Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.256 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.143 Miembros | 19.615 Autores | 100.341 Relatos 
Fecha: 08-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Autosatisfacción

Cuestión De Mundos

Aleyxen
Accesos: 2.159
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
“Y pensar que un día me llamaron Dios” Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

 

Una bola de fuego cayó sobre la inmensa biblioteca, tres más, sobre la metrópoli. El incendió era arrasador, en poco tiempo todo sería destruido. Un hombre alto, casi gigantesco, musculoso, de cabello dorado y largo, se paseaba por las calles de la ciudad, cargaba un extraño martillo. Todos los edificios sucumbían bajo las llamas, principalmente el guardián de la sabiduría. Ese lugar, donde,  no se buscaba otra cosa, más que el saber, estaba a punto de desaparecer.

Hordas de gente corrían por todas partes. Unos intentando huir, otros intentando rescatar la construcción tan amada. El sujeto de piel blanca, contemplaba la escena, de la misma manera que lo haría con una puesta del sol. Levantó la mano, apuntando con su martillo un lugar que aún no era alcanzado por llamas.

El hombre de cabellera rubia, que en ese momento se hizo oscura, atravesó el fuego, sin quemarse

La mujer rio triunfante. El hombre la miró disfrutando el momento. Si ella  podía hacer, que esa raza de “humanos” fueran más civilizados, tendría que verlo.

El gigante miró por último los restos del gran edificio. Con ella se iba una gran cantidad de información del universo. Él y varios  de los suyos, lo escribieron hace un par de siglos, cuando conversaban con los seres de esa ciudad, que apenas nacía. Era una lástima, que, las ansias de poder, la violencia y lo instintos primitivos… con el tiempo, los gigantes se fueron alejando, solo se dejaban ver por “Los elegidos” hasta que llegó un punto, que los llamaron “Dioses”.

El hombre rubio sacudió la cabeza solo de recordarlo. Era momento de ver que haría su compañera. Los dos desaparecieron, el tiempo se detuvo, lo que pasó con esa ciudad nadie lo sabe ¿O sí?  ¿Nombre diferente, situación diferente?

El terreno estaba árido. Toda la extensión de ese planeta estaba igual. La tierra estaba suelta. No había agua. Ni un ser vivo. Al menos, eso era lo que aparentaba. En uno de los pozos más grandes se alcanzaba a apreciar agua estancada, al fondo estaban los restos de un animal acuático. Los otros seres fueron destruidos por el fuego. Algunos se dicen que escaparon.

El gigante de sexo femenino, observó el lugar, no pudo evitar la tristeza. A pesar de sus lecciones, de su paciencia que tuvo con ellos, no fue suficiente. Solo unos poco aprendieron, pero… ahora estaban en otro mundo.

Siguió contemplando el resultado de su obra, o la obra de sus hijos.  Fuese quien fuese, de cualquier manera el daño estaba hecho.

El viento hacia volar su larga cabellera dorada, mientras su hermosa silueta eran bañada por las fuertes radiaciones de la estrella más cercana a ese extraño planeta, que en su tiempo estuvo plagado los seres diminutos de dos patas, que se creían inteligentes

—Destruyeron  la capa que los protegía de las radiaciones, contaminaron el agua y…. guardo silencio para aplacar el llanto.

—¿Volvemos a empezar de nuevo? —dijo su compañero de aventuras, que estaba junto a ella.

Esa misión a veces se tornaba aburrida, la historia parecía repetirse, no importaba las variables que pusieran. Lo que ella y los suyos llamaban día, para los especímenes diminutos que ella cuidaba, eran años

—Sí, recuerdo que esta ultima vez, ganó ese presidente de piel morena en uno de los países del norte. ¿Qué pasaría si no hubiera ganado? —dijo el hombre riendo—.

La plática se tornó en debate, al final quedo la chica a cargo de la decisión del planeta, de nuevo. Total, su compañero estaba aburrido. Después de ese astro, seguiría otro, y luego otro. Algunos si lograron que evolucionaran, pero con este. Parecía que estaban fracasando.

Cuando la joven se quedó sola miró, los ahora ocho planetas del sistema solar. El último, el más pequeño, dejó de llamarse así, cuando se terminaron las oportunidades de sus habitantes.

Un árbol verde y frondoso en medio de un campo árido y muerto era un espectáculo desesperanzador, pero la mujer, acostumbrada a estas imágenes, comía su fruto de cascara roja y pulpa blanca, como si nada malo pasara. Dejó que una gota resbalara por su barbilla. Tanto calor la estaba induciendo a la búsqueda de placer, placer carnal, que muchos “humanos” llamaban pecado. Total, este acto, era el preámbulo del renacimiento.

Se encontraba sola, sintiéndose la dueña de ese sistema solar—. ¿Para qué un mundo de  hombres y mujeres? Ah sí, para que se reproduzcan.

Se despojó de su túnica. No era en ese momento sacerdotisa, creadora, ni mucho menos “Diosa” era solo un ser cósmico que habitaba el cuerpo de una hembra y necesitaba placer.

Sus manos hicieron movimientos rítmicos y acompasados bajando por su cuello, para llegar a sus senos, suaves, firmes, duros., se tocó los pezones, la temperatura subía, el deseo, su impulso. El planeta, su hogar, tendría otro destino.

Recordó a la serpiente del paraíso. El supuesto “inicio de la humanidad”. Bautizado así, por un grupo de personas, que, sería después, una de las más grandes religiones monoteístas. Este animal rastrero, era la representación de un deseo que no supieron controlar.

Cansada de disfrutar solo de sus senos, bajó una de sus manos hacía su pubis, llegando a la oquedad de sus instintos, húmedo, aromático, impregnado de sus propios jugos.

Mientras una de sus manos jugaba con su pecho, la otra estaba impregnada de su esencia de mujer. Apretaba su clítoris. Introducía sus dedos en su vagina, uno, dos, tres. La intensidad subía de nivel. ¿Sería capaz de llegar a cuatro?

Sus movimientos eran tan rápidos que ya no le importaba si se lastimaba en el trayecto. Se dio un leve pellizco, un gemido, y el ritmo incremento su velocidad.

El gemido de ella misma hizo crecer su lívido. Estaba con las piernas completamente abiertas. Sus dos manos trabajaban con asiduidad sobre su piel escarchada de sí misma. Pellizcos en su clítoris, dedos en su cavidad, murmullos, deseos, gemidos… el panorama estaba claro.

Después de un par de horas regresó, se veía reanimada. Comenzó a meditar, adoptando la posición de flor de loto. Pocos segundos después  algo pareció surgir de sus entrañas. El sol comenzó a moverse en sentido contrario, rápido, muy rápido, junto con el planeta estéril y todo lo que dependía de él. La mujer parecía inalterable… uno, dos tres… el tiempo cambio de nombre y forma. Un largo rio emanó a partir ella. La verdadera madre de la tierra.

Desapareció dejando que la guerra de los Ptolomeos, continuara.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Aleyxen

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Aleyxen
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)