Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.432 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.649 Miembros | 19.674 Autores | 100.796 Relatos 
Fecha: 10-May-17 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Brasil 2014-2016 (3)

wendyazucena
Accesos: 5.738
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Comienza la transformación Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

BRASIL 2014-2016 (3)

 

A la mañana siguiente tras despertarse, Luisa, se abrazo a Maurice y abrazándole le beso, la boca, mientras sus manos buscaban su pene, una vez que lo encontró, se deslizo bajo las sabanas y comenzó a hacerle una mamada, eso despertó a Maurice, que en agradecimiento, busco su coño y comenzó también a besarlo.

El pene de Maurice enseguida tomo el tamaño necesario para una penetración, la vagina de Luisa, ya chorreaba sus jugos, ella al notarlo se metió los dedos en la vagina con la intención de empaparlos y lubricar su ano, quería que la penetrase por detrás, enseguida sentándose sobre Maurice, y agarrándole el pene se lo coloco a la puerta de su ano, y sin ningún miramiento se sentó sobre él, metiéndoselo de golpe, dio un pequeño grito, por la falta de lubricación, al mismo tiempo que el también gritaba, su pene no estaba lo suficientemente lubricado.

-          Pero que haces, Luisa, me haces daño y tú también te estás haciendo daño.

-          No lo creas, yo estoy acostumbrada, ya te dije que cuando tengo la regla me cogen por detrás, anda no te quejes y muévete, ya verás cómo te gusta llenarme el culo con tu esperma.

Ella comenzó a moverse arriba y abajo con el fin de que su invasor se pusiese más duro y la hiciese gozar plenamente, él la ayudaba, cogiéndola por las caderas al mismo tiempo que sus tetas bailaban al son del mete y saca. Maurice notaba como se hinchaba su pene hasta que dando un grito se descargo en el culo de Luisa llenándolo de su espeso esperma. Ella satisfecha se inclino sobre el besándole en la boca y dándole las gracias.

-          Ho meu home eres maravilloso me llenaste mi culito con su semilla, déjame que bese tu culito.

Maurice, se dio la vuelta, aprovechando Luisa para besarle su ano, escupir sobre él y masajear su esfínter, que al notar las caricias de Luisa, comenzó a con movimientos reflejos de quererse abrir, momento que ella aprovecho para escupir un poco más sobre él y meter su dedo meñique muy despacio.

-          Que haces?

-          Te estoy metiendo mi dediño meñique, el me lo está pidiendo, se abre solito.

-          Pero sácalo ya.

-          No, le gusta a tu culito, es como si fuese un supositorio.

Tras varios minutos con el dedo metido en el culo él se dejo querer y no protesto, ella aprovecho para jugar con su dedo dentro de su culo. Ya satisfecha se lo saco, lo beso en la boca y se fueron a la ducha, el agua tibia los despejo, se enjabonaron mutuamente, y se marcharon, tras desayunar en una cafetería cercana al hotel en la que ella le dijo que ese día y el siguiente no podría salir con él, pues tenía mucho trabajo, le animo a que fuese al salón de baile a practicar la lambada y la samba, que seguramente encontraría alguna chica con la que podría practicar. Él le indico que hoy no iría, que por la tarde estaría en la playa y que al día siguiente tenia partido, su selección jugaba contra USA y no se lo quería perder, pero que al terminar el partido iría al salón de baile para practicar, le pidió la dirección y ella se la apunto en un papel, que guardo muy celosamente.

Tras el almuerzo se fue a Copacabana a tomar el sol y a darle alegría a la vista, viendo pasar a las esculturales cariocas enfundadas en sus mini bikinis. Paseo por la playa para que su vista se relajase con tan maravillosas vistas, busco un sitio y se tumbo a tomar el sol. Tras una hora aproximadamente dos chicas, a cual más hermosa y con unos cuerpos de impresión se sentaron cerca del, y comenzaron a hablar de banalidades, pero una de ellas, que era aficionada al futbol, saco la conversación de que el campeonato si no lo ganaba Brasil lo ganaría USA, ya que el equipo que le tocaba ahora, había tenido mucha suerte en los otros partidos.

Maurice al oír la conversación se inmiscuyo en ella diciéndoles.

-          Usa no tiene nada que hacer contra Bélgica, le vamos a ganar por dos goles de diferencia.

-          El Señor  es de Bélgica?

-          Si, y ya verá como le ganamos, si quieren apostamos algo, si ganamos las invito a almorzar, y si perdemos las invito también. Que les parece?

-          Bueno tanto si ganan como si pierden nosotras saldremos ganando, aceptamos, pero con una condición, que después de cenar nosotras lo invitamos a bailar samba y lambada. Conforme?

-          Donde podremos encontrarnos, yo estoy en el Hotel Rio.

-          Nos encontramos en la punta de la playa, en el Bar de Antonio.

-          Muy bien pues allí nos vemos.

El tiempo transcurrió y llego el día del partido, por fortuna para Maurice, su selección había ganado a USA por 2-1 lo que le valía pasar a cuartos de final, que jugaría contra Argentina.

Alegre por la victoria, se dirigió al bar de Antonio sito en la punta de la playa de Copacabana, donde esperaba encontrar a aquellas chicas para ir a cenar con ellas y luego a bailar para celebrarlo. A su llegada, se acomodo en una mesa y pidió una cerveza, al cabo de unos 15 minutos aparecieron aquellas dos bellezas. Se saludaron dándose un beso en la mejilla y se sentaron, pidieron unas cervezas y comenzaron las presentaciones.

-          Yo me llamo Maurice, soy belga, soltero y sin compromiso, profesión liberal, vivo solo en Bruselas y nadie me espera. Y vosotras?

-          Yo me llamo Raquel, también vivo sola, soy de Bahía y trabajo en una farmacia.

-          Yo me llamo Viviana, también soy de Bahía y estoy de paso, ahora vivo con Raquel aquí en Rio, trabajo en supermercado.

Tras la comida, los tres fueron a un club a bailar, apenas se distinguía a la gente, pero el ambiente era muy animado, parejas bailando y chicas solas que mostraban el deseo de bailar, Raquel que era la más alta, enseguida le cogió de la mano y se lo llevo a la pista, estaban pinchando una lambada, de inmediato ella se agarro a su partener y comenzó a mover su hermoso cuerpo al ritmo de la música, cuanto más se movía, mas se apretaba a Maurice, que naturalmente se dejaba ir, enseguida fue sustituida por Viviana, ella tenía unos pechos más voluminosos y prietos, se le notaba que tenia implantes, pero eso a Maurice, no le importaba, el sabia que hoy día la gran mayoría de las chicas se ponían implantes para presumir de tetas, la presión que ejercía Viviana sobre Maurice, hacia que él se mostrase a cada movimiento mas deseoso de pegarse a ella, lo que le suponía que la excitación era a cada momento mayor. Ella le miro a la cara y le dijo:

-          Señor Maurice, usted está pasando un grato muy agradable, lo siento muy grande eso que tiene ahí abajo.

-          Viviana es que tú eres muy sensual, y uno no es de piedra, será mejor que paremos un  poco y tomar algo.

-          Muy bien, le pediré un refresco para bajar el calor. Mientras lo dejo con Raquel.

Viviana se dirigió a la barra, y pidió tres guaranás bien fríos, diciéndole al camarero que uno seria especial.

Se acerco a la mesa y los tres brindaron por la selección Belga para que fuese campeona, tras el primer guaraná vinieron otros tres más para cada uno, siempre uno especial.

Eran las tres de la mañana y decidieron marchar, Viviana le dijo a Maurice.

-          Señor Maurice, Ud. esta muy caliente, es mejor que apaguemos su fuego entre Raquel y yo, vamos a nuestra casa que estaremos más tranquilos.

-          Si es mejor, ya que estar con dos chicas como vosotras no se presenta todos los días y se necesita intimidad y tranquilidad.

Al llegar a la casa de las chicas, Maurice respondía a todo afirmativamente, sin poner ninguna resistencia, estaba dopado, obedecía inconscientemente a todas las exigencias que le pedían.

Llegaron al dormitorio y lo desnudaron, y allí tumbado sobre la cama, comenzó una exhibición de strep tess por parte de Viviana, con suaves contorneos, llegando a quedar totalmente desnuda, se acerco a él y le beso en la boca, al mismo tiempo que una de sus manos buscaba el sexo de Maurice, el se dejaba besar, pero también buscaba el sexo de Viviana con una mano, mientras que con la otra acariciaba uno de los enormes pechos. Viviana comprobando que Maurice ya estaba lo suficientemente excitado y ella también, se tumbo en la cama y le dijo.

-          Sr. Maurice, métame su hermoso pene en mi chochiño que está muy caliente, apágueme el fuego que tengo en el.

-          Claro Viviana, te lo refrescare enseguida. Raquel acércate que quiero comerte tu chochiño también.

-          Si señor ahora mismo.

Raquel ya se había quitado el sujetador, mostrando dos enormes, tetas, con un tamaño que sería de una copa 38D, se quito el pantalón y a continuación el tanga, apareciendo tras aquel diminuto triangulo, un pene, que en su estado de flacidez tendría unos 16 cm y en erección superaba los 24.

Se acerco a Maurice y le dijo.

-          Tome Sr. Maurice cómame también  el mío.

Poniéndoselo a la altura de la boca. El se asusto, ya que no esperaba que Raquel fuese ese tipo de personas, tras haberle visto los pechos.

-          Pero entonces tú eres…

-          Sí señor. Y me gusta serlo. Disfruto mucho ya que doy y me dan, siempre he querido tener unas tetas grandes y vivir como una mujer, pero cómame mi pene está muy caliente y tiene que enfriarlo.

Maurice, sin objetar nada, cogió el pene de Raquel y se lo metió en la boca, comenzando una mamada, al mismo tiempo, que se estaba cepillan do a Viviana.

Fue tal la concentración que puso en lo que estaba haciendo que al mismo tiempo que el se corría dentro de Viviana, ella experimentaba un orgasmo y Raquel se corría en la boca de Maurice.

Cuando se desacoplaron los tres Viviana, le dijo a Raquel.

-          Nena ahora es tu turno, métemelo por detrás, que por delante ya estoy llena, y Ud. Maurice métaselo por detrás a Raquel, que le gusta mucho.

Obedeciendo como un autómata, Maurice se coloco detrás de Raquel, le separo las piernas y lo inclino un poco hacia adelante, pudo comprobar que el esfínter de Raques ya estaba muy dilatado por las numerosas veces que lo había utilizado como cueva de sus amantes, el pene de Maurice, aun goteaba de su esperma y de los jugos de Viviana, y sin rechistar lo cogió por las caderas y comenzó a penetrarlo, primero despacio y cuando ya estaba todo dentro, comenzó con los movimientos más rápidos, tanto el cómo Raquel comenzaron a dar exclamaciones de placer, lo que contagiaba también a Viviana que tenía su culo ensartado por el pene de Raquel. Los tres al mismo tiempo llegaron a un segundo orgasmo, cayendo rendidos sobre la cama



© wendyazucena

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de wendyazucena
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)