Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.912 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.196 Miembros | 19.618 Autores | 100.401 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » SEXO CON MADUROS » MI PRIMERA VEZ CON UN MADURO EL 50 Y YO 20 PARTE 2
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 28-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Sexo con maduros

Mi primera vez con un maduro el 50 y yo 20 parte 2

silvia
Accesos: 20.413
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 4 min. ]
 -   + 
Cuando un hombre maduro me llevo en taxi en hotel y ahi me hizo hacer lo imposoble Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mi nombre es Silvia y tengo 20 años, soy alta, delgada, caderona y con senos mediano y me encanta el sexo y los hombres maduros.

Después de que Manuel (mi compañero de trabajo), un hombre gordo, barbón y de 50 años me cogiera muy rico en el cine. Decidimos ir a un hotel en donde podríamos continuar con nuestra pasión.

Así que salimos del taxi cachondisimos y subimos a un taxi, desde el principio el taxista se nos quedó viendo raro, pues la diferencia de edad era notoria. Sin importarle Manuel comenzó a besarme en el cuello, mientras acariciaba mis piernas, al principio me sentía avergonzad pero me dejé llevar por la excitación y permití que siguiera con sus besos en el cuello. Pude notar que el taxista nos observaba por el espejo retrovisor con un brillo de morbosidad.

Poco a poco las manos de Manuel empezaron a recorrer mi vientre y a posarse en mis senos, yo me sentía cachondisima imaginaba la excitación que le causaba a Manuel estarse fajando a una chica de 20 años frente a los ojos de un taxista morboso.

Poco a poco fue introduciendo sus manos en mi blusa, y me desabrocho el brasear para tener un mejor agarre de mis senos y pezones, y mientras me besaba y masajeaba los senos, me pidió que me quitara por completo el brasear y lo guardara en mi bolsa, a los que yo obedecí de inmediato. Al ver que el taxista sólo nos observaba sin decir nada, Manuel alzo mi blusa, dejando al aire mis tetas y comenzó a morderlas y chuparlas, yo sentía como de nuevo mi vagina comenzaba a mojarse, así que comencé a tocar el pene erecto de Manuel sobre su pantalón, él se levantó y me todo del cuello y mirándome a los ojos me dijo, -en verdad que eres una puta calentona, apuesto que te gustaría que te cogiera aquí mismo, quítate las bragas mamacita si quieres que te meta los dedos.

Yo enseguida me ruborice y pude ver la mirada de asombro del taxista que seguía sin decir una sola palabra, así que sin pensarlo mucho me quite la tanga que llevaba (lo cual fue fácil pues llevaba falda) de inmediato Manuel me metió dos dedos en la vagina, y yo comencé a gemir como desesperada, pidiéndole a Manuel me metiera más adentro los dedos, y él se masturbaba con una mano mientras que con la otra me metía sus dedos en la vagina, se veía en su cara que estaba disfrutando de mí y que me hacia lo que él quería, me preguntaba –quieres que te meta otro dedo putita? Claro que quieres, deja que lleguemos al hotel y te voy a meter todo el puño pinche zorra. Si el pendejo de tu novio viera lo mojada que estas.

En verdad su lenguaje me encantaba, nunca me habían tratado de esa manera pero era muy excitante, así que comencé a decirle que me cogiera ahí mismo, el me preguntaba si no me importaba que nos viera el taxista a lo que yo conteste que no, y en ese momento Manuel dejo de masturbarse y me tomo del cabello, e hizo que mi rostro volteara hacia al espejo retrovisor en donde nos observaba con mirada de excitación el taxista y dijo: - Esta niña es todo una piruja, es nuestra primera cita y ya dejo que me la cogiera en el cine- yo me ruborice pero como sus dedos seguían dentro de mi vagina no podía dejar de gemir. El taxista comenzó a sonreír pero no dijo ni una sola palabra, así que Manuel aun con sus dedos masturbándome y jalándome del cabello me dijo: -a ver niña putona, abre bien tus piernas para que vea toda tu puchita el señor, ahora mientras voy aflojando tu culito, quiero que te metas los dedos y te masturbes para el chofer. Yo me quedé casi paralizada, pero una fuerte cachetada de Manuel en mi mejilla que hizo reaccionar y meter mis dedos en la vagina, el chofer no aguanto más y se orilló en una calle solitaria y comenzó a masturbarse, sin dejar de ver epor el espejo retrovisor.

Mientras me masturbaba Manuel me pedía que de vez en cuando sacará mis dedos y me los lamiera, lo cual parecía gustarle mucho al taxista, así que en una ocasión en vez de lamer mis fluidos vaginales , le extendí la mano al chofer que sin pensarlo dos veces chupo mis dedos.

Manuel se dirigio al chofer y le comento – Te voy a dar a probar un poco de esta ricura, pero no voy a permitir que te la cojas, porque para eso estoy yo. Voy a dejar que le metas los dedos mientras te masturbas, quiero que sientas lo apretadita que tiene la vagina esta niña pendeja.

Al escuchar esto, abri aun mas mis piernas los dedos del taxista resbalaron en mi vagina,  mientras las manos de Manuel volvieron a pelllizcar mis pezones, yo estaba calientísima y sentía la necesidad de que algo mas grande me penetrara, asi que le pedi a Manuel que me metiera su pene. Ël me dijo –Parece que no puedes vivir sin una verga adentro, y aunque te has portado bien mami no te complacer, porque tengo que guardar energía para el hotel, pero se que tú lo quieres es palo, estas tan caliente que hasta un palo de escoba te andas metiendo, aquí no tenemos escoba, pero tenemos palanca de velocidades, así que si el compadre no tiene incoveniente, clávate ahí mami.

El chofer permitio que yo me incara sobre la palanca y poco a poco me fui dejando caer, me prendia mucho ver la cara de mis acompañantes, los dos eran hombres maduros que tenían una cara de morbosidad tremenda al ver a una chica como yo  clavándome en la palanca de velocidades, subia y bajaba lentamente por ella, mientras el taxista se masturbaba y Manuel, me soltaba unos manozas aen las nalgas y en los senos, poco a poco sentí como uun orgasmo me llegaba y me deje llevar hasta poner los ojos en blanco, cuando regrese del trance, vi como el taxista soltaba su semen sobre mis senos y Manuel me tomaba una foto o un video consu celular.

De inmediato me quite de la palanca, baje mi blusa y falda. Manuel le pago al taxista, y salimos del carro.

Comenzamos a caminar y yo me sentía apenada, pero Manuel me tomo de la mano y me dijo –Silvia, eres todo una perrita en brama, por ello te daré un extra antes de llegar al hotel, no pongas tu cara de mustia, ya vi que te gusta que te observen, y a mí me gusta presumir lo que me voy a comer, así que antes de irnos al hotel te voy a dar un paseo en el metro, aprovechando que no traes bragas ni brasear…


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© silvia

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de silvia
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)