Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.184 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.456.436 Miembros | 19.759 Autores | 101.316 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » GRANDES RELATOS » ARREPENTIDOS LOS QUIERE DIOS. CAPÍTULOS 35 Y 36
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 07-Dic-17 « Anterior | Siguiente » en Grandes Relatos

Arrepentidos los quiere Dios. Capítulos 35 y 36

GalanMaduro
Accesos: 891
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Narra la historia de una mujer que tuvo que prostituirse por avatares de las vida, y llegó a ser gracias a su voluntad y tesón, una de las figuras de la política, y la industria más relevantes de su tiempo Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Capítulo 35

—Cariño. Me dijo Sergio, vamos a empezar nuestra nueva vida a lo grande. Tengo reservada mesa en el restaurante Jockey; uno de los mejores de Madrid.

—Dónde me lleves amor, seré dichosa!

Comimos opíparamente, pero observé un detalle que no dejó de sorprenderme: la forma tan genuina que tiene Sergio de limpiarse los labios a golpecitos con la servilleta antes y después de beber el vino que acompaña a la comida, por lo que nunca manchaba la copa. Esta vez fue distinta, no se la limpiaba, por lo que iban dejando sus labios una gran huella en los bordes la misma. Hecho que jamás observé en casa.

Las costumbres no se cambian de la noche a la mañana, por lo que empecé a sospechar que aquí había gato encerrado. Pero lo que no me cabía ninguna duda, que, si este no es Sergio, es un clon perfecto.

¡Por conseguir una donación de mil millones de pesetas, cualquiera es capaz de todo!

Llegamos al hotel sobre las cinco de la tarde. No cesaba de hacerme arrumacos en el taxi; suavemente y con mucho cuidado para que no me viera el taxista que no cesaba de mirar por el retrovisor. Posé mi mano derecha en su bragueta, y lo que no cabía duda, que aquel pene es el de Sergio. Parecía que le iba a reventar la cremallera.

—Estoy deseando llegar al hotel cariño. Me dijo con una expresión extraña en sus ojos. Ardo en deseos de "comerte la almejita".

Los ojos sin duda eran los de Sergio, pero la luz que se desprendía de ellos no tenía ese fulgor que tan bien conocía, y que tanto me cautivaban; eran más bien resplandores, por lo me sentí confundida, aunque también pudiera ser, que el cambio del pueblo a la ciudad, haya influido en sus hábitos. Yo misma había cambiado de apariencia en cierto modo.

Pero lo que me confundió totalmente fue en la cama. El Sergio sacerdote con el que me acostaba en el pueblo, era más bien retraído en las técnicas del amor. Tenía que ser yo la que me lanzara hacia él. Pero este es un volcán.

 Me dijo: hoy vas a saber cómo folla el hombre, no el cura.

Pensé: ¿Es que se hartará de follar siendo sacerdote?

Efectivamente, salía de la ducha envuelto en la toalla de baño; me tomó en sus brazos y me llevó a la cama como si fuera una mariposa.

Y al igual que una sisella en vuelo, me sentía en sus brazos; o como una novia en su noche de bodas. Estaba deslumbrada, anonadada de la fuerza de un Sergio completamente desconocido; parecía que era la primera vez que hacíamos el amor.

Nunca me había lamido el sexo, pero esta vez se bajó a mi vulva con una avidez que me dejó atónita; parecía que tenía un motor en la boca; sus lamidas eran electrizantes, de alto voltaje. Me retorcía de gusto.

Me dio la vuelta como se da a la página de un libro, abrió la rajita de mi culo con los dedos índices de ambas manos, y me lamía el ano con una potencia arrolladora. Pero totalmente impropio del Sergio cura.

¡Qué lengua, madre mía! aquello no era lengua, era un martillo pilón; repicaba la punta en mi "agujerito marrón" como un colibrí en la flor de la que liba.

El orgasmo fue de antología; sin embargo, más bien mecánico que espirituoso. Si en vez de haber estado con el hombre que pretendía ser inmensamente feliz el resto de mis días, hubiera estado con un consolador a pilas incansable en sus vibraciones.

Este Sergio es una máquina de lamer; no era aquel de mirada lánguida pero penetrante que se debatía en mi cama entre el placer y el pecado.

—¡Uffff! ¿Dónde has aprendido estas cosas? En el pueblo no me las hacías. Le dije extrañada

—Ya te he dicho, que, ibas a conocer al hombre, no al cura con el que ya intimabas, por eso no es de extrañar que te sorprendas.

—¡Por cierto! cómo vas del constipado, te noto la voz algo tomada.

—Sí, cariño, mis constipados suelen afectarme a la garganta, pero seguro que "los jugos" que he degustado, serán como ese jarabe que todo lo cura.

Estaba su falo tan encendido, que me dispuse a aplacar aquel "palo ardiendo", y aquí fue cuando se dispararon todas mis alarmas: al aproximar mis fosas nasales a la zona, me sobrevino un aroma totalmente distinto a aquel que tanto me conquistaba. Este olor no es aquel que, penetrando por mis conductos sensoriales, me llegaba hasta lo más recóndito de mi alma, y enervaba mis sentidos, no. El aroma de "la potrera" de este Sergio, me llegaba al estómago, no al espíritu, y me resultó hasta desagradable. Y cuándo eché su prepucio para atrás con ánimo de llevarme a la boca su glande, y ver aquella especie de requesón que se les forma a los hombres que no cuidan su higiene en la zona que bordea el frenillo, tuve que evitar unas arcadas para no llamar su atención.

—¿Qué te pasa cariño? ¿Por qué te paras?

—Nada mi amor, creo que me han sentado mal las angulas, tenían mucho picante. ¿No te importa que paremos y seguimos después?

—Pero mi amor, ¿me vas a dejar así? Dijo llevando su mirada a "sus bajos".

—Lo siento cielo, comprende. ¡Anda! ve a darte una ducha, y a la noche te haré inmensamente feliz.

—Vale corazón, y no te preocupes, tenemos toda la vida para estar juntos.

Estaba completamente segura, que éste no era el Sergio sacerdote párroco de mi pueblo. Entonces ¿Quién era?

 

Capítulo 36

Le dije, que iría a ver pisos para nuestro nidito de amor, pero pensaba hacer otra cosa; y para no levantar sospechas, le pedí que me acompañara (con la esperanza que me dijera que no), que prefería quedarse en el hotel tomando una copa. Y así fue.

—Cariño. ¿Me acompañas a ver pisos?

—No tengas tanta prisa mujer, que tenemos tiempo de sobra para eso. Te espero en el bar del Hotel tomando una copa.

Ninguna vez me había llamado Manolita ¡Raro, raro, raro...! Cada momento que pasaba, estaba más convencida de que me estaban preparando una trampa para hacerse con mis millones.

Mis contactos eran de alto nivel; ya saben, por mi casa de citas pasó la crema de Madrid. Llamé a Fernando Lopetegui, aquel comisario que se acostaba con mis niñas por la cara, por hacer la vista gorda.

—Comisaría Central. Diga.

—Pregunto por el comisario Lopetegui, si está dígale que le llama Manolita.

—¿Así, sin más?

—Así es suficiente, si está lo comprobará.

—Un momento, por favor.

Esperé como unos treinta segundos, no más.

—Manolita...! ¡Pero qué sorpresa! ¿Desde dónde me llamas?

—Hola Lope... ¡Cuánto me agrada escucharte! Te quiero pedir un favor. Te llamo desde Madrid.

—Manolita... Sabes que lo que quieras. Estoy a tus órdenes.

—Siempre tan servicial, Lope. ¿Me puedes recibir ahora? Por teléfono no es prudente que te cuente lo que necesito saber.

—Ven cuando quieras, que te espero

—En diez minutos me presento en comisaría.

Nada más llegar, me estaba esperando, me abrazó y me dio dos besos en ambas mejillas.

-—¡Manolita, mi querida amiga Manolita! Los años no pasan para ti.

—Ni para ti Lope, ni para ti. Pensaba que te habrías jubilado.

—A punto estoy, para el año que viene. Dime, que es lo que necesitas. Ya sabes que me tienes a tu disposición. ¿Qué es de tu vida?

—Ya te contaré viejo amigo. Desde que dejé "la Casa" han pasado muchas cosas.

—Qué pena que la cerraras!

—Ya lo sé... ¡La de niñas que "te cepillaste"! ¿Eh Lope?

—No me lo recuerdes, no me lo recuerdes, que se me caen dos lagrimones. Pero contigo, no hubo forma.

—Ya sabías que yo era "materia reservada". Pero no me digas que no te acostaste con bomboncitos mucho más jóvenes que yo.

—Ya sé que eras el capricho del Régimen, sólo faltó "El Tío Paco para llevarte al catre".

—Olvidemos el pasado, Manolita

—¡Cómo pasa el tiempo, Lope!

—¡Qué tiempos aquellos Manolita... ¡Qué tiempos! Pero dime, en que puedo servirte.

—Verás...

Le conté a grandes rasgos mis dudas y temores con el Clero de mi pueblo. La fundación que llevaba mi nombre, y desde donde se pretendía hacer la transacción. Lopetegui me escuchaba con mucha atención.

—De modo, que "ese curita" te quiere llevar al huerto.

—Eso me temo, Lope, eso me temo.

—Lo que me asombra Manolita, es tu patrimonio. ¿Tanto has ganado? ¡Joder! que mil millones de pesetas no los gano yo ni en cien vidas.

—Bueno, la mayor parte son herencias, y de la venta de "la Casa", saqué un buen pellizco.

—¡Bien! ven conmigo a la base de datos.

-—¿Cómo dices que se llama ese curita?

—Sergio de la Flor Campillo.

-—Joder! con esos apellidos no debería ser un cabroncete.

Conectó un ordenador, y empezó a introducir órdenes a través de un teclado.

—Vamos a ver... De la Flor Campillo. Veamos cuantas fichas existen con estos datos.

Empezó a moverse aquel aparato; conectó otro, que era una impresora, y en unos segundos, a emitir informes.

Acabó el artificio de escrutar la información solicitada, y Lope, comenzó la búsqueda en los mismos.

—Aquí hay un tal de la Flor Campillo, pero de nombre Ernesto, no Sergio. Toma y mira la foto que lleva impresa.

—La pu... madre que lo parió! ¡Pero si es él!

—Mira a ver si por Sergio de la Flor Campillo viene algo.

Escribió Lopetegui el nombre completo, el aparato al cabo de unos segundos de búsqueda se leyó en la pantalla:

Información restringida. Introduzca clave de acceso

-—Vaya! "El pájaro" existe, pero debe volar muy alto.

—¿Quién tiene la clave? Pregunté a Lope...

—El Director General de la Policía, o el ministro. Pero lo que no cabe duda de que existe, y que está protegido de los formulismos ordinarios.

—¿Quién tiene ese privilegio? Volví a preguntar.

—Es difícil de determinar, generalmente son instituciones que actúan en la sombra o secretas. Pero lo que está claro, el que se hace pasar por Sergio, se llama Ernesto, y que debe ser hermano gemelo del otro; y que te están preparando "un buen marrón".

—Gracias, me has hecho un favor inmenso.

—¿Qué vas a hacer Manolita? Ten cuidado, que con el Clero no se juega.

—Eso era antes, con la Dictadura.

—No obstante, anda con pies de plomo con este asunto.

—Gracias otra vez Lope. Ya te tendré al tanto.

—Sabes que puedes contar conmigo para lo que necesites.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© GalanMaduro

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de GalanMaduro
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)