Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.136 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.541 Miembros | 19.659 Autores | 100.680 Relatos 
Fecha: 11-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Hetero: General

María la ninfomana

golfo37
Accesos: 16.172
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Fui a los ultimos exámenes de la Universidad y conocí a una vecina que era la típica mujer que había estudiado en un colegio de monjas pero escondía una auténtica ninfómana Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Había tenido una relación de cinco años con una chica preciosa pero jamás nos entendimos en la cama; no obstante, debo de reconocer que me dejó muy tocado y fui durante unos años un auténtico corazón partío.

El tiempo pasó, estaba terminando los estudios y, con solo dos asignaturas, empecé a trabajar en una empresa del sector que me gustaba, desde abajo para prepararme para ejecutivo, razón por la que no me quedé aquel año ya en Granada sino en mi ciudad de origen. Pero mi hermana si estaba en dicha ciudad estudiando compartiendo piso con un grupo de amigas, a las que conocía de años anteriores con las que tuve algunas aventuras ( por separadado...).

Así pues llegó la época de acudir a los exámenes parciales y me fui a Granada unos días y dormía en el piso de mi hermana. En un sofá en el salón.

Ante la falta de sexo por los días de estudio y ver aquellas mujeres en ropa cómoda, salir del baño liadas en la toalla y cosas así...estaba todo el día ocultando mi enorme verga ( unos 22cms y algo más gruesa de lo normal) que se levantaba muy educadamente a saludar cada vez que veía algo así.

Como soy buen cocinero y para complacer a las chicas del piso, me comprometí esos días a preparar la comida. En ello estaba cuando, por la ventana de la misma que daba a un patio interior vi a la vecina de enfrente. No era una mujer espectacular, pero sí la típica belleza andaluza que te atrae y te deja embobado, con una gracia única y una sonrrisa cautivadora. Comencé a decirle que vaya vecina guapa, que así daba alegría cocinar todos los días con esas vistas y a contarle chascarrillos y hacerle sonreír.

El resultado fue que a las cinco en punto estaba la chica en casa, pues ya era conocida de las demás del piso y de mi hermana, para tomar café y hacerme algunas preguntas por dudas en derecho administrativo...

Deciros que María ( no es su nombre real) era una chica normal, con buen cuerpo aunque le sobraban unos kilos, una cara preciosa y, sobre todo, una pinta de niña de colegio de monjas que parecía que nunca había roto un plato.

Para poder estudiar bien decidimos irnos a su piso. Nos sentamos a estudiar en un sofá, ella en un lado y yo en otro. Para ser diciembre llevaba un escote pronunciado, aunque sus pechos no eran grandes pero sí como más me gustan; esto es, copa de champagne ( "El pecho perfecto es el que cabe en una copa de champagne", decía mi mejor amigo). Me fui fijando disimuladamente cada vez que se levantaba en su cuerpo, que aunque con unos kilos de más, estaban muy bien puestos y era de esas mujeres a las que gusta apretarlas.

Como a los 30 minutos empezamos a charlar y no sé cómo le dije que me dolía la espalda y, sin avisarme, se incorporó y comenzó a masajearme los hombros. Después me llevó a su cama me tumbo boca abajo, se subió sobre mi cintura a horcajadas y comenzó a masajearme. Me hizo quitarme la sudadera que llevaba y empezó a darme en la espalda con aceite...era un gustazo pero mi amiguito se levantó de inmediato y estaba a punto de reventar y, en esas, me dice que me dé la vuelta...

El bulto era considerable, lo miró, sonrió y me dijo " parece que he hecho efecto", me incorporé y busqué sus labios. Nos fundimos en un beso muy tierno, dulce, sosegado, lento que fue ganando fuerza hasta llenarse de pasión. Nuestras lenguas jugaban, se buscaban y se retorcían una con otra. Mis manos fueron desabrochando los botones de su camisa, solté su sujetador y pasé mi lengua de una sola vez y en toda su extensión por su pezón derecho, blanquito, pequeño y ya soltó un primer gemido.

En ese momento se levantó de la cama, intentando recomponerse y diciéndome que íbamos muy rápido, pero en su mirada se notaba una calentura desproporcionada y unas ganas locas por follar y ser follada.

Me levanté, me acerqué a ella con dulzura, le acaricié la cara, la nuca...no decía nada. Le volví a besar con calma, con ternura y a abrazarla. Así durante unos minutos hasta que ella iba buscando cada vez más mi lengua e iba gimiendo con cada beso, cada vez que la punta de mi lengua recorría su cuello y alrededor de su oreja. Así, poco a poco, terminé de desnudarla hasta, por último, sentarla en la cama, echarla hacia atrás y bajarle un tanga color carne que llevaba y quedó ante mí su tesoro rasurado, muy muy muy mojado. Agarré un cojín, lo puse en el suelo, me puse de rodillas y comencé a besar sus piernas, muy lentamente, subiendo por sus muslos, mordisqueándolos, acariciándole el clítoris cada vez con más rapidez conforme me iba acercando a las ingles.

Dejé de acariciarle y solo con la punta de mi lengua, mojada y caliente, fui recorriendo las ingles, de ven en cuando besaba su clítoris, para bajar a sus muslos...Gemía, se retorcía sin saber que tan solo había empezado a calentar la cosa.

Así estuve como quince minutos, me pedía y me suplicaba que le hiciera el amor, que se la metiera duro...Hasta que hundí mi lengua en su clítoris sin parar de salir jugos, empapada, se retorcía, me tiraba del pelo y antes de tener el orgasmo, paré de golpe. La miré y le dije "y yo qué?

Me dio la vuelta, me bajó los pantalones y el bóxer de un tirón, miro mi polla con furia, como hembra en celo y comenzó a metérsela en la boca...Le dije que parase y me coloqué de forma de poder hacer un 69.( No hay nada que disfrute más que saber que estoy haciendo de gozar a la vez que me lo hacen a mi).

Desde ese momento fue como una lucha de a ver quién hace más de gozar. Desde ese momento supe que empezaba una relación que no iba a ser corta.

Estuvimos en posición de 69 como dos horas. Creo que se corrió como nueve veces y yo tres. No me daba tiempo a recuperarme ya estaba ella otra vez haciendo que se levantara, era una maestra en eso.

Pero aquel primer día no fuimos capaces de follar porque lo dejamos todo en los aperitivos y vinieron sus compañeras de piso a importunar.

Así comenzó todo. Pero no fue más que el principio.

 

 

 

Al día siguiente decidí levantarme temprano para estudiar. Como a las siete de la mañana ya estaba delante de los apuntes, aunque había dormido bien poco reviviendo cada lamida y cada chupada que María le había hecho a mi amiguito y cómo me hacía sentir con cada caricia, beso o sintiendo su profunda respiración cerca de mi oído.

 

Sobre las diez de la mañana decidí hacer una parada para descansar un poco la mente y porque necesitaba urgentemente otro café. Cuando estaba en la cocina preparando la cafetera escuché que me decían "has dormido relajado?”. Era María con una sonrisa espectacular, con esa mirada de niña de colegio de monjas pero con una bata que parecía la de la abuela.

 

Le respondí que dónde había buscado ese picardías. Me miró como enojada y se lo quitó. Me dejó con la boca abierta pues estaba totalmente desnuda. En eso me dice que si quiero me prepara ella el café y que me vaya a “estudiar” con ella.

No lo dudé un segundo. Apagué el fuego de la cocina, cogí las llaves y en menos de un minuto ya estaba pegando en la puerta. Llevaba a mi “amiguito” más que levantado, rabioso.

 

Me abrió y estaba totalmente desnuda, con los pezones de punta (recordad que estábamos en Granada en el mes de diciembre). Me lancé buscando su boca, la devoraba en cada beso salvaje que recibía. Le acariciaba todo su cuerpo, me llamó la atención cuanto de mojada estaba ya, chorreaba por sus muslos, era un volcán a punto de reventar.

Nos fuimos a la cama, conforme la besaba y la estimulaba me fue desnudando. Sin despegarnos, como si se fuese a acabar el tiempo. La tumbé sobre la cama, le abrí las piernas, la miré durante treinta o cuarenta segundos y la coloqué a la entrada de su coño. Está ardiendo, caliente, mojado. Fui jugando con la punta de mi polla sobre su clítoris, haciendo círculos, le metía la punta de mi polla sin condón para que sintiera su calor. Suplicaba que se la metiera, me arañaba la espalda… Me puse el condón rápido, sin dejar con la otra mano de estimularla, la volví a colocar, le miré a los ojos y, de un solo empujón, le metí mis 22 centímetros gruesos de golpe.

 

Gritó de placer, abría sus piernas para recibirlo todo mejor y se movía sin parar. Comencé un ritmo muy lento, apenas parado hasta que me paré dentro de ella y, solo contrayendo los glúteos, hacía que hubiese un movimiento pequeño pero sin salir dentro de ella.

Eso duró como diez minutos, chillaba de placer, sentía como se desplazaba milímetros mi polla dentro de ella y se corrió como una posesa, sus ojos se le volvían y chillaba sin parar.

Apenas sin recuperar su respiración quiso buscar mi polla para hacerle una buena mamada pero la paré y le dije que mejor los dos a la vez, un 69. Le lamía el clítoris pausadamente, con toda la extensión de la lengua intentando abarcar todo, mientras mis dedos jugaban entrando y saliendo dentro de ella, a la vez que iba retirando parte de sus jugos pues corría el riesgo de acabar ahogándome de tanto como soltaba.

Mientras ella se aferró a mi polla con la intención de que me corriera rápido pues puso toda su energía en ello. Le gustaba lamerme los huevos mientras me pajeaba con fuerza y rapidez para luego intentar tragársela toda entera. Pero, a conciencia, intentaba retrasarlo sin lograrlo ya que  sabía muy bien lo que hacía y acabé corriéndome de una forma salvaje en su boca.

Descansamos y nos dimos cuenta que teníamos hambre. Normal eran las tres de la tarde. Paramos para comer pero me dijo “ No creas que solo va a ser esto hoy”


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© golfo37

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de golfo37
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)