Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.308 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.176 Miembros | 19.616 Autores | 100.376 Relatos 
Fecha: 08-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Su amante, nuestro amante

Ashley
Accesos: 13.431
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
Gracias a un su engaño con otro hombre, descubrí que lo mejor para mi seria ser una mujer mas. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

La ignorancia muchas veces es una virtud o a veces es lo que te impide encontrar aspectos nuevos en la vida como paso en mi caso, hace algunos años aparentemente era un hombre feliz, con una buena vida, un trabajo estable y novia que amaba con la que me imaginaba tener una vida plena; pero al parecer, todo era una fachada de mentiras que al derrumbarse cambiaron mi vida por completo. Todo empezó cuando después de un año de relación con mi ex novia Daniela y cuando pensaba que nuestra relación era tan fuerte y sólida como para dar el paso adicional, me entere de que ella al parecer no era la persona que yo esperaba.

Inicialmente les mencionare, que ella es una mujer inteligente y sexy, a pesar de su baja estatura y su falta de pechos, se compensa con una figura envidiable y un culo bastante bonito; en su momento yo pensaba que ella era una mujer recatada y tímida para temas sexuales, por lo cual en más de un año nuestro encuentros íntimos fueron mínimos y poco satisfactorios, debido a mi poca experiencia y la poca que ella fingía tener, durante nuestros pocos momentos de sexo nunca pude llegara escuchar un gemido de ella o por lo menos saber que lo disfrutara, muchas veces solo veía una cara de aburrimiento o molestia; aunque sabía que ella había tenido experiencias previas  confiaba en que lo que me decía y creía en su falta de experiencia y que mi miembro era bastante grande y le dolía; pero la verdad era otra.

Un día sin querer me entere al espiar en su teléfono me enteré que había conocido alguien en una supuesta reunión con amigos, al enfrentarla me dijo que solo habían sido besos y que me amaba mientras lloraba arrodillada frente a mi pidiéndome perdón, pero después me di cuenta que fue algo más que solo besos, pero en ese momento no lo sabía y por el gran amor que le tenía la perdone, pero a pesar del perdón quede con cierta desconfianza con ella; por lo cual ocasionalmente trataba revisar sus redes sociales, su conversaciones y rastrear su teléfono para saber dónde estaba. Aunque con el tipo de ese incidente ella dejo de hablar, existía otra persona de la cual yo sabía su existencia y de quien casi no preocupaba al inicio, su ex novio Santiago, que a pesar de lo tormentosa relación en su momento ella le seguía teniendo aprecio y seguía hablando con él.

Nuestros encuentros sexuales eran más nefastos cada vez y a veces ella se negaba a que la tocara, adicionalmente llegue a notar que constantemente borraba sus conversaciones con Santiago y era porque se había enterado de que yo revisaba su teléfono. Un día gracias a que dejo su correo abierto en mi computador llegue a encontrar entre los diferentes mails, uno que contenía un respaldo de las conversaciones con Santiago, y con la intención de dejar de desconfiar de ella quería leer todo esto con el fin de dejar mi desconfianza y poder estar tranquilo para proseguir mi vida feliz a su lado; pero no podía estar más equivocado.

La conversación iniciaba desde el momento que empezaron a hablar entre ellos y adicionalmente me daba más detalles de cómo fue su relación en su momento, ella fue su amante mientras Santiago estuvo comprometido y más de una vez podía leer como le mencionaba todo lo que disfrutaba del sexo con él, también de la vez que cambiaron parejas, sus visitas a sex shop, el trio con una de las primas de Daniela y su necesidad de tener sexo con el continuamente; mi supuesta novia no era la niña santa que yo creía, era una puta más y todo lo que yo sabía de ella era una máscara de mentiras, en realidad tenía una zorra a mi lado y nunca lo pude notar.

Al continuar leyendo y llegar a las conversaciones de la época en que estábamos empezando a salir, al inicio ella trataba de darme lugar y muchas veces corto los avances que Santiago intentaba, pero con el tiempo esto cambio, iniciando con comparaciones sobre lo que yo hacía en el sexo y la gran diferencia de sensaciones que él la podía hacer sentir, pasado a confesarle lo pequeño de mi miembro comparado con lo de él y las mentiras que decía para no quedar en evidencia ante mí, también me termine enterando que muchos de los supuestos momentos que me decía que pasaría con su familia, en verdad se dedicaba al placer carnal con él.

Ante la rabia e impotencia del momento al enterarme de este montón de mentiras que derrumbaban una gran parte de mi vida caí en una gran depresión que no le exprese a nadie y me guarde, con la intención de que nadie se enterara de este difícil montón de verdades, me sentía un fracasado como hombre e incapaz de hacer nada, en un momento de desesperación y tristeza considere que tal vez no era un hombre de verdad y que lo que me podían interesar en la vida no eran las mujeres y a eso se debía mi mal desempeño sexual, por lo cual decidí aventurarme a un bar gay.

Esa noche me moría de miedo y sabía que ya nada tenía que perder, así que al primer chico que se acercó a mí, decidí prestarle atención y la verdad no estaba nada mal, su nombre es Juan, un verdadero semental grande y musculoso, con varios tatuajes en sus brazos y piernas, todo fluyo muy bien esa noche tanto que nos besamos y hasta llegamos tener sexo, el cual llegue a disfrutar de una forma maravillosa que no había imaginado antes y lo cual me abrió un nuevo camino en la vida, Juan esa noche dijo que lo que le había atraído de mi era mi rostro tan aniñado y mi cuerpo esvelto, el cual estaba muy bien acompañado por un delicioso culo, esas fueron sus palabras para describirme  de él; Juan por su parte trabajaba en una oficina contable y tenía un trabajo estable, se consideraba bisexual por lo cual muchas veces le encantaba estar con personas con rasgos andróginos como yo.

Con los días nuestra amistad se volvió más fuerte, tanto que fue la única persona que encontré para desahogarme y le termine contando lo que sucedía en mi vida y lo poco hombre que me sentía por ser incapaz de cambiar algo, a lo cual el respondió “puede que seas un fracaso de hombre, pero si quieres puedes ser una mujer espectacular”, esas palabras marcaron el inicio de lo que sería mi nueva vida.

Gracias al dinero de Juan y su ayuda, me retire de mi trabajo y empecé a transformarme, empecé a usar ropa de mujer en  la intimida dentro de la casa de Juan, aprender a maquillarme, a comportarme como una mujer, a hacer ejercicios para mejorar mi figura y todo lo demás para ser la mujer que Juan se imaginaba que podía llegar a hacer; ante el resto del mundo había dejado mi trabajo y me había mudado con un socio que pensaba inventar en una idea de negocio que tenía, mi relación con Daniela seguía igual y ella continuaba con sus vivistas a Santiago,  lo cual con el tiempo fue transformando el gran amor que le llegue a tener en odio y resentimiento, por lo que en su momento quería hacerla pagar. Aunque varias veces intentamos tener sexo todo seguía igual de mal menos cuando le hacía sexo oral, en esa parte había mejorado gracias a mis grandes practicas con Juan, seguir conservando las apariencias con ella, solo era para poder cubrir mi plan de venganza.

Con los meses mi cuerpo empezó a cambiar para mi satisfacción y el deleite de Juan, con cada día sentía más confianza y me sentía más feliz como mujer, con lo cual empecé a salir en público y pasar tranquilamente por una verdadera mujer ante el público. De verdad disfrutaba sentirme querida amada y valorada por Juan, de ser ele objeto de deseo de muchos hombres y de por fin entender que era disfrutar del sexo, ahora yo era una zorra más y a Juan no le importaba compartirme con el resto del mundo, por lo cual apoyaba mi plan de venganza.

 Con la excusa de ver si era rentable aplicar nuestra idea de negocios en otra ciudad, le informe a Daniela que tendríamos que viajar Juan y yo, por unos meses por lo cual esperaba seguir teniendo contacto con ella y que si todo resultaba bien esto podría cambiar nuestras vidas. Sabía que en su interior podía estar feliz porque podría estar tranquilamente con su hombre y la verdad en ese momento ya no me importaba, solo me importaba mi venganza.

Lo que en verdad sucedió en esos meses fue que Juan decidió regalarme una operación de pechos, con el fin de tener una figura completamente femenina, además de otras pequeñas cirugías con la intención de completar mi imagen. Al reponerme del postoperatorio Juan y yo nos dimos unas pequeñas vacaciones donde pude lucir por completo mi nuevo cuerpo en la playa y desbocar nuestra pasión en la cama. En ese momento mi físico se convirtió en lo que es ahora, un cuerpo sexy y tonificado, acompañado de unos buenos senos y un delicioso culo, acompañado de un cabello rubio a juego con mi color de piel blanca.

La siguiente parte del plan fue volver a la ciudad fingiendo que aún nos encontrábamos en nuestro viaje y renovar todo mi guardarropa, porque mi plan era poder conseguir la atención de un hombre en especial, de Santiago. Por lo cual un día decidí ir al lugar donde trabajaba y observar un poco de su rutina, por lo cual al notar que en la tarde se dirigía a un bar con otras personas de su trabajo decidí atacar. Por lo cual me dirigí al mismo lugar y me senté en la barra, esperando que notara mi presencia y poder utilizar todas mis herramientas de seducción como mujer. Después de un rato el capto mis indirectas y se acercó a hablarme, a lo cual yo pude responder con toda naturalidad y fingir mi interés; pasamos gran parte de la noche hablando y el intentando acercase más a mí, lo cual supe evitar bien con seguir manteniendo su interés; al final de la noche le di mi número para que siguiéramos en contacto y me despedí con un beso muy cerca de sus labios, para luego dirigirme a casa y contarle los pormenores del día a Juan y disfrutar de nuestros cuerpos.

Con los días mi plan salía bien, ya que Sebastián parecía obsesionarse   más y más conmigo, con cada pequeña recompensa que le daba, sabía que se acercaba más a mí y por eso debía dejar plantada a Daniela debido a que quería pasar tiempo era conmigo. Un par de semanas después de estar saliendo le hice sexo oral dentro de su auto y creo que lo llegue a hacer también que se corrió en unos minutos. Cada día se notaba lo loco que estaba por mí y un día decidí cotarle sobre el pequeño secreto entre mis piernas, a lo cual él no le dio importancia debido a que me dijo que estaba enamorado de mí, en mi interior solo podía sentir placer de saber lo bien que resultaba mi plan y supe fingir muy bien para decirle que yo estaba sintiendo lo mismo; ese mismo día tuvimos sexo por primera vez y pude comprobar porque Daniela lo prefirió al que a mí en su momento, pero gracias a mis habilidades demostradas ese día yo sabía que ya me prefería a mí que a ella.

Con el olvido de Sebastián, Daniela trataba de comunicarse conmigo más seguido, a lo cual yo no le daba mucha importancia y la ignoraba sutilmente justificándome con muchas cosas que hacer en el trabajo. Un día mientras me encontraba comiéndole el pene a Sebastián, veía como su celular no paraba de recibir mensajes y yo intrigada decidí a indagar que pasaba y después de insistir un poco el me conto todo. En su versión Daniela, era una ex novia con la cual a veces se acostaba y le ayudaba a satisfacer lo zorra que era, ya que su cornudo novio no podía. Gracias a su sinceridad lo masturbe con mis pechos para después cabalgarlo mientras le pedía que me contara más de esa historia tan excitante. Durante la charla me confirmo todas las historias que yo sabía y el recordar todos estos sucesos solo lo animaba a cogerme con más intensidad.

Al terminar nuestra faena, le comenté que quería conocer a su zorra y cogérmela con él, pero que esa sería la última vez que lo dejaría tener sexo con ella, debido a que quería que después de eso pudiéramos tener algo serio, el muy feliz acepto y para celebrar nuestro acuerdo cogimos una vez más.  El día llego y con la excusa de tener un trio más, Santiago logro convencerla de que pudiéramos pasar un rato juntos los tres, ella tenía un vestido corto azul cuando entro al cuarto donde yo me encontraba besando a Santiago mientras usaba mi atuendo más sexy, bra, tanga ligero y corset a juego de color negro, más medias en red y unos tacones del mismo color, más un sutil maquillaje que resaltaba mi belleza y mi cabello completamente alisado y recién tinturado de color rubio. Quería estar despampanante ese día y lo había logrado, por su parte ella no podía creer de donde había salido una mujer tan espectacular para compartir con ellos, pero esas dudas pasaron a segundo plano, cuando entre Santiago y yo, la desvestimos y le comimos todo el cuerpo a besos y mordiscos; los tres estábamos llenos de lujuria y pasión, pero yo en particular tenia la sensación de poder estar cerca de cumplir mi venganza.

Entre las dos disfrutamos lamiendo y compartiendo su pene, para después mostrarle a Daniela cual era mi secreto y dejar que ella y Santiago hicieran lo mismo con el mío; para posteriormente pasar a cogernos a Daniela entre los dos; después de hacer varias posiciones y explorar los cuerpos de cada uno, terminamos explotando en orgasmos cada uno de nosotros quedando rendidos en la cama, después de esto yo me levante y les propuse un juego adicional y les puse unas esposas a cada uno y los sujete a la cama a ambos, mientras seguí tocando sus cuerpos empecé a decirle a Daniela que Santiago  me había contado toda la historia que tenían juntos, pero que él había decidido dar por terminado todo eso ya que se quedaría n, a lo cual ella respondió con gritos e insultos, llamándome reiteradamente zorra después que de Santiago le confirmara lo que estaba diciendo, pero debí decirle que todo no terminaba ahí, le agradecí a ambos porque gracias a ellos dos había podido descubrir realmente lo que era en la vida y les conté quien era en realidad, que además había grabado todo lo que había pasado esa tarde y varios de los encuentros con Santiago, videos que compartiría con sus familias para que descubrieran que tipo de personas eran en realidad y que por mi parte solo debía decir adiós y que esperaba que tuvieran una vida tan feliz como la mía.

Después de eso me marche a mi casa, donde mi hombre a compartirle la felicidad de haber completado mi venganza y poder entre sus brazos ser feliz y plena. Con  los días los resultados de mi venganza se empezaron a dar, las personas cercanas a ellos repudiaron sus actos y lo hicieron a un lado de sus círculos familiares  y de amistades, con un poco de la ayuda de Juan logre que a ambos los despidieran de sus trabajos y se tuvieran que dedicar a otras funciones peor pagas, debido a que cada vez hacia mi parte para que fueran expulsados donde los contrataban, al final solo estaban ellos dos entre su miseria y tantos problemas que los termino separando para siempre a pesar de lo cercanos que estaban al inicio de las consecuencias. Yo por mi parte me siento feliz con mi vida con mi hombre y de verdad les agradezco a ellos por tanto mal porque ahora si soy realmente feliz.

Pd: si quieren saber más detalles de algo, me gustaría que me lo comentaran o si quieren que les cuente alguna de mis aventuras también lo pueden hacer.  

 

 

 



© Ashley

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Ashley
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)