Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.212 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.162 Miembros | 19.614 Autores | 100.338 Relatos 
Fecha: 09-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Orgías

La fiesta no termina siempre en el portal

picante100
Accesos: 9.879
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Nerea vuelve de juerga, se tropieza con el padre de su amiga en el portal y en el ascensor y en casa acaban follando lo mismo en la playa con otra pareja más Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

LA FIESTA NO SIEMPRE TERMINA EN EL PORTAL

Nerea volvía de fiesta. Era viernes y había salido a las fiestas de un pueblo vecino. Ahora volvía a casa. Abrió la puerta del portal y entró hasta el ascensor. Éste estaba un poco escondido en el portal y le solía dar algo de miedo esperarle y solía subir por las escaleras pero a las tres de la mañana éstas todavía le daban más miedo.

Cuando estaba esperando al ascensor oyó como se abría la puerta del portal. Iba a salir corriendo cuando vió a través de un espejo que tenían situado en el portal que el que entraba era el padre de su mejor amiga y a la vez vecina. El hombre la saludó muy educadamente. Era un hombre de mediana edad que se conservaba muy bien físicamente ya que solía acudir regularmente al gimnasio. Era un maduro muy interesante pero en ese momento con el susto encima lo que menos pensaba era en ello.

Entraron al ascensor y cuando ella iba a pulsar el botón del piso de ella que era uno más abajo que el del hombre. Éste pasó rápidamente el brazo por encima de su hombro derecho y evitó que ella pulsase el botón y pulsó el suyo, el último piso para sin solución de continuidad empujarla contra la pared y apretarse contra ella mientras la susurraba.

Que buena estás, siempre lo has estado, me encantaría follarte aquí mismo contra la pared pero no quiero que sea en contra de tu voluntad así que si no quieres paramos aquí y te presento mis disculpas.

Nerea movió su culo hacia atrás sin decir nada. El empezó a bajar las manos por su cuerpo dibujando sus formas mientras le susurraba al oído lo que la iba a hacer para luego sobarle los pechos por encima de la ropa. Los pezones de la chica se empezaban a poner duros como piedras. Luego de un golpe abrió los shorts y metió la mano dentro de sus braguitas y tocó su coñito que estaba empezando a estar mojado. Llegaron al piso requerido y él puso uno de los zapatos de la chica y su bolso para que la puerta no se cerrase. Entonces de golpe la bajó los shorts y dejó a la vista el tanga, negro muy estrecho.

La chica se desprendió de los zapatos y los shorts. Luego se besaron primero de forma muy dulce. El tenía miedo de hacerla daño pero estaba muy caliente así que la elevó en el aire y sujetándola de las nalgas la fue bajando y sujetándola contra la pared la penetró. La polla que previamente había liberado de la prisión de sus bóxers estaba babeando con tan excitante polvo.

La chica primero emitió como un quejido al sentirse penetrada para luego gemir primero suave y luego más fuerte. Estaba tan excitada por la situación que eso facilitó la penetración. Ella botaba sobre su polla, luego besaba al hombre cogiendo su cara con las dos manos y jugando con su lengua y la de él. Estaba tan mojada que la excitación le provocó su súbito orgasmo que duró unos segundos. Entonces el hombre la bajó y la dio la vuelta. La colocó contra la pared haciendo que se pusiera con el culo a la altura de su polla y la penetró . La folló con rapidez y fuerza hasta que no pudo aguantar y se corrió sobre las nalgas de la chica.

Ahora preciosa si quieres cada uno a su casa ó terminamos la noche durmiendo en mi casa.

Nerea sabía que el hombre era separado y que esa semana su hija estaba fuera en casa de su madre con lo que él estaría solo y ella estaba sola porque sus padres estaban en el pueblo.

De acuerdo, me encantará dormir entre tus brazos.---- respondió ella.

Cuando entraron al piso la invitó a ducharse en su baño. Ella se desnudó y procedió a bañarse. En mitad de la ducha entró el hombre y acodándose en la entrada del baño no la quitaba ojo. Ese cuerpo lo había deseado siempre y hoy lo había poseído. Pero algo le llamó la atención. Un triskel tatuado en el omoplato izquierdo y un colgante con un triskel que colgaba de una pequeña tira de cuero.

Él avanzó y cogió el colgante entre su mano de manera imprevista. La chica se sorprendió y tuvo miedo.

Bonito collar con un triskel. Entiendo viendo tu comportamiento que eres sumisa ó solamente te lo tatúas y colocas un colgante por otros motivos.

Pues has acertado ó más bien ha acertado Señor, soy sumisa. La verdad no quería que lo viera pero es así y me siento orgullosa. Usted es Dominante? Si es así siento que debo entregarme a Usted y aprender. Llevo poco tiempo. Confío en Usted porque es el padre de María y se que me cuidará y protegerá y sé que me soltaría más.

Efectivamente, te cuidaré y protegeré como a una hija pero te educaré como una sumisa. Eres libre de echarte atrás.

No, quiero ser suya. Ha surgido esto de forma imprevista, no lo tenía previsto pero ahora estoy encantada.

Ahora termina de secarte y vamos a dormir unas horas que mañana he quedado en la playa con unos amigos. Iba a ir a solo pero ahora vas a venir conmigo. Si tú quieres mi hija no vendrá en unas semanas. Si quieres hasta que vengan tus padres te puedes mudar aquí. A partir de ahora pedirás permiso para todo. No irás a tu casa mañana a por ropa salvo lo imprescindible como un neceser ó cosas básicas y un vestido para mañana llevar a la playa y crema solar. Ahora vete a la cama que ahora iré yo.

La chica caminó bamboleándose hasta llegar a la cama. El hombre se entretuvo en ducharse para luego meterse desnudo en la cama. Se acercó a la chica y se abrazó a ella besando el omoplato donde tenía el triskel. Se había vuelto a excitar y tenía una gran erección. De forma cariñosa puso a la chica boca abajo y con la mano abrió sus piernas y acercó la polla a su agujerito trasero. La chica se dio cuenta que lo que pretendía era sodomizarla y le dijo:

No, por favor, soy virgen por atrás, no se si me dolerá.

Confía en mi tranquila.

Acercó la mano a un bote que cogió de la mesa de noche y recogió con sus dedos un poco de lubricante. Lo extendió en el culo de la chica y metió primero el pulgar lo hizo suavemente venciendo su resistencia y entrando y saliendo hasta que la chica se acostumbró, luego dos dedos y luego tres. Por último se colocó encima e intentó penetrarla.

La chica se quejaba y emitía pequeños chillidos. El paró cuando la cabeza estaba dentro. La sacó y volvió a meter la cabeza y la volvió a sacar, varias veces. Ésta maniobra además de vencer la resistencia del estrellado agujerito de la chica hizo que ella se excitara y comenzase a gemir con lo que aprovechando la adrenalina del momento él se dejó caer y se la metió de golpe.

Aaaayyyyyyyy. A ella le dolió pero los quejidos se convirtieron rápido en ronroneos y en gemidos más altos que cuando la folló en el ascensor. La estuvo follando cada vez más fuertes, primero apoyándose con las manos en la cama para luego cogerla de las caderas y follarla de forma abrupta hasta que estalló en un gran orgasmo. Se levantó para ir al baño y ella fue detrás de él. Cuando él se dio la vuelta para volver al dormitorio ella se postró a sus pies y los besó evitando mirarle a la cara. Luego él la cogió del pelo y la condujo a gatas hasta la cama donde durmieron hasta la mañana siguiente.

Ella se levantó la primera y fue a su casa a por la crema solar y un vestido playero, cuando volvió fue a la cocina y le preparó un desayuno que llevó a la cama en una bandeja para luego esperar de rodillas a los pies de la cama.

Cuando él abrió los ojos y la vió allí desnuda y vió el desayuno sonrió y dio buena cuenta de las viandas a la vez que la miraba encantado porque la deseaba y admiraba su entrega.

El se levantó y recogió las cosas para la playa mientras ella hacía la cama. Luego bajaron al garaje donde montaron en el coche  del hombre y condujeron hasta la costa. Ella se dio cuenta que iban a una cala nudista muy discreta con un sistema dunar que hacía que se pudiera mantener la intimidad y que incluso daba libertad a la gente si les apetecía jugar. Aparcaron cerca de los edificios de las duchas y caminaron por un sendero. Entre los árboles vieron a gente tomando el sol desnudos y llegaron a las primeras dunas. El sabía dónde iba y caminó ahora como alejándose de la línea de costa hacia la derecha hasta que después de una duna vieron a una pareja a la que Fernando saludó efusivamente y ellos los dos agacharon la cabeza como muestra de obediencia.

Os presento a Nerea, es mi nueva sumisa, la conoceréis como n.----- dijo Fernando.

Ella les dio dos besos a los dos pero cuando se los daba a la chica su Amo la cogió del pelo y la dijo :

Ella aún siendo sumisa no es tu igual, ella está por encima de ti así que el saludo correcto es un beso en el dorso de la mano.

Todos se desnudaron, se quitaron la ropa.Nerea se quedó paralizada por la belleza de los dos componentes de la pareja. Ella vestida parecía que no rompía un plato pero desnuda era espectacular, delgadita, un culo duro delgado y elevado como si siempre estuviera sobre unos zapatos de tacón. Unos pechitos jóvenes casi del mismo color que los pezones y mirando hacia arriba. El chico, joven, fibrado de gimnasio pero sin exagerar, pubis completamente depilado y un pene enfundado en un dispositivo de castidad.

María, cuando n cierre la boca y deje de mirarte el culo pásame la llave del candado de Luis y luego la extiendes a Nerea la crema solar y que ella haga lo mismo contigo.

María obediente cumplió todas las ordenes sin rechistar y sin replicar. Nerea también la extendió la crema solar. A su lado Fernando colocó a Luis de rodillas y lo inclinó sobre su polla para recibir los lametones del chico sobre su miembro.

Mi Amo puedo ir al servicio?--- pidió permiso Nerea.

Si puedes pero que te acompañe María y vigile todos tus movimientos.

Las dos chicas fueron camino atrás hacia el edificio de los baños y entraron al edificio. María vió que una de las duchas estaba abierta y empujó a la chica dentro. Nerea quiso quejarse pero la otra la silenció diciéndola que tenía ciertos privilegios y que además no estaba desobedeciendo porque no le habían dicho donde tenía que orinar. Las dos estaban desnudas. María la indicó que orinase a la otra chica y mientras ésta lo hacía la besó. La otra entonces puso los brazos en medio para que parase. María la pidió disculpas porque pensaba que eso ya lo había hablado con Fernando y Nerea entonces se dejó llevar y la besó a su vez. Se fueron besándose y acariciando hasta que las dos estaban como motor y Nerea se arrodilló y entre las piernas de la otra chica la comió todo su sexo hasta que María apretó la cabeza de Nerea contra su coño y tuvo un brusco y largo orgasmo sobre la boca de la chica. Luego aprovecharon la ducha y se ducharon juntas.

Tengo que confesarte algo pero no quiero María que se lo digas a Fernando…..

Sabes que no le puedo ocultar información…

Por favor, cuando me escuches sabrás por qué. Yo conozco a Fernando porque soy vecina suya y además soy amiga de su hija desde que eramos pequeñas. Pero hace poco, al de poco de empezar en la Universidad en una fiesta universitaria entre el cachondeo etc nos enrollamos ese día solo fueron unos besos y unas caricias que culminamos otro día. Ella y yo somos bis pero como es su hija no quiero decírselo a su padre porque no se como se lo tomaría.

Tienes razón, no se lo diré y ahora perra volvamos.

Cuando volvieron vieron que Fernando estaba echando la crema a Luis y aprovechaba para sobarle las nalgas y abrírselas y cerrárselas. Luego lo puso a 4 patas y pasó la polla por toda la raja del culo arriba y abajo para luego metérsela lento pero de una sola vez. El sumiso estaba completamente erecto. El Amo le follaba el culo lento y suave pero duro. María hizo que Nerea se tumbase bajo el sumiso y se la fuera mamando poco a poco. María se puso a gatas y empezó a comerle el coño lentamente.

El Amo follaba al sumiso con ganas elevando el ritmo, eso hacía también que el sumiso embistiera la boca de Nerea y María se adaptase a esto para comerla el coño a la otra chica y con la mano masturbarse. Las chicas estaban llegando al orgasmo pero el Amo no les daba permiso. Cuando el Amo estaba a punto de correrse puso a los tres a sus pies y eyaculó sobre sus caras.

Estuvieron pasando el día de playa los cuatro juntos disfrutando del día.

Este es un relato imaginario pero si queréis podéis escribirme a:

Picante100@hotmail.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© picante100

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de picante100
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)