Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.976 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.170 Miembros | 19.618 Autores | 100.379 Relatos 
Fecha: 23-Dic-16 « Anterior | Siguiente » en Gays

El último año – Engranajes capitulo 8

George
Accesos: 2.516
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 24 min. ]
 -   + 
No hay maquinaria mas perfecta que aquellas que miden el tiempo, no hay nada mas perfecto que el tiempo, siempre tiene la razon, no se equivoca ni tropieza... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

/////Katherin/////

    Nos encontrábamos en la que yo siempre he creído es la clase más aburrida, fastidiosa e inútil, deporte. Créanme yo soy una chica muy deportista, me gusta el atletismo, futbol, baloncesto, voleibol, y hasta una vez practique tenis, pero la clase de deporte, para mí era lo peor, nos ponen a hacer flexiones, sentadillas, lagartijas, y un sinfín de ejercicios más que me aburren hasta la muerte, y cuando por fin terminamos que podemos jugar, solo quedan apenas diez minutos de clase y no podemos, que desperdicio de tiempo escolar, y yo siempre me quejo de eso.

    Y como buena quejumbrosa que soy, en eso mismo estaba yo, diciéndole al profesor Matias, que por favor esta vez nos dejara jugar más tiempo al futbol, que me urgía gastar energías sobrantes, pero en medio de mi discurso del porque era importante variar las clases apareció la coordinadora de eventos del colegio.

    -Profesor, me podría dar un minuto de su valiosa clase. – le dijo la coordinadora de una manera realmente seductora a lo cual el profesor no pudo negarse.

    -Claro señorita Ester, por favor tome se el tiempo que le haga falta.

    -No  se preocupe no será por mucho. – estaban casi que en pleno coito si no es porque un compañero carraspeo la garganta anunciando nuestra presencia. – Este… bueno chicos verán se acerca, diciembre y como todos ya saben el colegio da una pequeña fiesta navideña para todos el estudiantado, y el personal de la institución, y como cada año estoy en busca de un grupo de chicos que quiera ayudarnos, podrán faltar a ciertas clases sin ningún tipo de complicación en su nota. Quien quiera por favor levante la mano.

    Como si un ángel me gritara en el oído, alce mi mano más rápido que la luz, pisotee a Marcos para que el también lo hiciera, y como siempre Pam me leyó los pensamientos, ella y Rafael levantaron la mano, sin dudarlo ni por un segundo, esta era la oportunidad que tanto estábamos esperando, la hora de poner el plan en marchar y sacarnos a la estúpida esa de encima.

    -Okay, Katherin, Marcos, Pamela Y Rafael. Perfecto alguien más se quiere anotar.

    -Profesora, nosotros tenemos a dos amigos más que estarían encantados de ayudar, solo que no están aquí, se les hizo un poco tarde. – la coordinadora lo pensó, estaba cruzando todos los dedos que tenia únicamente para que dijera que sí, solo tenía que decir esa única palabra, y todo saldría a pedir de boca.

    -Está bien, pero más le vale que haga que sus compañeros se comprometan, este año les toca graduarse a ustedes y lo menos que quieren es que la fiesta navideña salga mal.

    -Se lo prometo profe, todo saldrá de las mil maravillas. – dije sonriéndole de la manera más encantadora que pude.

    -Perfecto diga me por favor los nombre de sus compañeros para anotarlos.

    -Oscar Méndez, y Alejandro Arevalo.

    -Perfecto, usted estará a cargo del grupo, debe entregarme un informe completo del proceso y progreso de los preparativos y de la conclusión de la fiesta, y debe hacerlo para antes de la fiesta, entendido?

    -Sí, profe no se preocupe, yo me encargo.

    Se anotaron unas tres chicas más, y me pareció bien, eso os medio quitaría a la estrellada de encima.

    -Y ahora que pasara, tenemos el campo libre, no? – me decía Pam en las duchas.

    A decir verdad que ella tomara enserio mi plan, sobre derrocar a Estrella me costó no creía que yo fuera capaz de hacer algo en contra de la persona que sabe mi más oscuro secreto, pero después de que le conté todo lo que hoy en el armario de limpieza le brillaron los ojos, lo primero que dijo fue “dulce, dulce y apetitoso karma” y pues como yo nunca he ido en contra de .los dictámenes del universo, no iba a empezar ahora, el universo pedía venganza, nunca estaba demás ayudar al universo, eso es algo que siempre es bueno.

    -Sí algo así, aun tenemos que evitar que Estrella valla a las reuniones del comité de la fiesta, y conociéndola se le pegara a Oscar como un sancudo.

    -Para eso existe el Off.

    -Que quieres decir?

    -Si ella va, solo debemos buscar nuestro propio repelente de mosquitos.

    -Ese seria…- dije haciendo énfasis en la última silaba.

    -La coordinadora, si ella aparece, solo debemos decirle a la profe Ester que ella no es parte del comité, y muchas manos, nos van arruinar todo, ya somos nueve personas es más que suficiente.

    -Y sí ella sospecha algo, lo mínimo que va a sospechar es que intentamos ligar a Oscar con una de las chicas que se metió en el grupo, no hará nada que pueda perjudicarla muy rápido, así que las amenazara a ellas.

    -Son los perfectos chivos expiatorios. Y mientras ella se concentra en las chicas…

    -Nosotros concentramos nuestras fuerzas en unir a Alejandro y Oscar en santo matrimonio.

    No aguantamos la emoción y nos abrazamos una a la otra, pues éramos dos mentes trabajando por un mejor futuro. Los gritos de euforia por un minuto cesaron quedaron en el olvido momentáneo, yo me separe apenas centímetros de ella y nos quedamos mirando, si que la extrañaba, todos estos años he estado muy deprimida, añoraba esta cercanía, estar entre sus brazos, nuestra piel en este cálido contacto que nunca ha salido de mi memoria.

    -No dejo de hacerlo. – dije sintiendo como me faltaba la respiración.

    -Que cosa? – ella trago fuerte, estaba tan cerca de ella, que podía oír su saliva bajando por su garganta.

    -Querer besarte, y seguir amándote, no puedo dejar de hacerlo por más que lo intento.

    -Y por qué sigues intentando?

    -Sabes por qué.

    -Tu madre. – se separo de mi. – puedo decirte algo tu madre me tiene hasta los ovarios.

    -Pam, si solo me esperaras un poco.

    -Que mas voy a esperarte! Desde primaria te estoy esperando, desde que te dije lo que siento, no has tenido el valor de confrontarlo.

    -Que quieres que haga dime! Si soy una cobarde, que no es capaz de decirles a sus padres quien es realmente, pero no sé cómo hacerlo, no soy como tú.

    -Crees que para mí fue fácil decirle a mis padres que soy lesbiana. No, no lo fue, pero lo hice tenía que hacerlo, mi madre lloro por meses, mi padre ni siquiera podía verme a la cara, pero mira me ya lo superaron, me apoyan no soy diferente a la Pamela que ellos criaron y educaron, sigo siendo la misma.

    -Pam yo… - me calle cuando oí que alguien se acercaba, no quería que nadie escuchara nuestra conversación.

    -Así que aquí estás. – era la persona que menos quería ver. – Pero miren que tenemos aquí, si no son más que blancanieves y la bella durmiente. No les da vergüenza venir hasta este recinto sagrado de aprendizaje a hacer sus cochinada, par de asquerosas.

    -Estrella a diferencia de Terry, yo sí quiero y puedo tumbarte todos y cada uno de tus dientes.

    -Tal vez, pero en el momento en que me pongas una mano encima, tu noviecita se hunde, tan solo con un clic, puedo enviarle a sus padres fotos muy comprometedoras.

    Quede estupefacta, no sabía de qué fotos se refería, pero me daba pánico, recordé las decenas de veces que Pam y yo fuimos muy indiscretas, las veces que nos escapábamos, y nos besábamos en el primer lugar que encontrábamos, todos los lugares y las ocasiones en las que ella puedo habernos tomado una foto, y es que esa posibilidad eran tan visible, yo a ella la encontré con Manuel por pura y llana casualidad, a ella le pudo pasar lo mismo que conmigo sin buscarlo, solo vio la oportunidad y la tomo.

    -De que fotos hablas?

    -Se acordaran del campamento de hace un año y medio.

    Maldición el campamento. Ese era un campamento de verano al que nos apuntamos, Oscar, Marc y yo, Estrella se anoto solo porque iba a ir su novio, pero lo que no sabíamos es que Rafael y Pam también iban a ir, no le preste atención, o por lo menos lo intente, para ese momento Pamela y yo teníamos mucho tiene de no hablarnos, yo no era capaz de estar con ella porque no quería que mis padres supieran lo nuestro, así que la deje.

    Pero en ese campamento estábamos alejados de todo y todos, solo estaban mis mejores amigos, y si ellos se enteraban pues iba a ser un gran aleluya, pues se que me apoyarían, pero igual yo siempre he sido muy cobarde para decir mi propia verdad. En una de las mini excursiones, sin querer me perdí, estuve vagando un buen rato en el bosque hasta que…

Un año y medio atrás:

    -HOLA!! ALGUIEN ME PUEDE OIR!! ME PERDÍ. – me sentía desesperada, estaba perdida en medio de la nada y no sabía por dónde ir, solo sentía que tenía ganas de llorar y mas nada solo llorar y llorar. Vi un tronco y me senté, intente ver el mapa que nos habían dado, junto con la brújula pero no entendía nada, como me hacía falta Marcos el siempre es él listo y sabría cómo resolver todo esto.

    -TERRY!! DONDE ESTAS!!? – escuche una voz familiar, me levante de golpe y se me cayó el mapa y la brújula no me interesaron en lo absoluto.

    -PAM1 ERES TU!?

    -SI!! SIGUE GRITANDO YA VOY PARA ALLÁ!!

    -PAM, AQUÍ ESTOY, AQUÍ, AQUÍ!!! – estuve gritando como por cinco minutos, ya ella no gritaba pero, sabía que ella venia, ella siempre venia en mi ayuda.

    -Estoy aquí, Terry, no tienes que temer más. – me voltee, y era cierto allí estaba, con su cabello negro, sus botas de campin esos shorsitos, su blusa y camisa a cuadros, llevaba, una especia de cuera rosada en la izquierda, que parecía que la hubieran estado cortando. Pero lo más importantes hay estaban esos ojos oscuros que siempre me daban confianza y seguridad, no lo pensé dos veces y me arroje a ella, la bese como si no hubiera pensando en otra cosa desde que perdí, como si ese fuera mi oxigeno, y ella me beso a mí.

    -Deberías perderte más a menudo.

    -No digas eso, que estaba ater… - ese momento escuche como algo se rompía, ambas volteamos a ver que era pero al no ver nada, le restamos importancia. – Aterrada, estaba muy aterrada.

    -Tranquila, aquí estoy, tu princesa guerrera para salvarte.

    -Te falta el atuendo y la espera y serias Xina la princesa guerrera.

   -Dios, ese programa es de la edad de tutancamon, como soportas ver esos vejestorios?

    -No has escuchado ese dicho que dice “los clásicos jamás mueren”

    -Sí, mi abuela siempre lo repite.

    Nos reímos muchos, en ese momento, estando con ella siempre era la mujer más feliz de este jodido mundo. Luego de reír un rato me explico que la cuerda era para marcar el camino, - que inteligente esta chica. – y sin más que perder ni ganar, ambas nos regresamos al campamento, donde todo el mundo me estaba buscando, recibí un pequeño sermón de los instructores, pero después solo me dijeron que estaban felices de que nada me hubiese pasado. Ese día había comenzado bien, seguido, horrible, y terminado como una noche en el paraíso. Al lado de la mujer que amo.

 

Presente:

    -En efecto mi querida amiga, yo tengo esas fotos, siempre supe que eso me ayudaría en algo.

    -Puedes guardarte las, no haremos nada, en tu contra, solo quiero tener a mi amigo cerca para que podamos hacer las paces, si no lo has notado tenemos un par de semanas sin hablarnos. – dije cabizbaja, no pensé que hubiera sido ella el ruido que escuche ese día, mal nacida me las va a pagar todas. Lo que le está haciendo a mis mejores amigos, y esta bajeza con lo de mi sexualidad.

    -Las semanas más gloriosas de mi vida, sin la lesbi, y el idiota que no deja de babear por ella. Enserio te creer mejor que yo, cuando tú amigo esta babeando por ti, y no eres capaz de hacer algo para que busque a alguien que si le corresponda, por lo menos yo lucho por lo que me pertenece, tu eres una asquerosa y una cobarde, ni lastima me das.

    Acto seguido se fue dejándonos a Pam y a mi solas, yo me tumbe en el banquito, que estaba enfrente de mí, me sentía agotada y todo en apenas un par de minutos, sentía que no tenía fuerzas en lo absoluto, y por un segundo creí que ella había ganado, tenía todas las cartas a su favor, tenía las fotos, el hecho de que Marcos por unos cuantos segundos traiciono a su mejor amigo, tenía las pruebas que yo también lo sabía y no dije nada, y de ella le había sido infiel y también me lo callé, ella debía tener un punto débil eso lo sabía pero lo tenía muy bien guardado, y la peor parte es que temo que tiene algún haz bajo la manga del cual desconocemos.

    Sentí como los brazos de Pam me rodeaban y me daba un tierno beso en la mejilla, luego tomo mi cabeza y la deposito en su pecho semidesnudo.

    -Ella no va a ganar, cree que tiene todas las cartas, pero recuerda una vez que Oscar la deje, se volverá loca, y todo se le vendrá abajo. Las chicas como ella nunca salen ganando.

    -Estás segura?

    -Cien por ciento.

    -Y si lo hace?

    -No la dejare nunca. – lo dijo con tanta convicción que incluso a mi me convención. – Para algo soy tu princesa guerrera. Tampoco he dejado de amarte Terry. – y me dio el beso más profundo y sincero que nunca nadie me haya dado en mi vida. Eso me termino de convencer y me dio los ánimos que necesitaba para seguir.

/////Oscar/////

    Después del mensaje que me envió Alex la otra noche quede muy preocupado, le había dicho que nos veríamos temprano en el colegio pero no se dio en lo más mínimo mi padre me pidió ayuda en su trabajo y me dijo que me entregaría un justificante para que la directora no me regañara y me dejaran presentar las evaluaciones que se hallan mandando ese día, cosa que no me importaba mucho, no sabía que estaría pasando, pero no ha de ser nada bueno.

    Al siguiente día después de eso, tampoco se pudo, su madre aviso que estaba enfermo pues tenía resfriado, y no fue tampoco el martes, y no importase que tanto le pidiera que me dijera por teléfono que lo que paso me decía que era algo que solo podíamos hablar en persona, y yo me estaba desgarrando por dentro, me imaginaba lo peor.

    Que le haya hablado a su madre de nuestra cita y su madre me hubiera reconocido y desmentido todo lo que dije, y que ahora él por pena y vergüenza quisiera alejarse de mí. La primera vez que decido mentir por una buena razón y todo me sale mal, justo ahora que estoy descubriendo que siento algo tan grande y maravilloso por una maravillosa persona, seguro es un castigo divino por andar montándole los cuernos a Estrella, y no ser lo suficientemente hombre como para encararla y decirle que yo me estoy enamorando de otra persona y que quiero intentar algo con Alejandro ser le sincero, mi madre siempre me enseño que la sinceridad en la mejor política de todas, y seguro donde sea que ella este, debe estar muy decepcionada de mi que está permitiendo que me pasen estas cosas por andar de pica flor y no ser un hombre de verdad. Mami si me estas escuchando por favor perdóname te prometo que le seré sincero a Estrella pero por favor no me separes de Alex, te lo imploro.

    Yo andaba rezando en mis adentros, pidiéndole ayuda a mi madre, de que por favor no me separara de ese maravilloso chico, que me diera tiempo de organizar toda mi vida. La primera hora ya había pasado y llegaba tarde y esta vez no tenia justificativo, así que la clase de deporte me la perdí, pero como diría Terry no perdí de nada bueno. Esa era otra cosa más, no tenía a mi mejor amiga conmigo, ella me odia, bueno no odiar, pero si está enfadada conmigo, llevando un par de semanas sin hablar, me estaba volviendo loco, y Marcos apenas si me dirigía la palabra, entiendo el por qué Terry estaba enojada conmigo pero él? De Marc no tengo la menor idea de que carajos le pasaba, y ahora más que nunca necesitaba de la ayuda de ambos, estoy enamorado de un chico, quiero terminar de una manera agradable con mi novia, y necesito que alguien me ayude o juro que explotare, y… justo cuando sentí que ya no podía más, ahí estaba él, caminando hacia mí, con su cuerpo bien formado por el deporte, que muy constantemente practica, su cabello negro, sus ojos oscuros y esos labios, que me encanta besar, y que se acoplan tan bien a los míos como hechos para estar juntos.

    Me percate de la sonrisa de imbécil que puso al verlo, pero no podía evitarlo, estaba muy guapo con esa franela gris ceñida al cuerpo dejando ver sus pectorales, la franela azul de cuadros  que le combinaba perfecto, los pantalones que dejaban ver unas piernas bien definidas, y lo que nunca pensé ver a un hombre su paquete, la curiosidad por saber cómo se veía sin ropa me estaba carcomiendo por  dentro, como es que una persona de la noche a la mañana te hace sentir así en una nube, y te hace ver cosas que tu jamás pensaste ver, no lo sé pero a Cupido le gustaba jugar muy rudo, el enano ese seguro debe tener enemigo como oxigeno hay en el planeta.

    -Tenemos que hablar, ya mismo. – fue lo primero que dijo cuando estuvimos frente a frente, me gustaba que ambos fuéramos de la misma altura, y no una más bajo que el otro, es algo que me hacía sentirme más atraído hacia él por qué, no pregunten. De todas formas esas palabras me trajeron de vuelta a la tierra.

    -Que fue lo que paso?

    -Es sobre…

    -Oigan qué bueno que los encuentro. – era Marcos que andaba extrañamente animado, y muy amistoso, ya se le paso lo que sea que tenia contra mí. – Interrumpo algo importante. – dijo como si acabara de hacer algo de lo que se arrepintiera mucho, esto es más extraño aun.

    -No – dijimos Alex y yo al mismo tiempo, yo lo voltee a mirar y le sonreí, pero la borre de inmediato aquí estaba Marc y ese no tiene ni un pelo de tonto.

    -Okay. – dijo mirando de uno al otro y medio sonriendo que se traía entre manos. – Bueno la cosa esta así hoy antes de la ultima hora debemos ir al auditorio.

    -Por qué? – pregunte

    -Es que Terry nos anoto a ti, Alejandro, a Pamela, a Rafael, y a mí, para organizar la fiesta de navidad de este año.

    -Pamela y a Rafale, y desde cuando todos tan amigos. – pregunte yo, desde hace mucho Pamela y Terry se miraba y se mataban, donde se miraban los pies no se querían mirar la cara, y ahora así tan de repente  todos estamos en el comité de la fiesta de navidad.

    -Es una historia muy larga, que ahorita no tiene mucha importancia. Aunque si hay algo importante en estos momentos.

    -Qué?

    -Terry te está esperando atrás del gimnasio, pide que vallas antes de que empiece la segunda hora.

    Quiere hablar conmigo! Estaba que gritaba de la emoción, Terry es mi mejor amiga mi hermana, si no fuera porque somos de madres distintas, hubiésemos podido ser gemelos, y es que cuando tienes a alguien es tu vida así dejarse de hablar por una tonta pelea mata lentamente, pero… me volví de inmediato para ver a Alex.

    -Ve lo nuestro puede esperar. – aunque tal vez no escogió las mejores palabras, pues la contexto que se le puede dar es otro, uno el cual no quiero esperar. Le agradecí inmensamente por eso, le hubiera dado un beso de despedida pero aun no era el momento para ese tipo de demostraciones, ya tendríamos nuestro momento.

    Salí como el correcaminos escapando del coyote, tenía que llegar cuanto antes, el gimnasio esta en el ala sur del colegio, y mide por lo menos unos cuarenta metros, ir hasta la parte de atrás me tomaría por lo menos tres minutos, sin contar el tiempo que me toma llegar hasta el gimnasio en sí.

    Solo tenía media hora para que empezara la siguiente clase, y ya me había consumido diez minutos, espero que Terry siga esperándome. Solo una esquina mas y… Sí, ella estaba ahí, recostada de la pared mirando al piso, traía unos pantalones tipo jeans, una camisa fucsia, por debajo se le veía bien una blusa de tirantes negras, llevaba unos zapatos, que eran como mocasines rosas, su cabello amarrado en una cola de caballo y tenía unos lentes de pasta negro que hacían juego con todo.

    -Hey. – fue todo lo dije. Ella volteo hacia donde yo estaba y sin pensarlo dos veces corrió hacia mí y me abrazo con toda su fuerza y al yo ser más alto que ella, la levante del suelo.

    -Te extrañe mucho. Perdóname, lo siento mucho. – me lo repetía una y otra vez. Yo solo le acariciaba el cabello y le decía que nada de eso importaba.

    -Oye, no solo eres mi mejor amiga, también mi hermana, estamos claros, eres mi hermana y no se diga más.

    -Eres el mejor lo sabías.

    -Si la verdad es que si lo sabía, me lo dicen mucho, siempre que paso por la calle lo repiten.

    -Por Dios Oscar que engreído eres. Pero extrañe tu ego también.

    -Y yo que me fastidiaras. Pero entonces dime.

    -Que quieres que te diga, Oscar Miguel.

    -Que fue todo eso, en la cafetería.

    -No quiero hablar de eso, o por lo menos no ahora, no es el momento.

    -Y cuando será el momento.

    -Cuando aplaste la cara de la oxigenada esa.

    -Terry, enserio que fue lo que paso, te conozco tú no eres así.

    -Sí me conoces entonces confía en mí. – suspire, la conozco y muy bien, y si no quería decirme no lo haría, y tampoco peleare por eso, de todas formas tarde o temprano me enteraría, además acabo de recuperar a mi mejor amiga, y no la quiero perder.

    -Está bien, lo hare.

    -Bien cariño, es hora de buscar al bombón de Alejandro, para avisarle de que es parte del comité organizador.

    -Él ya lo sabe, cuando Marc me dijo que tú querías verme, yo estaba con él.

    -De verdad, y que hacían. – su interés por eso fue tan solo un poco exagerado, algo pasaba, y no daba con el clavo.

    -Él me quería hablar de algo importante.

    -Mmmmm, bueno, sea lo que sea tendrán mucho tiempo de hablar en el comité organizador. – yo le puse a ella mi brazo por encima de sus hombros, y ella puso el suyo alrededor de mi torso y así fuimos a la siguiente clase, con tanta lentitud como podíamos, no teníamos prisa por llegar a tiempo teníamos que recuperar mucho tiempo perdido. – Oye te he dicho lo bien que me cae Alejandro.

    -Ni siquiera has hablado con él.

    -Lo sé, pero he estado hablando con Pam y…

    -Esa es otra cosa, por qué ese cambio de volver a ser amigas.

    -Bueno no quería hablarte ni a ti ni Marcos, así que me busque a alguien con quien hablar estaba súper aburrida.

    -Eso es muy frívolo hasta para ti.

    -Que te puedo decir, volvimos a simpatizar las dos, y somos casi tan amigas como antes.

    -Casi?

    -No hay que forzar las cosas Osqui, hay que dejar que todo siga su curso, aunque a veces el universo necesita un empujoncito.

    -Okay. Seguimos hablando de Pamela, no es así?

    -Pues obvio, de quien crees que estoy hablando. Bueno como te iba diciendo he hablando con Pamela y me dice que el chico es una maravilla, lo que más me agrada es que es gay, tal vez pueda ser mi amigo.

    -Rafael también lo es, porque nunca te has hecho amigo de él?

    -Creo que no le caigo bien.  – esta chica a veces salía con cualquier cosa, en ocasiones me dejaba en un limbo de pensamientos. Pero esta es mi oportunidad para hacer esa pregunta, claro discretamente.

    -Oye Terry, y si hubiera otro chico que fuera gay en el colegio pero tiene miedo de lo que otros digan que tu le dirías.

    -A ver hermano de quien estamos hablando. No me digas que… - mierda será que fui muy obvio. – Marcos es gay?

    -WTF!!??

    -Pero si el siempre ha estado tirando la baba por mí, bueno por lo menos eso me lo saca de encima, como su amiga lo ayudare a salir del armario.

    -Yo no estaba hablando de Marcos.

    -De quien entonces?

    -Olvida lo era una situación hipotética.

    -Lo hubieras dicho desde el principio y yo que me ilusione pensando que Marcos ya no pediría ser su novia.

    No sabía cómo tomar todo esto, a veces ella era muy lista y otras era como si sus neuronas si hubieran ido de vacaciones al cinturón de orión.

    Al final llegamos tarde a la clase de matemáticas, y nos pusieron tres puntos negativos por eso, no me importo en lo más mínimo, tenía a mi mejor amiga de vuelta y nada ni nadie la separaría de mi otra vez, ya tenía un problema menos, ahora solo me quedaba, solucionar, las cosas con Estrella ser le sincero, como le prometí a mi mamá, nunca la entenderé a ella nunca le cayó bien Estrella y ahora deja que todo esto me ocurra, bueno ella siempre fue una gran madre y aunque no le guste seguro es para enseñarme una valiosa lección, no ser un vil mentiroso.

    La otra cosa a solucionar, era decirle la verdad a Alejandro aunque eso será lo último en lo que me ocupare, pero la que esta de segunda en mi lista es pedirle a Alex que sea formalmente mi novio, no quiero estar con él a escondidas, quiero que sea mi novio legal, que ni a él ni a nadie le quepa duda de lo que siento, y bueno también decirle a mi padre y a mi hermano y rogar por que ellos me acepten y lo acepten a él también, y por mis amigos buenos se que con ellos siempre podre contar.

Las clases habían pasado como un rayo ya íbamos a la ultima hora, dicho esto directo al auditorio, todos nos encaminamos, Terry, Marcos, Pamela, Rafael, Alex, Jennifer, Tatiana, Aranza, y yo. Nueve personas en total, Estrella se iba a anotar, pero le pedí que no lo hiciera que esperara a que Terry se calmara y que después hablábamos, me sentí un poco hipócrita con eso pero no sabía que mas decir.

    Cuando llegamos al auditorio habían más chicos, no me acordaba de que somos cinco secciones quienes se gradúan este año, y la nuestra es la sección “A” por eso a Terry le toco ser líder de grupo, su cara se descompuso al ver que tenía a su cargo como treinta personas, una de las chicas se acerco y le entrego un pisa papeles con una hojas.

    -Esta es la lista de las personas que estamos aquí, la profe Ester me pidió que te la diéramos. – era Zoraida, una chica muy tímida y bajita que había estudiado con nosotros en el mismo salón el año pasado.

    -Gracias Zori. – Terry se puso en el centro del auditorio, y empezó a ver todo a su alrededor la verdad el auditorio no era muy usado, solo para eventos, y en todo un año escolar habrían apenas unos cuatro a cinco eventos escolares, y el de navidad era el primero, el lugar estaba algo sucio. Terry hizo señal de que nos acercáramos y eso hicimos. – Bueno chicos lo primero es limpiar este lugar de arriba abajo, después de eso lo decoraremos, una vez decorado, nos encargaremos de la música, y por últimos bebidas y bocadillos, habrá que pensar bien lo que vamos a traer, no quiero que nos pase lo que le paso al comité del año pasado.

    Eso fue un desastre el año pasado, uno de los bocadillos era albóndigas, con salsa a un lado pero la carne estaba rancia, y antes de que acabara la noche era como ver las cataratas del Niágara versión vomito. Todos hicimos muecas al recordar eso con excepción de unos cuantos que me percate que eran nuevos.

    -A trabajar, los pondré a todos en parejas para que lo hagamos más rápido. – Terry empezó a organizar a todos los que estaban hay en total si éramos treinta personas contándola a ella que hizo equipo con Pamela, Rafael y Marcos hicieron equipo, y a mí me toco él mejor compañero de todos, mi Alex. Nos toco limpiar el baño de chicos no era lo mejor pero estaríamos solos y eso si era la mejor parte.

    -Ahora si dime lo que me ibas a decir. – le dije una par de momentos después de que empezamos a barrer el baño.

    -Recuerdas  Thalia?

    -La chica del parque? Sí, la recuerdo a ella le dije que somos novio. – cuando escucho eso sonrió. Su sonrisa otra razón para enamorarme.

    -Recuerdas que cuando se fue dijo que tenía que ver a su insoportable prima.

    -Sí, eso también lo recuerdo. Pero qué pasa con eso?

    -Su prima es Estrella. – mi alma se congelo en ese mismo instante.

    -Que fue lo que dijiste? – me temblaba la voz.

    -Su prima es Estrella. Cuando estábamos hablando por webcam, me dijo que su prima se había antojado de quedarse a dormir en su casa, y estaba en la ducha del cuarto de Thalia, le había grita pidiendo le a Thalia algo, no me acuerdo bien, pero reconocí la voz, y cuando le pregunte a Thalia como se llamaba su prima, me lo dijo Estrella. Estrella Serrano.

    Escuchar eso me dejo sin habla, no lo podía creer que el mundo fuera tan pequeño y esta ciudad aun mas, como es posible que me confiara tanto le dije a la prima de Estrella que soy novio de Oscar y si ella descubre que también soy novio de su prima podría… ya va, un segundo.

   -Que fue lo que dijo Thalia, acerca de su prima y él novio que ella tiene. – Alex me miro extraño como si no entendiera el por qué de esa pregunta, como si no supiera a que venía. Se quedo pensando un rato y luego dijo.

    -Que era la maravilla hecho hombre, pero que ella… - se detuvo, ya había caído en cuenta de él porque de mi pregunta.

    Entonces todo lo que me habían dicho, todos esos rumores, que yo catalogue de chismes por envidia, todo era cierto, y yo que me estaba sintiendo terriblemente mal por todo lo que estaba haciendo, por traicionar la así y ella era una descarada, que me había visto la cara de imbécil todo este tiempo, tenia rabia mucha rabia acumulada dentro de mí, y tristeza, siempre la he defendido, siempre de su lado, estuve semanas sin hablar con mi mejor amiga, solo por defenderla a ella. Solo pude asestarle un golpe a la puerta de un cubículo de inodoros, con toda la fuerza que tenía, esto no iba durar mucho tiempo, no me iba a ver la cara de imbécil nunca mas.

Espero que hasta los momentos, esta historia, les este gustando, quiero agradacer a todas las personas que me han escrito al correo, pues sus mensajes son un gran aliento para yo seguir escribiendo, y publicando, les mando un gran saludo y un gran abrazo.



© George

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de George
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)