Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.216 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.164 Miembros | 19.614 Autores | 100.338 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » SEXO CON MADUROS » MI SEMENTAL MADURO NO SOLO SABE USAR BIEN SU RABO
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 22-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Sexo con maduros

Mi semental maduro no solo sabe usar bien su rabo

rosaviuda
Accesos: 15.177
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Mi cabeza se levantó como poseída, golpeando mis brazos sobre la cama para soltar la tensión de aquel enorme placer e instintivamente presione el interior de mis muslos sobre su cara como aprisionándola para que cesara en aquella acometida tan placentera que me estaba dejando fundida y sin aliento. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

  No me gusta narrar mis experiencias  tan directamente sin darle un poco de retórica, pero hoy lo cuento tal y  como sucedió, pues salimos de la ducha con  este maduro de ensueño que acababa de pegarme un polvo de lo que hacen época y sin miramientos ni florituras, desnuda como estaba me dirigí a la nevera para invitarlo a una cerveza pues me dijo tenía la boca seca.

 Me acerque a él, también  desnudo como dios lo trajo al mundo, con esa mirada varonil  y picarona que me  derretía cuando me miraba, y no menos si bajaba la vista y veía el balanceo del enorme musculo que  danzaba  entre ese par de enormes pelotas cuando caminaba.

  Tomo la cerveza casi de un trago y  agarrándome sin miramientos  para darme un beso ardiente y lujurioso con sus garfios en mis posaderas apretando mi sexo hacia el suyo, me tomo con una energía sorprendente, y levantándome como una pluma me llevo a mi cama.

  Le iba a decir que me dejara recuperarme pues pensé me iba a taladrar como hacia una hora escasa lo había hecho, cuando me dejo con delicadeza sobre la cama y sin mediar palabra se postuló entre mis piernas abriendo estas para que mi conejito quedara a su merced y con los dedos gordos de sus manos comenzó a acariciar los labios de mi ardiente gazapo con una maña y suavidad que hizo este se abrirá coma flor.

  Su mirada lasciva se mezclaba con una respiración agitada y excítate, entregándome a su juego en segundos, pues mi cadera se levantaba con leves movimientos involuntarios manifestando el placer que recibía.

  Hizo una respiración larga como tomando aire e inflando el pecho agacho su cara y metiéndola entre mis muslos comenzó a comer con su larga y experta lengua con una maestría que  mi  pequeño cuerpo se agitaba y convulsionaba  como una loba en celo por la cama, con movimientos que apenas una  podía controlar.

  No tarde en regalarle un orgasmo que en mi inocente pensamiento pensaba iba a dar pie a una nueva y salvaje perforación, pero para mi sorpresa continua acelerando las acometidas de esa maravillosa lengua por los rincones y entresijos de mi conejito, con una maestría que me hacía balbucear de placer como si estuviese lela.

  Sus garfios pasaron de mi cintura a mis pecho pellizcando mis duros y tersos pezones para tras unos pocos segundos, frotar las palmas de sus manos contra la rigidez de estos, provocando unos calambres de placer que se fusionaban  con los que mi conejito manaba haciendo mi cuerpo explotar nuevamente hacia un enorme orgasmos que   no pude retener y que me sorprendió gratamente.

  Mi cabeza se levantó  como poseída, golpeando mis brazos sobre la cama para soltar la tensión de aquel enorme placer e instintivamente presione el interior de mis muslos sobre su cara como aprisionándola para que cesara en aquella acometida tan placentera  que me estaba dejando fundida y sin aliento.

 Me contorsionaba sin soltar su cara que seguía devorando con una sabiduría y persistencia mi sexo, haciendo mi cuerpo explotara en latigazos por impulsos de placer como si recibiera descargas eléctricas que impulsaban este a un goce y gusto de difícil narración.

  Pedí con tono balbuceante  pues me era imposible hablar con claridad, rogándole “ No más… no más… para .. Para.. Porfa.. no más…no más mi amor no más….” Pero esto no hico más que motivarlo aún más y acelerando su experta lengua  con juegos y caricias sobre el botoncito del placer que sabiamente estimulaba, levantando mi cabeza como poseída por el demonio haciendo mi vista se nublara por momentos.

  Era tanto el placer que sentía que no sabía si me había llegado otro orgasmo o era uno continuado, haciendo mis piernas se aflojaran de la presión  que ejercían sobre su cabeza, para con un esfuerzo llevar mis manos hacia esta y acariciar su pelo mientras seguía devorándome con exquisitez y persistencia que me hacía casi desmayar de gusto.

 Desistí por falta de fuerza en mis peticiones para que parara, pues realmente no quería esto, mientras el no aflojaba ni un ápice en su persistente y sabia comida, resoplando como un toro miura que va a salir a la plaza, denotando el también su goce y disfrute con aquella increíble comida de coño que me estaba dando.

  No sé lo que duro, pues perdí la noción del tiempo y donde me encontraba, parecía me había trasladado a otra dimensión donde mi cuerpo flotaba entre el goce y el placer continuo, además no era dueña de los movimientos reflejos de este, cada vez más atenuados por la falta de fuerza y el desgaste tan tremendamente placentero estaba sufriendo.

  Paro… y subiendo su cuerpo sobre el mío, me beso lascivamente arrinconando mi lengua por la fuerte intrusión de la suya que saboreaba todos los rincones de mi boca con fuerza y posesión, resoplando fuertemente por su nariz  manifestando su excitación y poderío que reflejaba sobre mi sufrido y poseído cuerpo.

  Note su bulto duro y rígido  sobre mi asustado conejito y bajando una mano guio este hacia la entrada del túnel del placer, perforándolo con una estocada que puso mis ojos en blanco, haciendo cuerpo  ademan de levantarse por la fuerte clavada, si bien me tenía aprisionada e inmóvil por el peso de su fuerte cuerpo.

  No podía creer me estuviera follando nuevamente con esa energía y goce, pues los golpes de cadera y vaivenes de su cintura me llevo nuevamente a un éxtasis total, donde parecía ver mi alma o  espíritu desprenderse y salir  de mi cuerpo.

   Paso del intrusismo de su lengua a morder mis labios y mi cuello con una energía que seguro al día siguiente iba a estar marcada, pero a la vez sentía más placer y goce ver aquel maduro resollar como un toro mientras me follaba  como  lo hace un macho dominante cubriendo a la mejor hembra de la manada y demostrar al resto quien es el rey.

  Me parece que tuve lapsus o pequeñas  perdidas de conocimiento, pues mi mente confusa por tanto placer,  no podía digerir  y ordenar aquel momento.

  Fue larga y duradera la monta, pues parecía tener una aguante descomunal, seguramente al ser el segundo y reciente  polvo del día, pero todo lo bueno tiene su fin, y que fin,… pues como si nos hubiéramos puesto de acuerdo me llego un último e impresionante orgasmo que me hizo gritar como una loca, amortiguándome el rápidamente con un beso y la nueva intrusión de su experta lengua, mientras por su enorme apéndice manaba a borbones, espesa y pastosa nata que rego e inundo mi sexo hasta saciarlo.

  Dio un último golpe seco de cadera como dejando la última gota en mi interior y cayó desplomado sobre mi inerte y sufrido cuerpo apoyando su cabeza junto a la mía y tratando de recuperar su agitada y broncosa respiración.

  Me sentía agasajada, por haber tenido un macho de semejante calibre y calidad follándome de esa manera, pues no sé si podría catalogar ese polvazo  en algún nivel, ya que había superado todas las expectativas que una se podía imaginar y aunque una haya puesto esmero y  pasión sincera en describirlo,  una cosa es contarlo y otra sentirlo.

     Posteriormente se tumbó a mi lado, tras sacar su ya relajado miembro de mi conejito, abrazándome ahora cariñosamente , mientras apoyaba  mi cara sobre su fornido y peludo pecho, oyendo  su cómo sus latidos y respiración iban tomando tintes de calma.

  Continúe acariciando con mis pequeñas manos  su pectoral, introduciendo mis  dedos entre la frondosidad de  esa pelambrera masculina, quedando dormida sin apenas darme cuenta, pues  a las tres horas de aquel glorioso momento, me despertó con unos sutiles besos, diciéndome… tesoro nos hemos dormido tres horas o más  sin darnos cuenta….

  No me apetecía levantarme y menos estando abrazada y acariciada por aquel hombre  que resudaba masculinidad por todos lados, haciendo mojar mi conejito solo con mirarlo, si bien temía despertar la bestia que dormía cabizbaja y  apoyada sobre la cama entre sus piernas con la cabeza cubierta por su  piel protectora, y aunque deseaba con desesperación comer y degustar semejante manjar, pensé por mi integridad  esperar una horas y recuperar mi aliento  para por la noche si conseguía retenerlo en casa dar cuenta con una suculenta mamada, para poder agradecer el placer que me había dado ese día.

  Y se quedó… pero esto se lo narrare en los próximos días si quieren les siga contando cositas mías…besitos  a todos mis fieles lectores…


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© rosaviuda

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de rosaviuda
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)