Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.360 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.640 Miembros | 19.674 Autores | 100.780 Relatos 
Fecha: 05-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Una verga familiar 3

flaquitaSexy
Accesos: 36.922
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
Riendiendole culto a la verga de mi padre. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Una verga Familiar 3 (Culto a la verga)

Me encontraba dormida en mi litera. Es increíble pero a mi edad tengo que compartir habitación con mi hermana. Ella duerme en la parte superior y yo abajo. Son las cosas que uno tiene que pasar por vivir en una casa pequeña y tener una familia numerosa.

Mis padres duermen en la habitación principal. La otra habitación es para los pequeños, pero la nena de 3 años prácticamente duerme en la habitación con mis padres. El que tuvo peor suerte fue Eliseo, de 17 años y duerme en un sitio que era cuarto de lavado junto a la cocina. Es muy pequeño y sinceramente casi inhumano dormir ahí. Es como estar en la cárcel.

Como les contaba dormía cómodamente cuando de pronto sentí algo raro, mientras soñaba que estaba chupando la verga de mi novio, comencé a sentir un cosquilleo en mi cara. Abrí lentamente los ojos y era mi hermanito de 5 años. Me hice la dormida por un instante, Él se acercó a mí y me dio un beso en la boca. Yo me quedé muy asustada y confundida, no podía comprender que un niño de esa edad tuviera esa conducta.

Me levanté y él se asustó:

YO: Pequeño, yo también te quiero mucho, pero anda, bésame en la mejilla.

PEQUEÑO: Yo también te quiero. Eres muy bonita.

Lo abracé muy fuerte y lo llevé de la mano a su habitación. Después fui a buscar a mi madre y no estaba.

YO: ¿Pequeño, no sabes dónde está mamá?

PEQUEÑO: Si, se llevó a Nelly al doctor.

Eran las 8 de la mañana de un domingo. Tenía ganas de seguir durmiendo, así que fui de nuevo a mi cama. Sin embargo me entró la curiosidad y subí a mi cama a ver que hacia Karla (mi hermana de 14 años) y fue cuando vi que no estaba. Era extraño que no estuviera dormida a esa hora.

Imaginé que mi padre habría llevado a mama y la pequeña a la clínica y que Karla los habría acompañado, pero ¿Por qué no me avisaron que Matías se quería solo?

Fue entonces que me dirigí a la escalera, y apenas al ir bajando los primeros escalones, vi la luz de la pantalla encedida.Me acerqué poco a poco sin hacer ruido y eché un vistazo. Ahí estaba mi padre y Karla sentados en el sillón viendo la pantalla (no se escuchaba nada en la pantalla, pero sin duda la estaban viendo ellos 2).Cual fue mi sorpresa al darme cuenta que mi padre tenía la verga fuera del pantalón y ella la estaba agarrando fuerte de la base del tronco.

¡Pero que tonta soy! Si este maldito hizo esas cosas conmigo, porque no lo haría con ella también.

Me controlé y seguí viendo sin ser vista.Estubieron ahí largo rato. Me preguntaba si Eliseo estaría en su habitación o estaría fuera de casa.

Mi padre echó un vistazo por la ventana hacia la calle y después otro hacia la habitación de Eliseo. Fue entonces que se bajó un poco el pantalón y jaló la cabeza de mi hermana hacia su verga para que la chupara. No sabía qué hacer, mi padre estaba enseñando a mi hermanita a mamar una verga y yo viéndolo todo en primera fila. Ella chupaba solo la cabeza del pito, pero sin apartar los ojos de la pantalla. ¿Estarían viendo porno?

Tenía que tomar una decisión ya: O me retiraba a mi habitación para dejarlos hacer sin ser descubierta o salía a impedir que hiciera con ella lo que ya había hecho conmigo.

Entonces me levanté y  dije:

YO: ¡Karla vete a tu cuarto!

Ella de inmediato se puso de pie y se fue corriendo. Al pasar junto a mí me echo una mirada que jamás olvidaré.

PADRE: ¡Cabrona! ¿ Y tú quién eres para dar órdenes en esta casa?

YO: ¡Estás loco!

PADRE: ¡En esta casa mando yo! Así que si no te gusta te puedes largar.

YO: ¡Eres una mierda!

En eso se puso de pie y se avanzó hacia mí. Yo me quedé ahí frente a él sin temor de sus golpes. Cuando estaba frente a mí me dijo:

PADRE: Si no quieres que lo haga con ella, pues ven a chupármela tú.

Se sentó como si nada hubiera pasado y siguió viendo la pantalla. Así con su verga afuera, esperando a que me arrodillara en el piso y le hiciera una mamada.

Yo me Salí a la cochera y me quedé ahí pensando. Estaba vestida con pijama únicamente (en realidad era un pequeño short y una blusa ligera).No podía salir así a la calle, además si me iba seguro iría tras mi hermana para que terminara el trabajo.

Después de pensarlo unos minutos entre de nuevo y si, el seguía viendo la pantalla mientras se masturbaba. Fue entonces que pude contemplar lo que se estaba proyectando en ella. ¡Eran mis fotos desnuda que me habían tomado el fotógrafo y mi novio!

Ahí si quedé en estado de shock. ¡Qué escena más bizarra que darme cuenta que mi padre y mi hermana se masturbaban mientras veían mi hermoso cuerpo expuesto!

PADRE: ¿Te vas a quedar ahí viendo?

YO: ¿De dónde sacaste eso?

PADRE: Tu madre las sacó de tu cuarto.

Yo ya me había percatado que mi madre siempre andaba metiendo mano en mi cajita donde guardo mis cartas y cosas personales.

Me sentí un poco culpable. Mi padre estaba excitado por ver mis fotos que llegaron a su vista por culpa de la puta de mi madre. Era un poco lógico lo que hacía, aunque no sé porque la agarró contra mi hermana.

PADRE: ¿Apúrate!

Entonces, sin pensar en nada más que el error que cometí en tener esas fotos en casa, fui al sillón y comencé a  mamarle esa véngame senté en el piso, con mis piernas de lado, puse mis codos sobre las rodillas de mi padre y comencé a masturbarlo. Su verga no estaba erecta, así que lamí las palmas de mis manos y comencé a dar un rico masaje a ese chorizo que me dio vida.

Me sentí en otro mundo, sin prisas, sin vergüenza. Cuando ya estaba despertando la verga con mis caricias la metí en mi boca. Jamás había mamado un rabo así pasé mi lengua por cada centímetro, desde el tronco hasta la cabeza; Metí un huevo en mi boca y lo saboree largo rato; Después hice lo mismo con el otro; después me metí los 2 mientras mi padre clavaba su vista en la pantalla. Me excito tanto pensar que tenía esas bolas dentro de mi boca; se sentían cargadas de mecos; llenas de esa leche que ya había bebido; de esa leche que me dio la vida; Pensar que un chorro de esos mecos fue a dar al chocho de mi madre y 9 meses después nací, y 18 años después se había transformado en una mujer tan bella y causante de tantas erecciones.

Ahí estaba yo, sentada con mis largas piernas en el suelo, con mis manitas bien agarradas de esa vergota y mi chochito mojándose más y más.

No me apresuré, seguí ahí abajo rindiendo culto a esa santa verga.Me la ponía en mi carita, se sentía calientita, me la metía hasta el fondo de la garganta una y otra vez. Me sentí un poco incomoda y entonces, sin pedir permiso levanté las piernas de mi padre y comencé a abajarle el pantalón hasta sacarlo por completo y aventarlo al piso.

Metí mi lengua  a los lados de sus huevos (me encantan los huevos así, los que cuelgan como peras de box), pasé y chupé hasta quedarme sin saliva. Mi padre traía calcetines puestos así que para darme un descanso se los quité. Los tenía muy fríos así que recordé que a mi novio le gustaba chuparme los dedos de los pies y procedí a hacer lo mismo con mi padre. Después puse mi pavesa entre sus piernas y seguí con mi eterna mamada.Eché un vistazo a la pantalla y estaba una foto mía, arrodillada en la playa totalmente desnuda…me veía como una diosa.

Entonces mi padre levantó las piernas en el aire, yo sabía que hacer: Lamerle el culo.Asi que me acosté en el piso y metí mi lengua en su sucio agujero saladito, estuve ahí tratando de meter mi punta de la lengua en ese hoyo del cual han salido toneladas de mierda durante casi 50 años.

PADRE: No me la metas. Haz ancha tu lengua y lámela como paleta.

Me acomodé y procedí a obedecer hasta dejar ese culo bien limpio y lleno de mi saliva. Sus pelotas me rebotaban en los ojos mientras él se jalaba la verga y yo seguía con mi cara clavada entre sus nalgas. De pronto él se puso de pie (Creí que llegaba la hora de retacármela) y me tomó del cabello y la metió toda en mi boca. Creí que me iba a ahogar. Se estaba cogiendo mi cara frenéticamente. Yo no soporté más y me quite al tiempo que hacia arcadas. Como respuesta recibí una patada en el pecho y caí de espaldas al piso.

El muy cabrón apagó la pantalla y se metió al baño. Yo me salí a la cochera a recuperarme.

Pasaron unos 15 minutos y entré de nuevo. Ahí estaba mi padre sentado, con la pantalla apagada y mi hermana totalmente desnuda chupando de nuevo el pepino.

Karla se veía hermosa, (no es tan alta y delgada como yo) con su bien formado cuerpo para su edad. No cabe duda que en 2 o 3 años será un bombón. Me acerqué y hable con ella.

YO: Karla, no tienes por qué hacer esto.

KARLA: Tu tampoco. Además ya estoy acostumbrada.

Mis sospechas se confirmaban, no era la primera vez que hacían esto. Sabrá cuantos años tenga haciéndolo. La verdad no me sorprendió su respuesta. Ella es así, rebelde y en su secundaria seguro hacen cosas mucho peores.

PADRE: ¡cállate y ven a enseñarle como se hace! Esta cabrona está muy pendeja.

Yo me arrodillé junto a mi hermana y prácticamente le quite la verga de la boca para saborearla yo. Lo hice como una profesional de nuevo. La mamaba como si fuera el dulce más rico. Después baje mi lengua y lamí desde el ano hasta la punta de la verga.

YO: No solo te la metas a la boca. Debes imaginar que es de chocolate y también chupar abajo.

Entonces ella tomó la “Paleta” y comenzó a hacer una mamada como Dios manda, pero al meterla en su garganta simplemente no aguantó y casi vomita. Tenía unas ganas infernales de meter la lengua en lo boca de mi hermanita, pero no me atreví.

PADRE: Desnúdate Laura

Entonces me quité mi camisa y bajé mi shorcito y tanga. Quedaron en mis tobillos y Karla me ayudó a quitarlos. Eso me prendió demasiado. Después me subí y comencé a cabalgar a mi macho. Me senté en su verga hasta que entro toda y comencé a moverme como mi novio me había enseñado.

Estaba entonces mi padre sentado en el sillón, yo sentada sobre él dándole la espalda y mi hermana viendo todo el espectáculo. En ese punto no hubo más inhibiciones. Yo gemía como loquita y mi hermana se estaba masturbándose. Sinceramente me excitaba más ver a Karla que otra cosa. Cerré los ojos y de pronto una sensación divina. Una lengua recorría mi pubis y se clavaba en mi clítoris. ¡Mi hermana estaba dándome una mamada mientras mi padre me penetraba riquísimo!

Después de unos minutos mi padre me hizo a un lado y llamó a mi hermana. Era su turno.

PADRE: Laura, lámele el ano a tu hermana.

Karla solita paró su culito y yo feliz de la vida comencé a comérselo. Sabía riquísimo. Ahora sabia por qué a todos les gustaba tanto comerme el culo a mí .Es mucho más rico lamer culos de mujer (En este caso de una niña) que los de los hombres. Es muy suave, sin pelos y sabe delicioso.

Sin que nadie me lo ordenara pasé a su vagina y le saqué unos cuantos suspiros con mi lengua. Le metí el dedito a su puchita y fue ahí que me di cuenta que era virgen

PADRE: Ándale , súbete.

Entonces Karla subió como yo había hecho antes y puso la cabeza de nuestro chile en su culito.Se sentó en el poco a poco y apenas llevaba unos 6 centímetros cuando chillo como cerda y se bajó. Ese culito era virgen y no estaba listo para ser violado. Así que me subí yo y me tragué todo ese camote por mi culo. Mi hermana, con unas lagrimitas en sus ojos me veía asombrada.

YO: Chúpale el culo Karla.

Aunque la maniobra era difícil ella se bajó y comenzó a lamer el agujero. Estaba a punto de venirme cuando se escuchó un auto estacionándose fuera de casa. Karla salió corriendo. Mi padre agarró rápidamente  su ropa y se fue al baño.

Yo ya no tenía tiempo, así que corrí al único lugar posible: El cuarto de Eliseo. La puerta estaba entreabierta y al entrar casi mató a mi hermano de un portazo. ¡El cabrón nos había estado viendo y se la jalaba mientras veía coger a sus hermanas con su padre!

Cerré la puerta y me quede frente a él sin palabras. Él es un chico muy tímido y solitario. No sabíamos que hacer, los 2 desnudos frente a frente, el tenía cara de tristeza y se llevó las manos a la cabeza.

YO: Las cosas no son como parecen.

ELISEO: No tienes que dar explicaciones. Ya sé cómo es ese cabrón.

Supuse que ya sabía que nos tocaba desde pequeñas. Hasta imaginé que a él también le había tocado, aunque no podía ni imaginarlo.

Su cara siempre denotaba tristeza y frustración, pero en ese momento parecía un muerto en vida. Éramos como dos extraños, habían pasado los años en que éramos no solo hermanos, sino amigos y compañeros de juegos. Quizás las locuras de mi padre lo había trastornado tanto.

Yo en ese instante supe lo que tenía que hacer. Lo abrace y le di un beso en la frente. Después me arrodillé y comencé a mamarle su pito. Era Delgado y un poco chueco, peor no importaba, quería darle un poco de alegría (Además que estaba más caliente que una flama de fuego).

Me metí con facilidad su verga hasta el fondo y cuando apenas me disponía a comenzar con el tratamiento él soltó un torrente de leche sobre mi cara y pecho. Seguramente tenía guardado eso hace tiempo.

Me limpié con un calcetín que vi en el suelo y después nos sentamos en la cama. Nos quedamos ahí un rato a la expectativa. Pensé en vestirme  salir de ahí, pero estaba muy caliente. Me acerque a mi hermano y lo acosté en la cama, me subí y trate de meter su verga en mi puchita, pero él estaba muerto. Sin duda era virgen y los nervios lo traicionaron.

Me vestí y Salí de ahí. Subí y escuché a mis padres discutiendo en su recamara. Me vestí lo más rápido que pude y llame a mi novio:

YO: ¿Oye puedes venir por mí ahorita?

NOVIO: Estaba dormido, llegaría como en media ahora.

YO: No ven rápido

NOVIO: No puedo tele trasportarme, o te esperas o toma un taxi y yo acá lo pago.

Colgué el teléfono y pensé que hacer. No tenía otra opción, estaba demasiado excitada y alguien me tenía que bombear. Salí y caminé 2 calles hacia la avenida. Esperé unos cinco minutos y me subí a el taxi.

YO: Llévame a la Calle oasis .Cerca del andador.

TAXISTA: Con mucho gusto señorita.

El taxista era un naco. Tenía aretes y masticaba un chicle de una forma demasiado ruidosa. Tendría unos 30 años y era algo atlético.

TAXISTA: ¿Todo bien?

Dijo esto al verme oda mal vestida y despeinada.

YO: Si. Solo no dormí bien.

TAXISTA: Yo creo que algo malo le pasa señorita, se ve alterada.

YO: ¡A usted que le importa, solo lléveme y ya!

TAXISTA: No tiene por qué ser grosera.

YO: ¡Y usted no tiene por qué ser tan metiche!

Siempre he sido así de hocicona y jamás me quedo callada.

Entonces el muy cabrón detuvo el carro junto a un parque, se bajó del taxi, abrió la puerta y dijo:

TAXISTA: si no le gusta mi servicio pues bájese.Pero págueme .

Yo no tenía ni un peso, mi novio pagaría al llegar.

YO: No tengo dinero, le voy a pagar cuando lleguemos.

Pues si quiere que la lleve va a tener que decirme que tiene, si no bájese por favor.

Yo no podía bajarme ahí, tendría que caminar mucho para buscar otro taxi.

YO: Ándale lléveme pues.

Entonces el taxista regreso a su asiento y comenzó a  manejar de nuevo.

TAXISTA: toda la gente sube y me cuenta cómo le va, es parte de mi trabajo platicar con los clientes.

YO: Pero yo no quiero platicar.

TAXISTA: ¿Tan mal está?

YO! Estoy muy caliente  y voy  a la casa de mi novio a coger! ¿Eso quería saber?

TAXISTA: Si es ese el problema yo te puedo ayudar.

YO: hahahha ni en tus sueños pinche muerto de hambre.

Entonces el taxista  paró el carro, y a pesar de que yo iba atrás, soltó un golpe que me dio en la nariz. Quedé totalmente desorientada y escurría un hilo de sangre. Después se metió al asiento conmigo y me arrancó mis leggins y se sacó la verga.

Yo reaccioné y le pegué muy fuerte en la cara. De hecho comenzó a sangrar también. Sin embargo la diferencia de fuerzas era obvia y con un par de puñetazos más dejé de luchar.

Me puso de lado en el asiento y de un golpe me zambutió toda su verga. Se movía muy bien y parecía poseído por el diablo. Mi cabeza golpeaba contra la puerta del carro en cada embestida. Ahí estaba yo, una muñeca de trapo siendo cogida de nuevo.

El cabrón volteaba a ver por las ventanas para no ser descubierto. Pero el miedo le ganó y se comenzó a poner su pantalón. Me tomó de las piernas para sacarme del taxi, pero yo me sujeté. Y entonces hablé.

YO: Espera, no me tires aquí, acércame a la casa de mi novio.

Entonces el cabrón, se volvió a sacar la verga y me dijo.

TAXISTA: Chúpamela puta.

Yo me levanté aun con el dolor de los golpea y comencé a chuparle su vergota. Tenía el pito muy picudo. Una cabeza chiquita, pero muy gordo de en medio (Forma de plátano le llaman a ese tipo de pene creo). Y entonces sin esperar a recibir órdenes me di la vuelta, tome esa verga y me la puse en la entrada de mi culito.

YO: Ahora si pinche naco. Reviéntame el culo.

Estoy segura que no era la primera en ser violada en ese taxi, pero si la primera en aprovechar la ocasión. Él comenzó a perforar mi culo. Me estaba doliendo bastante, pero también lo gozaba por momentos.

YO: Así se trata a las mujeres, changándoselas a vergazos, no a golpes.

El taxista no aguantó más y me echó toda su leche dentro de mi culo.

YO: Para eso me gustabas.

Cuando acabó se acomodó sus ropas mientras yo apretaba las nalgas para que no se me saliera todo. Y Justo cuando pensé que me llevaría a mi destino, me tomó de las piernas y me sacó del taxi. Me puso en la banqueta junto a una escuela. (No había nadie  a la vista, la calle era muy solitaria y era domingo por la mañana) y me aventó un escupitajo a la cara a la vez que decía “Me das asco pinche anoréxica”.

Me levanté, traté de peinarme con mis manos y seguí mi trayecto caminando. Iba tambaleándome como bambi con mis tacones y una carga de mecos en el culo que amenazaba con salirse en cualquier momento. Seguí caminando unos 20 minutos y justo cuando llegue  a la puerta de la casa de mi novio…Se me salió todo. Escurrió medio litro de leche caliente y con ella un chorro de mierda que comenzó a escurrir por mis muslos.

Estaba llorando, cagada, violada, tratando de abrir el cancel de la casa de mi novio. Cuando por fin lo logré ente y toqué a su puerta. Él salió y al ver que estaba cagada, me metió a su ducha y me baño como un bebé-. Fue tan tierno de su parte, a pesar del olor nauseabundo, limpió cada centímetro de mi cuerpo (Hasta lavó mi ropa, aunque por el olor tuvo que tirarla) y me llevó a su cama.

Jamás le conté nada de lo ocurrido esa mañana. Ni lo de mi padre, hermana, hermano y menos del taxista, ese taxista que por azares del destino cayó del cielo para darme una revolcada como me gusta y una putiza por ser tan hocicona y pendeja.Solo pensaba en Nelly…¿Ya habría aprendido?

PD: Se me saturó el mail con tantos que me piden fotos. Se las voy a mandar solo a los que califiquen de excelentes mis relatos. Si no, no hay foto.Besitos.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© flaquitaSexy

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (16)
\"Ver  Perfil y más Relatos de flaquitaSexy
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)