Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.716 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.459.373 Miembros | 20.160 Autores | 104.125 Relatos 
Fecha: 02-Feb-18 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Marian Perkins y el nuevo milenio. (2 )

s6agas
Accesos: 3.532
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 26 min. ]
 -   + 
Por fin conoceremos un poco mas a la nueva familia donde nuestra ingenua institutriz iniciara sus nuevas andaduras profesionales. Y quien sabe , ¿ Una nueva saga para disfrutar? ¿ Hasta donde habrán evolucionado la nueva Typical British Family ? Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
  • Lord Bankeston – murmuro el mayordomo retirando la bandeja del desayuno -. El señorito Michael llego hace unas horas – se apresuro a disponer el resto del servicio usado- Yo mismo lo conduje hasta sus habitaciones . – pronuncio el criado.

    Esta bien, Atwood - Retírate- levanto la servilleta de su rodillas.

    ¿ Michael ha vuelto? , ¿ Cuando?, se va a quedar todo el verano ?, – pregunto una interesada Jane – Me muero por enseñarle el diseño de mi nueva colección de pulseras- puedo decírselo a mama? , puedo ? Puedo? -repitió dando saltitos sobre su silla.

    Hija no me cabe duda, de que antes de que se enfríe el desayuno , tu madre estará enterada de todo- frunció el ceño - , Esta vez tu hermano se ha excedido , y en el peor de los momentos – mascullo-- menuda época ha ido a escoger para ello – murmuro impasible ante el entusiasmo de su hija menor.

    En las habitaciones privadas de lady Bankeston ….

    Confiaba poder disponer de algo mas de un par de días para dar la noticia a George . Suspiro dejando la taza de te vacía sobre la intacta bandeja del desayuno. Apenas había probado ni un solo bocado del delicioso revuelto, y Mavis seguía sin aparecer con su agenda diaria.

    Ser la esposa del futuro jefe de estado llevaba un sinfín de obligaciones sociales de las que ella debía hacerse cargo, aunque para ello hubiera de reducir su apretada agenda social, asumió encantada la decenas de nuevos actos de pre-campaña con la entereza de una futura primera dama.

    Su pobre George no sabría lidiar con actos de esa índole, para ello la tenia a ella. Ambos llevaban agendas paralelas desde hacia mas de 3 años , cuando la iniciativa surgió en un brunch del partido.

    Y era en esos últimos meses, al poco de hacer oficial el anuncio ante el restos de compañeros de partido , era cuando la presión de representar al candidato perfecto debía transformarlos en la tradicional familia inglesa.

    Vivir a caballo entre la city y la sede del partido les daba la oportunidad de desviar el foco de atención en todo lo referente a la educación y residencia de sus dos únicos hijos. La placida residencia señorial , se había convertido en el lugar mas seguro tras la primera oleada informativa tras el anuncio de la candidatura. Como cabeza de familia y futuro jefe de estado debían ofrecer el mayor de los esfuerzos en lo referente a compromiso con el ciudadano de a pie.

    Durante seis días a la semana eran Winston y Elizabeth Bankeston, futuros presidenciables a dirigir el gobierno del estado, y como tales habitaban el numero 43 de la calle Whitehall, sede oficial de su campaña. Allí , en pleno corazón de la city era donde cada paso era medido por sus distintos asesores , ya sin ningún tipo de distracción.

    Si, en definitiva compensarían a sus pequeñuelos en un futuro, cuando todo el circo social acabase – se decía aparcando los remordimientos. Puesto que toda la campaña estaba trazaba al milímetro desde hacia meses, sabia que ese ultimo fin de semana antes del anuncio oficial ante la prensa venia precedido de dos o tres semanas de entera dedicacion. Por eso, necesitaba dejar zanjado todo lo referente a la contratacion de la institutriz y dar las ultimas directrices a la seridumbre.

    Tal y como el jefe de campaña de su esposo había trazado. .

    Ser nombrado como delegado local en la gala de primavera había convertido al patriarca de los Bankeston en la cabeza visible de ese nuevo proyecto , convirtiendo la fiesta de nombramiento como el pistoletazo de salida en una carrera de obstáculos políticos.

    Poseía los apoyos de las bases del partido, solo debía mantener una imagen publica idílica. Y para ello requería de una intachable conducta moral. No había nada de mayor importancia para Lord y Lady Bankeston que llegar a la presidencia de la nación.

    Y ahora, el incidente de la cuarta expulsión de su hijo mayor planeaba con dar al traste su intachable salida a las arenas políticas cuando ni tan siquiera había comenzado.

    Winnie golpeo los paneles de cedro de su estudio tres horas despues de la temida aparición de la oveja negra de la familia Bankeston . Aun así, anuncio su llegada e introduciéndose como un vendaval de verano. El asunto así lo requería, aun tratándose de una hora tan temprana para ella , debía arreglar ciertos asuntos antes de marcharse al club de campo .

    La puerta de guillotina se abrió y pudo entrar al interior del santuario masculino donde el jefe de campaña trazaba la agenda diaria en la agitada semana clave. La campaña empezaba a tomar forma, arrancaría en el preciso momento en que en la cena del club anunciara su candidatura publica. Era de suma importancia seguir el guion de Collin, su director de campaña.

    Este, al percatarse de la presencia de la esposa se apresuro a retirarse cabeceando oportunamente.

    Querido, he de comentarte un aspecto domestico sumamente importante ...-se aproximo depositando un leve beso sobre su perfecta barba recortada- se trata de Michael – escondió la mirada.

    Lo se, lo se, el malcriado de tu hijo ha vuelto - respiro con fastidio- Bueno querida, sinceramente me lo venia presintiendo– Aun cerrándole el crédito, el muy sinvergüenza ha sido astuto. – cabeceo tachando un párrafo de su futuro discurso de aceptación- En fin, mientras estos tres meses este calmado en casa-supongo que no deberé temer sobre próximos escándalos en la prensa.

    Bueno, eso si , me ha dado su palabra - suspiro algo mas tranquila – aunque no se como vamos a poder lidiar con la prensa amarilla y confiar en la discreción en las necesidades especiales de nuestra niña - murmuro Glynnys.

    Querida, Jane ya no es una niña-- cabeceo negando con pesar-- O de lo contrario, no me habría costado tanto borrar el maldito vídeo – ¿ Que tipo de idiota confunde una pagina porno con una video conferencia? – sentencio tachando con furia murmurando por lo bajo, de ahí cada uno de los contratos de confidencialidad! – repuso sonriendo a su esposa.

    Winnie suspiro con evidente pesar, ella también había consentido en aquel fastidioso método. Si en verdad, no deseaban una desgracia como los sucedidos a los Foxwhaler debían anticiparse a mantener a toda la servidumbre bajo el estricto régimen del silencio.

    Y una vez sujetas las malas lenguas, los chismorreos de doncellas y los futuros problemas, podían acudir a sus respectivos compromisos con evidente alivio parental.

    No fuera que, como sus entrañables vecinos todos sus trapos sucios fueran carne de portada sensacionalistas, o peor aun, antes de que una enfermedad venérea o un embarazo no deseado castigasen a su inconsciente hijita .

    ¿ Quien lo hubiera imaginado hace solo unos meses?

    Su pobre amiga, la buena de Rowena Foxwhaler se lo había confesado muerta de vergüenza despues del apresurado anuncio de boda. La irremediable solución para cuando las trágicas señales abultaron el pequeño vientre de la mayor de las hijas Foxwhaler.

    Jamas lo hubiese sospechado en la intachable Fiona Foxwhaler, si toda una damita podía salir perjudicada de esa humillante manera. ¿ Que seria de su única hija ? Una de las pocas amigas de la pequeña de los Foxwhaler.

    Solo el circulo de intimas amigas conocía la verdad de la reclusión de Fiona , se debía al avanzado estado de gestación de esta . Cuyo fruto prohibido crecía en su quinto mes de gestación por culpa de una controvertida relación con el escolta asignado a su protección.

    Rowena, su atormentada madre así se lo había confesado. Cuando ya nada podía hacerse, el escándalo estallo.

    La mortificación de esa confesión escandalizo a Winnifred ,a sabiendas que los lazos familiares se entretejían desde la mas tierna infancia de cada una de sus hijas. Era lógico suponer que, si la descarada Fiona se comportaba de manera tan licenciosa que no seria de la cabeza de chorlito de Jane. .

    Ni que decir que la familia Foxwhaler cerro filas alrededor del escándalo, aun a pesar del considerable pellizco que hubo de pagar el patriarca para organizar una boda apresurada y el revuelo de aceptar a un Cockney de whitechappel como yerno . Era el mas claro ejemplo de manejar la crisis con habilidad , aun a costas del terrible ejemplo para las otras dos hermanas de esta; Gracie y Heather.

    Beresford Archibald Foxwhaler; el patriarca , se había visto en la obligación de entregar a su hija preñada en la capilla de la finca. Tras una ceremonia intima donde solo asistiesen sus tres hijos varones , las pequeñas y el único pariente vivo del novio; su abuela.

    Las lagrimas de Rowena al confesárselo fueron la dura prueba de una madre desesperada por acallar el escándalo . – Mi pobre muchacha vivirá en Whitechappel, con esa abuela hippie y el sinvergüenza de Nigel, – sollozo moqueando sobre su pañuelo arrugado - Y me ha prohibido a mi, su madre que se cruce el umbral de sus casa.-- se limpio el reguero de lagrimas-. Eso si, ha prometido que Beresford podría acudir cuanto quisiera, solo faltaria. – Ay amiga, porque mi marido es un gran padre... o de lo contrario , se enteraria esa bruja hippie-- mascullo-- . No dejarme flanquear el umbral de su casa, Te lo puedes creer! – , solo consentirá la visita de sus hermanas y hermanos- gimoteo nada señorial- Tendré que enterarme del nacimiento de mi nieto por sus visitas-- Ahiiii amiga mía...., si hubiera prestado mayor atención-- Se lamentaba.

    Las palabras de Rowena Foxwhaler atemorizaron a Winnie ya entonces, cuatro meses antes del anuncio de la candidatura. Era verdad, Fiona y Jane habían sido intimas desde la cuna, por que no evitar los futuros quebraderos de cabeza si su tontita hija continuaba los pasos de Fiona . Su Jane era especial, aun poseyendo la belleza de su madre , carecía de inteligencia y sentido común suficiente para distinguir una charla por videoconferencia con un futuro inversor a un sexo-encuentro en la red. El suspiro derrotado que broto de su pecho fue el de quien reconoce una verdad incuestionable; su pequeña era idiota , encantadoramente sin luces ni maldad alguna, pero en definitiva ; una idiota. ,

    Un alma simple de la que cualquier desalmado podría aprovecharse.

    Por ello, al conversar con su esposo , habían decidido dar por terminada las futuras tentaciones del college en Londres y buscar la tradicional educación británica de estudiar desde casa . Bajo la tutela de una enseñanza algo mas relajada ,la inocente Jane se adaptaría. sin la presión del resto de alumnos adelantados. ambos respiraron tranquilos.

    A salvo , en mitad de la campiña inglesa, sin un solo local de fiesta al que acudir y la navegación por red restringida su pequeña estaba a salvo de futuros problemas de atención mediática. Era la mejor solución , Jane dispondría de la libertad y el aire puro del campo. Y ellos de la tranquilidad de poder lanzarse a sus futuros quehaceres políticos sin remordimientos de conciencia. .

    Como madre respiro con tranquilidad, convencida de obrar de la mejor manera , aun a pesar de las cinco dimisiones de las abrumadas tutoras. Siempre se podía buscar una nueva institutriz para sustituir a las incompetentes. Cuanto mas relajada fuera las enseñanzas mayor seria la colaboración de sus díscolos retoños.

    No fuera que Fiona Foxwhaler en verdad, hubiera metido sucias idea en la cabecita de su pequeña Jane.

    Y tal y como te comente he seleccionado a una institutriz con historial intachable, te parece bien , Querida ? - la devolvió de nuevo al presente

    Ya me encargue de ello George, dispuse una entrevista con unas candidatas apropiadas- No sabia que me habías usurpado ese privilegio- murmuro claramente molesta-

    No se trata de eso, Winnie – pronuncio la profunda voz de George – Veras, en cuanto a tus hijos sueles ser demasiado compasiva, diría que llevada por tu buen corazón- Repuso aproximándose y depositando un casto beso en la mejilla de esta- Se que tu buena intención te ciega con tus hijos, por eso he decidido tomar parte en este asunto- Pero si tu lo deseas, pasara la entrevista rutinaria junto al resto de candidatas- Tu decides, querida.

    En ese caso... – sonrió acariciando su collar de perlas- Supongo que no tengo nada que objetar . – suspiro complacida - Diré a Mavis que desplace mi agenda para darle un hueco entre la charla de damas del partido y la conferencia sobre la familia – se despidió de su esposo con el habitual torbellino de actividad.

    George Bankelston carraspeo incomodo, siempre le resultaba hiriente reconocer en su hija menor el estigma del fracaso de la inteligencia . Aun despues de años, seguía pareciendo increíble que bajo la apariencia angelical de su pequeña se escondiera el cerebro de un guisante con alarmante tendencia a los desastres mas bochornosos.

    Por suerte cada uno de los treinta y seis contratos rubricados estaban en poder de los diferentes abogados de la familia. Solo, por si acaso alguno de ellos se le ocurría despegar los labios . Siempre era mejor asegurarse una discreta mordaza, que una demanda millonaria .

    Hacia mas de cuatro generaciones del ultimo Bankestonerson imbécil había fallecido victima de un truculento accidente domestico con descorazonador de manzanas. De ahí la necesidad, de eliminar ciertas letras del apellido insigne y acortar la leyenda de incapaces que otorgaba la rama escandinava de la familia. No era tan difícil entender la necesidad de mantener la discreción en cuanto a las necesidades algo especiales de su pequeña.

    Sabia que esta, no podría dedicarse ni a la medicina , a la abogacía o cualquier profesión respetable dentro de su circulo social, por eso debía velar por sus intereses, guiar sus pasos hacia una actividad inofensiva que la permitiese permanecer bajo su entera supervisión.

    Eso le recordaba, – bufo fastidiado – al desmadrado heredero del titulo; Michael.

    Llevaba mas de 11 meses sin visitar el ala dedicada a las habitaciones de sus hijos, los mismo en los que había iniciado su carrera política hacia la jefatura del gobierno.

    George se detuvo frente al pavellon ocupado por las habitaciones de su hijo, llevaba mas de 4 meses sin cruzar una palabra con su futuro heredero, meses en los que creyó poder enderezar el carácter voluble de este. La academia militar de Hamburgo no había resultado, ¿ A caso le extrañaba?

    Todo lo contrario , aun resonaban los fracasos anteriores de este en Lausana, Florencia, Budapest , Caen y Nantes . Si su ingenua madre continuaba excusando y perdonando , alentando la conducta desenfrenada de este, acabaría interno en alguna de aquellas clinicas de desintoxicación en el centro de Europa . Al paso que iba, se convertiría en otro de aquellos caballerete sin sustancia ni sesera. Por eso, y por su futura carrera política había decidido darle una lección, mostrarle una pequeña ración de lo que le depararía un futuro sin fondos si no se avenía a negociar un tratado beneficioso.

    El negociador nato en él, carraspeo haciéndose notar. Tal como esperaba, aun continuaba en la cama , enterrado bajo el edredón. Aun recordaba con claridad, al niño inteligente y emprendedor que solía sentarse en un pequeño escritorio habilitado junto al suyo.

    Diez años atrás, recordaba a un encantador niño de 11 años despierto e inteligente, no el desfasado organizador de riffs de altos vuelos.

    Sin remordimientos, lleno un vaso de agua fría del lavabo y acudió junto a la figura agazapada, volcando el contenido sobre el dormido holgazán.

    Pero que cojones? – se incorporo de golpe- Jodeer, te has pasado un huevo...,- escupió desperezándose .

    Esa lengua muchacho – recuerda a quien te diriges- entendido? , llevo intentando llamar tu atención cerca de cinco minutos- se cruzo de brazos-- y sabes, que no puedo desperdiciar mi tiempo en banalidades.

    Que agobio ya de buena mañana- tiro el edredón a un lado y se sentó sobre la cama-- Que te trae a mi oficina? – No me lo digas, bienes a comunicarme donde piensas encerrarme hasta que mis cosillas no afecten a tu puta carrera política!- Tengo razón?

    Michaaaaeeeelll- pronuncio con enfado- Ya se que a tu madre le vale cualquiera de tus promesas, ella esta ciega en cuanto a ti- se aproximo – Por eso, y por que en verdad quiero un compromiso serio tu y yo vamos a pactar un acuerdo de mutuo beneficio.

    Vaya ahora te pones en plan corporativo- se mofo Michael- que me ofreces , o gran señor de la negociación patronal .

    Hijo , estas acabando con mi paciencia y te aseguro que no te conviene. Si tal como creo has regresado sin un céntimo, imagínate el resto de un nuevo semestre sin tu asignación mensual- lo amenazo en tono gélido. – Puede que hasta tuvieras que trabajar – lo amenazo . Te advierto que yo , no cederé.

    Así que esas son tus cartas, no ? - resolló malhumorado-- Cerrarme el grifo hasta que te salga de... – se trago el insulto- Mira, esta bien. Quieres que sea un buen chico, uno de esos gilipollas que tienes por becarios en la oficina, de acuerdo- puso énfasis en sus palabras- Solo tengo dos condiciones – lo estudio con recelo- Nada de recortes y ...- lo desafió- Estudiar en Londres .

    En suelo Británico? – para que tus fechorías sean primera plana día si y día también- se envaro dispuesto a no ceder- Puede que en Escocia o Dublin, si quieres, pero en Londres, no.

    Londres- repitió intentando ganárselo- Te lo juro, por el Manchester United.- No sabrás ni que existo , te prometo estudiar y currármelo. --Aventuro a ciegas dibujando un aro angelical sobre su cabeza.

    Si cedo en cuanto a Londres, Debo tener no solo tu palabra, querré pruebas- Afirmo con dureza- exigiré tener informes de tu conducta y tus notas. - Y solo si en verdad demuestras tu verdadero compromiso por cambiar.. - dejo en el aire.

    Ponme a prueba – soluciono Michael- En estos tres meses- continuo- , aquí en casa, prometo abandonar las salidas nocturnas, los botellones y quedarme en casa para empollar, ¿ Que me dices? - Tendió la mano – Hay trato?

    Tres meses, entonces- La estrecho con decisión- Sin escándalos, ni paparazzis indiscretos y tu palabra de no salir de casa- Esta bien, estarás de prueba y recuerda- Repuso alejándose hacia la puerta- De lo contrario no me temblara el pulso al mandarte a Moscu o Siberia.

    Michael soltó el aire contenido de sus pulmones, seguía sin estar muy seguro de la firmeza de sus promesas, pero por intentarlo. ¿ Que perdía? Estaría bien eso de recuperar las fuerzas y portarse bien.

    Total , tres meses de verano no eran nada. – se desperezo deshaciéndose del pantalón del pijama y caminando desnudo hacia las habitaciones donde toda su ropa se alineaba en los seis armarios encastados en la pared.

    Parte de la mitad de su vestidor seguía equipado con aquellos sosos trajes de sastrería , cerro dos de aquellas puertas encerrando los absurdos trajes de raya diplomática. Por él, seguirían acumulando polvo en el interior de sus respectivas fundas. Descarto la linea sport de americanas y abrió el armario de camisetas blancas . Tomo una al azar, sostuvo la balda giratoria y tomo uno de sus jeans destrozados que tanto odiaba su estirada madre.

    Sostuvo las deportivas oscuras y se dispuso a prepararse una agradable ducha en el confortable cuarto de baño doble.

    Su plan de gandulear no colaría, al menos, no si no era visible en el solárium dando el pego con el Mac y los libros de texto.

    Pensando en su aburridisima mañana de impostura, no vio como la figura de otro intruso se acercaba por la espalda y le tapaba los ojos infantilmente.

    Quien soy ? - modulo la voz de Jane- Vamos, vamos... no tentó toda la mañana, estoy muy , muy ocupadaaa....- imito la voz del padre.

    Jaaaneee..., casi me matas del susto, joder- Es que no ves que voy en bolas... – podías haber esperado un poco. - Ooooo..., - Se revolvió con picardia y enfrento a la angelical muchacha. - Eso es lo que querías..., pillina, dame un abrazo- se apresuro a envolverla- A ver si este acolchamiento delantero son mas pañuelos o en verdad ahora si que puedes presumir- se separo fingiendo estudiarla -

    Tooontoo, seras – manoteo bajando su cabeza – Oh vaya, ahora entiendo las palabras de Mildred y lo de tu salchicha – Vayaa, yo diría que parece mas un salami muy gordo, uno de esos embutidos tan ricos italianos, sabes? – se aventuro a dar su punto de vista.

    Si bueno, sera mejor que vaya a la ducha o en verdad, veras a este embutido ponerse tieso y rastrear una futura catadora- arranco a reír Michael- te veo en unos quince minutos.

    Michael se adentro en el interior de la cabina acristalada sonriendo burlonamente, seguía dándole vueltas a la graciosa descripción de una de las antiguas doncellas de la casa señorial. La buena de Mildred – recordaba enjabonándose- había sido la primera en paladear salchicha 100% británica hacia mas de 6 años , o quizás siete, no lograba ubicar su rostro, pero desde luego si su magnifica forma de montarlo entre las estanterías de ropa blanca de la tercera planta.

    La buena de Mildred, se la pelo con el recuerdo de la regordeta criada escocesa. Hasta tres polvos sin desalojar le regalo en aquella primera vez. Sin contenerse mas, descargo la furiosa corrida con el desahogo de todo un experto. Y fue al abrir los ojos cuando se dio cuenta de como la entrometida y pesada Jane seguía boquiabierta su movimientos a través de la mampara transparente.

    Oye, es que no tienes nada mejor que hacer? – farfullo incomodo mostrandole un plano de su culo- Vamos Jane, lárgate antes de que salga y te atice .. – amenazo deshaciéndose de los restos de esperma y jabón. Cría del demonio- mascullo saliendo de la ducha anudándose la toalla en la cintura- Sigues aquí, bueno, bueno..., - se apresuro a acorralarla junto al banco de mármol- Jaaaneeee... – la amenazo tal y como llevaba haciendo toda la vida - Eres una chica maaaalaaa, le atizo con otra toalla, muy , muuuy mala, si mama o papa se enteraran – negó gesticulando frente al espejo-

    Es que, es queeee... quería comprobarlo por mi misma..., en verdad es enorme- sentencio bajando la vista hacia la toalla- A Mildred le debió doler de lo lindo- quedo sentada en la banqueta justo al lado del lavabo.

    Si te contara...-se mofo pasando el cepillo por el cabello – Y ahora me vas a contar, que se cuece por aquí.- se deshizo de la toalla y se calzo el slip blanco- Atwood sigue con el mismo palo metido en el culo-

    Pues yo no se lo he visto- en verdad tiene un palo ahí- pregunto Jane- se lo pone cuando no esta delante de nosotros?- continuo asombrada- Y porque demonios llevaría un palo en un lugar tan raro?

    Michael negó con la cabeza recordando las cualidades algo especiales que su hermana pequeña gozaba desde siempre. Si se lo contaba, podía estar seguro que la siguiente catarata de preguntas le acarreara un millón de explicaciones. Se despidió de esta, en la puerta de su caótico taller de muñecas de porcelana, prometimiento acudir a conocer sus nuevas creaciones en la linea victoriana .

    El pésimo gusto de esta solía dejarte K.O , aunque solía ponerle de buen humor siempre que acudía al taller de artesanía de muñecas y le presentaba cada nueva colección. Sobre todo si eras una urraca y apreciabas los brillo de los cientos de cristales cegandote.

    A la listilla de Jane le servían para mantener alejados a sus entrometidos y pelmazos padres, aunque ella no fuera consciente de ello, la consentían en esa extravagancia inofensiva.

    Al igual que siempre sonrió escapándose por los pelos. Prefirió callarse, bajar al comedor y servirse un desayuno tardío, aburrido por el hecho de que las criadas del servicio debían rondar la edad de jubilación, eran del tamaño de barriles y lucían pelos de troll por todo el rostro.

    Si no podía seducir al servicio, en verdad el verano se acabaría convirtiendo en un infierno .

    Tal como prometió se instalo en el pequeño estudio junto a la biblioteca , dispuso los papeles y el portátil , procurando no aburrirse como una ostra cuando abrió los trabajos sin empezar del trimestre anterior. Agobiado , acabo claudicando a la cuarta hoja de texto. Cuando resoplaba por tercera vez contemplando las vigas de mampostería, de nuevo se distrajo con el sonido en jardín.

    Jane recorría el jardín cortando algunas rosas de temporadas, ajenas a la atención despertada en el hermano. Concentrada en escoger el mejor ejemplar , contemplo la cesta llena y supo que disponía de suficientes ejemplares para arreglar los jarrones de la biblioteca.

    Despacio entro en la habitación de los libros, allí donde a ella no solía entrar nada mas que para retirar las antiguos centros florares y disponer de los nuevos adornos de temporada.

    Hola, hola...- asomo la cabeza por el dintel de la sala – Suerte de mi hermanita, se aproximo hasta arrastrarla al diván junto al busto de Platón. – Me has salvado de morir de aburrimiento- le guiño el ojo en tono cómplice- recuerdas la de veces que jugábamos en este trasto- Reboto sobre el mullido mueble.

    Eres malo, Michael.- intento desasirse de la presa- Ya no te acuerdas la zurra que me cayo por tu culpa- mostró el labio inferior enfurruñada- Me mentiste cuando me soltaste eso de que para ser medico debías hacerme un reconocimiento- le soltó cruzándose de brazos aun furiosa- Mama se creyó cada palabra de Atwood-

    O vamos, ese entrometido...- le dio un codazo- No me digas que ya se te ha olvidado ...-¿Hace cuanto? ¿ cuatro o cinco años ? – Y solo por un besito de nada- frunció la boca imitándola-

    Seras..., tenia tu lengua en la garganta, so bestia... me ahogaba y no dejabas de sobarme las tetas – frunció el ceño regañandole- y fue hace solo 74 meses- sentencio alejándose hacia el lugar mas alejado.

    Bueno – se encogió de hombros en plan indiferente- Mira que eres exagerada, a demás tampoco fue para tanto- se acerco hacia el cuerpo reticente de esta- Eras como una tabla de planchar y si no recuerdo mal llevabas relleno falso, pillina- golpeo con su dedo la nariz de esta.

    Pues que sepas que he aprendido, bastante- murmuro desafiante- he practicado en todo este tiempo y se me da bastante bien- ladeo la cabeza enfrentándolo-

    Ahhh sii ? , eso me lo contaras despues, se aproximo arrinconandola sin escapatoria. A ver si es verdad- se abalanzo sobre la boca de esta asaltando con la lengua a entreabrir los labios y enredarse en un húmedo enlace.

    Michael enrosco la lengua a la de su hermana, imprimiendo el ritmo húmedo con el pronto las salivas de ambos se intercambiaban sin el menor de los reparos. Saboreándose y paladeándose , la inicial pulla fue transformándose en otra clase de desafió, pues instintivamente la mano de él subió bajo el jersey de punto de ella y sujeto una teta formidable. Gruño satisfecho al palpar el nuevo grosor de un relleno nada artificial, desde luego las cosas mejoraban por momentos. Su hermanita se había desarrollado muy generosamente en su ausencia. Casi sin inmutarse ambos acabaron tendidos sobre el diván, su mano sobando la cálida piel bajo el sujetador de esta.

    Esa inicial pulla de hermano mayor se estaba transformando en otra cosa, ahora literalmente se estaban comiendo la boca mientras se restregaban en un claro estado de cachondez. Jadeo al apartarse de los labios hinchados de Jane, ansioso por lamer aquel sensible pezón tieso acunado por la palma de su mano. Sin detenerse , sujeto la teta con la mano usando el pulgar para restregar el tieso botón. Punteo con rudeza sacando la teta del encierro. Mmmmmmm , tan bonitos como los recordaba. – ¿Seguirían sabiendo a melocotón?, voy a tener que chuparlos para estar seguro- susurro.

    Comenzó a lamerla descaradamente, arrancándole el primer jadeo. Sorbiendo poco a poco la aureola , estiro entre sus dientes el pezón, succionando con todos los sentidos alerta .

     

    Ahora sabia a coco, al delicioso y aromático jabón con el que su hermanita solía ducharse cada día había cambiado-- como ella – Paladeo encantado. Quien lo hubiera imaginado, se regodeo sorbiendo y ensalivando la ubre , su hermanita pequeña había pasado a convertirse en todo en un festín para su boca y para su lengua. Rápidamente mordisqueo el pezón, ensalivando encantado cuanta piel se ofreciera. Con verdadera glotonería, sonrió al escuchar los pequeños jadeos de Jane disfrutándolo.

    Atwood no los interrumpiría, lo sabia en el mercado semanal con varias de las mujeres del servicio. Que tenia de malo, terminar con aquel delicioso tentempié a media tarde. Total, una cosa era follársela, cosa que no pensaba hacer y otra, regalarle un compensación por los inconvenientes de ser pillados en el inocente juego de medico y paciente.

    Se lo debía, le daría un buen recuerdo para atesorar, a la vista estaba que si, había practicado de lo lindo. Quizás por curiosidad mas tarde, preguntaría con quien se había entretenido practicando.

    Despacio , sentada como estaba sobre el diván , seria él quien se arrodillaría y le haría una deliciosa comida de coño. Aun tratándose de su hermana, el sexo oral era algo que toda jovencita con ansias de triunfar debía conocer para considerarse una dama de buena sociedad.

    Se arrodillo colando los dedos por los ajustados leggins marrones y tironeando hasta bajarlos hasta su bonitas rodillas. si se esmeraba, puede que le regalara hasta dos o tres ricos orgasmos. Su boca ya se hacia agua con el festín, cuando reparo en la extraña braga que parecía llevar ajustada como otra piel.

    Pero..., que es esto, procuro mover algo la braga faja – Janeeee...--cabeceo incrédulo y muerto de risa -- Que cojones de moda es esto, no se mueve ni un palmo- se apuro soltando una carcajada - No se como nos vamos a apañar si no ayudas , descubriendo el leve aroma coñil brotando bajo su nariz.

    Es que me sobran unos Kilos, valeee-- se avergonzó al recordarlo – Esperaaaa, ya casi. - se retorció soltando la rígida goma de la faja- Plaaaap – yaa esta, resoplo al contemplar los leggins y la horrenda prenda sobre la mullida moqueta de la biblioteca – Vamooos Micheeel – murmuro inquieta.

    Jaaanee , janee... no seas tan impaciente, soltó recreándose, menuda hermanita viciosilla tengo- levanta las piernas y colócalas sobre mis hombros, entendido? Y déjame hacer a mi- murmuro-- siempre es bueno reponer el apetito con un bocadito a media mañana- pestañeo travieso adentrando su cabeza entre los muslos temblorosos de Jane.

    Seguía sin estar cómoda, aquel chisme seguía trayéndole malos recuerdos. Se mordió el labio inferior, sintiéndose algo asustada, el tonto de Michael había despejado la inseguridad que siempre llevaba a cuestas con la primera carcajada brotada de su boca. A ella, la risa y el miedo le provocaban escalofríos, o era acaso, el cálido aliento sobre su coño? No sabría decirlo.

     

    Sabes hermanita, me gustan los coños sin un pelo, pero podía acostumbrarme a esto,así que esto si que va a ser una novedad, dijo él con voz divertida.

     

    Ella soltó otra larga carcajada, aliviada ante el hecho de no haberse pasado la maquinilla por el pubis en todo el tiempo que llevaba en la casa . – Bueno..., no siempre lo llevo tan largo, soltó mirándolo resuelta a los ojos.

    Jadeo ante el primer toque de su lengua tanteando, en verdad Fiona tenia razón en aquello, aunque nunca lo hubiera creído entonces, era ahora , allí estirada sobre el diván con cada una de sus piernas sobre los hombros de su hermano Michael cuando empezaba a disfrutar de algo realmente riquísimo.

    A Michael hacia bastante que la bravuconería se le había terminado, ante semejante manjar ,se le hacia la boca agua. Así que, inclinó la cabeza y empujo con la nariz, el suave bello negro le hizo cosquillas, reforzando el asombroso aroma a coño.

    Apoyo los antebrazos sobre la piel sedosa y uso los dedos para abrirla y brindarse un primer tanteo de su lengua. El ligero temblor lo animo a incrementar las pasadas ,entreteniéndose con exquisito cuidado en saborear los primeros fluidos que brotaban sobre su boca. Casi si darse cuenta los lengüetazos lograron su propósito al arrancar el primer suspiro. Michael continuo su tarea punteando el clítoris , con redoblados esfuerzos, disfrutando de como las caderas de su hermanita se movían al ritmo marcado por su lengua. Como no premiar a la pequeñina, se lo merecía , pensó penetrando la lengua por la sonrosada ranura.

    Aquello enloqueció a Jane que sin saber muy bien como lo agarro de la cabeza y lo engancho a redoblar sus lametones perdida en su placer. Michael sorbió todo aquel jugo , disfrutando por primera vez desde su llegada al mausoleo en la campiña. Quizás despues de todo, si había encontrado algo en lo que emplear su tiempo.

    El sabor de su coño manando como un dulce panal de miel había conseguido excitarlo, hasta el punto en el que el dolor de la sangre agolpada en su polla empezaba a convertirse en un problemilla no tan pequeño. A pesar de ello siguió comiéndole el coño, marcando un ritmo variable que empujaba a las caderas de Jane a seguirlo y hacer aquello mucho mas intenso de lo que pretendía. Convirtiendo a su hermana pequeña , en toda una brasa candente a punto de estallar en su boca mientras sus dedos y su lengua se turnaban en follársela.

     

    Este sabia reconocer como la desinhibición se apoderaba de su apasionada hermanita, retorciéndose y jadeando según succionaba el clítoris con el apetito de alguien puesto a dieta. Era del todo imposible no dejarse llevar, aun mas si esta enroscaba ambas piernas como una serpiente alrededor de su nuca.

    Oooohhh maaachiieeelll, yaaaaaaaaaaa, yaaaaaaa, yaaaaaaaaaaa... – jadeo acalorada.

     

     

     

    Michael tuvo la entrega generosa de Jane en su boca al arrancar el orgasmo y descubrir esa nueva faceta que hasta ese momento ignoraba de alguien como Jane. Hasta el punto de casi estrangularlo cuando las ultimas succiones la condujeron a esos conocidos espasmos finales con los que termino relajándose . Quien lo hubiera imaginado de la pequeña Jane! Se aparto acabado su trabajillo bucal.

    Seria todo un reto, se aparto hasta quedar de nuevo sentado junto a esta y recuperar algo el aliento con el regusto a Jane aun prendido en su boca. El también lucia un buen empalme, e incluso entonces, antes de poder dar dos bocanadas mas , su entrepierna fue agarrada por la curiosa mano de Jane.

    Él le sujeto la mano un solo instante , intrigado por la osadía de esta.

    Jane...- adviritio algo mas apurado de lo que hubiera pretendido-- estas segura que vas a poder.…

     

     

     

    Sin una sola palabra, la cara de esta se ilumino llena de determinación, arrodillándose justo delante de este impulsada por esa rara sensación aun prendida en sus pegajosos muslos. Sin darle tiempo a pronunciar palabra alguna, desabotono la bragueta del pantalón y agarro el tremendo bulto encorsetado por el slip .

    La fabulosa polla de Michael le pareció gigantesca, muchísimo mas gruesa y grande que la de cualquiera los hermanos de Fiona. Incluso los testículos ya sobrepasaban con creces el fantástico tamaño del mayor de los Foxwhaler.

    Mira que te lo advertí, confeso socarrón ,podrás con ella? – la tentó. Siempre puedo hacerme una paja , espero procurando camuflar la incomodidad.

    Era tal y como había aprendido en la mansión de los Foxwhaler con Evan, Duncan y Callum, se reprendió Jane. Aunque esta polla desnuda era muchísimo mas gruesa y descomunal que la temida verga de sus vecinos. Pero no era una cobarde, pude que muchos la creyeran otra atrasada idiota , pero su hermanito se llevaría una sorpresa. Tal y como siempre hacia ,la tomo con curiosidad, calibrando el asombroso grosor al recorrerla un par de veces arriba y abajo. El sólo pensar en mamar de esa polla y ordeñar hasta la ultima gota ya le provocaba cierto hormigueo en su hipersensible entrepierna.

    El leve resoplido de su hermano, le dio animo para endurecer la fricción pegajosa de su mano, lo justo para ponerla tiesa y dispuesta, ahora era cuando lo provocaba . Despacio y percibiendo sus ojos en ella, era cuando lamia tanteando cada protuberancia venosa del tenso tronco, una , dos , o tres veces, tanteando el terreno hasta detenerse en la corona de hinchadisimo glande . Michael jadeo , gozando de lo lindo. Jane sabia perfectamente como solían crisparse sus vecinos cuando punteaba el minúsculo agujero en lo alto de capullo.

    Así fue, su hermano agarro su rostro entre sus manos , complacido con la asombrosa mamada que le prodigaba Jane. No quería mostrarse ansioso , pero lo estaba, aun así , supo refrenar el impulso de metersela garganta abajo, la dejo recrearse en su fantásticos preliminares. Siseo al notar su boca abriéndose perezosamente y tragándose la cabeza de su polla, era buena..., sin mucha espera los músculos de la mandíbula de su hermana se acomodaron a tragar cada vez un poco mas, bajar y engullir mas en medio de esos sonidos excitantes, respiraba entrecortadamente y tragaba su polla hasta casi por entero mientras sus dedos le trabajaban las pelotas sin tregua.

     

     

     

    Janeeee, jaaaaneeeee oooohhh siiiiii, siiiiiii..., siiiiiiiiii... nena...., ya no puedo maaaaas... , no puedo parar. Le aplico una fuerte presión a cada lado de su cabeza.- Voy a follarte la boca!

    Michael aplico el ritmo duro y seco que estaba acostumbrado, cuidando que la boca de esta tragara cuanta carne pudiera resistir. La sujeto de su moño medio deshacer , justo por detrás de la cabeza y clavo su polla tan profundamente como esta pudo engullir, culebreando a un compás salvaje.

    Asiiiii, asiiii , aaahhhhhhh – ronqueo acompañando cada uno de los músculos de sus caderas al meterla y sacarla de su húmeda garganta.-- Trágala toda , tooodaaa.!

    Jane pareció protestar con la garganta llena, notando como su rabo se inflaba mas y mas. El pistoneo dentro de su boca mas y mas rápido, apretando y contrayendo el culo mientras le follaba la boca.

    Cómeme toda la polla Jane , tu puedeeess... ohhhggg – gruño . Y se dedico a bombear dentro y fuera , mientras los chupetones y la saliva parecían resonar en la espaciosa biblioteca.

    Jane distendió los músculos de la garganta tal y como Callum le había ido enseñando y le comió la polla mas y mas rápido, meneando la cabeza adelante y atrás poniendo los cien sentidos en absorber cada gruñido de Michael con la moral del trabajo bien echo.

    A pesar de la crispación de este, de la respiración cada vez mas trabajosa escucho perfectamente las palabras de este.

    Oh Jaaannnee, joooder siii vas a tragarte mi leche?, te la tragaras sin protesta? - aulló a punto de correrse. – Siiii, siiii, Trágatelo todoo.

     

    Casi la asfixiaba , no respiraba todo lo bien que debiera , de hecho, casi le tocaba el fondo de su garganta , y aun así, gozo de saber que todo el control se le escapaba cuando sujeto su pelo con fuerza y comezo a jadear descontrolado.

     

    Yaaaa, yaaaa, yaaaaaaaaaahhhh-- gimió, mientras todo su cuerpo se convulsionaba corriéndose .

     

    Michael exploto con un aullido, uno de aquellos que hubiera atraído la atención de algún sirviente cotilla. Pero ante semejante mamada quien aguanta el tipo? . Su hermana mantuvo el ritmo de cabezadas hasta que la ultima gota de semen fue ordeñada por su boca, dejándolo completamente saciado y comatoso.

    El rumor de Jane recogiendo las prendas desperdigadas por el suelo , le llego entre la neblinosa nube despues de una mamada épica. Poco a poco fue bajando a la tierra , consciente de que la enigmática y tontita hermana menor se había escabullido por la puerta del jardín sin soltar una sola palabra.

    Debía interrogarla, muy seriamente , era despues de todo su deber como hermano mayor- se convenció metiéndosela en el pantalón y disponiéndose a marchar de nuevo al estudio.

     

     

    Complacido con su buena estrella, desvió su atención el sonido de la gravilla a la entrada de la casa. Un taxi parecía descargar las 2 únicas maletas de la que debería ser la nueva tutora de Jane, y fue divisar el rostro de la joven escogida, cuando de nuevo la suerte de esos tres aburridos meses de verano parecieron jugar a su favor.

     

    La profesora de Jane resultaba ser la adorable pelirroja del autobús. Después de todo, el verano se animaba.

     

     

     


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© s6agas

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de s6agas
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.