Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.736 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.140 Miembros | 19.615 Autores | 100.341 Relatos 
Fecha: 16-Jul-17 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Por malcriada

AmbarConeja
Accesos: 76.213
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
¿querés la leche en la boquita, o en la concha bebé? yo también te vi peteando a tu novio, y sos re golosa chiquita de papi! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Por malcriada

Mi papá es un auténtico degenerado! Hace todo lo posible todo el tiempo para estar solo en la casa y mirar películas porno. Yo ya sé que sus favoritas son las de peteras ardientes, todas aquellas en las que hay brasileñas o asiáticas. Muchas veces lo vi de casualidad, o por pura lujuria personal.

Me encantaba entrar a su dormitorio con cualquier excusa y sorprenderlo con la mano en la pija y los ojos clavados en la pantalla, y entonces disfrutaba mucho de su cara de poca capacidad para explicarme que todo estaba bien, que golpee antes de entrar y esas cosas.

La cosa es que, siempre que yo llegaba del colegio él me esperaba para almorzar. Yo era una chica rebelde, contestadora, pésima alumna en especial en las materias exactas, y la verdad, tenía serios problemas para bañarme con continuidad. Mi madre es empleada cama adentro de una familia de guita, y solo está en casa los fines de semana. Por lo tanto, mi padre y yo estábamos acostumbrados a convivir y a soportarnos.

Una tarde, apenas llegué de gimnasia, me encontré a mi viejo tomando mates viendo una película chancha. la tele estaba muteada, pero sus ojos ni siquiera advirtieron mi presencia, hasta que le toqué el hombro parada detrás de su silla favorita.

El tema es que, al rato salgo de bañarme, y totalmente segura de que mi padre había salido a comprar unas verduras, me paseo un rato por la casa en toallón, y apenas con una tanga blanca. Cuando llega, yo justo estaba abriendo la heladera intentando aplacar mi sed con algún juguito. Pero él me toma de los hombros, y mientras siento que el toallón comienza a resbalarse por mi cintura, él pega su cara a la mía para decirme:

¡mirá guachita, así, esto no puede ser… no podés andar medio desnuda por la casa!

Tuve una reacción inesperada en mí, ya que yo suelo ser una mal educada, pero siempre respeté la autoridad de mi viejo. Aún así le dije:

¡y vos, qué me decís, si te la pasás mirando películas de putitas mamando pijas! Es más, te apuesto lo que quieras que ahora la tenés re dura por la peli que viste hace un rato!

Mi viejo me dio vuelta la cara de una cachetada, luego un chirlo ardoroso en la cola y me exigió ir a vestirme.

Aquello quedó allí nomás. Pero cierto mediodía en el que yo dejaba mi mochila en el sillón dispuesta a poner la mesa para almorzar con mi viejo, él se me aparece detrás de mí, justo cuando estoy poniendo los vasos, y me dice con serenidad:

¡cómo te fue en el cole hoy bebé? Me parece que bastante bien, porque veo que no te pusiste bombachita!

Eso era algo que hacía con habitualidad. Pero ser descubierta por mi padre me participó una excitación que nunca había sentido. No sé qué le dije. Solo que minutos después yo estaba parada sobre el sillón, ofreciéndole mis nalgas a sus manos y mis olores a su olfato de perrito callejero. Él estaba sentado, por lo que me levantaba la pollerita a su gusto y me acariciaba como quería.

Momentos después, su dedo rozaba mi vagina flujosa como nunca, y mi cola se restregaba contra su pija hinchada, tanto que parecía que fuese de hierro.

¡quedate quietita pendeja, y ni se te ocurra gritar… me vuelve loco saber que vas al colegio sin bombacha, que todos te miran el orto, que tu conchita anda al aire entre tanto guacherío, y que tu padre no puede tocarte… eso es injusto pendeja! Sos una malcriada, pero apartir de ahora todo eso se terminó! Vamos, a la mesa!, me ordenó luego de besarme el cuello, tocarme las tetas sobre la camisita de colegio, de luchar para llegar a robarle un beso a mi boca que se resistía de pura histeriqueada, y de seguir entrando y saliendo con su dedo de mi conchita, el que lamía y saboreaba extasiado.

Pensé que me dejaría con toda la calentura para disponernos a comer las milanesas que preparó. Pero el guacho me tiró sobre la mesa como en cuatro, es decir, con los pies en el suelo y las manos junto con el torso en la mesa, me quitó la falda, frotó con urgencia su pene todavía arropado sobre mi cola y me advirtió:

¡más te vale que no te hagas la vivita conmigo guacha… es hora de que te dé un buen chaschás en la colita cochina. Y hacele caso a tu madre… no podés tener tantas bombachas sucias debajo de tu cama roñosa!

En ese instante se las ingenió para chuparme las tetas mientras me juraba que yo soy más linda y putita que las actrices de las pelis que mira, me hizo tocarle la pija con una mano, me pidió que se la amase un poquito, y en cuanto lo escuché gemir medio por lo bajo se acomodó tras de mí para pajearse en la intersección de mis glúteos generosos. Me dio algunos azotes con su mano y con su verga cada vez más empalada, me hizo un sendero de saliva en la espalda de tantos besos ruidosos, me abrió las piernas y se agachó para olerme. Pensé que me mandaría a la pieza de una al descubrir que tenía la conchita caliente todavía por un polvito que me eché con el hermano de mi mejor amiga en el colegio. Pero solo le obsequió a su lengua y al tacto de sus dedos todo el calor que se acumulaba en el interior de mi vulva empapada, latente, sensible y tan caliente como los lametazos de mi padre en mi sexo. Le gustaba mi aroma, porque me lo remarcaba todo el tiempo con suspiros profundos. ¡Y eso que no le conté que me fascina coger sin forro!

Pronto, cuando se reincorpora, y sin darme tiempo a nada siento que su glande penetra el umbral de mi conchita, y entonces su cuerpo comienza a chocarse con el mío para entrar con esa pija en mi intimidad, haciéndome gemir, babearme como una cerda inmunda, estirarme los pezones con una mano y pedirle más.

¡dame pija papiiii, dale que mami no se va a enterar… aunque seguro que te gustaría que esté acá, y que me chupe las tetas, mientras vos te la cogés no? Cómo gime la guacha cuando te la cogés pa, muchas veces los escuché! Dame la lechita pa, no seas malo, metémela toda que siempre voy a ser tu nenita malcriada!, le decía al borde de la emoción y las lágrimas por las sensaciones imposibles de graficar que esa verga paterna le daba a mis instintos de hembra.

¡querés la leche en la conchita, o en la boca pendejita, como cuando se la mamás a tu novio? Yo también te vi peteando guachita de mierda, y me volvió loco!, me sorprendió mi padre al descubrirme,  pues, yo no lo había visto observarme nunca.

No llegué a contestarle. Pronto un terremoto de huracanes y cataclismos me llenó la concha de un torrente de leche incesante. Parece que no se le terminaba nunca! Hasta le alcanzó para darme un poquito en la boca y todo!

Ese día almorzamos juntos en medio de una nueva perspectiva. Algo nos movilizaba de otra forma. Yo estaba en tetas, con la pollera empapada de todo el semen que me chorreaba de la vagina, descalza y despeinada. Él estaba en bóxer, con la mirada petrificada en mis pezones, con temblores en el cuerpo como agradeciéndole a mi voluntad por haberme cogido, con la pija otra vez renaciendo para volver a las ganas de encender el fuego de la pasión, y con la boca llena de promesas y disculpas. Sin embargo, esa misma siesta la seguimos en su cuarto.

Desde entonces el pajero de mi padre me coge casi todos los días apenas llego del cole. Me huele la ropa, el pelo y la bombacha, si es que llevo para saber si hice el amor con algún pendejo, me pega bajo mis aceptaciones cuando encuentra evidencias de mi puterío, y me garcha como me lo merezco. Lo bueno es que ya casi no mira porno!

El tema es que también cogemos cuando mi madre está en la casa. Todavía no pasó nada. Pero no sé qué será de nosotros si alguna noche ella se levanta y lo sorprende en mi cuarto, con su pija danzando en mi boquita, o con mi conchita a punto de quedar preñada por la adicción que le genera su lechita siempre calentita!     fin


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© AmbarConeja

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de AmbarConeja
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)