Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.600 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.456.098 Miembros | 19.717 Autores | 101.121 Relatos 
Fecha: 27-May-08 « Anterior | Siguiente » en Parodias

Hogwarts History XXX (6)

ruth
Accesos: 17.862
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
El penúltimo relato de la saga de HHX, espero que os guste mucho, solo diré que la orgía está al caer y que no va a faltar nadie. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Weno pues aquí os dejo otra nueva y sensacional entrega de HHX espero que guste como las demás aunque la cosa esta difícil superarla, pero se intentará! Gracias a todos.

Hogwarts History XXX (6)

Hola de nuevo, donde lo dejé la última vez? Creo que había acabado de ser violada por Snape, no? Pues como recordaréis acabada la sesión en el despacho del profesor me quedó el sexo como si fuera virgen, eso me complicaba mucho las cosas.

Pues bien, a la mañana siguiente las clases eran aburridísimas y después de clase de Transformaciones me sentía tan agotada y tan aburrida que con disimulo fui al baño del cuarto piso, allí casi nadie iba, era un lugar apartado, en el cuarto piso casi no habían clases y si había un buen lugar para meditar era allí. Llegué al cuarto piso y se encendieron las antorchar del pasillo, lo recorrí hasta el baño y el silencio me embargó, abrí la puerta del baño y allí se extendía una docena de picas y enfrente otra docena de puertas con wáteres. Como siempre estaba todo impecable, un aroma a lilas inundaba toda la estancia. Me metí en uno de los baños y bajé la tapadera grande, me senté y respiré hondo. Me bajé las braguitas rosas y las dejé a la altura de mis rodillas y levanté mi faldita corta dejando ver mi coño y mi ombliguito rosado. Me pasé la mano por encima, suavemente, sin prisas, pensaba perderme alguna clase. Mi conchita totalmente rasurada era suave, así que como cada vez estaba más caliente mis pezones se marcaban más en la camisa blanca, las caricias de que mi mano le hacía a mi entrepierna se acercaban más al agujero conforme pasaba el tiempo, mi concha cada vez estaba más húmeda y por fin toqué el clítoris, parecía virgen y los labios vaginales no se habrían así que saqué de la túnica la varita y la sacudí pronunciando:"Vibratum". La varita empezó a vibrar y a producir un sonido a causa de la vibración. Chupé de arriba abajo toda la varita para lubricarla y la puse mirando hacía el coño. Poco a poco la iba introduciendo, a los dos centímetros noté mucho gusto y un dolor empezó a surgir cuando de pronto… Oí otro zumbido procedente de alguna parte pero no le di más importancia. El dolor que sentía era por el hechizo de Snape, el de cerrarme la vagina, por eso parecía virgen. Pero intenté resistirlo y introduje la varita un par de centímetros más. El dolor no aumentaba pero el placer sí. Empezaba a disfrutar por primera vez después del encuentro con Snape. La varita vibraba dentro de mí haciendo que mi clítoris se moviese de manera excitante. Y de pronto…

-Oh sí oh sí, que rico, oh más, más, más adentro, oh sí…- una voz dulce y suave sonó. Miré a mi alrededor para ver si había alguien observándome pero no me lo decían a mí. Me levanté tirando mis braguitas al suelo, me puse encima del wáter y miré hacía un lado para ver si había alguien en el otro lavabo pero en el de la derecha no había nadie. Así que miré en el de la izquierda. Allí había una niña rubia como yo, delgada y pálida. Sin falda, sin braguitas y con la camisa abierta, tumbada en el wáter y con la varita metida en su coño, vibrando, era el sonido que escuché. Ella miraba hacia arriba, seguramente imaginando situaciones para ponerse cachonda. Y entonces vio mi cabeza asomando por la pared de madera que separaba un wáter de otro. Se sorprendió y sus ojos se abrieron como los de un búho, los tenía azules, muy azules. Le sonreí y bajé de la cisterna, abrí la puerta de su lavabo y me la quedé mirando. Ella observo que de mi mano salía una varita chorreando, que mi falda estaba subida a más no poder y que no llevaba braguitas. Ella no se movía, permanecía quieta mirándome y con la varita metida en el coño vibrando y de pronto se corrió. Soltó un gemido de los que nunca había oído en mi larga carrera de ninfómana colegial.

-Ooooooooooooooh.- su gemido se escuchó por toda la sala. Entonces se derribó en el wáter exhausta y con una respiración agitada. Yo estaba mirándola sin decir nada cuando se levantó de golpe y me abrazó, me quitó la camisa, la túnica y me dejó en sujetador con la falda subida y sin braguitas, ella se quitó la camisa quedando solamente con los calcetines largos y los zapatos. Me besó por sorpresa, yo estaba atónita, nunca me había pasado esto involuntariamente así que no sabía qué hacer. Pero cuando empezó a bajar por mi cuello reaccioné y la cogí por la cintura, ella todavía tenía la varita vibrante en su concha y cogí su otro extremo y me la metí en la mía. Mientras nos besábamos y nos tocábamos la varita vibraba dentro de las dos. Ella movía la cadera de un lado a otro incluso de izquierda a derecha, movía la varita que estaba dentro de las dos de una manera muy excitante, la vibración afectaba a todas las partes de mi coño. Me tiró al suelo y la varita, vibrante, quedó enganchada a mí vibrando. Ella se sentó encima de mí y empezó a mover sus caderas, era delicioso verla moverse. Cada vez se movía más y más rápido y entonces.

-Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh!!!- un grito seco salió de mis cuerdas bocales una décima después de correrme, eso, al parecer le excitó mucho a ella y hizo que se corriera poco después. Entonces nos quedamos en el suelo con la entrepierna empapada y la varita en el suelo aun zumbando. Nuestra respiración era agitada. Con la cabeza en el suelo nos miramos y nos reímos.

-Ha sido increíble.- dijo ella.

-Ni que lo digas!-

-Por cierto, cómo te llamas?-

-Ho sí, soy Rous.- i la besé en la boca.- Y tu eres…?

-Me llamo Luna, Luna Lovegood.-

-Ah tu eres la amiga de Ginny, verdad?- ella asintió.- Te puedo proponer algo? Verás estoy organizando una orgía y estaría encantada que asistieras.

-Habrá chicos?- dijo ilusionada.

-Por supuesto! La verdad es que faltan chicas. Por qué lo dices?

-Es que nunca he follado con un chico, simplemente he tenido sexo esporádico con alguna chica desconocida que he encontrado, y soy muy cortada y nunca me han penetrado, sabes?- asentí.- pues te estaría eternamente agradecida si me incluyes en tu plan.

Nos levantamos del suelo, quedamos en que la avisaría cuando fuera el momento y ella accedió encantada. Nos vestimos y nos fuimos cada una por su lado. A los pocos días Ginny y ella habían estrechado mucho más los lazos, evidentemente Luna le había contado que iba a participar en mi orgía y Ginny le había dicho que ella también y pude leer en su pensamiento que habían practicado sexo entre ellas, cosa que me excitó muchísimo.

El invierno llegó pronto todos estábamos deseosos de que llegaran las vacaciones de Navidad. Ninguno de los tres, Harry, Ron o Hermione, había vuelto a sacar el tema de la orgía, no obstante habíamos practicado más veces y no era raro encontrarnos por ahí para desahogarnos de vez en cuando, unas tres veces por semana.

Un día teníamos clase de transformación con la profesora McGonagal y entramos a clase corriendo los cuatro. Yo me senté con Harry y detrás nuestro estaban Cho Chang y Dean Thomas. Supongo que todos conocéis a Cho Chang, siempre Harry ha estado colado por ella. Respecto a Dean es un chico aparentemente normal, es un chico negro, con el pelo moreno y un poco más alto que yo. Pues durante la clase Harry no dejó de enviar miraditas tontas a Cho, cosa que me ponía nerviosa, si se la follaba de una vez por todas dejaría de tocar las narices.

Y al salir de la clase:

-He! Cho, Dean! Podéis esperar un momento?- dije agarrando a Harry por la manga de la túnica. Cho se corto un poco, pero Dean no, era un chico muy abierto y simpático. Los llevé a los tres al corredor secreto en el que había puesto cachondos por primera vez a Ron y a Harry. Y cuando cerré la puerta me puse delante de Dean y le planté un beso en toda la boca, nunca había follado con un negro y mi coño rosadito lo estaba deseando. Cho y Harry se quedaron boquiabiertos, pero no más que Dean que, pese a ello, disfrutaba de mi beso. Empecé a bajar por su camisa con la mano hasta llegar a la bragueta, había un bulto y eso me puso muy cachonda, lo tiré a la pared y lo empecé a desnudar sin despegar mis labios de él. Con mis poderes de veela le mandé un pensamiento a Cho y dio en el blanco porque inconscientemente esta empezó a actuar igual que yo, mis acciones y las suyas estaban compenetradas. Cho besaba a Harry igual que yo besaba a Dean y lo desnudaba, entonces me empecé a desnudar yo y Cho hizo lo mismo. Ya Harry y Dean en calzoncillos un bulto sobre su ropa interior sobresalía. Yo bajé el de mi chico y comprobé que Dean no estaba erecto, pese a ello, tenía un bulto grandioso, era verdad eso que se decía de los negros. Entonces desintonicé mis acciones de las de Cho y ella se encontró otra vez consciente con la polla de Harry en frente suyo y ella de rodillas a punto de chupársela, se pegó un susto pero no le disgustó la escena y se puso a chupar. Yo chupé la polla negra y justo entonces se puso en erección y de lo amplia que era se me salió de la boca, no me cabía entera en la boca ni siquiera metiéndola hasta el fondo de mi garganta, teniendo en cuenta que a mí siempre me habían cabido todas las pollas que había chupado aunque algunas veces tenía que usar el fondo de mi garganta, pero esta vez no había manera. Aún así yo chupaba lo que podía y Dean parecía disfrutar con ello.

-Hay!- gritó Cho al correrse Harry. El rostro de Cho quedó cubierto de un manto líquido y blanco mientras que la cara de Harry no cabía de gozo. A mi sorpresa Cho se colocó a cuatro patas y le indicó a Harry- Por donde tú quieras.- dijo con una sonrisita. Eso al parecer izo correrse a Dean y me lo tragué todo, tal como salía me lo tragaba, sin dejar que una gota quedase fuera de mi alcance. Entonces me tiró al suelo y me puso a cuatro patas igual que Cho y me la metió entera por el culo y frente a Harry y a Cho cabalgaban los dos muchachos sobre nuestros culitos. La fuerza de los dos era increíble yo conseguí acercarme a la cara de Cho mientras Dean intentaba romper mi culo y la besé. Nuestra respiración agitada se mezcló. Harry y Dean parecían estar compitiendo, separé mis labios de los de la chica y los volvía besar entonces noté como ella se corría un segundo antes de que lo hiciera yo, pero los chicos no paraban, parecían poseídos y sin la mayor intención de dejar de follarnos. Sus respiraciones eran nerviosas y sus expresiones faciales de competitividad. Entonces:

-Haaaaaaaaaaaaagggggg…- gritó Dean antes de correrse.

-Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaagggg…- imitaba Harry para intentar correrse a la vez. Y lo consiguió nos rellenaron de su leche y cayeron atrás exhaustos. Entonces nos acercamos Cho y yo y nos empezamos a frotar, desnudas tiradas en el suelo nos revolcábamos mientras nos besábamos y nuestros pezones duros rozaban con nuestra piel. Ella soltaba pequeños gemidos que parecían quejidos o respiraciones fuertes que me ponían a cien. Se ponía encima mío y luego me arroyaba y yo me ponía encima suyo, nos frotábamos los coños mientras nos besábamos. Dean se levantó y Cho reaccionó y se puso encima de Harry al que se le puso el pene erecto al instante. Ella se lo colocó en su coño pero ella se puso mirando hacia arriba. Yo me puse encima de ella de rodillas y Dean se colocó encima mío y me la metió en el coño por detrás. Así quedábamos Harry abajo tumbado en el suelo con Cho encima de espaldas a él y yo de cara a Cho con las rodillas en a los lados de las caderas de Harry y las pollas que habían estaban introducidas dentro de mí, la de Dean, y dentro de Cho la de Harry.

Parecía que Cho solo quería que le follase Harry y eso a Harry le encantaba. Nos empezamos a mover, y la verdad, era divertidísimo y muy excitante moverse los cuatro a la vez gimiendo, sudando, gozando… era increíble, en un momento nos lo habíamos montado muy bien. Me encantaba besar a Cho mientras un negro me follaba por detrás y notar las envestidas que por debajo Harry propinaba a Cho. Yo acabé la primera pero no dejé al grupo solo y esperé a que acabasen todos y al parecer los trés acabaron a la vez.

-Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooh!- gritó Cho.

-Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaagggggggggggggg!- Harry.

-Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!- Dean.

Los tres a la vez se habían corrido y yo en medio aunque ya me había corrido eso me izo correrme otra vez provocándome un gran cansancio y caer en el suelo junto a Dean. Harry y Cho seguían besándose y acariciándose. Daba asco el amor. El no sacaba los dedos de su coño y ella no dejaba de pajearle. Él le comía las tetas y la cara de la chica era de placer y de ninfomanía. La polla de Harry estaba más roja por momentos. Dean me cogió la mano, me la chupó entera y me la puso en su polla, quería que le pajease como hacía Cho con Harry. No quería hacérselo tan bestia pero eran sus deseos y después de aquel momento tan intenso estaba dispuesta a cumplir sus más oscuros deseos. Mi mano se movía por su gran polla muy, muy rápido y él gozaba, la cara de los dos chicos era de sumo placer mientras que nosotras se las machacábamos sin cesar. Sin darme cuenta Dean se corrió y me llenó la cara de semen, toda la cara se me quedó pringosa, luego él se la cogió y se la movía lentamente, Harry se corrió en la cara de Cho y ella y yo pasamos unos diez minutos chupándonos las caras y el semen que nos habían otorgado los chicos. La cara de Cho sabía a semen de Harry y eso me encantaba, la cogía por la nuca y le comía toda la boca, le chupaba la cara y ella se dejaba, incluso le gustaba. Entonces vi como Harry y Dean se levantaban del suelo y se ponían a pajearse delante de nuestras caras mientras nos lamíamos. Mi cuerpo pálido y desnudo se frotaba con el de Cho, que era pálido pero tenía todo el vello moreno. Le chupaba las tetas y ella gozaba, pero no más que los chicos que estaban a punto de correrse sobre nosotras. Así que me incorporé y abrí la boca en dirección a las pollas para recibir su leche, Cho me imitó. Y la leche no tardó en llegar, primero la de Harry.

-Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!-

Que calló sobre mis pechos y Cho los chupó enteros. Y luego la de Dean.

-Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaggg…- dijo con su voz masculina y dominante.

Que fue en tal cantidad que nos sobró para las dos. Nuestras caras quedaron totalmente cubiertas y empezamos a lamernos de nuevo. Los chicos ya estaban exhaustos y decidí dejarlo por el momento.

Por la tarde volvía a la sala común con Harry. Harry había llevado una cara de felicidad durante todo el día y dudaba que alguien se la pudiese quitar, ni siquiera Snape o Malfoy.

-Te ha gustado lo de esta mañana verdad?- le dijo mientras volvemos.

-No lo sabes bien! Ha sido increíble, voy a follarme a Cho cada vez que me apetezca.-

-Pero no olvides nuestro trato, si quieres volver a follar conmigo tendrás que satisfacer bien a Hermione junto a Ron. No lo olvides.-

-Descuida! Hay Harry para todas!- y nos reímos a carcajadas.

Ya tenía a suficientes miembros para la orgía y no quería esperar más, iba a ser muy pronto. Por el momento tenía a: Harry, Ron, Hermione, Ginny, George, Fred, Malfoy, Luna, Cho y Dean. Y por supuesto yo. Y tenía pensado un último invitado de última hora. Pero a ya os l@ presentaré en el próximo relato. Espero que os haya gustado hasta ahora y que disfrutéis con el último relato que se presentará lo más pronto posible. Aquí se despide Rous hasta el próximo relato. Gracias a todos.

Continuará…

WEno muxas grcias a tods ls lectoes, y slo keda decir k este a sido el penúltimo relato de la saga, espero que esperéis el último con las mismas ansisas que yo lo escrivo^^. Bueno gente un saludo de Ruth. litle-ruth@hotmail.com


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© ruth

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (13)
\"Ver  Perfil y más Relatos de ruth
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)