Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.844 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.140 Miembros | 19.615 Autores | 100.341 Relatos 
Fecha: 13-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Nena preciosa

AmbarConeja
Accesos: 48.806
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Mi nena tiene las tetas más lindas, la voz más calentona y la colita más maravillosa del mundo. pero lo mejor, son sus jueguitos, el olor de su conchita y sus travesuras! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Nena preciosa

Me casé con Analía a los 20 años. Apenas pudimos comprar una casa con nuestros ahorros y la ayuda de mis hermanos. Lo hicimos bajo la lupa de las críticas de mis padres y suegros, porque ella estaba embarazada de Brenda, nuestra única hija. Hace 15 años atrás era tremendo pecado que las nenas de guita mojen el pancito antes de los papeles formales. Analía de igual modo, siempre tuvo antecedentes de experta tiragomas en el colegio, de cogedora en los reservados, y de coquetear a los pibes en el boliche hasta comerles la boca y toquetearlos a full. Así nos conocimos, bailando en una disco de Palermo, donde vivimos hasta hoy. Esa misma noche cogimos en mi auto después de que media borracha se tragó toda mi leche en uno de los reservados, mientras su prima se dejaba chupar las lolas por un supuesto novio.

En realidad, yo quería filetearme a su prima. Pero el destino me demostró que pronto ana se convertiría en todos mis poemas, mis suspiros, mis sueños románticos y obscenos, mis desvelos y en la musa sexual más desaforada que alguna vez imaginé.

Hoy todo es distinto. Las obligaciones, la rutina, mi estudio jurídico, su psicóloga, su oficina de turismo y brenda, hicieron que sexualmente no nos encontremos como antes. Hoy brenda es una chica rebelde, tiene preguntas y libertades que no comprende, dones imponentes que la hacen una mujercita de caramelo, y una desfachatez que logró confundirme. Nunca tuve fantasías con ella ni nada que se le parezca.

Sin embargo, la semana que mi esposa viajó a Brasil por reuniones laborales, y yo me quedé en casa a resolver algunos expedientes complejos, y así compartir unos días con mi nena, creo que todo se me fue de las manos.

El primer día estuvo de película. Desayunamos, luego la llevé a la escuela, volví a encargarme del jardín y los gatos, hice unas compras, reparé unos enchufes, corregí unos informes y fui a buscarla para pronto invitarla a comer unas hamburguesas y luego llevarla a inglés. Volví a casa sabiendo que desde allí iría al gimnasio, después pasaría por lo de una amiga a prestarle unos libros y, entonces retornaría a casa, donde juntos planeamos preparar un pollo a la mostaza. ¡estuvo exquisito! Lo comimos mientras veíamos una serie yanqui, y pronto tuve que despertarla para que se duche y se acueste. Había sido un largo día, y por momentos se dormía sobre la mesa.

Al otro día vino sola del colegio, porque yo tenía que recibir unos documentos del juzgado y no podía moverme de casa.

La vi rara. No quiso comer, tenía la mirada perdida y, evidentemente había estado llorando. No quise invadirla y la dejé ir a su dormitorio. No almorzó conmigo, no fue a su clase de guitarra ni bajó a merendar. Pero a eso de las 8, cuando la oscuridad entraba por los ventanales de la sala, sonó el teléfono y tuve que subir a llevárselo. Era una amiga de brenda que mostraba un cierto apuro por salir de un enigma. Llamé a su puerta pero no contestó. Abrí impaciente, la destapé para despertarla tras mencionar su nombre repetidas veces y, ¡la vi desnuda con un consolador entre las piernas, con su bombacha beige en la muñeca derecha y un encendedor en la otra mano! ¡estaba boca abajo, y ni siquiera sintió pudor de mi presencia! Le di el tubo y cortó. Le pregunté por qué había tanto olor a pasto quemado en el cuarto, y sacó 2 fasos de mariguana de debajo de su almohada. No llegué a protestar siquiera porque el rin del teléfono nos aturdió.

¡basta nena, no me jodas más, me re calentás pero ya fue, andá a cagar boluda, chupále la pija a Rodrigo y no me llames más, tarada!, sentenció indignada y volvió a cortar. Le quité los churros, la tanga, el chiche y el teléfono. Me senté a su lado y le pedí una explicación. Ella sólo dijo:

¿vos creés que son lindas mis tetas pá?, ¡si me vieras caminando por la calle y no sabrías que soy tu hija. Me las mirás? ¿vos creés que puedo calentar a una chica?

Noté que su voz entrecortada mezclaba lujuria, confusión y paranoia por la misma yerba. De igual forma no le respondí.

¡esa bombacha es de nati, la chica que llamó… me tiene re loquita, y hoy me la regaló en el cole!

No podía procesar tamaña confesión. No sabía cómo actuar ni qué decirle. Solo mencioné que en 2 horas baje a cenar, que no olvide su examen de mañana y que se tranquilice.

Mi mente resbaló en una obsesión que desconocía y, apenas llegué a la cocina olí la bombachita que me guardé con tenacidad en un bolsillo y empecé a pajearme cual adolescente inexperto. Era un aroma dulce, fresco, húmedo aún, repleto de éxtasis femenino y con una textura suave. No acabé porque me sentí un perverso, y al mismo tiempo me lamentaba por no haber bajado también el chiche que brenda seguramente adentró en su sexo. Estaba extrañado y con el pecho como en una comparsa golpeando mis venas.

La cena llegó, y con ella el relato de brenda que bajó en camisón.

¡nati me gusta pa, pero ella prefiere mirarle la pija a los varones… se re babea con mis gomas, y le encanta que la masturbe en el baño del cole… pero siento que juega conmigo; encima tengo fotos de ella con Rodrigo, un pibe de quinto; le re come el pito, y cuando lo hace pone una carita de placer que me da ganas de pegarle!

Forzó una sonrisa y tras ella soltó un liviano sollozo. Bebió dos vasos de agua y prendió la tele. Noté que mi nena era distinta a la chiquilla que se divertía con cosas simples. Hablamos un poco, le dije que tal vez esa chica no define su personalidad o sus gustos, que todavía tienen que crecer y ocuparse por formarse estudiando, que no hay que quemar etapas y un sinfín de elementos más que ella no veía. Era extraño, pues ella y Nati tenían 18 años, y parecían tener dudas demasiado inocentes para estos tiempos.

Yo tampoco podía más que pensar en la erección de mi pija cuando le devolví el calzón de la tal Nati y lo vi olerlo disimuladamente mientras subía las escaleras rumbo a su cuarto, desde donde me hacía jurarle que no hablaría de esto con su madre ni por error.

Esa noche no pude dormir. Soñaba con sus tetas, con la imagen de su cola en la escalera, ya que el camisón le quedaba cortito y con sus confesiones. Recuperé la cordura y al otro día todo estuvo normal otra vez. Solo que a la hora de la merienda llegaron nati y diego, sus compañeros del cole, y brenda había prolongado su siesta. Les dí un café y subí a despertarla. Pero, ¡ella estaba sentada en la cama, desnuda, con el teléfono en su oído izquierdo i con sus dedos entrando eufóricos en su vagina! Su cuerpo brillaba en movimientos de puro placer mientras gemía diciendo:

¡dale, agarrame las tetas y chupálas, no sabés lo mojada que estoy pendeja, penetráme con lo que sea, y haceme acabar como a una perra!

Estaba petrificado. No podía abrir la boca, hasta que me vio, cortó y le dije que estaban los chicos abajo. Ella me pidió que entre, que le alcance una bombacha del cajón y el vestidito que se estaba secando en el balcón. Otra vez el olor a faso decoraba el cuarto, pero también su propia esencia sexual. Lo hice, y la vi ponerse la bombacha como no queriendo. No lograba irme, y menos cuando advirtió:

¡che pa, tenés la pija re parada; ojo que si la nati te ve te salta a la yugular! Y se rió escandalosa. Me dijo que solo estaba teniendo sexo telefónico con una chica, que aprobó su examen con 9 y me pidió plata para comprarse una remera. Le dije que ya íbamos a ver mientras se ataba el pelo, y no tuvo peor idea que preguntarme cómo le quedaba el topsito que terminaba de ponerse. Apenas se sentó en la cama para calzarse no lo resistí y la empujé. llené mis manos con esos globos perfectos, le cerré las piernas para no tentarme a más, la acaricié y le dije que todo le queda bien dispuesto a irme. Pero ella interrumpió mis pasos colgándose de mis hombros diciendo:

¡ahora no te vas de acá hasta que me las chupes!

Se quitó el top y me las ofreció para que mi saliva rodee sus pezones erectos, mi lengua descubra su sabor y sus gemiditos me perviertan definitivamente. Ya no había marcha atrás a pesar de que le advertí que todo era una locura. Como si tal cosa me bajó la bermuda y se abrazó a mis piernas para fregar su cara en la tela de mi bóxer y sentir la jerarquía de mi pene tieso como una roca, para morderme la puntita y tartamudear:

¡huuuu paaaa, qué rica está, bien durita y mojada!

No tardó en envolver mi glande con sus labios calientes, en subir y bajar por mi tronco, en aceitarla con su dulce saliva y en lamer con nerviosismo mis huevos colmados de calentura. En un impulso se me trepó a los hombros y me comió la boca a la vez que se bajaba la bombacha para frotar sus nalgas redondas y bien paradas en mi verga. Se hincó de nuevo para acomodar mi carne entre sus tetas, me la apretujaba con ellas y me escupía la cabecita para meterla y sacarla de su boca, la que me hacía notar la fiebre de sus dientes, tanto como el tope de su garganta, entretanto me decía que nati se muere de ganas porque le hagan la cola. No entendí por qué lo dijo, pero todo ya empezaba a tornarse peligroso y enigmático en mi mente.

Luego, en una mamada feroz logró quedarse con mi lechita en la cara, ya que no tuve ni el tiempo ni la lucidez para anunciárselo. Saboreó algunas gotas con los ojitos cerrados mientras yo no sabía cómo disculparme, y justo cuando recordé a los chicos en la sala los vi parados junto a la puerta, a él tocándose sobre la ropa y a ella con las tetas al aire, las mejillas rojas y el pelo suelto.

¡pasen chicos, y cierren la puerta… perdón que no bajé, pero estaba ocupada con mi papi; hoy es su cumpleaños!, decía brenda mientras diego acataba su pedido y la famosa nati empezaba a comerle la boca a mi nena, recogiendo lo que había de mi acabada en su rostro y fregando sus tetas contra las suyas. Todo estaba desbordado, y mis sentidos solo tuvieron fuerzas para decirle a diego que si quería podía pajearse, y le acerqué una bombachita que había debajo de la cama de brenda, todavía con algo de humedad, mientras nati se quedaba en tanga para pegarse a mi cuerpo.

Las cosas no podían estar tan fuera de mambo. Era cierto lo de mi cumpleaños, y tan perturbador era aquel trance que ni siquiera lo recordé. Nati envolvía mi pija en sus manos para menearla, apretarla y de vez en cuando echarle una escupidita mientras las mías se embelesaban manoseando su culo prodigioso, aquel que brenda me informó virgen, y eso en mis neuronas latía con el mismo ímpetu que la pija de diego en la boquita de mi hija. Nati no demoró en fagocitarse mi carne sin hablar. Yo estaba sentado en la cama, y brenda se la mamaba sentada en el suelo al pibe que permanecía parado, oliendo aún la bombacha y pidiéndole un dedito en el culo. Cuando lo vi llegar tuve la sensación de que era medio rarito. Pero, como para burlar a todos mis prejuicios, nati me soltó con su voz de pucho y trasnoche:

¡dale, paráte que te quiero chupar el culo!

Supongo que lo hice en honor al fuego sexual que me decomisaba la razón, y la muy cochina lamió mi ano, mis huevos, mi pija, y entonces regresó a mi culo para besarlo, colmarlo con su saliva y su respirar agitado, mientras marcaba sus uñas en mis glúteos, y mi brenda volvía a comerse mi pene, a pegarse con él en las mejillas y en las tetas, las que a veces le hacía probar al pibito, y hasta logró en un esfuerzo conmovedor tenerla unos segundos adentro de su conchita híper jugosa, depilada y de labios delicadamente finos, aprovechándome de pie.

Diego, cuando las dos se disputaban mi pija con sus bocas, apenas nati le dijo: ¡nene, largá la lechita en las tetas de la putita esta!, se pajeó con mayor desenfreno, me robó a brenda unos instantes para aprisionarla contra un armario y, ni alcanzó a que se la mame, pues le acabó todo en las tetas, cuando yo pensaba en abrirle el culo a la tal nati que se tragaba mi verga como si no hubiese nada más allá de su garganta. Luego agarré a brenda, la tumbé sobre la cama y me dediqué a saborear el semen de aquel adolescente cabrón de sus gomas, a mordisquearle los pezones y a lamerle el ombligo.

Cuando oí a nati balbucear:

¡yo que usted le chupo bien la conchita!, no lo resistí. Su aroma era embriagador, casi como el de un hechizo que solo me instaba a seguir abriendo sus labios, a degustar su clítoris erecto, a navegar con mi lengua y dedos en los flujos frutales de su vagina tan prohibida para mí como admirable, y a llenarme los pulmones con su olor a mujercita insolente. Incluso le rocé el culito con la lengua durante mi recorrido, cuando nati se apropiaba de sus gemidos al besarla en la boca con pasión y con el pibe trepado a su culo pajeándose contra él. Mi hija presionaba mi cabeza con sus piernas, pegaba su pubis a mi boca y me pedía que le meta un dedito en la cola, que se la pellizque y que no pare de lamerla. Hasta que diego volvió a pedirle a nati que se la chupe.. el pibe se sentó en la cama, la guacha se bajó la tanga y yo me puse tras ella ni bien introdujo aquella pija en su boca, arrodillada y jadeante. No lo soporté más. Tomé a la piba de las caderas y medio suspendiéndola en el aire, sabiendo que se sostenía del pibe se la calcé en la conchita para entrar y salir primero, y pronto para moverme adentro suyo con facilidad, sintiendo como sus jugos me empapaban los huevos y como su sexo me la apretaba entre contorsiones y temblores. Ayudó que la nena no pesaba más de 45 kilos. Brenda entretanto le comía la boca al mocoso y se pajeaba sin dejar de repetir:

¡dale pá, cogela toda a esa zorrita que me hace sufrir, porque es re puta, petera, pero se re moja por mí; es re mala conmigo la nati!

De repente, justo cuando tuve la certeza de que era ahora o nunca aquello de estrenar el culito de la rompe corazones, vi que brenda caía rendida en la cama y, que mientras se amasaba los pechos se hacía pis. Enseguida supe por sus palabras que en realidad no era eso, sino que cuando acaba elimina demasiado flujo, y que eso la excita más todavía.

Afuera estaba casi de noche cuando decidí que lo mejor era quedarme asolas con mi niña, y les pedí gentilmente a los chicos que se marchen.

Ellos no tuvieron el mayor inconveniente. Se vistieron, nati se arregló un poco el pelo y diego dijo que no me preocupe en acompañarlos. Cerraron la puerta y apenas oí sus pasos descender por las escaleras me senté en la cama con mi brenda en la falda para merendarme sus pechitos florecientes mientras mi pija se fregaba toda entre su orto y su vagina. Hasta que pronto, de una comodada misteriosa se incrustó entera en su sexo, y entonces disfruté del galope de su cuerpo sobre el mío, del renacer de sus jugos cada vez más abundantes chorreando por mis piernas y de sus gemidos al borde de enloquecerme. Ella buscaba mi boca para besarme furiosa. Su lengua caliente era una golosina que me estremecía. De repente se agachó para chupármela un ratito, pero en cuanto se puso en 4 patas sobre la cama avancé por encima de sus deseos y le enterré la pija en la concha, para movernos como bestias en celo, para bombearla suave o rápido según sus requerimientos, para lamerle el cuello i casi destrozar sus sábanas por las resbaladas de nuestras rodillas y manos. Acabé una vez en su interior, y no llegué a sacarla que sentí las paredes de su celdita colmarse de mi semen, y entonces, aprovechando que mi erección no desaparecía seguí penetrándola impiadoso. Hasta que me la pidió en el culo, y no pude negarle tamaño capricho. Entró casi sin querer, aunque costaron los primeros segundos. Pero enseguida nos movíamos como abotonados por la cama, y luego por el suelo. No había forma de saciarla mientras me hablaba del culo de nati y de la poronga de diego. Todo lo que su culo generó en mis testículos terminó en su boquita apenas ella regó un almohadón con su sabia frotándose la conchita y queriéndola más adentro de lo que fuera posible.

Había que frenar, preparar exámenes, seguir con la vida después de semejante regalo incomprensible del destino. Ninguno sabía cómo. Decidí bajar y pedir unas pizzas mientras ella se duchaba. Pero apenas llegué al último escalón vi a los mocosos en el fin de su despedida, a él sentado con ella encima tan solo en tanguita, derramándole toda su leche en esa conchita que lamenté no haber podido probar. Cuando me vieron se disculparon, pero yo les pedí que hagan lo que tengan que hacer y entonces sí podrían irse.

Vi en efecto a la nati limpiarle la pija con la boca y subirle bóxer y pantalón para luego dejarse vestir por él. Les pedí un taxi, luego la pizza que tardó unos insoportables 10 minutos, cerré todo con llave y subí a cenar con mi niña.

Brenda estaba acostada en bombacha y medias blancas, en tetas y con mucha hambre. Comimos, bebimos un vino fresco, hablamos de lo que pasó y ambos coincidimos en que no debía repetirse algo así entre nosotros. Pero nos juramos que si la casualidad o el deseo es más fuerte y no lastimamos a nadie con nuestro frenesí, entonces estaríamos dispuestos a entregarnos a cogernos como locos. Esa noche volví a chuparle la conchita y ella a saborear mi pene, pero hasta hoy fue la última vez. Naturalmente aquel fue el regalo más original de todos mis cumpleaños.      fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)