Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.116 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.610 Miembros | 19.672 Autores | 100.739 Relatos 
Fecha: 18-Jun-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

El amiguito de mi papi

AmbarConeja
Accesos: 24.185
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Me calentaba desde guachita, y no sabía qué hacer para llamarle la atención! hasta que llegó el día... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

El amiguito de mi papi

Se me calentó la sangre cuando vi por primera vez al mecánico de mi viejo la noche que lo invitó a cenar. No podía quitarle los ojos de encima! Tanto es así que hasta mami se dio cuenta y me mandó a la cama ni bien recogió mi plato vacío. Pero él no iba a sospechar de una mocosa de 14 años en ese entonces.

Ahora que tenía 18 ansiaba tanto su vuelta a casa para que me vea y así ingeniármelas hasta seducirlo.

Una tarde vino a traerle un repuesto a papi, y como yo sabía que casi siempre se quedaba a tomar una cerveza con él en el patio, pensé que algo podía planificar. Además, por charlas que les escuché, supe qe es el más cogedor del barrio, y que su debilidad son las colegialas. Eso a mí me parecía perfecto, ya que su mujer no le daba bola desde que fue mamá, según él

Cuando Carlos llegó fingí quedarme dormida tomando sol en una reposera, con una pequeña remera roja y un culote rosa, boca arriba y con las manos entre las piernas.

Mi viejo y Carlos hablaban de fútbol, de una modelo y, casualmente de un tiroteo en una gomería. Hasta que sonó el teléfono en la cocina, y papi corrió a contestar, oportunidad en la que él me miró como yo lo necesitaba.

No tengo una figura muy llamativa que digamos. Pero me destaco por tener una linda cola. Siempre me calentó que los chicos me peguen o me la pellizquen en la escuela, o que me la apoyen en el colectivo cuando voy a danzas y no hay lugar para moverse. Soy morocha, algo rellenita y tengo los ojos del color del tiempo.

Entonces me acomodé boca abajo y, simulando que me picaba la cola hundí mi mano bajo mi culote y me lo levanté, hasta que se me acercó y dijo temeroso:

¡daiana, te quedaste dormida bebé!

Yo, emputecida y en celo me puse de pie y le comí la boca de una sin dejarlo reaccionar, con mi lengua deseosa porque me haga mujer. Ya no quería ser la nenita pajera entre las sábanas, si bien ya me había movido a todo quinto primera.

Él estaba nervioso y con serias razones, pues, si mi viejo lo veía lo mataba a trompadas. A mí, como mucho me cortaba la mensualidad y listo. Por ello, en cuanto él regresó con unas papas y algo más para picar, pedí disculpas por quedarme dormida y rajé a mi habitación toda mojada, mientras Carlos se hacía el distraído.

Pero esto no quedó ahí, porque, una semana después, cuando yo caminaba lo más campante hacia lo de una amiga, oí su voz replicar mi nombre, como si fuese un trueno a lo lejos. No lo veía, pero mi corazón y mi cosita palpitaban rozagantes por su encuentro.

Me sorprendió con sus pesadas manos en mi cintura tras salir impaciente de una arboleda en la avenida atardeciendo, como si tuviese una noticia impostergable. Dijo que en su taller íbamos a estar mejor, y me llevó alucinada después de tranzarme, metiendo su mano adentro de mi shortsito, haciendo presagiar con su tacto febril a mi orto y a mi conchita lo que les esperaba, sin fijarse en los dos tipos que nos miraban, ávidos por tocarse los pitos.

Realmente Charly no tenía grandes atributos. Pero siempre tuve la fantasía de que me viole un hombre rudo, con la voz áspera, con la ropa llena de grasa y tabaco, y si era amigo de papi mejor.

Ni bien entramos a su museo de autos rotos, tendió una lona en el suelo, al tiempo que trancaba la puerta con una caja de herramientas, y luego afirmó:

¡hoy no zafás calentonsita de mierda!

Me alzó en sus brazos para quitarme las sandalias, mordisquearme las gambas con sus bigotes lacerando mi piel con cosquillitas, y desatarme el pelo lo más desprolijo y bruto que pudo, jurándome que si me portaba bien sería su putita preferida.

Se desnudó, me quitó la remerita azul sin mangas y el corpiño para comenzar a fregar su pija sudada pero imponente en mis tetas, y pronto me convenció de que no soy una nena metiéndome tamaño instrumento en la boca para que me envicie de tanto chuparlo, lamerlo y frotarlo en mi carita ruborizada, arrodillada en un tablón manchado de aceite. Tenía la verga muy grande, mucho más que la de mis compañeritos del colegio! Jamás me había atragantado al borde de vomitar con una pija intentando traspasar mi garganta!

Se la escupí, lo pajeé con verdaderas ganas de que me dé la mejor cogida del universo, lamí sus colgantes huevos peludos hasta engullirlos en mi boca, y él gimió muy encendido bajándome el shortsito.

Luego me tiró con todo sobre la lona donde me re chuponeó pajeándome, me devoró las gomas cerca de lastimarlas con sus rústicas uñas y dientes, me pegó con su chota más dura cada vez en ellas y en la cara diciendo que le fascinan las nenas que adelante del papi se hacen las santitas y son flor de trolas.

Una catarata de semen ardiente estalló en mi rostro de repente. Fue un disparo espeso, agridulce y abundante, tras el que Carlos pareció rendirse agotado. Pero al toque me puso como perrita arriba del capot de un auto rojo muy antiguo, me olió toda mientras me apretaba y castigaba la cola con una cinta métrica porque, según él mi piel olía a pipí de gata, y me comió la conchita introduciéndole un caramelo con su lengua inteligente. Cuando la movía intrépida con un dedito presionando en la entrada de mi culo, o cuando sus labios finos atrapaban mi clítoris, o cuando succionaba cada gota de mis jugos y me los escupía con fuerza en las piernas tras degustarlos, me daban unas ganas irrefrenables de cabalgarlo todo el tiempo como una guacha salvaje!

De repente se adueñó de mi voluntad y me tomó varias fotos. Me sacó la bombacha, me sentó sobre él de espaldas para darme unas furiosas contracciones cuando su enorme pedazo cabeceaba con vehemencia en mi vulva hambrienta, oliendo mi calzón con la mirada tan turbia como la guerrera ambición con la que me arañaba las piernas.

Luego, aún sentada sobre él pero de frente, siguió invadiéndome de pija, saboreando mis pezones duros y pidiéndome que no pare de gemir.

Enseguida decidió ponerme en cuatro sobre el suelo, y mientras me prometía que ni en pedo se pondría un forro para garcharse a una villerita como yo, lamió mi orto para clavarla allí sin previo anuncio y moverse con mucha agilidad, haciéndome tragar los dedos que retiraba de mi vagina. Me azotaba el culo con sus manos y su pubis endiablado, me tiraba el pelo, mordía mis orejas con su respiración derrumbada en mis oídos, y quería que le diga que es mi papito chanchito y asqueroso.

Después me sentó en una fría mesada repleta de trapos sucios, donde me hice pis bajo sus órdenes, y ahí mismo, mientras me sujetaba me cogió la chuchi manipulando mis piernas con cierta violencia por momentos. No paraba de gritarme:

¡te voy a dejar preñadita loca, toda enlechadita te vas a ir de acá putita barata!

Hasta que me recostó con la cabeza colgando para regalarme su leche ágil en la boca tras lamérsela enterita, la que me tragué sacando la lengua para no derrochar ni un solo sorbito de mis labios, con un tímido jadeo y su pene deshinchándose contra mis mejillas.

Después me hizo acabar en corpiño y bombacha, con su lengua y sus dedos en mi concha sobre la butaca trasera de aquella chatarra roja.

Sabíamos que con solo rozarnos o mirarnos el deseo nos prendía fuego lo poco que conserváramos de moral. Como él debía entregar un motor en breve, me llevó a su bañito personal, roñoso y despintado para que me vista. Pero ni bien terminé, ya que él registró todo mi trámite, me cogió hasta dejarme un nuevo río de leche entre mi tanga y mi entrepierna.

Eran las 8 cuando me subió a su moto hiper fachera para llevarme a casa. Lo hizo zarandeándome como a una cualquiera murmurando:

¡dale boludita, que llegás tarde, y no tengo tiempo para esperar a que la nenita se decida!

Durante el viaje no podía evitar mojarme de tanto fregar las tetas en su espalda al descubierto y mi fresa en su culo poco generoso. Creo que con los movimientos y vibraciones del mismo cuerpo sobre el rugido del motor acabé dos veces.

Cuando llegamos a casa me manoteó de la remera para bajarme, y antes de tocar el timbre dijo bajito en mi cara:

¡no te laves ni te cambies la ropita… sentate a comer así con tu familia, toda enlechada, y que tu papi sepa que la puta de su hija se revolcó con Carlitos en su taller!

Se subió a la moto con una risa macabra que, de a poco era silencio en la noche nublada, y en mi aroma a sexo insaciable. Por supuesto, le hice caso, y en medio de la cena me acordé de Jazmín, mi amiga a la que dejé plantada.

A la madrugada la llamé para disculparme, y no pude evitar pajearme mientras le contaba todo, y con lujo de detalles. Creo que ella me cortó cuando mis gemidos eran imposibles de censurar!    fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)