Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.140 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.169 Miembros | 19.618 Autores | 100.379 Relatos 
Fecha: 28-Jun-17 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Eso me pasa por andar en bolas

AmbarConeja
Accesos: 16.658
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
¡mejor callate la boca nenita, que la que nos provocaste todo el tiempo fuiste vos, con esa bombachita! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Eso me pasa por andar en bolas

Era viernes, hacía un calor de perros, y cerca del mediodía recibí un mail de la universidad en el que me notificaban que no se dictaban clases por el fallecimiento de un rector. Cosa que me venía bárbaro porque, tenía un parcial y no había estudiado lo suficiente.

Me hice una ensalada de palta, tomate y zanahoria, me exprimí tres naranjas, y puse música para cargarme un poco las pilas.

Recién cuando escuché el motor de una máquina mezcladora en el patio recordé que había unos albañiles en casa, a los que mi madre les encomendó reparar el lavadero, tapiar la parte trasera del patio por donde era muy fácil treparse y entrar a la casa, y hacer unos veredines para que pudiéramos caminar por el jardín cuando llovía mucho.

La cosa es que yo iba de un lado para otro en bombacha, descalza, con los ventanales abiertos y, con una sensación de bien estar superior a cualquier pensamiento pecaminoso. Sabía que tres hombres estaban trabajando bajo el sol, hablando de fútbol y de la tele, bebiendo agua de una manguera, y haciendo todo el ruido necesario en estos casos. Mi madre se había ido de vacaciones con una amiga el día anterior, y le dejó la copia de las llaves de la puerta del fondo a don Enrique, ya que era de absoluta confianza en la familia. Enrique decidía quienes lo acompañaban, depende la labor que se le asignara.

Ese día estaba él y dos más.

Uno era moreno, no mayor de 40 años, con acento paraguayo, pelo corto y espaldón, afeitado, gordito y bastante risueño.

El otro era un tipo alto con cara de guacho, lleno de rulos, poco hablador, medio terco a la hora de cumplir órdenes y demasiado delgado para mi gusto. Supuse que tendría 21 como yo, y eso me dio vueltas un par de segundos en la cabeza.

En un momento les hablé desde la cocina, donde ninguno podía verme, para decilres que si necesitaban algo, solo me golpearan las palmas en la ventana y yo con gusto los atendería.

Enrique contestó por ellos.

¡no se preocupe niña, yo le aviso!

Apenas terminé de comer me senté en el sillón que da a la ventana más amplia, puse una peli con la que me aburrí a los 5 minutos, y en medio del zapping di con una porno empezada. Le bajé el volumen lo más rápido que pude, y me re embobé mirando cómo una japonesa le comía la pija a un fenómeno de la naturaleza. No podía tener tamaño pedazo entre las piernas ese tipo!

Cuando vino la propaganda aproveché a cerrar la cortina de la ventana, y cuando volví a mi asiento comenzaba otra peli. Nunca había visto porno, ni me había sentido tan caliente con lo que veía.

Ahora dos chicas de escuela privada se besaban en una plaza, hasta que un oficial las interrumpe, y acto seguido las dos se la maman en lo que parecía un baño público, en tetas y re desesperadas.

Yo no quise ser menos, y dejé que mi mano actúe por inercia.

Cuando dos de mis dedos presionaban mi clítoris, tuve ganas de meterme adentro del televisor y cogerme a ese policía pijudo con todo el celo de mi conchita hiper jugosa a esa altura.

En eso oigo que don Enrique golpea las palmas y, como no le respondí, golpeó el marco de la ventana con una pequeña cuchara.

¡qué necesita Enrique?!, le dije molesta por haberme sacado de mi trance femenino.

¡disculpe señorita, pero es posible que cortemos la luz en unos diez minutitos… es un rato nada más… es para poner un enchufe en el jardín!, explicó, sin saber que mis ojos estaban fijos en la pantalla, o al menos eso suponía.

¡no se preocupe, que ya la dejamos seguir viendo esas cositas!, agregó alejándose de la ventana, y enseguida oí las risas de los otros dos.

Me daba igual si me descubrían, pero tampoco quería que me vieran mientras me tocaba.

Pero el llamado de mi sexo descuidado fue más intenso y recurrente que todo con lo que pudiera especular. Así que seguí introduciendo mis dedos en mi vagina, rozando mis pezones chiquitos pero colorados de la excitación, y lamiendo mis dedos. Acariciaba mi rostro con mi olor a concha en las manos, y gemía cada vez más descontrolada, ya sin ponerle atención a la tele. De hecho, ni me di cuenta cuándo fue que que los hombres cortaron la luz.

Afuera el sol estaba radiante, aunque una brisa soplaba refrescando un poco a lo que ya era la siesta.

De repente, siento unas manos en mis hombros. Enseguida giro para mirar, y casi me muero del susto al descubrir al más pendejo de los tres, descalzo, en cuero y ahora enredando sus dedos en mi pelo.

Quise gritarle que se fuera, pero, como si se tratara de un pacto solidario, apareció el paraguayo ante mí. Éste se bajó el pantalón y peló una pija urísima, transpirada y con un montón de venas generando más tensión en sus nervios. Me agarró la mano que estaba adentro de mi bombacha y me la hizo tocar, apretar y sacudir.

¡dale chiquita, si te vuelve loca la pija… ya te vimos cómo te ponías mirando esas pelis cochinas, así que no te hagas la santita y pajeame!, dijo el hombre mientras el pibe me besaba el cuello y me amasaba las tetas.

No sé si les pedí que me suelten. Pero estoy segura de que cuando forcejeé un poco para escaparme, el pibe casi me ahorca, y el paraguayo me aferró las piernas con las suyas.

¡mirá nena, no te vamos a obligar a nada, pero si estás calentita dejate llevar!, dijo el pendejo, ahora lamiendo mis tetas y haciendo que mi otra mano le apreté el bulto sobre su bermuda manchada con de todo.

No podía negar que mis gemiditos eran consecuencia de un goce que me quemaba por dentro!

Cuando el paraguayo me arrancó los pelos para que me agache, supe que mi boca tomaría pocecesión de su pija para mamarla, saborearla y succionarle hasta esos huevos acalorados. Me excitaba tanto oírlo jadear como los chupones del pendejo recorriendo toda mi piel.

¡qué rica guacha, tenés olor a limpita, a nenita con plata, y a que usás cremitas caras, no pendeja?, cuánto te salió esta bombachita?!, me increpaba el pibe sabiendo que no podía contestarle. La pija de su amigo extranjero me estaba volviendo loca!

Mi paladar no quería dejar de endulzarme la vida con sus juguitos, con su textura, con sus primeras cogiditas a mi garganta y con toda mi saliva que le goteaba de los huevos.

¡cuando venga mi mami le voy a decir que los denuncie, por violarme en mi propia casa!, dije, sin medir el impacto de mis palabras.

El pibe me tiró sobre el sillón, me puso la verga en la boca mientras el paragua me pasaba la suya por las tetas, y me dijo:

¡mejor cállate la boca nenita, que la que nos provocó todo el día fuiste vos!

Supe que el pibe se llamaba Renzo, porque don Enrique lo llamó desde el patio varias veces. Pero Renzo no pensaba más que en cogerme la boquita.

¡che pendex, y si le corremos la bombachita y se la damos toda por la concha?!, dijo el paraguayo con una sonrisa perversa pero mucho más compradora.

¡dale, pero que se la saque ella… después chupale bien esa conchita… dale nena, sacate la bombachita, y abrite bien de piernas!, dijo Renzo mientras me dejaba en libertad, aunque ninguno se me alejó demasiado para evitar mi posible fuga.

Esperaron hasta que me la quité con lentitud, y el pibe quiso que la huela, que me la pase por la cara y que le lama la partesita de adelante. Mientras tanto, el paragua juntaba su rostro demacrado a mi sexo para olerme y lamerme la vagina.

Yo gemía a duras penas, porque Renzo volvió a apropiarse de mis labores bucales en su pija, que no era tan rica como la del paraguayo. Les juro que me dolían los pezones de la calentura, y que nunca había deseado tanto una pija en lo más profundo de mi concha!

El paragua ya hundía su lengua y dos dedos en ella, pero no era suficiente, a pesar de que sabía cómo moverlos, cómo comerse mis flujos y cómo calentarme hasta el culo cuando dos por tres me lo rozaba.

Cuando el pibe me sacó su pene de la boca para frotarlo en mis gomas, tuve el valor de pedir.

¡cogeme paraguayo de mierda, rompeme la concha con esa pija, ahora!

Y el hombre no se detuvo en cuestionamientos formales. Directamente dejó caer su cuerpo curtido sobre el mío, colocó su glande sencitivo en el umbral de mi vagina, y después de balbucear en mi cara jadeando:

¡así que la nena de la abogada quiere verguita?!, me la enterró para hacerme sentir su hambre de macho en cada penetrada que me regalaba.

El otro se pajeaba contra mi rostro y me pedía lenguita en sus bolas.

Pero, esa postura no podía durar toda la tarde, por lo que el pibe derramó toda su leche en mi boca apenas sus huesos y espíritu le ordenaban arquearse de placer ante la pasión de mi lengua y mis dientitos, repitiendo:

¡abrí la boca nenita, tragala toda, tomá la lecheee!

El viejo se agitaba más a medida que su pija avanzaba y profundizaba sus arremetidas. Hasta que se le ocurrió sentarse una vez que el pibe me levantó, en el instante en que yo saboreaba su semen, y sentarme sobre él frente a frente, para con ese panorama seguir dándome por la concha y chuparme las tetas como un bebé salvaje.

Renzo entretanto me pegaba en el culo y se pajeaba pidiéndome que me coja a su compañero como una putita de la calle, que gima y que le implore que deseaba su pija en el culo. No estaba tan lejos de conocer mis ganitas. Pero por la cola solo lo había hecho dos veces, y no creía estar preparada, aunque el pito del pibe no era de temer.

¡dame la verga en la colita guacho!, le solté ya sin ataduras, pero con la concha cada vez más llena de la carne del paraguayo.

Renzo no tuvo compasión.

Me hizo gritar en cuanto me la clavó con rudeza. El hombre me hacía callar con sus dedos presionando mi nariz, sin separarse de mis pezones encendidos.

Entonces, tomé consciencia de que si el paraguayo llegaba a acabarme adentro quedaba embarazadísima, ya que yo no me cuidaba, y no se los pedía a ellos tampoco en medio de tanta calentura.

Quise quitármelos de encima, pero ya era muy tarde. Justo cuando empezaba a morderle la mano con la que me tapaba la boca, el paraguayo largó como si fuese un disparo certero un torrente de semen caliente, el que sentí inundarme por completa, descender por los labios de mi concha y gotear de tanta cantidad.

Estaba exhausto, acelerado, con palpitaciones y más sudado que antes, cuando trabajaba al rayo del sol impiadoso. Pero Renzo todavía conservaba su pija dura adentro de mi orto, y sus manos me estrujaban las tetas con una brutalidad que hasta me arrancó algunas lagrimitas.

Me levantó de la falda de aquel hombre agotado, que de todos modos me nalgueaba con ternura, me arrodilló en la alfombra y me entretuve unos segundos lamiendo su pija cada vez más al borde de otro lechazo. Hasta que don Enrique irrumpió en el living con sus 50 años todavía en buena forma, haciéndose el enojado porque sus compañeros no acudían a sus requerimientos.

En cuanto me vio se bajó el pantalón y me quitó al pibe de la boca para comprobar por él mismo que podía gozar con una lengua incansable, y una profundidad resuelta a tragarse todo lo que se le ponga adelante.

Es cierto, siempre me destaqué por chupar pijas, y desde chiquita. Ya a los 18 mis amigas sabían que no podían dejarme asolas con sus novios. Era más fuerte que yo. No me resistía a ninguna pija creciendo bajo los límites de sus ropas, ávidas por conquistarme.

Mientras mi boca se vinculaba con la pija olorosa y comestible del capataz, Renzo se acomodaba detrás de mí para que mi concha le santifique el pene con mis jugos mezclados con la leche del paraguayo.

Otro más que no pensó en que podía fecundarme, y en solo cuatro bombazos crudos, afondo y deliciosos dejó fluir su lechita incesante en mi concha.

En ese momento Enrique entrecerraba los ojos, se mordía los labios y me sostenía del pelo para garcharme la garganta con desenfreno. No pude pedirle al pibe que me acabe donde quisiera, pero afuera.

Cuando vi a don Enrique oler mi bombachita con ojos de pura perversidad, lo empujé con todas mis fuerzas contra el sillón y me senté en sus piernas para que me la ponga de una en la argolla. Me sentía sucia, llena de leche y sudor compartido, violada, humillada por el jefe que me daba duro, me cacheteaba las tetas y la cara, intentaba hundirme uno o más dedos en la cola, me decía que era una chetita calentona, una putita con guita y ganas de fifar como todas, y me olía la boca.

Pero los pedidos de mi concha caliente por más leche y más pija no me daban licencias para detenerme.

De repente don Enrique me empujó al suelo con violencia, tomó mi rostro en sus inmensas manos y me lo apoyó en su pubis.

Los otros ya estaban vestidos aunque con las pijas al aire para pajearse con mayor comodidad, mientras Enrique seguía oliendo mi bombacha y mi boca se abría a su preciosa poronga. No quería que acabe nunca! Su sabor era el más tentador de las tres!

Pero, lo inevitable siempre sucede, y en medio de un concierto de chupadas, gemidos y escupidas, su capullo me polinizó la boquita con una catarata de semen ardiente, un poco ácido y espeso.

Cuando mi boca ya había aspirado hasta la última gotita, don Enrique me puso el calzón y me recostó en el sillón. Los otros ya tenían sus penes en estado de apareamiento nuevamente, y se los pajeaba con todo el entusiasmo. Pero don Enrique, que ya estaba vestido y listo para continuar trabajando los privó de mis encantos. Se los llevó medio a los empujones, diciéndoles que la niña debía descansar.

Minutos después corrí a mi habitación a masturbarme como una loca con toda la leche recorriendo mi interior, mientras Enrique me gritaba que mañana volverían, porque les faltaba cemento y arena, y que ya habían devuelto la luz.

Eran las 5 de la tarde cuando en mi cabeza la idea de estar embarazada de esos degenerados me revolvía las tripas. Para colmo mi madre me llamó para saber cómo iba todo con los obreros, justo cuando pensaba en darme una ducha.

Me re excitaba que mi piel conservara el olor de esos asquerosos, y sentir que mi bombacha estaba empapada de leche, mientras le juraba que todo marchaba bien. Supongo que no se dio cuenta que me re pajeaba en el momento que hablaba con ella, aunque me preguntó si me sentía bien. Entonces le dije sin pensarlo que estaba muy calentita y que me agarró tocándome la conchita.

Mi madre enmudeció de golpe, y cuando recobró la compostura me dijo:

¡escuchame una cosa Emilia, ojito con lo que hacés eh!, ya sos grandesita para decirme estas cosas, no seas cochina hija, o de última no me lo cuentes!

No sabía ni por qué se lo dije.

Cuando colgó el teléfono sentí que mis límites estaban perjudicándome, y entonces me fui a la ducha.

Todavía no me explico cómo zafé de embarazarme!

Obviamente, al día siguiente no estuve en casa para esperar a los obreros, ni ningún día hasta que mi mami volvió de sus vacaciones. Me quedé en lo de una tía, donde todas las noches fantaseaba con ver a esos tres tipos cogiéndome nuevamente, pero ahora junto con mi mami!    fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)