nada en tener un orgasmo, revolee el dildo, sus espasmos aún seguían pero no me importo, la bese y la hice dar vuelta, levante un poco su cola y le di una palmada a cada glúteo, ella suspiro y luego los bese acompañados de una mordida, sin dejar de besar esa hermosa cola metí dos dedos en su sexo, los metía y sacaba rápido, tocaba sus paredes vaginales para hacerla gemir mas ya que eso me calentaba muchísimo, cuando iba a llegar a su orgasmo le dije que se pusiera boca arriba

-      Quiero verte masturbar – me senté con la espalda en la cabecera de la cama

Tati llevo su mano a su sexo y yo al mío y ambas nos masturbábamos, ver como presionaba su clítoris y luego bajaba más su mano para penetrarse me enloquecieron y casi al unísono explotamos de placer. Vino hacia mí y se sentó dejando su espada sobre mi pecho

-      Si supiera mi madre lo bien que me haces – bese su cabeza – Quiero que mañana te mudes conmigo – se volteo para ver mi reacción

-      ¿Estas segura? – asintió y me beso – No sabes lo feliz que me hace escucharte pedirme eso

Nos acostamos y muy felices nos dormimos esperando que comience el dia siguiente, para comenzar una nueva vida viviendo juntas.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Tami22

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Tami22
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)