Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.292 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.166 Miembros | 19.614 Autores | 100.379 Relatos 
Fecha: 06-Ene-17 « Anterior | Siguiente » en Orgías

UNA NOCHE EN LA DISCO, Begoña 1ª parte

quiero
Accesos: 27.012
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
ESte es el relato de Begoña, en la noche de cena con sus amigas, espero que os guste y espero vuestros comentarios y correos Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

UNA NOCHE EN LA DISCO

Begoña

            Hola mi nombre es Begoña, tengo 25 años, soy miembro del  AMPA del colegio de mi hijo, junto con otras madres solemos juntarnos dos veces al año, para ir a cenar y tomar  unas copas, os voy a contar lo que me sucedió en la ultima cena, también me gustaría comentaros que mi marido forma con los maridos de otras madres una asociación de caza y prácticamente se marchaban todos los fines de semana de caza, concretamente los maridos de Josefa, Concha, Marisa, Maribel, Saray, luna y el mío.

            Como nosotras nos íbamos de cena, decidieron irse ese fin de semana de caza a un coto en la otra punta del país, por lo que él no estaría el fin de semana, tuvimos que recurrir a abuelos, hermanos o un familiar para dejar los niños.

            Este año la cena sería diferente, lo primero el restaurante, decidimos un restaurante con espectáculo de boys, era a las afueras de la ciudad.

            La cena fue de lo mas erótica, la verdad que algunas de nosotras nos pusimos pelín cachonda, de la cena fuimos a un local cercano, al entrar encontramos un sitio perfecto para nosotras ocho, estábamos charlado cuando se acerco un camarero con una botella de champan, nos dijo departe de los dos caballeros de la barra, todas miramos en esa dirección y dos maduros levantaban sus copas para saludarnos, nosotros después de servimos le devolvimos el saludo y fue cuando Begoña propuso ir a bailar cerca de los dos caballeros, a todas nos pareció bien, estuvimos un rato bailando cerca de ellos, pero yo lo que buscaba no era entablar conversaciones con unos hombre mayores que nosotras, Begoña se puso a charlar con ellos y nosotras nos movimos a otra parte de la pista, nos cuadro bailar al lado de un grupo de chavales y chavalas muy jóvenes, deberían tener entre 15 y 18 años, os voy a confesar un secreto, desde que di a luz, algo cambio en mis hormonas,  pues desde entonces me ponen los yogurines, críos de 15 años hasta los 20 como mucho, a veces me quedo en el colegio y con la escusa de ver como están las actividades deportivas, entro en las pistas de deportes y me pongo cachonda viendo a los chavales jugar, eso cuerpos tiernos, aun a punto de desarrollarse, ver esos cuerpos que empiezan a muscularse, la vitalidad que desbordan, a  veces al llegar a casa me meto en el baño y me hago unas pajas bestiales, otras mientras mi marido me folla, pienso en esos cuerpos y me corro como una loca, en fin volvamos al relato.

            Después de un buen rato de bailar algunas volvieron a la mesa, nos quedamos bailando Josefa, Concha y yo, Josefa y concha empezaron a charlar con unas chicas de unos 19 años y yo me empecé a mirar esos cuerpos tan guapos. Ya venía un poco excitada de la cena y con un puntito de alcohol sabroso, al lado mía bailado estaba un chico con un cuerpo atlético, era muy guapo, me acerque un poco mas y comencé a bailar a su lado de una forma provocativa, el chaval se me quedo mirando, y más que nada se fijo en mis pechos, tengo que deciros que son grandes pero a la vez proporcionadas con mi cuerpo, al notar cómo me miraba, mis pezones se pusieron erectos, el se dio cuenta y me dijo.

            Buenas noches señora. Me gusta como baila le importa si bailo con usted.

            Claro que puedes bailar conmigo, pero por favor no me llames señor, me llamo Begoña, me acerque un poco más, casi nos tocábamos, mire al suelo y me fije que tenía una erección, la verdad que lo que se adivinaba debajo de los pantalones prometía, empezó una bachata, el me cogió por la cintura y me acerco mas, nuestros cuerpos estaban pegados y con el ritmo de la música, el roce era de locura, el bajo su brazo y me agarro del culo, yo no proteste, termino la música, y le pregunte si le apetecía una copa, el asintió, nos encaminamos a la barra él iba de detrás mía y notaba su mirada sobre mi culo, me sentía alagada, también excitada, al llegar a la barra le pregunte.

            ¿Qué quieres tomar? Perdón cómo te llamas.

            Me llamo Adrian.

            Acerco su cara a la mía y me dio dos besos en las mejillas, pero cuando iba de una mejilla a otra rozo mis labios de refilón, yo lo note pero no dije nada.

            Encantado Adrian ¿Qué te apetece?

            Un zumo de Manzana, no bebo alcohol.

            Pedí el zumo y para mí un cubalibre, el camarero nos sirvió, el chico quiso pagar.

            No cariño deja que por una vez pague una mujer.

            Vale Begoña, pero la próxima invito yo.

            Me sentí alagada y sorprendida por la educación de Adrian, lo cogí de la mano y busque el sitio más alejado de las chicas, no encontramos ningún sofá libre, por lo que nos arrimamos a una pared, apoyamos las bebidas en una tarima y comenzamos a charlar.

            Dime Adrian haces mucho deporte, pues se te ve atlético.

            Si me gusta hacer ejercicio, sobre todo atletismo, de hecho pertenezco a un equipo de 1ª Nacional y tengo muy buenas marcas.

            Yo ponía cara de estar interesada, pero lo que realmente miraba era ese cuerpo tan bien moldeado, su cara de niño guapo, sus gestos al hablar, note como mi coño empezaba a excitarse.

            Se nota Adrian eres muy guapo, dime ¿cuántos años tienes?

            Tengo 15 años, pero todo el mundo me dice que aparento más.

            Pues si que aparentas mas, estas solo o viniste con mas amigos.

            Si vine con unos amigos, deben de estar por ahí, pero ahora me apetece estar contigo.

            Acerco sus labios a mi boca y me beso, al principio con miedo pero en cuanto vio que le correspondía, me metió la lengua, excitándome aun mas, yo le acariciaba la cara mientras me besaba, se separo de mí.

            Eres muy hermosa y sexy Begoña, desde que te vi en la pista llamaste mi atención, tu figura, tu forma de bailar, me excito, por eso me acerque a ti y te pedí a bailar, creí que me ibas a rechazar, pero cuando aceptaste mi proposición, tuve una erección que no la doy bajado, estaba deseando terminar de bailar, para estar en un sitio más discreto y probar a besarte, espero que no te enfades, si te molesta me voy.

            No Adrian la verdad es que me siento alagada, al levantar esas sensaciones en un chaval tan joven y tan guapo como tú, la verdad es que yo también me excite al verte acercarte a mí, pero eso ya lo sabes, pues viste como se me hinchaban los  pezones, ahora fui yo la que acerco mis labios a su boca y lo bese con pasión, notaba su lengua dentro de mí y sentí un temblor en todo mi cuerpo, baje la mano y acaricie su polla por encima del pantalón él a su vez, puso sus manos en mis tetas, y comenzó a acariciarlas, al sentir sus manos en mis pechos, moje las bragas, dejamos de besarnos.

            Adrian te apetece irnos a tomar la siguiente copa fuera de aquí, la verdad es que tanto ruido me molesta, me apetece estar a solas contigo.

            Por mi perfecto Begoña, me apetece mucho estar contigo a solas, espera que avise a mis amigos, nos vemos a la salida.

            Nos separamos, me acerque donde teníamos las cosas y les dije a las chicas que estaban sentadas.

            Veréis chicas, me voy a marchar estoy un poco cansada, no os importa iros en taxi, ellas me dijeron que sin problema, que ellas se quedarían hasta tarde seguramente, nos despedimos, cogí mis cosas y al llegar a la puerta, me encontré a Adrian, me agarro de la cintura con toda la naturalidad del mundo, me beso delante de todos.

            Begoña vámonos a un sitio tranquilo donde podamos estar los dos solos, quiero besarte y si tu quieres amarte.

Cuando le escuche, tuve un orgasmo, pero sabía que no podía llevarlo a casa, pues a su edad, se podría encaprichar de mi, que cometiera una tontería, que apareciera por casa se encontrara con mi marido y la liáramos.

            Pero ese tema lo tenía controlado, en primer lugar el coche era de la empresa donde trabaja mi marido, un coche a disposición de los mandos superiores, la empresa es un multinacional con sedes en todo el mundo, por esa parte estaba tranquila, por lo que respecta a la casa, yo dirijo una inmobiliaria, de las más grandes del mundo y tenemos muchas viviendas para vender y enseñar, siempre llevaba encima las llaves de algún chalet apartado y solitario, me sentía más segura, pues solo quería una aventura, no una relación más complicada.

            Llegamos a la altura del coche entramos y salimos destino al chalet, el saco el teléfono y se puso a teclear.

            Con quien hablas.

            Le mando un mensaje a mi madre diciéndole que me quedo a dormir en casa de uno de mis amigos, también le digo que estaré fuera todo el fin de semana, pues vamos a estudiar.

            Yo no me di cuenta que a su edad tendría que justificar el no ir a dormir a casa, me pareció inteligente por su parte, metió el teléfono en el bolsillo de la camisa, puso su mano sobre mi pierna y comenzó a acariciarme, me costaba concentrarme en la carretera, el avanzo con su mano hacia mi coño ya húmedo, aparto con un dedo la braga, y comenzó a tocar mi clítoris, yo solté un gemido, me metió un dedo y yo grite mientras tenía un orgasmo, estaba deseando llegar, para desnudarlo y comerle esa polla que me tenia loca. Por fin llegamos, era un chalet de dos plantas en un lugar bastante alejado, de hecho no había ninguna vivienda en unos cuantos kilómetros a la redonda, aparcamos en el garaje, subimos a la primera planta y yo ya no podía aguantar más, me acerque a Adrian le introduje la lengua en su boca mientras lo desnudaba, después me desnude yo, me puse de rodillas y ante mi estaba la polla masa grande y gruesa que viera en mi vida, la abarque con la mano empecé a masturbarlo, mis labios lamian cada centímetro de esa inmensidad, la metí en la boca y comenzó a succionar con locura él se dejaba hacer, se estiraba, me agarraba por el pelo y me introducía mas su polla  en mi boca, yo babeaba por no era capaz de comérmela toda, pero seguir chupándosela en un momento se tenso y soltó todo su semen en mi boca, me traje hasta la última gota de aquel dulce liquido y con la lengua le lamí la polla de arriba abajo para dejársela completamente limpia, el me agarro de los brazos me puso en pie y me beso, con lujuria, estábamos besándonos, cuando sonó su móvil, lo cojeo hizo un par de gestos afirmativos con la cabeza.

            Veras Josefa, tengo una sorpresa para ti, en primer lugar no te pongas nerviosa, te aseguro que disfrutaras de la experiencia, mis amigos están aquí y los dejaremos entrar, las sorpresas que te esperan esta noche, te harán gozar como nunca en tu vida, gritaras, gozaras  y harás gozar, tendrás tal cantidad de orgasmos que te dolerá el coño durante muchos días, pero ese dolor, te recordara el fin de semana de placer que pasaste con unos chavales supero enrrolados, ahora seamos buenos anfitriones y saludemos a mis amigos.

            Y cogiéndome de la mano llegamos hasta la entrada, antes de abrir Adrian me dijo.

            Begoña si te encuentras incomoda por esta sorpresa dímelo y mis amigos y yo nos vamos al momento, pero si quieres seguir con esta aventura, debes saber una cosa, aquí no ay normas, follamos como queremos y con quien queremos y esto te lo digo por ti, no te sientas comprometida conmigo, lo comprendes Bego.

            Si lo entiendo Adrian y estoy deseando conocer a tus amigos y pasar el mejor fin de semana de mi vida.

            Adrian abrió la puerta y allí estaban dos muchachos y tres crías.

Ninguno llegaba a los dieciocho años, Adrian me los fue presentando.

            Este es Yoni, tiene 17 años, su lengua es una máquina de provocar orgasmos.

            Este es Michel, tiene 17 años y la polla más grande que te puedas encontrar.

            Esta es Paula, tiene 14 años, pero es una amante cojonuda ya lo veras.

            Esta es Serena, tiene 15 años y te hace una comida de culo de no parar  de correrse.

            Y por ultimo Yeray, tiene 16 años y es la más zorra y puta de todos.

            Conforme me los iba presentando se acercaban y me daban un gran beso en la boca, yo con cada beso me sentía más excitada, pero los besos de las chicas me hicieron aparecer en mi sensaciones nuevas, si queréis tomar algo ay esta el mueble bar y en la nevera tenéis colas, tónicas y cervezas frías, también en el congelador tenéis hielo.

            Después de que todos se sirvieron las copas, comenzamos a charlar, Yeray se sentó a mi lado. Y comenzó a hablar.

            Dime Begoña alguna vez tuviste una experiencia lésbica.

            La verdad que no nunca me he acostado con una mujer, pero hoy tengo ganas de perder la virginidad en muchas cosas, estoy deseando que me inicies en el lesbianismo.

            Bien Begoña lo primero que tienes que saber que es totalmente diferente que cuando lo haces con un chico.

            Se acerco mas a mi me cogió de las manos y las comenzó a acariciar, yo la dejaba hacer, me hablaba en susurros y me decía cosas que me excitaban.

            Begoña, me voy a comer tu coño como nunca te lo ha comido nadie en tu vida, te hare sentir tal placer que me pedirás que pare, pues tu coño no parara de tener orgasmos hasta que yo quiera.

            Me agarro de la cabeza y me comenzó a besar yo cerré los ojos y nuestras lenguas comenzaron un baile de saliva y caricias que no paraba, mientras nos besábamos Yeray y yo sentí unas manos a mi espalda, era Paula que me estaba besando el cuello y chupando los lóbulos de mis orejas, me comenzó a contar.

            Begoña, te voy a contar como vamos a disfrutar las tres en primer lugar nos desnudamos aquí en el salón y subiremos a tu habitación, nos ducharemos a conciencia, nos enjabonaremos unas a las otras, no secaremos bien y una vez acostadas en la cama, te aremos cosas que ni te puedes imaginar, pero te puedo asegurar que te gustaran.

            Estaba tan excitada por los besos y las caricias, que cuando Paula termino de hablar tuve un orgasmo, nos separamos nos quitamos la ropa, mientras los demás sentados en el sofá, nos decían cosas de lo mas guarro, vi a Adrian y Yoni desudando a Serena y esta masturbándolos a la vez, mientras Michel le metía la polla en la boca, esa escena me puso más zorra aun y les pedí a las chicas que subiéramos a ducharnos, ya no aguantaba más, llegamos a la habitación entramos en la ducha, abrimos el grifo del agua caliente, nos metimos las tres debajo del agua y nos empezamos a enjabonar, Paula y Yeray me enjabonaban todo el cuerpo, pero se detuvieron especialmente en mi ano y mi coño, frotaban de tal manera que el roce de la esponja acariciaba mis labios vaginales y mis pezones parecían el Everest, terminamos de ducharnos nos secamos bien y nos dejamos caer en la cano, Yeray.

            Begoña quiero que te pongas a cuatro patas, yo te comeré el culo y Paula el coño.

            Me puse a cuatro patas sobre la cama y sentí como Paula reptaba hasta tener su boca a la altura deme coño y Yeray se ponía detrás mía acariciándome el ano, a una señal de Yeray las dos se pusieron a lamerme, con esas dos lenguas lamiendo mis agujeros, no tarde mucho en tener un orgasmo, estaba tan caliente que de mi boca comenzaron a salir palabras que nunca en mi vida creí que sería capaz de decirla.

            Saray cómeme bien el culo, méteme dos dedos, quiero sentir que me penetras con tus dedos, so puta obedece a lo que te pido y tu Pula sigue lamiéndome el coño, pero también quiero que me muerdas el clítoris hasta hacerme gritar y me metas tus dedos uno a uno para dilatar mi coño para las pollas que tengo abajo esperando por mí, las dos comenzaron a satisfacer mis caprichos, sentía como iban entrando los dedos en mi culo y aunque al principio me dolió, conforme el ano se dilataba me gustaba y con cada dedo que me metía mayor era mi placer, en mi coño entraba ya el cuarto dedo y tuve un nuevo orgasmos, comprendí que estaba siendo descortés con las niñas, así que me di la vuelta, agarre a Paula de la cabeza y mientras me comía el coño yo le empezaba a acariciar el de ella, le mordí un poco el clítoris, cuando sentí algo grande y largo entrando lentamente en mi culo, Era Adrian que me estaba sodomizando, mientras que Yoni le metía la polla en el culo a Serena y Michel estaba en un 69 con Yeray, aquello era una locura de gritos orgasmos, corridas, toda un bacanal, estuvimos toda la noche follando unos con otros, pero lo que más me gusto es cuando los tres chicos me follaron a la vez, Michel me follo el coño, Adrian me la metió por el culo y yoni me la metió en la boca, era la sensación mas agradable de mi vida, sintiendo todas esas pollas dentro de mí, me sentía como una puta por primera vez en mi vida y no me desagrado.

            Vamos chicos, les dije, follaros a esta zorra que está loca por las pollas correros dentro de los orificio de esta puta que solo desea correrse una y otra vez, y vosotras tres masturbaros una a la otra para que así nos corramos los cinco a la vez, después de 10 minutos de placer, durante los cuales me corrí tres veces, los chicos se pusieron rígidos y vaciaron todo su semen en mis tres agujeros, Yoni eyaculo en mi boca y intente tragar la mayor cantidad de semen, pero se me escaparon unas gotas, cuando los chicos se salieron de mi, ocurrió algo maravilloso, las chicas se acercaron a mis orificios y lamieron todo el semen que se me salía, y la otra lamia mis labios limpiando todo resto de lefa. Estuvimos otro rato ms tocándonos, pero no entro el hambre, yo propuse pedir unas pizzas y hamburguesas y patatas fritas con aros de cebolla, bajamos todos desnudos, preparamos una ensalada, y mientras llegaba el repartidos pusimos la mesa, al llegar el repartido cogí dinero del bolso abrí la puerta y al pobre del chaval casi se le cae la pizza cuando me vio totalmente desnuda  asomando la cabeza vio a los demás también en bolas, le cogí la pizza y las bolsas con el resto le puse la pasta en la mano y cerré, nos miramos unos a otros y empezamos a reír como si fuera la última vez, eran unas carcajadas de alegría de felicidad, nos sentamos a cenar y entre bocado y bocado, íbamos planeando que juegos nos apetecería realizar al día siguiente, cuando terminamos de cenar los chicos limpiaron la loza, mientras nosotras abríamos los dos sofás camas y los preparábamos para dormir, nos acostamos todos no besamos y nos echamos a dormir, yo tarde algo mas en quedarme dormida, viendo a aquel grupo de cuerpos jóvenes que tenia a mi alrededor y que durante dos días serian míos y yo de ellos, con esos pensamientos me quede dormida

Continuara

                        


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© quiero

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de quiero
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)